PUBLICIDAD

Excelente reportaje sobre Don José Guerra Campos

Comentarios
13 comentarios en “Excelente reportaje sobre Don José Guerra Campos
  1. El documental lo encuentro flojito, muy «políticamente correcto»: pasa por alto capítulos esenciales como por ejemplo el martirio personal que Mn. Guerra Campos sufrió por parte de sus hermanos obispos y de la jerarquía postconciliar; su visión sobre el orden polítio cristiano; etc.

  2. En el documental, el Vicario Heneral de Cuenca dice que la Asamblea conjunta de obispos y sacerdotes tuvo aspectos positivos porque manifestó comunión entre ellos. Sin embargo, ésa no era la comunión que debe existir entre obispos y sacerdotes, ya que todos participaban en la asamblea en pie de igualdad, olvidando las diferencias jerárquicas y de potestad entre unos y otros.

  3. Conozco Cuenca de haberla visitado turísticamente varias veces con varios amigos, uno de ellos profesor Doctor de Geografía de la UCLM que estudió en el Seminario Menor de Uclés. Y también las poblaciones conquenses de la carretera de Valencia, autovía que tantos días al año recorro en ambos sentidos. Pero ahora mismo estoy «perdido» de la situación de la diócesis conquense.

    ¿Cómo está el Seminario Menor? ¿Y el Mayor? Sé que la religiosidad popular está «aceptable» pero desconozco las cifras de sacerdotes y diáconos permanentes…

    Si alguien me puede contestar se lo agradezco.
    Y una duda existencial… ¿Cuáles son los «Otros Seminarios» de los que habla la CEE en Cuenca en sus Campañas por el día del Seminario?

    1. Se me olvidaba. Desde aquí quiero felicitar al P. Roberto Esteban Duque, el único sacerdote que conozco de esa diócesis, por su gran labor en el czmpo de la Bioética y la Moral Sanitaria.

      Y también aprovecho para preguntar si existen comunidades de Servi Trinitatis y de los de Sentmenat en esta diócesis, ya que fueron de este origen.
      Gracias de antemano.

  4. Todavía no he podido ver el documental, pero, si como dice Caballero Jorge, omite el servicio que D. José prestó a la Patria como procurador en las Cortes Españolas, están ocultando deliberadamente una parte importantísima de su biografía, seguramente por no ser políticamente correcta. Hay que recordar que D. José tuvo la honradez de votar contra la reforma política y eso no le parecerá bien a nuestros obispos actuales, que idolatran la democracia.

    1. Totalmente de acuerdo. Documental con guión que parece de Tarancón, sale lo que interesa para quedar y caer bien sin que se enfaden los posconciliares.

  5. El paso de los años, y el poso de la historia, engrandecen la figura de Monseñor don José Guerra Campos.
    O, simplemente, la sitúan en su justa dimensión.
    Mis felicitaciones a las autoras del reportaje. Han prestado un gran servicio a la Iglesia, y a la causa de la VERDAD, pues sólo la verdad os hará libres.

  6. Resulta incomprensible que el Papa Juan Pablo II no promocionase a D. José Guerra Campos y lo dejase relegado en una diócesis pequeña como Cuenca, a pesar de sus muchas cualidades intelectuales y pastorales. Incluso cuando se jubiló fue objeto de una humillación póstuma al apartarlo de nombrarse un administrador apostólico para la diócesis de Cuenca. ¿Creía Juan Pablo II la leyenda negra que circulaba sobre este benemérito Obispo?

    1. Pues hay por ahi una anécdota según la cual Monseñor le dijo a su secretario que estaba esperando una visita importante y que se quedara con ellos todo el tiempo. Al parecer esa visita era el Nuncio, quien, supuestamente, vendría a ofrecer a Monseñor el nombramiento de Arzobispo de Valladolid. Según se atribuye al secretario, Monseñor habría agradecido al Papa la confianza en su persona que demostraba ese nombramiento pero lo rechazó.
      Si alguien tiene más datos acerca de la veracidad de esto que digo, por favor que los aporte
      muchas gracias

    2. Cuando en 1985 se sancionó la ley del aborto, monseñor publicó una carta pastoral e el Boletín de la Diócesis. En ella no atacaba tanto a los políticos como al Rey, como responsable último de esa ley, por haber estampado su firma en la misma. Lo comparo al Rey Herodes. Razón no le falta. Si viviese ahora su actitud no sería distinta con el actual inquilino de La Zarzuela. El Nuncio, Tagliaferri llamó a capitulo a Monseñor, el Papa Juan Pablo envió un telegrama al Rey, interesándose por su salud -en esos dias- En Roma mandaba mucho Martínez Somalo, pro Opus. Desde ese momento Monseñor, quedó descartado para cualquier promoción y Monseñor, sabiéndolo, dejo de asistir a las reuniones de la Convención Episcopal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *