PUBLICIDAD

El prelado del Opus Dei ha dejado la cruz pectoral

|

En las últimas fotografías ya aparece sin ella.

¿Ganas de herir, sin necesidad. a él y a la Obra? A mí me parece evidente.

Así aparecía antes:

 

fernando-ocariz-brana

Fernando Ocáriz Braña - Wikipedia, la enciclopedia libre

Si eso no es una degradación ya me dirán ustedes lo que es.

¿Y qué se ha ganado con eso salvo herir a buena gente?

Y yo no soy del Opus Dei.

Comentarios
57 comentarios en “El prelado del Opus Dei ha dejado la cruz pectoral
    1. La cruz pectoral si tiene mucha importancia. Llevarla indica que eres Obispo, es decir que eres poseedor de dones jerárquicos y por tanto puedes, por el poder de Cristo, declarar que carismas recibidos por una persona son auténticos y cuales no (esto está explicado en la Carta Iuvenescit Ecclesia de la Congregación para la doctrina de la fe).

      Si el Prelado del Opus Deis es Obispo, podría declarar cuales son los carismas auténticos recibidos por el Fundador de Opus Dei. El Papa no quiere esto, porque como el mismo Papa dice en el Mout Propio Ad Charisma Tuendum, el carisma autentico del Opus Dei ya quedó establecido en la Constitución Apostólica Ut sit de 28 de noviembre de 1982, por la que se erigió la Prelatura del Opus Dei, a saber: «difundir la llamada a la santidad en el mundo, mediante la santificación del trabajo». Este es el auténtico carisma reconocido por la Iglesia. Todos los demás supuestos carismas que el Prelado considera auténticos (la dirección espiritual obligatoria, el régimen económico de numerarios y agregados, la prohibición de amistades particulares, la veneración al fundador, la vida de familia obligatoria y la enorme cantidad de prescripciones para ello, etc, etc,) no han sido reconocidos por la Iglesia como tales.

  1. De nuestro Padre

    Carta n. 8 de San Josemaría, nn. 53 y 54, de 1943:
    «Os consta cómo generalmente nos entienden y nos quieren los Ordinarios de las diócesis en las que trabajamos; y —sea la que fuere la forma jurídica que, con el tiempo, tome la Obra— la Iglesia, que es nuestra Madre, respetará el modo de ser de sus hijos, porque sabe que con eso sólo pretendemos servirla y agradar a Dios.

    Esta es la razón por la que no admitimos, sobre la Iglesia, ni una duda ni una sospecha: ni la toleramos, en otros, sin protesta. No buscamos a la Iglesia los lados vulnerables —por la acción de los hombres en Ella— para la crítica, como suelen hacer algunos que no parecen tener fe ni amor. No concibo que se pueda amar a la madre, y que se hable de esa madre con despego.

    Y nunca estaremos bastante satisfechos de nuestro trabajo, por muchos que sean los servicios que, con la gracia de Dios, hagamos a la Iglesia y al Papa, porque el amor nos exigirá más cada día, y nuestros trabajos siempre nos parecerán modestos, porque el tiempo, del que disponemos, es breve: tempus breve est (1 Co 7,29).

    Con el amor desinteresado, hemos de tener una gran confianza: estoy seguro de que se acrecentará en vuestras almas, con la ayuda de Dios, a pesar de las incomprensiones que el Señor quiera permitir, que —insisto— nunca serán incomprensiones de la Iglesia.

    Con este espíritu de confianza filial, recibiremos siempre con gozo y alegría cualquier noticia que nos venga de la Esposa de Jesucristo, también cuando sea dolorosa o pueda parecerlo, a los ojos de personas ajenas a la Obra, ya que sabemos que de la Iglesia no nos puede venir nada malo: diligentibus Deum omnia cooperantur in bonum (Rm 8,28); para los que aman a Dios, todas las cosas son para bien.

    Y me atrevo a aseguraros que esta alegría nuestra, a pesar de los pesares, no dejará de causar estupor y sorpresa, y sobre todo edificación, en quienes sin motivo, porque no lo puede haber, esperan de nosotros una reacción distinta».

  2. La opus es una secta, de modo que Grancisco, que lo sabe, se dedica a seguir con sus juegos de poder. No se puede permitir una secta dentro de la Iglesia Católica, con la manipulación de las conciencias, las voluntades so pretexto de divinos requerimientos y las cuentas corrientes que al final es lo que importa. Benedicto los tenía en cuarentena y este los usa en sus juegos de tronos.

  3. Ay, si D. Ocariz y D. Fazio (el Vicario) hubieran sido fieles al espíritu verdadero de su fundador!!! pero ya se sabe… Por aduladores y lame… pies… «Roma no paga a traidores», nunca mejor dicho, aunque aquí se trata de la Roma pontificia…

  4. Los que asimilan al prelado del Opus Dei a los abades mitrados cometen un error, ya que los abades mitrados tienen jurisdicción territorial como un obispo diocesano.

    1. Hermenegildo: ¿Podrías ponernos el ejemplo de un abad que no use mitra? Porque la verdad lo desconozco, creo estás confundiendo abad mitrado con abad territorial… y no es lo mismo. Solo los abades territoriales tienen jurisdicción, mitra las usan todos, tanto monjes, como canónigos regulares y hasta los abades de los cabildos de las tres colegiatas de Valencia… En españa no existe ninguna abadía territorial y hasta donde alcanzo TODOS los abades (Silos, Huerta, Poblet, Montserrat, etc.), usan mitra.

  5. Las fotos de Fernando vestido de obispo y con un pectoral dorado son falsas (fake). La única a verdadera es la que va sin pectoral. Un mínimo de comprobación periodística.

  6. En https://www.lexicon-canonicum.org/materias/derecho-canonico-de-la-persona/insignias-y-vestiduras-episcopales-y-prelaticias/ pueden encontrar en principio de respuesta a la pregunta que varios han hecho,, o, al menos, una mención de las normas que equiparan a ciertos prelados con los obispos diocesanos.

    También el Código de Derecho Canónico dice algo al respecto. Busquen en los apartados sobre iglesias particulares y sobre los obispos y encontrarán algo sobre quiénes están equiparados a estos.

    Quizás la constitución «Ut sit» de 28-11-1982, creadora de la prelatura personal, aclare la cuestión, pero no puedo buscarla ahora.

    Como sea, habida cuenta de las normas citadas en el artículo vinculado y en el CIC, tengo la impresión de que el prelado ha acatado una eventual sugerencia de «desrevestirse» de obispo sin una mínima resistencia que, en mi irrelevante opinión, hubiera tenido suficiente apoyo normativo.

    1. El sacerdote dirigente superior general de una prelatura personal de ámbito universal como es el Opus Dei, por lógica, debe de tener algún distintivo. Si se lo prohíben es puro formalismo…

      1. Vamos a ver. La razón por la que el Prelado del Opus Dei iba vestido de obispo, sin serlo, es que la Obra considera que la Prelatura personal es semejante a una diócesis y todo prelado de una circunscripción eclesiástica de esa naturaleza tiene derecho a vestir como prelado, porque lo es, haya sido ordenado obispo o no.
        No tienen nada que ver con los abades mitrados.
        Algo qué hay que entender es que el Opus Dei quería ser una especie de diócesis porque considera que es la forma jurídica que se adapta a su carisma, no porque quisiera privilegios especiales o a la cabeza de Opus Dei le gusten especialmente los fajines y los solideos.
        Por eso el documento del Papa es palo especialmente fuerte, aunque se disimule por obediencia y piedad filial.

        1. Noooo, no quieren privilegios. El cura de Barbastro y sus adeptos estuvieron peleando por el marquesado de Peralta, luego por un status jurídico diferente a las demás asociaciones de la Iglesia. Del derecho canónico hacen de su capa un sayo porque ellos son diferentes, Dios se lo ha dicho. Al abuso de las conciencias le llaman la voluntad de Dios y la violación del sigilo sacramental es una cuestión técnica. No quieren privilegios, que va.

  7. Obelix: las normas del Derecho Canónico, aún en el viejo código, ordenan que superiores de órdenes, de conventos, de abadías y en este caso de prelaturas, como el OD lo fue antes de esta «misericordización»; lleven estas insignias, no porque se les antoje o porque –como he escuchado disparates en tal sentido–
    «estos del Opus (Dei) siempre creyéndose más que los otros» lo que además de tirrias más o menos disimuladas, dejan ver un «neoclericalismo» nada original.

  8. El motu propio del Papa Francisco es una corrección del Papa a un hijo fiel. Las correcciones humillan, es cierto. Pero, son necesarias cuando uno se ha apartado de lo correcto. La pretensión del Opus de ser una diócesis era contrario a la esencia de la Iglesia. Era pretender ser más de lo que por naturaleza era. El Opus Dei es una organización asociativa, carismática. Ni es, ni nunca fue «jerárquica» como una diócesis. Esta verdad es la que el motu propio del Papa ha tutelado.
    Hay humillación? Si, cuando te corrigen, te humillan. Pero, detrás de esa pretensión de ser lo que no se era, hubo mucho error y mucho abuso ( = desprecio a los que no pensaban como ellos)
    Yo estuve 14 años en el Opus. Y me salí, entre otras cosas, por este motivo. Porque enseñaban e imponían como cierto, lo que no era

  9. Un motu proprio papal para que un prelado no vista los atributos de prelado es lamentable y hasta patético. Como dice el bloger, ganas de humillar a él y a la institución que representa. Aparte, algo más habrá, y desde luego, nada bueno. El comentarista que ha señalado a G. Guirlanda SJ. va muy bien encaminado.

  10. Grave error de la jerarquía del Opus Dei al pretender agradar a un hombre, Francisco I el destructor, en vez de servir a Dios: les está bien empleado. El problema, como siempre, recae sobre los fieles, que se sienten desamparados.

  11. Ese señor de Roma acabará solo y detestado por todos. El defensor de la misericordia no tiene ni medio miligramo de ella. Cuando esta pesadilla diabólica termine, espero que Nuestro Señor ponga las cosas en su sitio, es decir, que la Iglesia vuelva a ser la Iglesia de Cristo, no el cortijo particular de un déspota.

  12. El motu proprio Pontificalia insignia (21-VI-1968) que regula las insignias episcopales lógicamente no refiere a las prelaturas personales, que no existían, pero sí a otros eclesiásticos con jurisdicción, a las que los canonistas del Opus Dei asimilaron el Prelado del Opus Dei, para que pudiera vestir así. Esta asimilación fue un abuso, puesto que la enumeración es taxativa: «solo i seguenti Prelati, che, pur privi della dignità episcopale, hanno vera giurisdizione, e cioè…»
    Lo que ha hecho Francisco es volver las cosas a su cauce, pues había causado mucho escándalo Ocariz en la Curia con esas vestimentas.

    1. Hay sacerdotes que llevan los mismos atributos que los obispos sin tener el orden episcopal. Por ejemplo, algunos de los ordinarios de los ordinariatos anglocatólicos, que habían sido antiguos obispos anglicanos, al ser recibidos en la Iglesia Católica y ordenados sólo para el presbiterado (no al episcopado por estar casados), han recibido la facultad de utilizar los mismos atributos que los obispos. No hay más que verlos en sus oficios religiosos. Exteriormente se visten como si fuesen obispos, sin serlo. También lo hacen algunos abades, sin poseer el orden episcopal. Y también se visten como obispos, sin serlo, los prefectos apostólicos (el caso más conocido es el de Kike Figaredo, que es español). Lo que no sé es si un prelado, por el hecho de serlo, tiene concedido el derecho de vestir como los obispos o no. Lo que parece deducirse del texto de Motu Proprio “Ad charisma tuendum” es que, si hasta la fecha podía hacerlo, no por su carácter episcopal (que no lo tenía), sino por su condición de prelado de una prelatura personal, el día de la entrada en vigor del Motu Proprio perdió ese derecho al indicársele que sólo podrá utilizar las insignias propias del protonotario apostólico supernumerario. Esta indicación podrá interpretarse como se quiera, pero todo parece indicar que a alguien no le gustaba que el prelado vistiese como si fuese obispo y quiso que apareciera muy clara y nítidamente en el texto del motu proprio, para recordarle hasta en este aspecto cómo debe mostrarse públicamente y en las celebraciones litúrgicas.

      1. Sólo los autorizados por el Motu Proprio Pontificalia Insignia , de Pablo VI, y la Prelatura del Opus , que no existía, no lo lo estaba. Fue una interpretación de sus canonistas, asimilarlo a eclesiásticos con jurisdicción propia, como los que cita, que son un número cerrado, no abierto.
        Francisco le recuerda que no puede usar las insignias episcopales, solo las de Protonotario apostólico supernumerario.

      2. Tanto los ordinariatos como las prefecturas apostólicas son iglesias particulares, mientras que una prelatura personal no lo es ni lo ha sido nunca. Por cierto, ¿dónde se establecía que el prelado de una prelatura personal que no es obispo pudiera llevar cruz pectoral?

        1. La diferencia es que todas esas instituciones tienen pueblo propio sobre el que se ejerce jurisdicción, y se integran en la estructura jerárquica De la Iglesia. Las prelaturas personales no tienen pie le propio por lo que no existe jurisdicción ni se integra en la estructura jerárquica, aunque sea una institución jerarquizada.

          1. No es cierto. Todo lo contrario, el CIC no ubica las Prelaturas personales dentro de la parte de la constitución jerárquica de la Iglesia, que es donde están las diócesis.

          2. Las prelaturas personales son estructuras jurisdiccionales de la organización pastoral y jerárquica de la Iglesia. Sin embargo, en la fase final del proceso de elaboración del CIC de 1983, se decidió no incluir las prelaturas personales en la parte II del libro II (de la constitución jerárquica de la Iglesia) sino en la parte I (de los fieles cristianos). Con esta opción, se buscaba señalar que no constituyen Iglesias particulares, en sentido canónico y teológico estricto. Sin embargo, como confirmó el Legislador, el 8-I-1983, de forma contemporánea a la promulgación del Código, “la colocación en la parte I del libro II no altera el contenido de los cánones que se refieren a las Prelaturas personales, las cuales por tanto, aun no siendo Iglesias particulares, continúan siendo siempre estructuras jurisdiccionales, de carácter secular y jerárquico, erigidas por la Santa Sede para la realización de peculiares actividades pastorales, como estableció el Concilio Vaticano II” (carta ex audientia Sanctissimi del Card. Baggio, Prefecto de la Congregación para los Obispos, 17-I-1983). En efecto, hay que tener en cuenta que, además de las Iglesias particulares, existen en el ámbito de la organización jerárquica de la Iglesia “instituciones y comunidades establecidas por la Autoridad Apostólica para peculiares tareas pastorales. Estas, en cuanto tales, pertenecen a la Iglesia universal, aunque sus miembros son también miembros de las Iglesias particulares donde viven y trabajan” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta Comunionis notio sobre algunos aspectos de la Iglesia entendida como comunión, 28-V-1992, n. 16)

            Aunque la ordenación sistemática en el Código puede no ser la más adecuada, (pues precisamente por eso una parte de la doctrina canónica cuestiona esta naturaleza de las prelaturas personales como circunscripciones eclesiásticas) en realidad se trata de un aspecto secundario, pues la verdadera naturaleza de una institución se deduce de las normas sustantivas que la regulan. Por otra parte, también en el caso de las prelaturas personales es indispensable considerar las previsiones del Concilio Vaticano II, para entender las normas del CIC que las regulan. El Concilio postuló, junto a otras figuras («diócesis peculiares, seminarios internacionales, y otras instituciones semejantes»), la prelatura personal: un tipo peculiar de prelatura —peculiar respecto a las prelaturas nullius, que eran las únicas existentes— para facilitar, por razones de apostolado, «no solo una más adecuada distribución de los presbíteros, sino también la realización de peculiares obras pastorales, en favor de distintos grupos sociales, en una región o nación o incluso en todo el mundo» (Decreto Presbyterorum ordinis, n. 10; cf. c. 294); también en el Decreto Ad gentes, n. 27, nt. 74, se habla de “diócesis y prelaturas personales”. Del iter de los documentos conciliares se deduce que se trata de proveer a necesidades pastorales que no pueden ser debidamente atendidas por las estructuras pastorales según su forma ordinaria de organizarse.

      3. Los Prefectos Apostólicos no llevan báculo, es el símbolo que les diferencia de los obispos, pero si llevan anillo, cruz pectoral y mitra

  13. Opus dey cui tolis pecunia del mundo… Ay madre los que les gusta el dinero. Aquí en Málaga lleno de gente de esa… Un empresario que no paga a sus trabajadores y va a comulgar

  14. Opus dei tu que quitas el pecunia del mundo miserere novis…en Málaga costa está infectado de estas personas… Van de buenas y santas y de eso nada… Discriminan a los que son de raza negra y encima comulgan

  15. Me parece genial que el Opus sea intervenido. Yo fui a los colegios de la obra y ahí hay personas malvadas… Y eso no es obra de Dios… Ay los cuartos lo que les gusta

  16. Un problema menos en las diócesis.
    Los sacerdotes del Opus, en las diversas diócesis en que trabajaban ¿a quién debían obediencia, al prelado o al Obispo diocesano?

  17. Bergoglio y otros similares en la curia odian al OD, sobre todo porque recuerdan el rigor y la seriedad del fundador. Ahi estan sus escritos. No soportan la visión de la luz, la claridad les ciega y les molesta. A mi lo que me asombra es lo rápido que se estan jesuitizando en el OD. En un par de prelados mas y no lo conoce ni la madre que lo…

  18. Comparto lo que dice en su artículo pero no dejaba de ser absurdo o vanidoso, o al menos a mi me lo parecía, poder utilizar los atributos episcopales sin ser obispo. Lo que lamento del Opus, es que en lugar de combatir con altura y honestidad intelectual los disparates doctrinales, litúrgicos, etc. se hayan más bien dedicado a buscar la cuadratura del círculo, o mirar para otro lado, etc. A veces he tenido la impresión que actuaban siguiendo estrategias de marketing. Han sido para muchos un refugio pero «la riada» espantosa que estamos viviendo en la Iglesia se los está llevando por delante. Cuando se publicó el Motu Propio de Benedicto XVI pudieron hacer mucho bien en la regeneración litúrgica de la Iglesia integrando la misa tradicional en sus apostolados, sin embargo, poco o nada hicieron al respecto, a pesar de que fue la liturgia que el fundador continuó celebrando. Penoso también el «fuego amigo» de tantos desde el sector conservadurista de la Iglesia ( en la que yo incluiría al Opus), hacia sectores más tradicionalista que buscan el bien de la Iglesia.

    En fin… ojalá esto suponga un acicate para que espabilen. Ante la situación de apostasía manifiesta, véase todo el tema del sínodo, no podemos estar con paños calientes, como si nada ocurriese. Hay que alzar la voz públicamente, hay que denunciar los errores aunque suponga salir heridos en la batalla. La Iglesia les necesita.

    1. Quieren parecer obispos para tener una posición de influencia y para justificar sus tropelías; internamente para que se crea que las miles de directivas, normas, notas e indicaciones que hacen a sus adeptos numerarios, agregados, supernumerarios y especialmente a las chachas (numerarias auxiliares), provienen de Dios. Hablando de estas últimas, tienen que hacerles ver que limpiar, cocinar, planchar, servir hasta la extenuación a unos señores y señoras que ni se hacen la cama, es voluntad de Dios. Que Dios te ha llamado para que seas criada y sólo criada, además sin cobrar y vigilada por una señorita numeraria ya que se te supone que eres idiota e incapaz de tener autocontrol. Esto es sólo un ejemplo de la desvergüenza que manejan estos tipos en nombre de Dios. No es lo mismo que te lo diga un cura que todo un Apostol mitrado de la Iglesia de Cristo. Tampoco es lo mismo ir a pedir pasta a los ricos o a negociar con los financieros o los políticos vestido de Obispo que de lagarterana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *