PUBLICIDAD

El Papa cambia la rúbrica sobre el lavatorio de los pies el Jueves Santo

|

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=25806 Puede hacerlo el Papa y lo hizo. Roma locuta causa finita. A unos les gustará más y a otros menos. Pero para gustos se pintan colores. Con ello no se toca nada sustancial en la Iglesia. Pues no nos perdamos en discusiones que no llevan a nada. Aunque por supuesto quien quiera defender lo acertado o desacertado de la medida es muy libre de hacerlo. Desde el respeto.

Comentarios
0 comentarios en “El Papa cambia la rúbrica sobre el lavatorio de los pies el Jueves Santo
  1. Muchos católicos están sobrecogidos por los derroteros de Bergoglio mientras ven la apostasía en masa de lo que fue pueblo fiel. Los jóvenes e incluso gente de mediana edad deserta en masa de la iglesia. Kyrie eleison.

  2. Pues eso mismo, Sr. Cigoña, guillotinar razonadamente, pero guillotinar. El inventor del aparatejo que acaricia cogotes fue un humanísimo médico, el Dr. Gullot, francés por más señas.. No basta borrar, hay que guillotinar. Las palabras contienen su carga específica.

    ¿Y eso es todo lo que cabe expresar o alegar en la temática que nos ocupa? Y sin embargo:
    “Dispongo por lo tanto que se modifique la rúbrica en la que las personas elegidas para el lavatorio de los pies deban ser hombres o muchachos, de manera que, a partir de ahora, los Pastores de la Iglesia puedan elegir a los participantes en el rito entre todos los miembros del Pueblo de Dios.” ¿Cual Pueblo de Dios en concreto sin dejarlo al arbitrio pastoral del lugar?.¿Cuales pastores de cual iglesia?

    Catecismo de la Iglesia Católica
    “La suprema autoridad de la Iglesia no puede cambiar la liturgia a su arbitrio, sino solamente en virtud del servicio de la fe y en el respeto religioso al misterio de la liturgia.” (1125) ¿Suprema Autoridad? Pues eso, la Suprema que tampoco.

    Benedicto XVI
    “Me parece muy importante que el Catecismo, mencionando los límites del poder de la suprema autoridad de la Iglesia sobre la reforma, recuerde cuál es la esencia del Primado, tal como la resaltan los Concilios Vaticanos I y II: el Papa no es un monarca absoluto cuya voluntad es ley; más bien, es el custodio de la antigua Tradición [una de las dos fuentes de la divina revelación ), y el primer garante de la obediencia. No puede hacer lo que quiere, y precisamente por esto puede oponerse a quienes pretenden hacer lo que quieren. La ley a la que debe atenerse no es el actuar ‘ad libitum’, sino la obediencia a la fe. Por lo que, en relación a la liturgia, tiene el deber de un jardinero y no de un técnico que construye coches nuevos y tira los viejos. El ‘rito’, es decir, la forma de celebración y de oración que madura en la fe y en la vida de la Iglesia, es la forma condensada de la Tradición viviente, en la cual la esfera del rito expresa el conjunto de su fe y de su oración, haciendo así que se experimente, al mismo tiempo, la comunión entre las generaciones, la comunión entre los que rezan antes de nosotros y después de nosotros. De este modo, el rito es como un don hecho a la Iglesia, una forma viviente de ‘paradosis’“. (Joseph Ratzinger en el prólogo del libro de Alcuin Reid “Lo sviluppo organico della liturgia” [“El desarrollo orgánico de la liturgia”], Cantagalli, Siena, 2013) ¿Benedicto XVI? Pertenece al pasado aunque sea emérito ya sin poderes de imposición. Deberes de jardinero que no significa dejar dinero a los necesitados o interesados en el IOR.

    Clemente XIII
    “El error diabólico, cuando ha coloreado ingeniosamente sus mentiras, fácilmente se viste con la semejanza de la verdad, y con muy pequeñas adiciones o cambios corrompe el significado de las expresiones; y la confesión de fe, que conduce a la salvación, a veces, con un ligero cambio, lleva a la muerte.” (Encíclica In Dominico Agro , n. 2). Aunque convengamos que ese no es el caso presente resulta una advertencia nada desdeñable también ante decisiones cupulares.Y por supuesto que es agua pasada porque ahora ya no hay muerte por suicidio además de enseñársenos que el infierno está vacío, luego no ha infierno, porque sería incompatible con la misericordia de Dios que se nos predica por Kasper y sus acólitos.
    ¿Ha recibido Francisco a una obispesa «evangélica» finlandesa? ¿Hubo uno de estos días pasados «eucaristía» luterana en San Pedro incluida la Comunión con pan bendito? Para los cismáticos» lefebvrianos» cerrada a cal y canto por «restauracionistas» La transgresión contra lo expuesto en la Encíclica Mortalium Animos necesariamente tenía que traernos este diluvio universal . Nos están madurando para la ordenación, que será inválida por principio, de mujeres en el Sacramento del Orden Sagrado. Pero ¿Porqué hemos de obedecerles si ellos desobedecieron a Pío XI y rompieron con su desplante la continuidad del Magisterio?
    Y si embargo Jesucristo apostrofó a sus discípulos: YO os elegí a vosotros; no vosotros a mí.
    Como quien oye llover. La necesidad de vivir rodeados de gente por motivación psiquiátrica juega alguna mala pasada.

  3. Aquí nadie da puntada sin hilo, y Bergoglio el que menos.
    El Señor, como apunta un comentarista, quizá hoy lo hubiera hecho de otra forma.
    Lo hizo así, porque eran las costumbres de la época. Pero para eso está Bergoglio, para aclararnos el verdadero pensamiento del maestro sacándonos de los 2.000 años de oscuridad en los que nos han mantenido la Iglesia y sus 265 papas precedentes.
    ¿Se creen ustedes que chascarrillos como el de Jesús pidiendo perdón a sus padres por haberse quedado en el templo, son anécdotas graciosas y tiernas de un argentino chistoso y campechano?
    No hombre, no. Reflejan la imagen de un Cristo totalmente humanizado, en el que la Divinidad se muestra atenuada (como un rescoldo). El Señor, de esta forma, no actúa con omnisciencia. Su mensaje cabe interpretarlo a la luz de la época histórica en la que vivió, y, por lo tanto, cabe reinterpretarlo a la luz de las circunstancias actuales.
    Por supuesto, el intérprete infalible, aún cuando cuenta chistes, es Bergoglio; porque en este aspecto el Señor si fue omnisciente y previó la venida de su santidad.

  4. Que el papa puede cambiar la rúbrica es cierto. Otra cosa es que sea acertado. Otra cosa son los motivos que hayan llevado al cambio. Otra cosa es la interpretación que se pueda hacer del cambio.
    Parece que el papa quisiera cubrir los propios abusos, lo que al parecer ya hacía antes de ser papa y lo que ha venido haciendo después de serlo, infringiendo la norma.
    Me parece que hay un fondo de soberbia en pretender «mejorar» (así lo dice la carta dirigida al cardenal Sarah) lo que ha venido siendo tradición inmemorial en la Iglesia, que desde siempre ha venido restringiendo el gesto del lavatorio sólo a varones.
    ¿Y cómo interpreta el mundo el cambio de la rúbrica? Es muy expresivo lo que dice Bastante en su página. Dice así:

    «Jesús sólo eligió a varones para que fueran sus discípulos», es la eterna explicación que exponen los obispos para prohibir el acceso al sacramento (del orden) de la mitad de la población mundial (mayoría en la Iglesia, por cierto). Más allá de que resulta imposible saber si en la Última Cena sólo se encontraban trece personas (Jesús y los Doce) o si, como parece, también se encontrarían otros seguidores y seguidoras de Jesús, como María, María Magdalena o Salomé, lo cierto es que el decreto hecho público ayer demuestra la intención de Francisco de reabrir un debate por la igualdad plena.

    Así lo interpreta Bastante. Así lo interpreta el mundo: el papa pretende reabrir el debate sobre el acceso de las mujeres al orden. Aunque esta interpretación no fuera la correcta, sólo por dar lugar a ella ya sería desacertadísimo el cambio.
    Me parece magnífico lo que Wanderer escribe respecto a esta modificación. Lo recomiendo a todos los lectores.

  5. Joel: Se equivoca. Yo en primer lugar nunca me he propuesto como modelo de caridad. Ni de caridad ni de nada. Y la guillotina no amenaza a comentarios políticamente incorrectos porque de eso sí que puedo ser ejemplo. No hay más que leerme. En esta entrada puede ver muchos comentarios políticamente incorrectos. Sólo amenaza a los insultos, las groserías, las descalificaciones personales sin argumentar… Todas esas, vengan de quien vengan, van a ser guillotinadas.

  6. No es lo más caritativo poner una guillotina como amenaza de descuelgue ipso facto segando el cuello del prójimo que se desmande por no atenerse a comentarios políticamente correctos. Dice mucho de las sensibilidades pías implacables como la que hemos visto y oído uno de estos días pasados en le televisora Intereconomía. Dicho lo cual y a pesar del riesgo degollador interpuesto, la pregunta es inevitable: «El Papa cambia la rúbrica sobre el lavatorio de los pies el Jueves Santo», titular del post.
    ¿Solamente la rúbrica? ¿No a la vez la hermenéutica del hecho y la Doctrina consiguiente?
    Justifica el papa Francisco su decisión: “mejorar la modalidad de actuación para que exprese plenamente el significado del gesto efectuado por Jesús en el Cenáculo, su entregarse ‘hasta el final’ por la salvación del mundo, su caridad sin límites”.
    ¿Pero expresa mejor la igualdad de la ideología de género implícita en la decisión papal que el hecho mismo realizado por el Señor solo con sus Apóstoles que eran todos varones?
    Interrumpió la cena de SU Pascua, se quitó el manto, se ciñó una toalla sobre la túnica que siempre hemos visto representada en el alba sacerdotal y el cíngulo hasta que todo se convirtió en arbitrario, vertió agua en una jofaina y se puso a lavarles los pies: «Quien está limpio no necesita más que lavarse los pies porque está limpio en lo demás. Y vosotros estáis limpios aunque no todos. Sabía quien lo iba a entregar» Y además con un beso de amigo y apóstol.
    ¿En serio que las nuevas rúbricas expresan mejor lo que ocurrió en el Cenáculo en el Jueves Santo y su sentido trascendental de Salvación?
    Terminado el lavado de pies se puso de nuevo el manto y tras acomodarse en su sitio les dijo:¿Sabéis qué he hecho con vosotros? Me llamáis el Maestro y el Señor y decís bien. Si pues yo el Maestro y el Señor os he lavado los pies también vosotros os debéis lavar los pies unos a otros. Os he dado la muestra modelo para que como yo os hice también vosotros lo hagáis. No es más el sirviente que su señor ni el Apóstol más que quien lo envió. Si reconocéis esto seréis bienaventurados si así lo hacéis».
    De donde resulta que ni Papas ni Concilios son más que Jesucristo y que a él se han de atener, no a sus propios criterios supuestamente inspirados. Y aquí tenemos lavado de pies a los Apóstoles por el Señor, que quedan investidos con los poderes sagrados del Sacramento de la Penitencia, Reconciliación o Perdón donde se nos lava la suciedad que en nuestro caminar se nos va pegando a pesar de la limpieza integral recibida en el Bautismo en agua y Espíritu Santo.
    No es un simple memorial recordatorio el que celebramos en la Misa in Coena Domini . Es la INSTITUCIÓN del SACRAMENTO perpétuo, del NUEVO y ETERNO TESTAMENTO, tomad y comed, tomad y bebed, ESTO ES MI CUERPO, ESTO es MI SANGRE que por vosotros y por muchos se entrega y se derrama para perdón de pecados». ¡La institución del SACERDOCIO por Jesucristo en su Iglesia para santificación! ¡Es la fundamentación y razón de ser y el efcto de la LITURGIA CATÓLICA!
    ¿Remite Francisco a este reconocimiento del Maestro y Señor? Humildad y servicio al que nos debemos. No sometimiento de la Persona de Cristo a la secularidad profana y promiscua.¡Haced esto en mi reconocimieto! (anamnesis)

  7. Adoretur: Claro que la causa está finita. De ahora en adelante cualquier cura podrá lavar los pies a hombres y mujeres sin saltarse rúbrica alguna. Haciendo lo que la Iglesia permite. Otra cosa muy distinta es si la decisión del Papa es un acierto o no. Y esa discusión está abierta. En el mundo y en el Blog. Y luego hay una tercera cuestión que usted apunta de quienes se confiesan por hablar mal del Papa. No coincidir con el Papa en algo que no sea sustancial no es pecado. Ni venial. Ya si esa discrepancia se expresa en términos desaforados, con insultos, pues puede ser objeto de confesión. Pero igual si en vez del Papa es otro el que recibe los sopapos.
    En el Blog y por este tema hay reservas, más, y aplausos, menos. No borré a nadie ni por lo uno ni por lo otro. Los comentarios que han desaparecido eran por el tono. No por el contenido. Y estoy resuelto a que el pasado no vuelva. Y si alguno lo que quiere es tocarme las narices no sólo le borraré sino que pediré que impidan su acceso al Blog. Creo que hemos llegado a un nivel muy presentable, en el que se expresan las discrepancias sin insultos ni groserías y eso va a seguir. Los combates de boxeo, en verso o en prosa, se han terminado.

  8. por cierto, esta reforma de las rubricas del lavatorio de los pies del jueves santo es solo un gesto populista de bergoglio que inevitablemente degradara aun mas la liturgia católica ya de por si muy degradada.

  9. bergoglio como arzobispo de buenos aires y como papa ha demostrado tener una concepción muy cutre y frívola sobre la sagrada liturgia.

  10. Camino de los 100 comentarios lo de «Roma locuta, causa finita» parece que no funciona últimamente y sobre todo cuando vemos como «locuta» Roma. Los comentaristas a los que se les va la boca o la pluma, y por ello sufre la acción purificadora del blogger, no hacen más que representar las conversaciones de muchos católicos que están ya de los nervios. Eso sí, estos católicos lo hacen privadamente y con términos más duros. La prueba de lo que digo es el sacerdote aludido en un comentario que afirma haber constatado un aumento de feligreses que se confiesan de haber maltratado de palabra al santo padre. Yo he oído lo mismo.

  11. Y me permito felicitar al amable blogger. Este candente tema ha provocado que algunos portales neocones
    cierren los comentarios . El horno no está para bollos y el malestar es creciente .

  12. Los pocos sacerdotes católicos que quedan, hagan lío. No celebren ése lavatorio, que es opcional en el
    novus ordo, si los obligan a lavarle los pies a féminas u homosexuales. En la Santa Misa Católica de
    siempre, no tenemos ningún problema, esos cambios no operan.

  13. Supongo que para hacer las rúbricas más cercanas al mundo, más acorde con los tiempos,se llevará a cabo de forma paritaria, seis hombres y seis mujeres. Así aplaudirán más las feministas al P. Jorge, aunque no piensen, ni de lejos, ir a Misa el Jueves Santo. Pero le aplaudirán, que es de lo que se trata.

  14. Si apenas acaban de aprobar el cambio de rúbrica, quiere decir que todos los que violaban ésa rúbrica se
    pasaban las reglas por el arco del triunfo, incluído el entonces cardenal Bergoglio. Qué bonito.

  15. El Papa ha oficializado algo que se practicaba (afortunadamente) desde hace muchos años en muchas parroquias.

    Que bien, no leer insultos.

  16. Lo que ahora se establece como decreto, en Argentina por lo menos hace rato que es practica habitual. No parece que altere en nada lo fundamental. Y creo que ahí está la sutileza en este cambio, pues me parece que solo sirve para preparar futuros cambios, para hacer mas notable la participación de la mujer en la liturgia, y ver hasta donde se puede llegar. Sin esta doble intención, me parece una propuesta intrascendente, pues ya era práctica habitual.

  17. El rito del lavatorio de los pies sin duda quiere recordar el signo que hizo Nuestro Señor Jesucristo sobre el servir. Lavó los pies a sus doce apóstoles, es decir al colegio apostólico por eso el Papa los lava a cardenales o seminaristas. El Señor pudo lavar los pies de su Santa Madre, o de la Magdalena o las mujeres que lo seguían pero no lo hizo. Si en los Evangelios se narra esto lo más fideligno a la realidad se pongan como se pongan es el lavatorio a los hombres lo demás es colar por la puerta trasera y con doblez y para que con el tiempo nos acostumbremos a otra clase de cosas como diaconados o presbiterados, siguiendo la agenda por ejemplo de la Iglesia cismática anglicana.

  18. La Liturgia es la adoración que la Iglesia, unida a Cristo, ofrece a Dios, por eso la Liturgia de la Iglesia se hace según la voluntad de Dios, no a nuestro capricho. Quien tiene la autoridad, dada por el Señor, para establecer los ritos litúrgicos de los sacramentos es la Iglesia. Una vez esto establecido, los fieles, seamos sacerdotes o laicos, no somos libres para modificar los ritos litúrgicos de la Iglesia.
    Aunque no me parezca necesario ni apropiado el cambio de la rubrica, tengo que aceptar y obedecer lo que la autoridad de la Iglesia decida. Y así lo haré. Por lo demás, es algo totalmente secundario.

  19. Bruno.
    Amadísimo en el Señor.
    No tenga reparo, por mi parte, en inmiscuirse en el comentario. Se supone que los debates son abiertos.
    “…tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como una serpiente” (Apocalipsis 13:11).
    La recta razón, como defendía Santo Tomás, no tiene más límites en la búsqueda de la verdad que la propia verdad revelada. El dogma, ante el cual sólo cabe asentir con humildad. No pensaba así Lutero quien, desde el sentimentalismo, consideraba a la razón la “gran prostituta”.
    Faltando usted al dogma Bergogliano “¿quién soy yo para juzgar” (como si fuera posible emitir razonamiento alguno sin previo juicio de las premisas), sin entrar a examinar los hechos denunciados y pasando por alto los argumentos, aferrado al sentimiento personal de que lo que dice Bergoglio encaja con lo que usted piensa, pasa directamente a denigrar al comentarista. No importa que los hechos sean ciertos, la verdad puede no coincidir con mi verdad y eso es incomodo. En cualquier caso no importa, si denigro al que la proclama el asunto está resuelto. Basta pensar: “aunque el demonio te diga la verdad, no le creas”.
    De ese modo, y con oropeles de caridad fraterna, rematados con saludos en Cristo y María, me hace usted un traje a medida:
    “es una expresión partidaria” (mi comentario); “que hace una tendenciosa lectura”; “narra el elenco de algunos errores reales, otros opinables, y otros pura malinterpretación, que en algunos nace del odio, y de otros del hablar a boca de Jarro” “hacerse eco del boca a boca de MI GRUPO, o como dijo el papa DE MI SECTA”.
    Eso sí, al amparo del citado dogma papal (bolotada se dice en mi pueblo): “No juzgo al comentarista que no lo conozco” (¡menos mal!).
    Yo que no soy quien para dar consejos, haré una excepción.
    Cuando tiene lugar un supuesto milagro eucarístico, los expertos, como el gran doctor Ricardo Castañón, recogen varias muestras y, sin información alguna sobre su origen, las remiten a distintos laboratorios.
    Haga usted lo propio. Recoja declaraciones de “su santidad”, visite usted a teólogos y religiosos de reconocida virtud y ortodoxa, y sin desvelar al autor de las mismas, sométalas a su juicio. Igual se lleva una sorpresa y le aconsejan, como poco, que ponga usted tierra por medio.
    De todas formas usted mismo da las claves de su pensamiento: “COMO SE VERÁ MI SIMPATÍA CON EL LIBERALISMO, Y CON ALGUNAS IDEAS DE MARITAIN, hacen que ni vea todo lo antiguo como mejor, ni que rechace todas las consecuencias de las revoluciones liberales”.
    Léase hermano las condenas al liberalismo filosófico de Gregorio XVI en la Encíclica «Mirari vos» y, más específicamente, de Pío IX en la «Quanta cura» y Pío X en la «Pascendi». O la condena de Pablo VI en la «Octogesima adveniens» cuando dice que «en su raíz misma el liberalismo filosófico es una afirmación errónea de la autonomía del individuo en su actividad, sus motivaciones, el ejercicio de su libertad».

  20. Si el Papa dice que ahora es medianoche en Europa, está en su derecho y no queda alterado ningún dogma, pero los demás tienen el suyo, para cuestionar el buen juicio y la credibilidad del Pontífice.

  21. Yo tengo que señalar que en mi parroquia hace años, bastantes años, que en Jueves Santo el sacerdote lava los pies indistintamente a hombre y mujeres, sean jóvenes o adultos, o niños. Siempre me pareció de una normalidad absoluta y creo que esta decisión de Francisco ayuda a adecuar la Iglesia a los signos de los tiempos.

  22. Hasta el Jueves Santo de 1955, éste incluido, en los Monasterios de Monjas contemplativas, la superiora (Abadesa, Priora, Prepósita, Comendadora…) lavaba los pies de las Monjas en un acto que se celebraba por la tarde.

    El primero que alteró la Tradición milenaria fue el Venerable Pío XII al introducir el rito del lavatorio, hasta entonces separado de la Santa Misa, en la celebración eucarística vespertina de la Cena del Señor.

  23. Treinta y siete comentarios sin un insulto. Lo que he moderado tampoco era de gravedad notable. Así se puede leer un Blog. Los comentaristas exponen su opinión sin saltar a la yugular del contrario, con preocupación cierta en unos casos y aplauso en otros, evitando ordinarieces y de modo que todos podamos aprender o por lo menos conocer lo que otros piensan. Con todas las discrepancias que se quieran. Verdaderamente estoy asombrado del cambio a mejor. A muchísimo mejor.

  24. «Con la reforma de Pío XII, el rito del lavatorio de los pies quedó unido a la Misa, y pasó a ser así parte del sacramento mismo según la visión que tiene la teología actual, con cierta base ya en Mediator Dei (1947). Se recuperó el sentido bíblico del lavabo, vale decir, es el celebrante, que representa a Cristo, quien lava los pies a doce hombres que rememoran el Colegio apostólico. Por eso, cuando la ceremonia la lleva a cabo el obispo, los elegidos suelen ser sacerdotes o seminaristas de su diócesis. De ahí que cuando se incluyen mujeres el gesto sea equívoco, porque desvirtúa el sentido dado por la reforma litúrgica de Pío XII al lavado de los pies, que también se conserva tras la reforma litúrgica de Pablo VI.»

  25. Se trata de dinamitar todo , poco a poco . Si estaba en las rúbricas , él rompía las rúbricas desde
    hacia muchos años en Buienos Aires. Ahora ya las alteró oficialmente. Y seguro que muchos
    van a seguir el ejemplo entusiastamente. Pero en la Iglesia de las catacumbas se preservarán las
    rúbricas originales. Cómo siempre se ha hecho, desde hace dos mil años. Hemos de preservar
    la fé de nuestros mayores.

  26. Peor me parece que hace unos días se le ha dado en Roma la Comunión a Luteranos. Lo denuncia Sandro Magister. Se abre el camino para los 500 años desde la Reforma

  27. Aunque no estoy de acuerdo con lo que ha hecho el Papa, también sé que es una cuestión menor. Sin embargo, considero que el Papa Francisco le ha dado demasiada importancia a este gesto hasta el punto de dejar de celebrar la Eucarístía in Coena Domini en su Catedral, que es San Juan de Letrán e ir a alguna cárcel a darle más realce de lo que tiene en la liturgia este gesto. De hecho es factulativa. También me parece que bien que haya cambiado la norma, porque los que consideramos que las normas litúrgicas están para cumplirse, y tener que dar explicaciones de por qué el Papa no las cumplía venía siendo demasiado. Entiendo que también él ha lavado los pies de una musulmana, pero el decreto no permite tal.

  28. No me imagino a Cristo, preocuparse por detalles liturgicos en el momento de la última Cena, más bien creo que si algún discípulo hilara tan fino, le diría: «Vade Retro Satanás»
    Tampoco puedo no asociar el tema en cuestión con la imagen de Cristo ofreciendo agua viva a la samaritana junto al Pozo, con la cara de atónitos de los discípulos al verlo romper el preconcepto y hablar con una mujer.
    Me quedo muy tranquilo de que firme Robert Card. Sarah, que sabemos no es amigo de hacer concesiones contra lo fundamental de la doctrina.

  29. Asturiano creyente: subscribo su frase «La consideración de la mujer en todos los órdenes ha cambiado mucho en los últimos dos mil años». Aunque en lo referente al tema que nos ocupa, el cambio no se haya producido en dos mil años, si no en un sólo momento y por designio divino ¿Sabe a qué me refiero? Hace dos mil años el mundo, incluyendo Tierra Santa, estaba lleno de sacerdotisas de todo tipo de cultos, por lo que a nadie le habría asombrado que en el cristianismo, esa extraña nueva religión surgida del judaísmo, su Fundador hubiera ordenado sacerdotisas. Como no habría sorprendido que hubiera lavado los pies a mujeres. Pero, pudiendo, no lo hizo así. Fue voluntad divina, les guste o no a las actuales feministas y amantes de lo políticamente correcto. No es que antes no pudieran ejercer el sacerdocio las mujeres y ahora sí puedan porque la sociedad ha cambiado; es justo al revés: antes podían -y lo hacían- y Nuestro Señor cambió eso. El sacerdocio es masculino por voluntad divina. Y el «Mandatum», que se dio en el contexto de la institución del sacramento del Orden Sacerdotal, la Iglesia siempre lo ha interpretado, no sólo como signo de humildad y servicio, sino como la forma en que Cristo enseñó a sus Apóstoles -no había «apóstolas», también por decisión divina- cómo debían ejercer su sacerdocio. El Papa, con el gesto de lavar los pies a una mujer, ¿trata de enseñar a ésta, con su ejemplo, cómo ejercer su sacerdocio? Porque eso es lo que estaba enseñando el Señor a sus Apóstoles.

  30. Hay algo que merece la pena considerar: ¿Las deducciones de
    Francisco coinciden con las palabras del Señor o las reinterpretan con
    filtro secularista o son parciales?
    Además si la de Francisco es una iglesia de acogida de religiones
    igualmente respetables habrá que solicitar a los líderes de las más
    notables que envíen representante o representanta para el lavatorio
    que puede servir como sucedáneo de bautismo.
    Mande, por favor, señora con gurka que se notará que lo es por los
    pies femeninos. También algún transexual o LGBTHHHH .
    Hermenéutica tintada en ideología de género políticamente correcta y afín a Obama-Clinton..

  31. La consideración de la mujer en todos los órdenes ha cambiado mucho en los últimos dos mil años.
    Los que tenía más cerca el Señor en aquel momento para dar ejemplo de servicio eran sus discípulos, y hoy día son más las mujeres que sirven en la Iglesia en innumerables tareas, por lo que también el ejemplo debe alcanzarles a ellas.
    Yo no veo en ello nada extraño ni que pueda sentar ningún precedente en orden a otros cambios, y el ejemplo que aquel gesto supuso en aquel momento siendo el Señor quien era, no tiene nada que ver con quienes lo puedan ejercer hoy ya que ocurre entre iguales, ya que nadie es superior a nadie entre los que participan.

  32. Claro que esto tiene consecuencias: se trata de una cesión más de la Iglesia a la corrección política; ¿cuál será la próxima?
    .
    Por lo demás, para los que insisten en que se trata de una mera tradición modificable, les recuerdo que, como escribió en su momento D. Adolfo Ivorra, «este rito se inserta en la liturgia y participa de la teología del memorial». Con esta medida, Francisco lo ha desvinculado del memorial litúrgico:

    http://info-caotica.blogspot.com.es/2014/04/nunca-podemos-hacer-del-lavatorio-un.html

  33. Caballeros, el Papa no se erige en «Papa que mejor interpreta la Biblia», simplemente mejora una tradición, sin más consecuencias. No tiene sentido que solo se pueda lavar a hombres, y no veo que afecte mucho a como las futuras generaciones verán el sacerdocio católico, un alter chistus, hombre célibe. Según esta regla de tres no se podría lavar los pies a hombres casados… Aunque es verdad que una cosa es dogma y otra disciplina eclesial.

  34. Creo que se da carta legal a una práctica habitual. No temo que tenga mayores consecuencias y tampoco pienso que se desautorice a nadie. El papa emérito Su Santidad Benedicto XVI, cambió la costumbre de la procesión de las ofrendas el día de Epifanía, donde participaban solo niños, e incluyó niñas (algo que los ignorantes han usado para justificar el desmadre de las cabalgatas de Reyes pasadas, atribuyéndoselo además a Francisco, un total disparate vamos). En definitiva, no siendo sino una costumbre eclesial sin significado sacramental, el cambio no tiene mayor trascendencia, en mi opinión.

  35. “El Papa escribe al purpurado que DESDE HACE TIEMPO REFLEXIONA sobre «el rito del lavatorio de los pies contenido en la Liturgia de la Misa in Coena Domini con el intento de MEJORAR LA MODALIDAD DE ACTUACIÓN PARA QUE EXPRESE PLENAMENTE EL SIGNIFICADO DEL GESTO EFECTUADO POR JESÚS EN EL CENÁCULO, su entregarse ‘hasta el final’ por la salvación del mundo, su caridad sin límites».
    Permítanme hermanos unas reflexiones en voz alta.
    ¿Puede el Papa cambiar las rúbricas?
    Como bien escribe “CATHOLICVS”: “Claro que el Papa puede hacerlo. De hecho, lo ha hecho”.
    Otra cosa es lo que decía San Pablo en Corintios 10:23: “«Todo es lícito», más no todo es conveniente. «Todo es lícito», mas no todo edifica”.
    Yo me pregunto: a) ¿Por qué lo ha hecho? b) ¿Qué pretende conseguir?
    El párrafo explicativo de la adopción de la medida lejos de tranquilizarme me preocupa en grado sumo.
    Puesto que de la ceremonia del lavatorio de pies ya nos habla la peregrina Egeria en el siglo V, es lógico suponer que se remonta a los propios apóstoles, que la transmitieron tal y como tuvo lugar en la Cena del Señor.
    Teniendo en cuanta que la Madre de Nuestro Señor (queridísima en grado sumo por Él) estaba en Jerusalén, junto con las santas mujeres (así lo demuestra el hecho de que a la mañana siguiente estuvieron junto a la cruz), y que en la celebración de la pascua judía la mujer tenía, y tiene, un papel importantísimo (el actual ritual se remonta a la época del segundo templo), de las palabras del Señor “Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer” (Lucas 22:15) y del hecho de no estar presente mujer alguna (ni tan siquiera su Madre), se deduce que fue voluntad expresa del Señor que en aquella cena, en la que se INSTITUYE EL SACERDOCIO (no perdamos de vista esto, que me malicio que por aquí se quiere abrir brecha), estuvieran solamente los apóstoles (sin apóstolas).
    Pero he aquí que ha sido necesario esperar 2.000 años hasta que un Papa (Bergoglio), reflexione (¿los 265 anteriores no reflexionaban, no lo hacían suficientemente, o el Espíritu Santo es de gasoil y tardó 2.000 años en arrancar?) y mejore “la modalidad de actuación” (proviene del propio Cristo), “PARA QUE EXPRESE PLENAMENTE EL SIGNIFICADO DEL GESTO EFECTUADO POR JESÚS EN EL CENÁCULO”.
    ¡Con un par Bergoglio! ¡Eso es tener las ideas claras!
    Yo no se como al Señor, que se supone que es omnisciente, se le pudo pasar por alto el detalle de que haciéndolo como lo hacía no expresaba plenamente el significado.
    ¿Ya llegas al punto de enmendar la plana al mismísimo Cristo?
    (…)
    (…)
    Nota de F. de la C.: Le he borrado dos frases. En el Blog, ni una duda sobre si el Papa es católico. El que no lo crea o lo dude, puerta. Críticas sobre el acierto o el desacierto, las que quiera. Ya ve que hasta que no entró en el sedevacantismo no tuvo usted el menor problema.

  36. Claro que el Papa puede hacerlo. De hecho, lo ha hecho. Pero disiento en que no se haya tocado nada sustancial de la Iglesia -y mucho menos que esto no sea la primera parte de un cambio mucho mayor, que sí pondría arriba la Iglesia-. Para empezar, el Papa Francisco, con esta novedad, lo que hace es enmendar la plana a todos los Papas anteriores -nada menos que 265 Papas- y erigirse en el único y mejor intérprete de la Tradición de la Iglesia, que ha estado equivocada en la interpretación de lo que era el «Mandatum», hasta que ha llegado él para explicarnos lo que quería expresar exactamente Nuestro Señor con este gesto. Así, da igual que Él lavara los pies sólo a sus Apóstoles -pese a poder haberlo hecho con su Santísima Madre y con sus discípulas, que eran muchísimas-, y que la Iglesia lo haya interpretado siempre como el ejemplo que el Señor dio a sus Apóstoles, y por ende a sus sucesores, no sólo de servicio, humildad o caridad, sino de cómo debía ser su sacerdocio: ser servidores de los servidores -en el mismo sentido es el título papal de «Siervo de los siervos de Dios»-. A ver cuánto tardan los deseosos de innovaciones y heterodoxos en exigir el sacerdocio femenino…

  37. Si se acepta a todo el pueblo de Dios, eso no incluiría a musulmanes, ¿no?
    Me gustaba más la otra fórmula, pero esto no me parece mal.
    También creo que ha recapacitado el Papa y ha observado que este gesto era para con sus apóstoles. Cuanto más nos acerquemos al gesto primigenio, menos desvirtuaremos el significado con que lo hizo Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.