PUBLICIDAD

El silencio de Omella para evitar la «dialéctica mediática»

|

Juan José Omella. A mí no me parece bien. Veo que otros obispos, tras Saiz Meneses, se han expresado críticamente, al menos Sistach y Pujol. Y hasta la monja Caram. No entiendo el silencio de Omella. Hay ocasiones en las que es necesario hablar. Y hasta desagraviar. Una golondrina no hace verano y habrá que esperar más golondrinas pero esta más que golondrina parece un murciélago. Sería un error descalificar ya para siempre a Omella por esto. Igual termina diciendo algo. Pero sí debe saber que de momento ha disgustado a no pocos católicos. Al que se hace de miel terminan comiéndoselo las moscas. http://www.religionconfidencial.com/diocesis/arzobispo-Barcelona-Padre-encender-polemica_0_2657734221.html

Comentarios
0 comentarios en “El silencio de Omella para evitar la «dialéctica mediática»
  1. Y ahora, recemos todos juntos la oración que el mismo Cristo nos enseñó… Padre nuestro…..
    Y esto dice, cada sacerdote, adiario, cuando celebra lamisa… Uno no entiende como es posible mantener silencio antesemejante insulto a lo divino y también a nosotros, lo humano. Sí; al menos en privado, recemos el padrenuestrocomo acto de reparación. Juanestella.

  2. Mons. Omella participó activamente en la defenestración de Mons. Ureña como Arzobispo de Zaragoza, junto al emérito Yanes, de infausta memoria en dicha sede y la inestimable colaboración del diplomático Fernando Chica desde Roma y dos sacerdotes zaragozanos más, D. Antonio Más y D. Roberto Ferrer Sarroca, que renunciaron a sus puestos en la Archidiócesis al ser cesada la Notario que denunció torticeramente a Roma la actuación de D. Manuel Ureña en el caso del diácono de Épila, de tendencia y práctica homosexual, que al descubrir que el párroco de la localidad iba a emitir un informe contrario a su ordenación presbiteral, le denunció falsamente de los mismos hechos que él cometía. Tras conseguir una importante cantidad de dinero de Mons. Ureña, el mismo diácono no dudó en participar en su defenestración al no ver conseguido su fin primordial: la ordenación. En todo ello participó como instigador Mons. Omella. Que el actual Arzobispo Mons. Jiménez Zamora tenga el valor de sacar a la luz en su totalidad lo sucedido está todavía por ver. Pero esa es la clase de persona y de obispo que es D. Juan José Omella, alguien que nada y guarda la ropa, que no se enfrenta con el clero contestatario y que más bien lo promueve, que no fomenta la natalidad y la familia, que no fortalece la vida religiosa en sus Diócesis, en un contexto de declive del clero regular que viene durando ya varias décadas.

  3. Ayer pensé escribir que no espero nada de los obispos de Madrid y Barcelona, pero veo que se me han adelantado y hoy todos critican a Msr.
    .
    Que sor Lucía se haya sentido ofendida y el obispo no, tiene guasa y debería hacer pensar al obispo.
    .
    En cuanto a Madrid, la señá Rita, le ha dicho al juez una serie de vaguedades que se pueden traducir porque no se arrepiente, pero que no lo va a hacer más porque no le gusta verse en el banquillo. Por tanto, cuando no haya peligro de banquillo, volverá a hacerlo y el buen obispo la perdona, porque, al parecer, le pidió perdón al obispo. Pero no pidió perdón al cura que celebraba ni a los asistentes ni a los católicos en general, que nos sentimos ofendidos, pero el Sr obispo, perdona.
    .
    Ignoro si ese perdón será vinculante y la buena señora cuando llegue al sitio ese que ella dice que no existe, estará perdonada o no.

  4. AYER EL CARDENAL RUBEN SALAZAR , DURANTE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COLOMBIA N· 100 ; HA EXPRESADO EN SU DISCURSO : » … JUDIOS SOMOS TODOS LOS CRISTIANOS … » ¿ POR QUE SERA ESE AFAN DE DESCRISTIANIZACION DE ESTOS CARDENALES ANTI – CATOLICOS ; PARA QUE BAUTIZARSE Y , ASISTIR A LA SANTA MISA ENTONCES ?

  5. Son francisquitas y quieren caerle bien a Bergoglio. La gente son súbditos y si usted se descuida es plebe.A la gente se le madura, se hace una opinión pública que arrasa y nadie osa llevar la contraria porque la corriente te arrolla. ¿Mejor callar para evitar la dialéctica mediática?. ¡Gran escaqueo! Pues para evitar la dialéctica mediática que no se nombren obispos en Cataluña. Que desaparezca la Religión Católica. Todo el mundo hacerse podemita ¡y ya!. Con derecho a determinarse.
    Aunque es de suponer que desde la Nunciatura le hayan impuesto silencio descomprometido a menos de quedarse si habla sin birreta tanto él como el francisquita a muerte Osorio para quien estas incidencias son puerilidades intrascendentes o errores involuntarios que hay que asumir mirando para otro lado. O que esté esperando un acuerdo «corresponsable» de la semiconferencia episcopal catalana tarraconense. Pero difícilmente lograrían un consenso de medias palabras sobre el caso de una mofa blasfema a guisa de glosa del Padrenuestro.Libertad de expresión por supuesto. Pero la libertad conlleva responsabilidad, no irresponsabilidad social o colegial, partidista o episcopal.
    El caso es que solo se defiende aquello que se cree.

  6. Que no, don Francisco, que siempre ha sido así. Y que solo habla por detrás y en beneficio propio. Lo conocemos. Por favor, no mande el post hoy mismo a la hibernación. La gente sensata debe saber qué dirigentes nos han impuesto; dirigentes, que no pastores.

  7. No hace falta descalificarlo para siempre, bastará sentarse y esperar. En Cataluña sólo hace falta esperar y, como fruta madura, ver caer a uno, a otro y a otro. Se acaban descalificando ellos solitos. Pero bueno… tampoco se pierde nada con pensar que «este no». (Desde dentro de Cataluña, por lo que veo las cosas se ven radicalmente distintas).

  8. “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca».(Ap.3,15)

  9. El problema es que Omella quiere, al igual que el actual arzobispo de Madrid, caerle bien a la gente, tanto a unos como a otros (a diferencia de Tarancón y no digamos Díaz Merchán, que solo querían quedar bien con la izquierda, eclesial o no). Y parece creer que el mejor modo de conseguirlo es no criticar, o en caso de criticar, hacerlo de modo genérico, no sea que alguien se irrite. Igualito que Osoro. Quizá por eso el clero de Madrid «pasa» de él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.