PUBLICIDAD

Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia. No parece que vayan a menos.

|

esclavas

No sé si estas religiosas son unas a cuyo campamento de verano envié un año o dos a algunas de mis hijas. Posiblemente sí. Me parecieron entonces excelentes. Tuvieron después, si son las mismas, un problema grave con la fundadora de lo que no supe mucho pero sí que se había resuelto bien para la incipiente congregación. Y que aquello seguía en muy buena línea.

Como en Cuenca supongo que no habrá varias fundaciones religiosas femeninas recientes me inclino a pensar que son las mismas que conocí hace ya unos años.

Son por tanto una congregación incipiente pero que parece va a más. En la fotografía se aprecian novicias y postulantes. No faltará quien diga que no son muchas pero si las comparamos, por el número, con las del Sagrado Corazón o la Enseñanza, por poner dos ejemplos, las de estas últimas deberían tener como poco, comparadas con las conquenses, unas cuatrocientas. ¿De broma, verdad?

Sean las que conocí u otras la fotografía es esperanzadora. Y curiosamente con hábito. Que ya me han dicho tropecientas veces que no tiene nada que ver. ¿O sí?

http://www.revistaecclesia.com/capitulo-general-del-instituto-religioso-esclavas-carmelitas-de-la-sagrada-familia/

Comentarios
5 comentarios en “Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia. No parece que vayan a menos.
  1. En Segovia conocemos a las esclavas carmelitas de la Sagrada Familia, religiosas muy jóvenes y ejemplares. Habitaban en la casa rectoral del Santuario de la Virgen de la Fuencisla hasta el derrumbe de 2005. Hoy están en la parroquia de San José y colaboran en la pastoral en varios pueblos del alfoz de Segovia.

  2. El hábito no es causa sino efecto: los católicos son cada vez más conservadores en su conjunto, porque la categoría de «católico no practicante»está desapareciendo, y aquellos son ahora no creyentes o creyentes en un Dios genérico, como el que cree en el destino («algo hay»). Los religiosos menos conservadores, más abiertos al mundo, etc., simplemente, están dejando de existir, no llegan a ordenarse. Eso no quiere decir que las órdenes con hábito aumenten las vocaciones, es que se llevan la parte del león -como dicen los italianos – de las pocas vocaciones que hay. Si reúne a usted en una sola peña a todos los jugadores de frontón que quedan en Castilla, a lo mejor hasta es numerosa, pero eso no da cuenta del descenso descomunal de jugadores de frontón singularmente, peña por peña, por lo que se da una mejoría equívoca, que es estertor de muerte. Esto es lo que habrá en el futuro, una religiosidad infinitesimalmente más pequeña, más avejentada y más conservadora, a costa de perder todo peso social y caer en la irrelevancia, como ya está ocurriendo.

  3. Por supuesto que el hábito no sólo no tiene nada que ver, sino que estorba. Lo que pasa es que el bloger barre para casa y nos pone en la foto de la Compañía de María a unas ancianas desabitadas y en esta una jóvenes hasta con capa. Pero seguro que las fotos están trucadas, nadie sensato se pone el hábito, que es una cosa preconciliar y con esto está dicho todo.

    Lo moderno, lo posconciliar es el camuflaje, que nadie sepa que ere clérigo, aunque a todos y a todas se les note a la legua, pero hay que disimular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *