PUBLICIDAD

El organista con pendiente y tatuaje

|

No me parecieron mal las intervenciones del organista en el Blog. Estaba dolido pero manifestaba un buen espíritu sacerdotal.

Su contradictor público parece también adicto al camuflaje aunque sin pendientes ni tatuaje. A su edad sería ya de traca.

Al nuevo le recomendaría que se quitara el pendiente que ya ve que no le aporta nada y le quita bastante. Así no se va de guay por la vida sino de hortera. Vale como pecadillo de juventud. No lo prolongue usted.

Sea como parece querer, un buen sacerdote. Eso es lo principal. Si además es un buen organista, mejor. Con que sea lo primero, a mí me basta. Siéndolo, no va a tener en mí un enemigo.

Por mi parte doy por terminado el tema «pendiente». Y hágame caso. Quíteselo.

 

21 comentarios en “El organista con pendiente y tatuaje
  1. La reacción y comentarios de este cura- organista es mucho peor q el hecho de q luzca pendiente y tatuajes. Comentar y dar opiniones no está mal. Él puede tbién tener y dar la suya. El odio q denota su comentario no parece q dé el buen ejemplo q se espera de un sacerdote. En cualquier caso me parece q lo peor del caso ha sido la elección. Eligiéndolo para el puesto se ha dado lugar a todo lo demás.

  2. Bueno, yo comprendo las respuestas airadas de don Francisco Javier. Ha estado sometido, desde días después de su toma de posesión del cargo de canónigo organista de la Catedral de León, a una campaña, en la que se ha aprovechado para vertir contra él todo tipo de acusaciones. La última hoy mismo en «Voz Pópuli», en la que los «Samuelistas» no han dudado en aliarse con un articulista que se declara masón (y otras cosas más), para dar una «adoración» similar a la que se daba al emperador romano, al que se va (porque cumplió 75 años), y denigrar al que viene (porque se presentó a un proceso de selección, para ocupar un cargo de canónigo organista, para el que cumplía los requisitos de ser un sacerdote, y tener la titulación superior de Órgano, en el Conservatorio Superior de Valencia). Denigrar al que viene antes de que pueda haber realizado su trabajo, pues pidió permiso para volver a los pueblos de Granada donde lleva tres parroquias, hasta que el obispo de Guadix nombre sustituto.

    Creo que más que problemas de vestimentas civiles/eclesiásticas, el problema es el Escándalo que supone que un sacerdote denigre a otro sacerdote. Y eso lo ha sufrido don Francisco Javier, y lo ha sufrido por superar el proceso de selección de canónigo organista, que se decidió en el Obispado de León.

  3. Acólito burgalés, yo sólo le dije al cura que tenía un problema muy serio si le parecía normal que un sacerdote lleve zarcillo, mientras él se puso como un basilisco conmigo. Incluso me llamó «mugre». Nada que me sorprenda, por cierto, en un cura que se pone zarcillo.

    1. Hermenegildo, cuando he dicho que el otro día fuimos un poco duros con el organista, tampoco lo he dicho por usted en concreto. Al contrario, yo considero que usted en general es bastante educado en los comentarios que hace a los artículos del blog. Y además es de los que mejor argumentan sus opiniones. Que conste que suelo coincidir con usted en muchos de sus comentarios.

      Y en este caso concreto, reconozco que la respuesta que le dio este sacerdote a usted el otro día es desproporcionada y ofensiva y más viniendo de un hombre de Dios que debe dar ejemplo.
      Pero yo quiero intentar comprender a dicho sacerdote en la presión que está sufriendo, porque desde que fue nombrado para la canonjía se ha visto como campo de batalla involuntario entre el organista emérito y el cabildo, y creo sinceramente que en ese sentido es injusta la presión a la que se le está sometiendo. También está dolido porque el organista emérito, presuntamente sin conocerle, le descalifique como que no vale para el cargo (y no creo que sea por el pendiente sino porque no se eligió a quien él quería). Yo intento comprender, que no justificar, las airadas respuestas del sacerdote en el blog dentro de la alta presión a la que le están sometiendo. En el fondo esa presión la descargó aquí en el blog al contestarnos, y si que es cierto que en algunos casos él mismo también se pasó con alguna de sus respuestas.

      E, insisto, si este sacerdote resulta ser bueno, respetuoso con las tradiciones, respetuoso con los fieles, y fiel a las normas litúrgicas y demás, me parecerá mejor que muchos otros con los que convivimos, aún a pesar del pendiente. Que ojalá se lo quitara.

  4. Si que hay que admitir que el otro día a este sacerdote lo «avasallamos» un poco con los comentarios. Ojo, que yo sigo manteniendo lo que dije, que llevar pendiente es impropio de una persona que se supone ha renunciado a las vanidades mundanas. Pero tal vez un poco sí que nos pasamos con él.

    Pero Paco Pepe tiene razón cuando dice que lo importante es que este hombre sea un buen sacerdote. Y es posible que lo sea. A pesar del pendiente. Yo por ejemplo valoraría que este sacerdote celebre dignamente el culto, que no sea un despota con los fieles, que sea respetuoso con las normas litúrgicas y que en las celebraciones no introduzca caprichosas innovaciones a las que por desgracia nos tienen acostumbrados muchos curas…, que respete las cosas sagradas, que no deje desatendidos a los fieles, que predique buena doctrina sin saltarse la ley de Dios y lo establecido por la Iglesia… etc.
    Y en cuanto a su cometido como organista, espero que valore más que su antecesor que el órgano de la catedral es un instrumento al servicio del culto, y no al servicio de la cultura y el folclore. Tal vez en este sentido mejore a su antecesor, aunque éste no lleve pendiente.

    Todo eso es lo que hay que valorar. Que, ojo, insisto en que a mí tampoco me gustaría tener un cura con pendiente. Pero igual resulta ser mejor que otros que no lo llevan, y por eso hay que esperar a ver como lo hace.

    1. Ya se que algunos dirán que la mujer del Cesar no solo debe serlo sino parecerlo. Pero entre los que solo lo son y no lo parecen, y los que solo lo parecen pero no lo son, prefiero a los que solo lo son aunque no lo parezcan, dentro de lo malo. Creo que se me entiende el argumento.

  5. Además de «sostenella y no enmendalla», el cura del zarcillo dio en este blog toda una lección de humildad y de caridad sacerdotal (dicho sea con toda la ironía del mundo).

    Paco Pepe, hay veces que no lo entiendo a usted y ésta es una de ellas.

    ¿Encima lleva el cura un tatuaje? No sé qué nos queda ya por ver en la Iglesia postconciliar.

    1. Acólito burgalés, yo sólo le dije al cura que tenía un problema muy serio si le parecía normal que un sacerdote lleve zarcillo, mientras él se puso como un basilisco conmigo. Incluso me llamó «mugre». Nada que me sorprenda, por cierto, en un cura que se pone zarcillo.

  6. Yo personalmente no le conozco para saber si es un buen o mal sacerdote, pero ha tenido y está teniendo un comportamiento escandalizante (ya no solo por los dichosos pendiente y tatuaje, sino también por sus reacciones tan airadas en este blog), precisamente lo que criticaba San Pablo. Aunque claro, como las vocaciones son tan pocas actualmente, igual no habría que ponerse tan tiquismiquis… Lo que pasa es que una grieta pequeña o mediana, si no se arregla, con el tiempo se acaba haciendo más grande y acaba poniendo en serio peligro la estabilidad de la casa (que ya de por sí actualmente no tiene mucha). Pero oye, igual estoy equivocado en mi planteamiento y en tiempo de escasez hay que aceptar lo inaceptable; que la grieta quede ahí y que pase lo que tenga que pasar con la vivienda. Solo Dios lo sabe.

  7. Esto de los pendientes en hombres, los tatuajes, los pírsines y los cabellos teñidos de colores absurdos está calcado de la Roma decadente.Es una especie de regreso a la tribu: faltan los taparrabos.

      1. El problema es que no podemos pretender que don Samuel Rubio vista como venía vistiendo desde que era joven, y ahora se pretenda que un joven no vista como un joven viste ahora. En todo caso, esto sería función del ordinario del lugar (o del obispo, si no queremos que la gente se crea que hablamos de otra persona), la de tratar de que sea fácilmente reconocible un sacerdote por sus ropas. Las personas que vinieron a este blog, con la imagen del nuevo canónigo organista, vinieron con una imagen que podía impactar en este blog. Igual que en otros medios de comunicación han ido con otros «cuentos». Y omitieron las imágenes de su antecesor… que también podrían impactar por lo mismo.

        Recuerdo que el único cura de los que conocí, que llevaba de forma permanente el traje clerical, propició una «fiesta de Halloween» en los locales parroquiales, y hasta se fotografió con los jóvenes vestidos de esa guisa. Los que le antecedieron y los que le han sucedido en su puesto, raramente se vistieron en la calle con traje clerical, y mucho menos con sotana. Y fueron bastante mejores sacerdotes.

  8. ¿Tampoco le pareció mal esta intervención de ese sacerdote, aunque sea organista, en respuesta a Hermenegildo?:

    «Y usted es la representación más clara de lo rancio y mezquino que sobra en la Iglesia. Va con la pretensión de saberlo todo y a la legua se ve que es un ignorante y soberbio de cuidado. En la Iglesia sobra mugre de esta clase y de todos los que son como usted, que sólo crean discordia y división. A ver si tiene la misma cobardía de decirme las cosas a la cara, usted y tanto «valiente» que hay en este foro. Este blog es el cáncer de la Iglesia, y lo que no sé es cómo una página llamada «infivaticana» tiene la poca vergüenza de acoger la opiniones de gente tan mediocre que es tan docta que tienen que ofrece su correctísima doctrina y moral por aquí. Qué triste y doloroso que aún queden «cristianos» que sigan dañando al prójimo. Afortunadamente yo si creo en el infierno, cosa que ustedes dejan de manifiesto no creer por la actitud que tienen. Aunque parte de la culpa es mía, por entrar en esta asquerosidad de blog, que es la representación gráfica del marujeo y el chismorreo, tan condenados siempre por la Iglesia. Sigan dándoselas de santos y juzgando, que se están cavando su propia fosa. Dios les ayude a recapacitar en sus actitudes interiores, y vistan como les dé la gana».
    Nota de F. de la C.; Naturalmente no estoy de acuerdo con ese comentario. Estaba herido y se rebotó. Esperemos a ver como lo hace de cura en León. Lo de organista me interesa menos. Prefiero un buen cura mal organista que un buen organista mal cura.

    1. No lo había leído. Ni ese ni otros eventuales comentarios suyos. Alucino. Un chulo, simple y llanamente [y el obispo que lo ordenó y el que lo ha promocionado… pelele(s) inepto(s)].

    2. Si la.critica objetiva es CHISMORREO, pues nada a chismorrear.
      Y si no.quiere comentar en este blog, ya tarda en irse, porque además insulta a todos sus participantes.

      Portales como éste hacen falta más que nunca se llamen como se llamen: para que se vea que.no todo en la.Iglesia de CRISTO es podredumbre.
      Aquí se denuncia la realidad trágica de la I. Católica , aunque los que lo hacemos seamos pecadores , pecadores conscientes de sus miserias humanas y de todo el ser humano.; que nos sabemos necesitados de la SALVACION .del DIOS TRINO , en el.que creemos , adoramos y defendemos y peeseveraremos en ello con su Gracia y su Amor hasta el final.

      1. Si la.critica objetiva es CHISMORREO, pues nada a chismorrear.
        Y si no.quiere comentar en este blog, ya tarda en irse, porque además insulta a todos sus participantes.

        Portales como éste hacen falta más que nunca se llamen como se llamen: para que se vea que.no todo en la.Iglesia de CRISTO es podredumbre.
        Aquí se denuncia la realidad trágica de la I. Católica , aunque los que lo hacemos seamos pecadores , pecadores conscientes de sus miserias humanas y de todo el ser humano.; que nos sabemos necesitados de la SALVACION .del DIOS TRINO , en el.que creemos , adoramos y defendemos y peeseveraremos en ello con su Gracia y su Amor hasta el final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *