PUBLICIDAD

El obispo de Mondoñedo-Ferrol

|

Hace dos o tres días un amigo me llamó para decirme que pensaba que el obispo de Mondoñedo-Ferrol no se merecía que le atacara pues era una buena persona. Le dije que no tenía conciencia de haberme metido con él recientemente y no le di más importancia al tema. Luego estuve con otras con otras cuestiones y hoy me acordé de su llamada y como seguía sin acordarme de haberle mandado un recado a ese obispo, y yo de mis recados me entero y el obispo también, busqué si había dicho algo sobre Las Heras que motivara la amistosa intervención de mi amigo movido sin duda por dos afectos: al obispo y  mí.

Y algo encontré en el día 19  de este mes, que si bien no llega ni a pellizco de monja podía entenderse como crítica al obispo de Mondpñedo-Ferrol, Que no lo recordara comprendí que se debía a que quise decir otra cosa  distinta a la que mi amigo interpretó. Escribí que «le han encomendado algo imposible para sus capacidades», la diócesis de Mondoñedo-Ferrol. Que en una primera lectura se puede interpretar como que no reconozco en él  capacidades episcopales.

Yo suelo ser más contundente cuando descalifico a un obispo. Además, en varias ocasiones he manifestado que la diócesis que abarca todo el norte de Galicia ne parece dificilísima de regir por  su extensión, el número de parroquias, la escasez de sacerdotes, la elevada edad de los mismos, la prolongada sequía vocacional, la tradición progresista-galleguista-izquierdista de parte de su clero, cierto que cada vez menos y más viejo, que lo hicieron, y rescoldos quedan, el más complicado de Galicia. Para sacar todo eso adelante se necesitaría ser Supermán. Y Las Heras no lo es. Algo así como si hubiera dicho que para Luis Enrique jugar un partido Madrid-Barcelona sería ya algo imposible para sus capacidades.

Esto evidentemente no va dirigido al obispo de Mondoñedo-Ferrol, al que no le debo nada. Ni él a mí. Es solo una explicación a un amigo que interpretó lo que no había sido mi voluntad desde su afecto al obispo y a mí.

 

Comentarios
14 comentarios en “El obispo de Mondoñedo-Ferrol
  1. No se atreven a aplicar el Código de Derecho Canónico y a llevar la diócesis como una empresa: a ver, chaval, resultados, y no me vengas con pamplinas. Cuentas claras, horas de confesionario, la eucaristía con seriedad, ejercicios espirituales periódicos para el cura por un lado y los feligreses por otro y que parezca lo que eres, un cura. Te quiero fijo en la parroquia, salvo extremaunciones urgentes. Habla con los profesores de religión de la zona y coordina catequesis y formación. Habla de Dios a todos y a todas horas, bendice los campos y los ganados, y que suenen las campanas de la parroquia, que sepan que estás y existes. Cartelería por toda la zona, avisos por las teles y radios locales de que hay adoración al Santísimo y rezo del rosario. Y si quieres ser la releche, te pones la sotana. Verás qué cambio.

  2. ¿Quién será ese amigo Paco Pepe? Los llamados «dulcinistas» están que se salen en esa diócesis y el obispo sin darse cuenta. Una pena. Unidades pastorales, unidades pastorales… ¿Quién se cree eso hoy en día? ¿Y ante el documento de la Congregación para el Clero que no aporta nada nuevo…?¿ Quién las va animar? ¡Por favor…! No le informa bien ese amigo suyo… Estoy seguro que otros ‘amigos suyos’ le informarán mejor… Mons. de las Heras es claretiano, religioso, y le digo que entre el clero mayor e incluso alguno joven, no tiene confianza. No se sabe si sube o si baja… Mondoñedo-Ferrol no tuvo suerte con los últimos obispos; Mons. Sánchez Monge fue el mejor y ya se ve cómo salió de esa diócesis: ¡pitando…!
    No vengan con idioteces.

  3. Lleva en el cargo cuatro años.Hay que darle tiempo.Es joven y puede estar unos cuantos años más en Mondoñedo y, luego, Dios proveerá.

  4. Es totalmente cierto lo que cuenta el bloguero. Esa diócesis tuvo que soportar a un obispo muy peculiar, Mons. Araújo, que fue el único exponente en el episcopado gallego del nacionalismo que tuvieron que sufrir los católicos vascos y catalanes. Además de provocar el hundimiento de la diócesis aspiró a llevar el arzobispado de Santiago de Compostela y como afortunadamente no lo consiguió renunció. Se rodeó de una camarilla que convirtió la diócesis en el erial que es ahora y sus sucesores no consiguieron levantarla. Mons. Gea lo intentó como buenamente pudo pero no tuvo éxito y Mons. Sánchez Monge ni eso. Mons. de las Heras es una buena persona pero el cargo le queda grande y me parece que daría igual que fuera a otra diócesis. No sé quién pensó en él para el episcopado pero es evidente que se equivocó. Hay muchos casos en España de obispos incapaces.

  5. Dile a tu amigo, que “Dios no elige a los capacitados, sino que capacita a los que elige”… si se dejan capacitar claro 😉

    Todos, desde el Papa hasta el sacerdote de pueblo son siervos inútiles. Así que, menos confiar en nuestras fuerzas humanas… que somos de barro.

  6. Pufff
    Vaya panorama que tiene por delante Monseñor. No le arriendo la ganancia
    ¡Y pensar que algunos ansían alcanzar el episcopado! Que el Señor se apiade de ellos y no les conceda lo que tanto desean

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *