PUBLICIDAD

Entre todos la liaron y él solito renunció

|

Image result for El fallecimiento de Don Edilio Mosteo (q.e.p.d.) reunió en Épila, donde le enterraron, a una serie de amigos del fallecido y además con grandes relaciones personales entre ellos. Fue celebrante principal de las exequias el obispo de Calahorra, monseñor Omella, cosa que no se entiende muy bien, aun dada su gran amistad con el fallecido, estando allí tres arzobispos de Zaragoza que fueron sucesivamente los ordinarios del difunto. Yanes, que reaparecía tras su ausencia en la ordenación del obispo de Barbastro-Monzón, fue quien tras Omella ocupó un lugar más destacado, Mosteo era de sus incondicionales, y el abad de Poblet, Alegre, también íntimo amigo de todos, fue quien pronunció la homilía. Don Manuel Ureña tuvo las santas narices de presentarse en Épila a concelebrar, aunque él y el actual arzobispo fueron casi los monaguillos del funeral. El párroco de Épila, ha sido el segundo damnificado en este thriller de segunda división. En el acto hizo de organista y debió ser una de sus últimas actuaciones en la que era su parroquia. Creo que el nuevo arzobispo lo ha pasaportado a su diócesis de origen. Cuando su actuación no fue otra que la de protestar permanentemente del diácono que le habían mandado. Y que alguien me dijo, aunque no pueda responder de la veracidad de la información, que está ahora en un bar zaragozano del que también me informaron pero del que tampoco voy a decir más por no haberlo contrastado. Cosa en la que tampoco voy a perder el tiempo. En círculos eclesiales de Zaragoza implican en la trama, con razón o sin ella,  que llevó a la renuncia a Don Manuel Ureña a dos sacerdotes diocesanos, canonista uno y «teresiano» el otro, a una mujer con implicaciones curiales y a un jesuita, muy amigo que fue de Osés y que también lo es de Yanes y Milián, y relacionado con el Papa Francisco. Aunque he dicho que me divertía el periodismo de investigación no lo voy a intentar en este caso. Ni tampoco me meteré, en principio, con los múltiples anónimos que circularon en Zaragoza preparando la defenestración de Don Manuel. Algunos de los cuales creo que hasta llegaron a la Policía. Sólo pretendía dar cuenta de un funeral y de sus participantes. Pero a veces me pierdo en el relato. O no. Que a los gallegos no se nos nota, dicen, si subimos o bajamos. Aunque me temo que a mí se me note bastante. Como soy tan malo en tantas cosas pues hasta debo ser un mal gallego. A lo importante: encomendad a Dios el alma del sacerdote fallecido. De lo otro puede que haya más capítulos. O no.      

0 comentarios en “Entre todos la liaron y él solito renunció
  1. Esto ha dicho el llamado D. Vicente en línea francisquita para quedar bien con los dueños del poder superior religioso y mal con bastantes de sus f¡eles.:

    La Iglesia del boato renacentista, de los privilegios, ya no existe», dice el arzobispo de Zaragoza.
    ¿Le importa a D. Vicente quedar a bien con los poderosos y menos bien con los desamparados? Quiere una religiosidad pedesre, borde, sin vibración sobrenatural adem´ñas de en las peroferias ? Más bien se diría aquélo de ¿A dónde vas Vicente? A donde va la gente.
    Da la sensación de no querer mezclarse con ciertas ovejas que pueden compremeter una vida tranquila y con futuro. Sin que se dude de todos los elogios que se le hacen a posterioriy que no parecen tener contrastación anterior. Sirve para estar como un mandado y mirando al tendido. Dios quiera que tenga un comportamiento como poco aseado y respetuoso para con todos sus diocesanos y no solo para la progresía apostada que domina la clerecía zaragozana.

  2. Personalmente creo que Bergoglio, aprovechando que el Pisuerga pasa pasa por Valladolid, a instancias de lo peor de la curia zaragozana, se libró de D. Manuel, ortodoxo pero últimamente un poco mansurrón, y puso un arzobispo inane y fácilmente maleable como Vicente.

  3. Conozco el tema en persona, personalmente traté con Daniel Peruga, el diácono mariquita, pues estuvo en mi parroquia y hablé posteriormente a los hechos con D. Manuel.
    No dudo de la buena fe de D. Manuel, que fue vilmente engañado y traicionado por su curia.
    D. Francisco, me gustaría que nos dijese el bar en que trabaja el ex-diácono, seguro que se trata de un bar «de ambiente».

  4. Creo que el título del tema está mal puesto D. Francisco: Pienso que él solito renunció no es correcto si no que fue misericordiado por Bergoglio.

  5. “INFOVATICANA ofrece a sus lectores un espacio de libertad para comentar las noticias, entrevistas, reportajes y artículos del portal, como es lógico, con ciertas limitaciones.

    Por tanto, y para proteger el buen nombre de este portal, se eliminará toda grosería, mala palabra o insulto personal, así como los juicios temerarios infundados y las acusaciones gratuitas. INFOVATICANA se reserva el derecho de editar los comentarios en este sentido.

    Las opiniones de los comentaristas no tienen por qué reflejar el sentir de Infovaticana y son, en todo caso, propiedad de sus autores, pero las faltas de caridad y los insultos personales no tienen cabida en INFOVATICANA.”

    ¡¡¡Que maravilla!!!
    Se van a acabar los insultos personales, los juicios temerarios infundados y las acusaciones gratuitas. Supongo que en ello estarán incluidos los que se dirigen diariamente al Papa y a los Obispos.

    Muchas gracias a INFOVATICANA.

  6. «INFOVATICANA ofrece a sus lectores un espacio de libertad para comentar las noticias, entrevistas, reportajes y artículos del portal, como es lógico, con ciertas limitaciones.

    Por tanto, y para proteger el buen nombre de este portal, se eliminará toda grosería, mala palabra o insulto personal, así como los juicios temerarios infundados y las acusaciones gratuitas. INFOVATICANA se reserva el derecho de editar los comentarios en este sentido.

    Las opiniones de los comentaristas no tienen por qué reflejar el sentir de Infovaticana y son, en todo caso, propiedad de sus autores, pero las faltas de caridad y los insultos personales no tienen cabida en INFOVATICANA.»

    ¡¡¡Que maravilla!!!
    Se van a acabar los insultos personales, los juicios temerarios infundados y las acusaciones gratuitas. Supongo que en ello estarán incluidos los que se dirigen diariamente al Papa y a los Obispos.

    Muchas gracias a INFOVATICANA.

  7. paco pepe, el caso lo explica usted tan bien que no me he enterado de nada. En otras ocasiones se le entiende todo en esta, nada de nada.

  8. todos estos pasaron por alcañiz,y todos hicieron carrera eclesial en el peor sentido del termino,tipos raros y confusos,del error se sale de la confusion no;los conozco bien

  9. Madre que tropa!! Como d. Vicente empiece a dejarse gobernar por yaneros y compañia se lo van a merendar. Tenia que haber presidido el funeral él y dejarse de amistades.

  10. ¿Jesuita amigo de ¡Osés! el que vació el Seminario de Pamplona que había llegado a albergar a MIL seminaritas y como premio del desbarajuste le nombraron obispo de Huesca con la resultante de una diócesis que no ha logrado levantar cabeza desde entones porque Osés era un progresaurio amigo de sus congéneros con labia pretenciosa sociológica tan típica de los llaneros solitarios malencarados? ¿Y además jesuita cercano a Francisco? ¿Y afín de los Milián y Yanes? ¡Santo cielo, socorroooo!
    Comprensible que el celebrante haya sido el «franjista» Omella que está preconizado para muy altos vuelos in pectore y pronto a la vista. Su amistad y conmilitancia con el fenecido no es razón suficiente para su protagonismo en el caso con preterición de los dos arzobispos en disputa.
    Al arzobispo emérito Mons. Ureña que no se arredró en presentarse precisamente en Épila cuya solución diaconal profana supuso que lo apuntillaran a la romana, le hicieron la cama y alguien se cobró la pieza de caza al ojeo con jauría. Igual que al párroco de Épila, sacerdote-liturgo ejemplar y polifacético al que que no podía consentir la tropa de interconfesionales porque es un sacerdote que se permitía el lujo y la independencia de oficiar Santas Misas siguiendo el misal de San Pio V en ocasiones específicas solemnizadas. Imperdonable para los mandantes que califican de «restauracionistas» a los católicos que están en su pleno derecho de seguir siéndolo sin tragar la interconfesionalidad ecuménica amalgamada en un eclectisimo profano.
    Además el arzobispo mons. Ureña durante el desempeño de su pontificado archidiocesano acogía a católicos no-interconfesionales no-interreligiosos como todo obispo que se precie de CATÓLICO aunque una buena parte de prelados rehuyen esa acogida y contacto que parece conlleva castigo y maldición que ejecutan los que a sí mismos se designan como misericordiosísimos, demócratas de toda la vida. y pluralistas más que católicos.
    Es la vida y la conducta imperiosa de los que profundizan en sus propias ideologías.
    Aquí y ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *