PUBLICIDAD

Estoy indignado con el artículo de las monjas putas

|

Ver las imágenes de origen

Ayer protesté en mi parroquia, cosa insólita en mi porque los curas saben que nunca entro en la sacristía ni a aplaudir ni a protestar. Conozco a todos, me conocen todos y lo normal y poquísimo frecuente es que si me encuentro de frente con alguno nos digamos hola y como mucho tres o cuatro palabras más. Pasan meses y meses sin que yo tenga con alguno de mis curas, y digo “mis” con todo el afecto que saben que les tengo sin que hable con ninguno cinco minutos.

Ayer era tal mi cabreo  que hice una excepción y entré en la sacristía y no me oyó uno sino dos. Les dije que no podían consentir, ni ellos ni los obispos, pasar por unos folladores de monjas y que los conventos fueran los burdeles del clero como en el artículo de marras se daba a entender. Y teniendo en cuenta que ese cuarenta por ciento, que son las abusadas, suponen la totalidad, pues más del sesenta por ciento son octogenarias, nonagenarias y hasta centenarias, no se salvaba ni una.

Eso es una monstruosidad sin el menor sentido, totalmente falsa y cuya publicación es una vergüenza absoluta. No digo que una monja haya podido ser seducida por un cura y algunos casos han terminado incluso en matrimonio. Ahora me viene a la mente uno que me hace hasta comprender a Orígenes porque bendito celibato antes que pasar por eso. Pero eso no tiene nada que ver con la realidad del artículo. Diría que en España esa vergüenza no llega ni al uno por ciento, de abusadas. Ya consentidas serían más. Pero también en porcentajes escasos que hay mucho género, y más fácil, para tener que recurrir a monjas.  Ya lo de adorar al Santísimo como Él nos trajo al mundo como que no cuela salvo en alguna perturbadísima y con tendencias de puta.

Pues a “mis” curas les dije que por su propio honor, y los obispos por el suyo, deberían reivindicarse de algún modo, inteligente por supuesto, de esa acusación que deja prácticamente a todos de folladores y a todas, de folladas. Sólo nos falta, y  a este paso todo llegará, cuál es el convento  que frecuenta el cardenal, o cuáles, las preferencias de Josito y hasta si Elías Royón, pese a sus años, se anima alguna vez. O en su caso si son de frailes los visitados.

Esa asquerosidad tiene que cortarse como sea. ¿Qué algún caso se haya podido dar? Por supuesto. Somos humanos. Creo que nadie me culpará de ocultar vergüenzas. Soy decidido partidario de poner en la puta calle a los impresentables. Y hasta sin la menor ayuda económica salvo la que legalmente pudiera corresponderles.  Pero aquí estamos hablando de enormes calumnias que implican a nuestras monjas, a nuestros curas y a nuestros obispos. Y si alguno o alguna incurriera en ello, pues la ley vigente.

Ahora pueden decirnos que ese cuarenta por ciento no se refiere a España, a Europa, a Estados Unidos… que eso pasa sólo en África o en algunos países sudamericanos. En los que descontando la caída de porcentaje en muchos lugares en otros deben ser el cien por cien. O sea, casa de monjas, prostíbulo del clero. Pues tampoco me lo creo.

Como leo poco al Papa Francisco, no puedo asegurar si fue él quien levantó en algún avión  este inmenso desaguisado. Pero si hubiera sido él, aquello de mi juventud; la c…, Burt Lancaster.

Y nuestro clero, nuestros obispos, nuestros cardenales, aunque alguno con su voz aflautada, creo que deberían salir por el honor de nuestras monjas y por el de ellos mismos. Los conventos en España y quiero creer que en todo el mundo no son burdeles.

 

 

 

PUBLICIDAD

27 comentarios en “Estoy indignado con el artículo de las monjas putas
  1. Ha hecho usted muy bien en retirar la foto que había colocado en un primer momento con esa monjita sexy.
    Man With No Brain y Canalillo ya tenían llagas de tanto masturbarse con ella.

  2. “Como leo poco al Papa Francisco…”, dice usted, y demuestra con ello su gran inteligencia.
    Hace poco me decía un seglar, pero que trabaja en activo en pro de la Iglesia, que muchos, la mayoría, ya empezaban a pasar de ese “interino”, como decía un portero de un ministerio a uno de su pueblo, cuándo llegó el ministro, con su coche oficial, sus escoltas, etc.
    ¡Pues eso, a ver si “el interino” se va pronto a hacer puñetas, y que Dios me perdone, pues hay que ver el daño que está haciendo a la Iglesia!

  3. Y naturalmente, “sus curas” (que no sólo no son de su propiedad sino que deben estar hasta los tegumentos de tener un feligrés tan ilustre e ilustrado) les entró su protesta por un oído y les salió por otro.
    Es realmente significativo que esta noticia suscite estas reacciones en los ultras.
    Probablemente porque de estos abusos, que sí existen, no pueden achacarlos a los homosexuales, y eso les desmonta el argumento.

    1. esos ultras solo existen en la imaginación calenturienta de algunos despistados.
      el asunto del abuso homosexual a adolescentes es algo comprobado mas allá de toda duda razonable.
      en cambio el supuesto abuso de monjas es solo una cuestión de verdades a medias y exageración sin limite alguno.

  4. ¡La hora del chequeo!

    Fray Christopher Daniel OP
    13 de Febrero de 2019

    “Te estás muriendo.” El Doctor hizo una pausa para dejar que esas palabras calasen. Muriendo. Esta cosa me matará.”
    “¿Cómo puede ser que me esté muriendo? ¿Porqué es tan grave? Quiero decir: ¿Cuánto tiempo hace que lo tengo?” “En realidad, respondió el médico, lo has tenido toda tu vida. Es congénito. Naciste con esta afección cardíaca.” ¿Qué hacer?”
    “Bueno, con un trasplante de corazón, el problema inicial se resolverá. Pero también habrá que hacer otros cambios para obtener una recuperación completa.
    Tu condición cardíaca te ha puesto en mayor riesgo que muchos otros problemas, que podrían ser potencialmente mortales si no se tratan.”
    “Estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario, Doctor. ¿Qué tipo de cambios se precisan?” “Bueno, respondió.” En primer lugar, tendrás que cambiar la dieta. Y por otro, tendrás que hacer ejercicio regularmente. No siempre será fácil. Pero te espera una nueva vida, si estás dispuesto a aceptarla.”

    Lo dicho es un diálogo ficticio. Que nadie se asuste. Se trata de una situación humana en la que cada uno de nosotros se encuentra consigo mismo. Hemos nacido dañados por el pecado original. Y si no se trata, puede ser espiritualmente letal.
    Nuestro Médico Divino, también es el donante de un trasplante de corazón para cada uno de nosotros. En el bautismo, nos da Su propio Corazón para reemplazar nuestro corazón enfermo, quebrantado y moribundo. Pero ser curado del pecado original no es suficiente para mantenernos con buena salud a largo plazo.
    Si no cambiamos nuestro estilo de vida con la ayuda de Nuestro Divino Médico y Su equipo sanitario (la Santísima Virgen María y todos los ángeles y santos), con el tiempo, el pecado y los hábitos pecaminosos volverán a nuestra vida a través de un libre albedrío dañado y serán otra vez mortales.
    Se impone cambiar nuestra vida. Nosotros, como el paciente imaginario, necesitamos cambiar los hábitos alimenticios.
    Jesús en el evangelio de hoy, nos dice: “Nada de lo que entra desde fuera puede profanar a una persona.”
    Sin embargo, es posible decir que lo que entra en un hombre desde afuera puede santificarlo.

    Específicamente, necesitamos comenzar una dieta regular a base del Pan de Vida. Este alimento nutrirá nuestra alma.
    La Iglesia ora en con una plegaria escrita por Santo Tomás de Aquino, en la que se dice que la Eucaristía es el alimento que “contiene todas las bendiciones.”
    Casi podríamos decir que contiene todos los nutrientes espirituales que necesitamos.
    Por supuesto, los demás sacramentos son operativos en la medida en que gravitan entorno a estos dos centrales: La Eucaristía y la Penitencia. (Por ejemplo, podemos pensar en la confesión frecuente y regular como parte importante de una buena higiene espiritual).

    Pero, la gracia que recibimos en los sacramentos también debe ponerse en práctica. Éste es el ejercicio en el que insiste el médico.
    La aptitud espiritual puede revestir muchas formas, ya sean las obras de misericordia, corporales o espirituales, o los actos de penitencia (oración, ayuno o limosna). Pero si no hacemos algún tipo de ejercicio, entonces es muy probable que no estemos cooperando con la gracia y aprovechando todas nuestras bendiciones.
    Y al igual que con nuestra salud física, no hay otro tiempo que el presente para comenzar a tomar en serio nuestra salud espiritual, haciendo un balance de dónde estamos, y haciendo buenos propósitos de mejora. Después de todo, aunque nacimos con una enfermedad que nos debilita y hiere, con la ayuda de la gracia de Dios, nuestras posibilidades de crecimiento son ilimitadas.

  5. Monseñor Fulton Sheen y la alegría del Evangelio

    Padre Innocent Smith OP

    San Felipe Neri dijo una vez a un fraile dominico: “Todo lo que tengo de bueno se lo debo al que fue Prior de San Marcos, Fray Jerónimo Savonarola.” ¿Se podría decir lo mismo de Monseñor Fulton Sheen?

    En su autobiografía, Sheen habla de manera conmovedora (y divertida) sobre su amistad con un tal Padre Smith:

    Durante muchos años, nuestro decano en la Escuela de Filosofía fue el Padre Ignatius Smith, un dominico, que no sólo fue un Maestro brillante, sino también un famoso Predicador.
    “Mi clase era todas las tardes a las cuatro. Antes de entrar en el aula, solía quedar con el Dr. Smith, y lo visitaba durante diez minutos.
    Él salía de su despacho conmigo y me contaba una historia graciosa mientras iba de camino al aula, para conseguir entrar riendo. Mi sintonía académica con el Dr. Smith duró años y fue una de las etapas más felices de mi vida.”

    En la historia de la Provincia dominicana de San José, “La pequeña provincia americana,” el Padre John Vidmar OP, cuenta una historia encantadora, que arroja luz sobre otro aspecto de esta relación:

    Cuando un joven estudiante le comentó a Smith después de una conferencia en la Universidad Católica, que su parecido con Fulton Sheen era notable, Smith movió la cabeza hacia atrás y, lentamente con voz sonora dijo: “Fui profesor suyo.”

    Aunque tal vez sea excesivo atribuir todo lo bueno de Fulton Sheen a Ignatius Smith, es sorprendente notar su aspecto jovial y el buen humor que Sheen asocia a Smith. (Aunque Sheen no cuenta ningún ejemplo específico, hay un una anécdota, que forma parte de la tradición oral de la Casa Dominicana de Estudios, según la cual, Ignatius Smith, además de excelente profesor era un virtuoso organista, ocasionalmente deslizaba como quien no quería la cosa, el “Goodnight Ladies,” cuando las Religiosas salían de las Vísperas del domingo.
    Ignatius Smith pudo compartir la alegría con su amigo, que Sheen a su vez transmitió a sus alumnos. Al entrar en el aula riéndose, Sheen le daba a toda el aula la oportunidad de participar en la broma.

    Para Santo Tomás de Aquino, el gran maestro de Fulton Sheen e Ignatius Smith por igual, la virtud de la eutrapelia ( virtud moderadora de las manifestaciones de alegría o amabilidad), es necesaria para tener un equilibrio adecuado en nuestra vida y para evitar que el alma se sobrecargue de seriedad.
    Escribe Sheen en su autobiografía: “Existe una relación cercana entre la fe y el buen humor. De aquéllos que carecen de sentido del humor decimos que son “demasiado gruesos,” o sea, son opacos como una pared de ladrillo.
    El humor, por el contrario, es “ver a través” de las cosas como si se tratase del cristal de una ventana. Los materialistas, los humanistas y los ateos toman este mundo demasiado en serio porque es el único en el que creen.
    El creyente sabe que este mundo no es el único y, por lo tanto, puede relativizarse.

    No somos más que peregrinos en este mundo, viajando a nuestra Patria celestial. Pero tenemos una opción: Podemos asemejarnos a los niños, cuando lloriquean en el coche, dirigiéndose a gritos a sus padres, mientras éstos sonríen en los asientos delanteros, diciendo con impaciencia: “¿Ya llegamos?”
    O podemos entretener a nuestros compañeros peregrinos con humor, buen humor y más humor.

  6. Mire, usted es de los que escriben mayores subnormalidades en este blog. Lo de “qué patético” lo emplea cada vez que alguien da una opinión discrepante. Ya es triste su labor de mamporrero de la Cigoña. Y es que los que escriben por aquí demuestran su nivel intelectual a base de gruñidos.

  7. Pues Sr. Cigoña, ni que fuera su cabreo porque no ha sido usted el que ha escrito ese artículo, porque usted se pirra con difundir chismes y medias verdades sin contrastar contra religiosas, religiosos, sacerdotes, obispos, Papa, todo el que pille por medio. Y luego, si no es verdad, “que me lo digan, que rectificaré muy gustoso, si me parece”. Usted tiene un sentido moral muy muy relajado: todo depende de sus simpatías y antipatías.

  8. La difusión de la prensa amarilla de dar cifras hinchadas y arbitrarias, suelen proceder casi siempre de lo mismo: el que es un h. p., en sentido real y literal, dice que todas las mujeres son putas, el homosexual afirma que el 20% de la población es homosexual, cuando todos los estudios científicos dicen que está comprendido entre el 2% y el 4%, el político corrupto dice que todos los políticos son unos ladrones, el pedófilo afirma que es una práctica corriente y que no debe ser ni tan siquiera criticado y que debería enseñárselo a los niños, el cura que es sancionado por tener relaciones con una monja o con un seminarista, afirma que eso es muy frecuente, el terrorista afirma que la culpa es de la víctima, etc.. Para empezar ¿en que se basa que el 40%, el 4% o el 0,004%, …, de las monjas han sufrido abusos? ¿se lo fueron contar al periodista? Ya está bien de estupideces.

  9. esa asquerosa calumnia sobre las monjas, lanzada por los progres con la bendición de don vito bergoglio, tiene por objetivo desviar la atención sobre las asquerosas travesuras del lobby gay.

  10. Indignado, sí, cabreadísimo incluso, qué duda cabe… Pero sigue sin atreverse a ponerles nombre y cara a los brutales calumniadores, por lo demás, perfectamente identificados para todos. Menos lobos.

  11. A ver, en primer lugar, como ya comente en su anterior post sobre este asunto, lo que es más repugnante, con mucha diferencia, es llamar putas a monjas abusadas, incluso aunque alguna pudiera serlo.

    En segundo lugar, en el artículo en cuestión lo que dice es que según un informe de 1998, el 40% de las religiosas han sufrido abusos alguna vez por parte de curas y obispos, un 10% antes de entrar en la vida religiosa, y un 30% después; lo que visto cómo está el patio tampoco me parece tan descabellado, sobre todo en África o Asia.

    1. “el 40% de las religiosas han sufrido abusos alguna vez por parte de curas y obispos”
      una falsedad que no resiste ni el mas minimo analisis, ya que nadie con sentido común creerá tan fácilmente que una monja de 20 a 40 años se deje abusar sexualmente tantas veces por un sacerdote u obispo. eso se llamaría situación consentida. ahora bien, que haya podido haber obispos y sacerdotes teniendo relaciones sexuales con monjas, cierto, pero en todo caso eso habría sido algo muy marginal.

  12. Hubo en tiempos de la república dos revistas que se autoproclamaban satíricas, La Traca y Fray Lazo, donde esas calumnias tenían su asiento con regodeo. Durante la guerra civil, a las masas se les exaltaba diciendo que habían encontrado cadáveres de niños en conventos de monjas, los conventos asaltados y quemados. Era una forma burda, pero al parecer muy eficaz, de exacerbar a la turba contra la Iglesia. Siempre ha sido la Iglesia objeto de ataque implacable. Ya no hacen, como en la primera mitad del siglo XIX, culpar a los frailes de envenenar las fuentes públicas. Ahora la agresión es más sutil e insidiosa. Desde hace años, la revista El Jueves, por ejemplo, tiene una sección dedicada a los avatares de un clérigo putero. Con el escándalo de la pederastia, los políticos han olido carne donde pinchar y, so voluntad de defender a los niños, lo que hay es buscar un rédito electoral y una humillación de la Iglesia. No obedece a otras razones el comportamiento de la ministra de Justicia Delgado o la intromisión de Ribó, sindic de greuges (defensor del pueblo) de la Comunidad Catalana. Como vulgarmente se dice, le tienen ganas a la Iglesia.

    Pero lo de las monjas supera todo lo imaginable. Nunca se habían atrevido a tanto. Ahora, tras el pistoletazo de salida de Francisco, y el eco encontrado en portales sedicentes católicos, ¿quién puede frenar ese tsunami? Y la Conferencia Episcopal, los obispos firmantes en páginas adyacentes y los clérigos que en ella escriben, silentes, ante el cruel ataque a las monjas.

    Los portales sedicentes católicos, aquí en Cataluña, irán publicando artículos contra las tres derechas, de acuerdo con el tópico, en particular contra Vox. Y darán cancha a los monjes de Montserrat que intentan lavar su mancha apelando a lo que hace el monasterio por los derechos de Cataluña supuestamente conculcados. Las monjas de las Puellas llevarán lacito, como las cistercienses de Vallbona celadoras de urnas, el abad de Poblet invitará Junqueras para que dé conferencias sobre mecánica cuántica y teología (como suena), Caram se enamorará de Mas y Forcades se hará un hábito muy coqueto y sexy de monja del Apolo. Sabido es el atractivo de la fruta prohibida. Ante ese desfile o aquelarre, ¿cómo no esperar que el estiércol se esparza ante una sociedad desarmada?

  13. Esto de las monjas no es más que una cortina de humo para tapar el hecho que más del 80% de los casos de abusos a menores en EEUU son de homosexuales. Así se las gasta la mafia gay preparando la comisión de Roma sobre abusos. No quieren ni que se plantee esta correlación tan grande. Caña y pincho de tortilla a que se concluirá que es un problema de clericalismo. Con Cupich al cargo —vaya ramalazo que tiene— no puede ser de otra manera.

  14. Los casos son más bien muy pocos. En la India se han dado. Yo he vivido años en Sudamérica y conocí un caso de un cura que dejó embarazada a una monja joven. Hay casos como el de Fernando Lugo en Paraguay que no solo como obispo enamoró a una niña de 16 años aprovechando el hecho de haber estado alojado con ella en la casa de la madrina de la niña, y ésta estaba en la catequesis de la Confirmación. Luego la confirmó. Luego la tuvo de amante unos 6 años y la dejó con una hija, mientras tanto dejó otros hijos por ahí. Claro, como era de la Teología de la Liberación, la izquierda eclesial no dijo nada.

  15. Qué bien lo está haciéndo el astuto satanás que está convirtiendo la Santa Iglesia en un burdel y dando que hablar con estas asquerosidades al mundo entero, No discuto que no haya algo de verdad en estos temas, pero es vergonzoso y lamentable que las cosas de Dios y la salvación de las almas no cuenten casi nada. Qué triste y qué pena. Hasta cuándo.

  16. Hablando de todo un poco: hoy llega a Roma la dimisión del cardenal Barreto, jesuita y peruano, dos desgracias sin solución, dada la deriva de la desorden ignaciana y dado el desastre de la Iglesia peruana.Espero que no lo sustituyan: el relevo quizá sería peor.

    1. Ya verá que no se va a aceptar la renuncia al ambientista Bareto. Le faltarán varios años más en Huancayo. Claro, estará satisfecho de la humillación de Cipriani con el nombramiento del sociólogo Castillo.

  17. Pues, probablemente, callarán. Tienen miedo a Roma. Y en Roma, en todo lo que se refiere al sexo, creen que simplemente con realizar alguna declaración escabrosa que además se utilizan como carnaza de amarillismo ya somos “progres” y se arregla el problema. Una vez más Roma (y cualquiera entiende lo que considero como Roma) cede ante las mafias rosa y ante la presión de feministoides desaforadas… cómo se encontrarán los miles y miles de monjas exquisitamente vírgenes y castas? ¡¡¡Que pena!!!

    1. Esa hoguera ha tenido, tema recurrente, un pirómano. Y mientras esté cualquier desaguisado es de temer.
      Ciertamente en África hubo un asunto algo extenso pero puntual, cuando la OMS dio la noticia de que existía el sida ampliamente sin distinción de sexos. Algunos misioneros alemanes de la Congregación benedictina de Santa Otilia, tuvieron la peregrina idea de desahogar sus instintos con las benedictinas misioneras de Tutzing. Pero, fueron las mismas monjas, y los abades quienes inmediatamente pusieron el grito en el cielo. Intervino de modo discreto pero muy efectivo el entonces Abad Primado, Padre Notker Wolff y el tema quedó zanjado.
      No trascendieron más historias.
      Ciertamente los jesuitas norteamericanos en los 60 e inicio de los 70 preconizaron una idea descabellada, llamada la tercera vía, en la que algunos a quienes les iba la marcha, utilizaron monjas, en la medida en que éstas consintieron. En ese tema intervino de manera muy enérgica el Padre Arrupe y se sofocó el asunto.
      Y añado más: En cualquiera de los casos raros que haya habido, hay que descartar al cien por cien a las Comunidades contemplativas. No es imaginable una abadesa o Priora, por muy liberal que sea, mirando a otro lado.
      Creo que el tema de marras del que se habla aquí ha sido magnificado por unas religiosas sudamericanas, que en ese momento aparecen por doquier, dada la carencia vocacional, para religiosas de vida activa en varios paises de Europa. Se quejaron a Bergoglio de que se las trataba como criadas y de ahí a decir otras cosas…no hay gran trecho, dada la creatividad de la imaginación pontificia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *