Entrevista con ecos de despedida de Don Juan José Asenjo

|

 

Pues eso. Con ecos de despedida.

Es sensata y prudente.

<

No dice mucho y no podía decir mucho.

Cuando estalló en problema con la misa tradicional dio a entender que antes de irse dejaría resuelto un problema que él mismo había creado. Si lo dijo para engañarles y que le dejaran tranquilo hasta que se fuera sin la menor intención de resolver nada habría estado feo.

Veremos a ver que pasa. Y  diremos lo que se nos ocurra.

Monseñor Asenjo: «La ciudad está triste»

 

 

Comentarios
9 comentarios en “Entrevista con ecos de despedida de Don Juan José Asenjo
  1. Como he dicho unas cuantas veces, la supuesta regla que dan por existente -no crear un cardenal residencial si su predecesor es elector- no lo es. Es el caso mayoritario, cierto, pero no hay norma que impida la duplicidad, y sucede de vez en cuando. Lean por ejemplo el elenco de electores participantes en el cónclave de 2005, y encontrarán dos electores de Milán (Martini y Tettamanzi) y dos de Venecia (Ce y Scola). Si el Papa quiere respetar la supuesta costumbre, lo hace. Si no, la desconoce sin problema. Si don Braulio y don Juan José no son cardenales no es por obstáculo legal sino porque el Papa no ha querido elevarlos al Colegio Cardenalicio. Por lo que sea. En todo caso, hay dos razones adicionales: que el Papa es reticente al peso de eso que llamamos sedes cardenalicias, y que su política de creaciones-gesto, de nombrar cardenales periféricos de lugares sorprendentes, y hasta de nombrar cardenales a quienes jamás lo han sido (un auxiliar, un vicario apostólico, un subsecretario curial) obliga, por aquello de la guillotina de los 120, a dejar sin capelo a arzobispos de sedes que tienen un largo pasado cardenalicio. Con los criterios de este papado, sorprenderá menos un cardenal de Chachapoyas o Melipilla que continuar dando cardenales a Toledo, Sevilla, Armagh, Cracovia, y hasta Venecia.

  2. Se nombra cardenal a un arzobispo de una sede tradicionalmente cardenalicia cuando su antecesor, si vive, ha cumplido los 80 años y no podía participar en un eventual cónclave. Si es por esa razón, entiendo que don Braulio no sea cardenal y en cuanto a su sucesor, lo tiene claro, con tres antecesores vivos y dos menores de 80 años. De quien no lo entiendo es de monseñor Asenjo, ya que el cardenal Amigo tiene 84.

  3. La inequivoca pretension de Palacio no es otra que la de confinar sine die la misa tradicional en una parroquia periferica por otra parte respetabilisima pero arquitectonicamente en las antipodas de las exigencias de la liturgia tradicional sin que asemas sus feligreses la hayan reclamado y puesta ademas en las exclusivas manos de un delegado episcopal para la misa tradicional cuya figura no corresponde a lo prescrito por el summorum pontificum impidiendo ademas a otros sacerdotes diocesanos y foraneos la libre celebracion de dicha liturgia.

    1. Suscribo totalmente lo comentado por usted. Desde que empezó el problema he observado que tanto D. Juan José, como su camarilla, han pretendido borrar de un plumazo el esfuerzo de años de fieles, en un acto del más bajo clericalismo. Además, todo ello ha tomado un cariz desagradable, fuentes fiables me comentan desde Sevilla que se han llegado a investigar a los fieles de la Misa tradicional y sus actividades para tener la situación controlada. Una pena lo que está ocurriendo allí, que refleja el despotismo y la tiranía del clericalismo.

  4. En mi humilde opinion la maniobra con respecto a la misa tradicional en Sevilla ha sido muy clara. No se ha respetado ni el espiritu ni la letra del motu proprio Summorum Pontificum por razones fundamentalmente ideologicas ya que entre la camarilla saducea del arzobispo saliente no faltan los fosiles conciliares que tanta devastacion han traido a la Iglesia ni los que en realidad aman la liturgia tradicional pero que saben muy bien que celebrarla frustraria sus carreras o posiciones eclesiales. Las trabas e impedimentos a la misa tradicional han sido constantes durante este pontificado con un ensañamiento que ya hubieran merecido los innumerables abusos liturgicos doctrinales y disciplinares que se producen en la archidiocesis como en tantos otros lugares.De lo unico de lo que se trata es de respetar el derecho de la Iglesia y la libertad de los fieles en el espiritu y en la letra de lo que dispone el motu propio.SIn equivocos ni ambiguedades a los que tan proclives son los llamados conservadores que surfean clericalmente entre unos y otros para no contentar a nadie.

  5. La entrevista, tendré que discernir si leerla o no.
    Al margen de ello, y conociendo al personaje, a mí no hay quien me quite de la cabeza que lo de posponer la solución a octubre fue para quitarse de encima el problema; como mínimo de forma temporal, y con un poco de suerte (como parece que va a ser), para dejarle el mochuelo al sucesor. Se adecua perfectamente a su «modus agendi».

  6. Seguramente se irá sin sin ser cardenal, como don Braulio. Recuerdo que al morir san Juan XXIII había en España cuatro sedes cardenalicias (por orden alfabético): Santiago, Sevilla, Tarragona y Toledo. Sus respectivos arzobispos asistieron al cónclave de 1963, aunque el cardenal Pla y Deniel, enfermo, votó desde la cama. La primera salida del nuevo papa fue para hacerle una visita.
    Las cosas cambiaron al ser promovidas a arzobispados Barcelona y Madrid-Alcalá, aunque Toledo, hasta el presente, había conservado su cardenal, y también Sevilla. Es una pena que nadie en Andalucía ostente el capelo.
    Con el papa Francisco, y no se lo voy a criticar, sedes tradicionalmente cardenalicias dejan de serlo: Venecia (dio tres papas del siglo XX), París, Milán (dos papas del siglo pasado), etc., pero a veces me pregunto cómo se entiende que en San Salvador, el arzobispo no es cardenal y el obispo auxiliar sí lo es, por muy secretario que hubiera sido de san Óscar Romero.

    1. Se va sin birrete cardenalicio porque su antecesor sigue estando vivo
      D.Braulio tenia 2 antecesores,uno con más de 90 años..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *