El obispo que hizo lo que debieron hacer todos

Comentarios
11 comentarios en “El obispo que hizo lo que debieron hacer todos
  1. Imposible saber, de las infecciones, cuántas sucedieron en las celebraciones y/o en el ámbito del templo, cuantos fallecieron a causa de ellas, cuantas otras variables intervinieron (edad, prevalentes etc). Y a partir de la casuística saber cuan acertada o no fue la postura.

    Por lo pronto se puede reflexionar sobre la humilde virtud de la obediencia, y que nadie «merece» la S Misa y menos comulgar. Grandes santos se vieron privados de comulgar por orden se sus directores espirituales.

    Visto el espíritu de reunión social frivolona de tanta Eucaristía dominical, intuyo que esta privación ha hecho mas bien que mal, los que «no volvieron» son los que nunca supieron a ciencia cierta que estaban haciendo alli.

  2. La cosa es muy simple, pero como decía la canción «no te quieres enterar».

    Estamos en persecución, eso sí, sin sangre, la sangre queda para los salvajes, nosotros somos muy civilizados. Siempre he dicho que es muy fácil elegir entre que te maten o la fidelidad. Lo difícil es no ceder en alguna de la cantidad de cositas de todos los días. Y como dice le obispo, una vez que cedes en algo, por insignificante que sea, acabas cediendo en todo y has dejado de pertenecer a la Iglesia. Sin darte cuenta.

    Y los obispos y los curas y los fieles hemos cedido en tantas cositas…

  3. Partiendo de una lista de siete que usted mismo publicó, hice averiguaciones y encontré que cinco obispos, los de Alcalá de Henares, Córdoba, Valladolid, Asidonia-Jerez y Granada, ordenaron mantener los templos abiertos y las misas con los fieles que fuese buenamente posible. Honor a los cinco y mayor para los que más rotundamente se pronunciaron por mantener el culto divino y la celebración de los sacramentos, los de Alcalá de Henares y Granada.

  4. Si la sal se vuelve sosa,quién la salará.??Eso pasa con la mayoria del clero y los laicos.
    Muchos son los llamados ,pocos los escogidos. Palabra de Dios.
    Gracias,Sr.Obispo.!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *