El triste traslado del cuerpo de Benedicto XVI a la basílica vaticana

|

Cuándo serán el funeral y el entierro de Benedicto XVI y quiénes irán

https://www.youtube.com/watch?v=Xzwt29qtS6I

Unas imágenes que reflejan la mezquindad.
El féretro introducido en una furgoneta que podría ser la de un panadero.
Las que acompañan la furgoneta caminando detrás son las 4 Memores Domini (las celibes consagradas de Comunión y Liberación) que atendían al Papa emérito. Las y los Memores institución intervenida por el comisario habitual de este Pontificado: Ghirlanda, comisarío que fue de los Legionarios de Cristo, de los franciscanos de la Inmaculada y el hacedor del Motu Proprio contra el Opus Dei. Premiado con el solideo cardenalicio por los servicios prestados y los que tiene que prestar… ¿gestionar la dimisión y posterior cónclave? Specola ya lo comento.
Mucha pena todo.

JMV

<

 

Comentarios
15 comentarios en “El triste traslado del cuerpo de Benedicto XVI a la basílica vaticana
  1. Me llego al corazón el traslado de Benedicto XVI. Pero a la definitiva, le acompañaron quienes de verdad le querían. Yo ya lo pongo entre Los Santos a los que rezo y pido protección todas las noches. Que siga cuidando De la Iglesia en el cielo

  2. Escribí un mensaje referido a la escasa representación de la familia real española en el funeral de Benedicto XVI, solicitada por otra parte por el servicio diplomático vaticano, indicando que el respeto de la familia hacia el fallecido estaba en consonancia con el que había mostrado el propio Vaticano; y este traslado, realizado con nocturnidad y casi diría con alevosía, era la mejor muestra de ello. El protocolo establecido había querido marcar distancia con un papa que había renunciado a su puesto en la Iglesia, hasta el punto de hacer casi olvidar que antes de renunciar al papado… lo había ocupado de manera efectiva.

  3. ¡Qué vergüenza fue el traslado del cuerpo de Benedicto XVI hasta la basílica de S. Pedro! No sé qué pretendían con ese traslado vergonzante, pero lo que sí consiguieron fue reflejar la mezquindad del espíritu del inquilino de Santa Marta y poner de manifiesto la tristísima situación que vive la Iglesia.

  4. el casi infame traslado del cuerpo de su santidad benedicto xvi y otros hechos relacionados solo demuestran la podredumbre humana y cristiana del porteño bergoglio, un triste enano intelectual y moral.

  5. No fueron porque no quisieron. Un cardenal emérito, ¿qué puesto puede perder? Es mero oportunismo. Sabían que no le gustaría a Sotana Blanca y callaron como p… En cuanto a Guirnalda, ¡menudo elemento! Jesuita tenía que ser.

  6. Aguardando la declaraciòn de la Iglesia, muchos pensamos que tu recibimiento en el Cielo debe haber sido triunfal y cariñoso… Toda la corte celestial saliò a recibirte, no, querido Benedicto? Terminaron tus sufrimientos y tus humillaciones acà abajo, ya nos saludas y ruegas por nosotros junto a Juan Pablo y todos los habitantes del Cielo !

  7. Al igual que Cristo, en su muerte sólo estuvieron su madre, algunas mujeres piadosas y el discípulo amado. Creo que con los ojos de la Fe, a buen entendedor… Yo me quedo con el hecho de que a Benedicto le importaba ya poco esas cosas, de igual forma que a Pell. Ellos ya están en lo mejor. Quizás los signos arrojados solo nos entristecen a los que aún peregrinamos en este valle de lágrimas. ¡Qué Iglesia que despide a sus hijos más preclaros sin una sola Palmadita en el hombro! Cáritas Cristi úrget nos.

  8. Conmovido al ver tal cosa,
    en total nocturnidad,
    recordé la Soledad
    de María ante la Fosa.
    También aquí unas mujeres,
    serenisimas y santas;
    también ,detrás de sus plantas,
    sus más sentidos quereres…
    La Virgen…,yo no la vi;
    mas tengo el convencimiento
    de que Estaba en un asiento
    del furgón que percibí.
    ¡Cómo estorba ese viejo
    que ,decrépito y anciano,
    lograba hacer aún humano
    el Vaticano pendejo!
    Las luces de Santa Marta
    vi que estaban encendidas;
    tras visillos, escondidas,
    las malas huestes en sarta…
    Pero la luna,piadosa,
    con su candela de plata,
    suplió bien a tanta rata
    con su luz maravillosa…

  9. Cuando vi estas imágenes, se me estremeció el corazón. Nadie de la Santa Sede, solo su excepcional secretario personal y las personas que estuvieron a su cuidado. ¿De ver que no se le ocurrió ni por un momento a Francisco acompañar a Benedicto XVI en el traslado? ¿De verdad que ninguno de sus asesores le indicó que ir al traslado sería lo más conveniente, aunque solo fuera de cara a la «galería»? ¿De verdad que ningún Cardenal, Arzobispo, Obispo… residente en Roma quiso acompañar a su fiel compañero cuando era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, o cuando fue llamado a ocupar la Silla de Pedro?
    ¿Tanto le odiaban? ¡No hermanos! No quiero pensar mal, pero yo pienso que hubo una orden de la altas esferas del Vaticano para que allí no se presentara nadie. Y así fue, en absoluta SOLEDAD.
    Pero deberían haber estado al menos el Papa (que tanto iba a presentarle a los Cardenales que nombraba) los Sr. Cardenales residentes en Roma, un coche fúnebre digno para un Santo Padre Emérito y flanqueado por la guadia suiza del Vaticano en señal de respeto.
    Consiguieron menoscabar su funeral, pero no su voz ni sus escritos, porque su doctrina permanecerá para siempre.
    Sigue cuidando de la Iglesia y del rebaño ¡Gracias Benedicto, Papa XVI!

    1. Pero vamos a ver, de que nos extrañamos… Es que a estas alturas hay alguien un poco informado que no conozca la catadura moral de Bergoglio, no ya como Papa sino como persona? El verdadero Bergoglio es que no contesta los Dubia, o el que manotea iracundo a una pobre señora china que con su gesto le pone en evidencia.
      Ratzinguer resultaba odioso a Bergoglio porque era todo lo opuesto a el, Bergoglio no soporta la luz de la Verdad, y menos tan cercana porque no deja de ponerle en evidencia.

      1. Personalmente, no me extraño de nada.
        Pero sí me estremezco al percibir tan descaradamente eso que la Teología llama mysterium iniquitatis;y más que por su desmesura, por su bajeza…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *