PUBLICIDAD

¿Es la sinodalidad de Francisco un trampantojo?

|

Ver las imágenes de origen

Así lo piensan algunos:

https://infovaticana.com/blogs/sandro-magister/falsa-sinodalidad-el-unico-que-manda-es-francisco-a-su-modo/

https://infovaticana.com/2021/01/11/la-sinodalidad-como-disfraz/

Yo también.

 

10 comentarios en “¿Es la sinodalidad de Francisco un trampantojo?
  1. bergoglio habla de sinodalidad pero actua como un tirano caribeño estilo hugo chavez, lo que demuestra que dicha sinodalidad es solo una farsa bergogliana mas, y lo que es peor, que bergoglio mismo es un hipocrita de tomo y lomo..

  2. El trampantojo y el jesuitismo históricamente han ido de la mano.
    No en vano el mayor trampantojista fue el hermano jesuita Andrea del Pozzo,verdadero genio de las leyes matemáticas que rigen la ilusión de la perspectiva.Su bóveda de la romana iglesia se san Ignacio-cuya reproducción en vinilo tengo sobre mi cama-,es un verdadero monumento del arte;…,y un verdadero exponente del malsano orgullo de la Compañía,ya que no represernta y magnifica la Gloria del Señor,ni la de su Iglesia,sino la de la propia orden…Dentro del mismo contraste,la galería que conduce a las austerísimas habitaciones del Fundador,también está decorada con magníficos trampantojos.Cuando entré en las primeras,me conmoví al saber que sobre unas humildísimas baldosas de barro cocido,y bajo una no menos humilde banqueta de anea,falleció Iñigo de Loyola.Pedí al novicio que me lo enseñaba-chileno adoptado por una familia alemana, que sabía de español lo que yo de ruso-,que retirara la banqueta,para poder besar,arrodillado,aquellas baldosas benditas.Al despedirme,le dije:Aún no estás ordenado,¿verdad?.A lo que balbuciente,en pésimo español,me respondió:»No,pero llevo una vida ordenada»…Me sonreí para mis adentros,recordando el viejo aforismo de los juristas:»Excusatio non petita…».Espero que el chaval,que parecía majo,no haya sido corrompido por lo que queda de la progenie de Iñigo de Loyola…

  3. No se puede definir mejor, es la especialidad de los zurdos: hacer de forma ostentosa y exagerada todo lo contrario de lo que hasta la extenuación y el aburrimiento han predicado…..he aquí un ejemplo

  4. Querido Paco Pepe, uno siente escalofríos cuando lee la nota sobre la manera de operar de Francisco. Su compadreo con Kasper es, en efecto, conocido. Hay una filmación tremenda donde se ve a Francisco mirar a Kasper mientras intenta contestar una pregunta sobre la comunión del cónyuge no católico. Francisco disparata más que un hermano lego a propósito de la Eucaristía para aterrizar en picado afirmando que lo importante es una sola fe, un solo bautismo. Literal.
    Ahora nos enteramos de cómo se gestó la Amoris laetitia y las marrullerías, sí marrullerías, para dar autoridad a los obispos de la región de Buenos Aires sobre la comunión de los que viven amancebados –según el derecho canónico– y por qué no quiso, la verdad es que no pudo, responder a los dubia de los cuatro cardenales teólogos. Resultó humillante y fuera de tono su indicación a los formandos jesuitas colombianos de que los cuatro cardenales no habían leído íntegra la Amoris laetitia.

    Existe un auténtico problema doctrinal con Francisco. La mera relación de los hechos producen vértigo.

  5. Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

    A muchos nos ha tocado sufrir la intolerancia de los que tienen todo el día la palabra tolerancia en la boca, la crueldad rayana en el sadismo de los que no callan con la misericordia, la envidia de los que predican la solidaridad.

    Ay, esa generación que rompió moldes y ahora no deja que les rompan el suyo.

    Ay, esos carcamales que siguen diciéndoles a las cuatro viejas que todavía los aguantan «lo que quieren los jóvenes».

    Ay, esos que desafiaron las reglas en su tiempo para quitarse la sotana, pero ahora no soportan que nadie desafíe las suyas poniéndose un alzacuellos o (líbrelos Dios) una sotana.

    Ay, esa generación de soberbios adalides de la humildad para los demás.

    Ay, esa generación de ignorantes que se pasaron el seminario «en la pastoral» y «con la juventú».

    Ay, de los que ya no hablan nunca del infierno, para no asustar a la gente, y no se dan cuenta de que los cuatro santos que les quedan en las parroquias son precisamente los que oyeron hablar del infierno en sus años mozos.

    Ay de vosotros, porque el juicio será sin misericordia para los que no practicaron la misericordia.

    Ciegos, guías de otros ciegos. Más os valdría que os ataran un piedra de molino al cuello y os echaran al mar.

    1. Le felicito. Hacía tiempo que no leía algo tan certero.
      Pero tenga esperanza. Las nuevas generaciones de seminaristas y nuevos curas ordenados son, en general más ortodoxos que sus predecesores. Ya sé que no es consuelo, y que por el camino se han llevado por delante muchas almas. El juicio les llegará.

      1. Las nuevas generaciones de seminaristas son el cierre total de la Iglesia tal como la conocemos, nunca nos hemos enfrentados con mas imbéciles en toda la Historia de la Iglesia Moderna….son incapaces de razonar porque el razonar va en contra de sus obispos y prefieren la sumisión del «tonto» que no piensa por si mismo ni se cuestiona cual es el mensaje de Dios para el hombre de hoy, porque en cada época, Dios le habla al hombre de distinta forma…y lo que ayer era una verdad infalible y la Palabra del Papa era infalible, hoy ya no lo es ¡ a Dios gracias!….pero son tan «poquita cosa» los seminaristas de hoy que solo saben oraciones de viejas, no precopandose en pensar ¿Qué me dice el Evangelio a mi hoy en día?…ni piensan ni disciernen…una generación perdida y aborregada de seminaristas por desgracia….¿Pagola que les decimos a estos?

      2. Muchas gracias, querido diácono. Estoy de acuerdo con usted. Las nuevas generaciones, supongo que por la propia naturaleza de lo que es una vocación sacerdotal o religiosa, son más ortodoxas que las del invierno primaveral. Y también tiene razón en que es poco consuelo, porque el mal ya está hecho.

  6. Una cosa es que el pontífice mande y mande mucho; otra muy diferente es que mande mal e incluso muy mal; y otra muy distinta es que no mande nada y se limite a dejar hacer (estilo flordelisado). Para mí está muy claro qué tipo de papa quiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *