PUBLICIDAD

El programa de unos sacerdotes toledanos

|

Ver las imágenes de origen

No he visto todos, te puede parar al principio la duración, dos horas, y te enganchan.

Son curas jóvenes, para mí muy jóvenes, de fuertes convicciones que no ocultan y sólida formación. Vale la pena oírles. Os enlazo la última que trata sobre todo de la Iglesia de Perú con una entrevista a otro sacerdote toledano en aquella nación, en la prelatura de Moyobamba encomendada la diócesis de Toledo, en la que me ha parecido entender que es vicario general. De una homilía suya, excelente y de gran valentía, me había ocupado hace dos o tres días en el Blog.

Estoy seguro de que más de uno de los que entren a escucharles se va a hacer asiduo.

Conozco a bastantes sacerdotes de Toledo. De los que realizan La Sacristía de La Vendée a dos no poco y tal vez a alguno más. Sé bien como piensan y bastante como son. Y me caen muy bien. Conozco también a otros, más moderados, que los miran con cierto reparo, y que también me caen muy bien. Yo creo que en la casa de Dios caben muchas moradas y que todas son admisibles siempre que reúnan una esencial condición: que Dios habite en ellas. Luego cada uno puede escoger la que más le agrade siempre que en ella esté también Dios. Y algunos, yo entre ellos, feliz en todas ellas. Lamentando que no todos compartan mi felicidad. Y peor si hasta llegan a hacerles pequeñas putaditas. Que se hicieron.

Con la agravante, para algunos, que en esta desbandada que se avecina de fieles y de euros, aquí se van a quedar solo los tradicionales. Progres, ni uno. Pues esa va a ser la clientela de los moderados. Tradis y convencidos.

A lo que iba.  Entrad en La Vendée. A unos cuantos les va a gustar. Y al que no, tampoco pasa nada. Con no volver a entrar todo arreglado.

Para terminar de nuevo mi felicitación a Ruiz del Castillo. Pedazo de cura. Gran Toledo si sigue dando curas así. La sombra de Don Marcelo continúa siendo alargada.

https://www.infocatolica.com/blog/duropedernal.php/2104090647-las-elecciones-generales-del

 

Comentarios
11 comentarios en “El programa de unos sacerdotes toledanos
  1. A estos sacerdotes nunca le faltará qué comer ni morada donde dormir como sucede con los pájaros del cielo. Estoy totalmente de acuerdo con don Francisco pues a sacerdotes que dan ejemplo de vida en la sociedad en la que estamos hay que apoyarlos. No tardando mucho veremos rifar a sacerdotes pues habrá diócesis donde, al paso que vamos, apenas se encuentren sacerdotes.

  2. Soy un oyente, y colaborador junto a mi padre y mi hermana de mi parroquia hasta hace pocos meses por cambio de residencia. La Sacristía de la Vendée es un excepcional programa para los que queremos caminar dentro de la Iglesia, y corroborar lo que siempre se ha hecho y dicho. Ayuda a seguir la Doctrina y las enseñanzas, no han cambiado, y no nos las han cambiado si no que los progres lo quieren cambiar, pero no convencen. Y poder seguir diciendo que lo progre ni me va ni viene, y según ha llegado se difuminará.

  3. ¿Que la clientela de los moderados, en el futuro, va a ser tradi? No se equivoque, señor bloguero: los tradis solo aceptan a sacerdotes que sean como ellos. Si algún sacerdote se separa un milímetro del perfil que ellos consideran el único posible, aunque sea sea en cuestiones de índole meramente formal, antes o después buscarán desprestigiarlo. Es la experiencia que yo tengo de los tradis que conozco. Lo siento.

  4. La ben dita siem bra del famo so semi nario de Tole do, que lo fue en su tiempo, ha dado los frutos presentes y futuros. De peso. Di os dispondrá según su infi nita Sabidu ría.

  5. La bendita siembra del famoso seminario de Toledo, que lo fue en su tiempo, ha dado los frutos presentes y futuros.
    De peso.
    Dios dispondrá según su infinita Sabiduría.

  6. En Toledo, gracias a Dios, tenemos unos sacerdotes maravillosos. Sugiero a cualquiera que quiera acercarse a Talavera de la Reina ir a misa en la parroquia de San Ildefonso, cerca de la Basílica del Prado, no quedará defraudado. Como decía Erasmo de Rotterdam: yo no podría pertenecer a una institución que no tuviera defectos porque yo también los tengo, no soy perfecto. Orgulloso de mis sacerdotes y de mi Iglesia.

    Espero que ya esté usted restablecido. Mis mejores deseos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.