El obispo de la diócesis entre los presentes en la inauguración de la nueva entrada de la Logia masónica de Terni

Comentarios
12 comentarios en “El obispo de la diócesis entre los presentes en la inauguración de la nueva entrada de la Logia masónica de Terni
  1. El obispo ha participado incluso a la hora de cortar la cinta de la bandera de Italia. No le pasará nada y dentro de nada cardenal. Seguramente si el obispo rezase un rosario de la aurora por la calle y vistiera de sotana le llamarían la atención.

  2. Seguro que intentó convertirles.. ah no..que estaba dando la enhorabuena por las reformas en la sede de Lucifer.
    Yo ya me he cansado de pensar que simplemente es un error y tienen buena fe, es un Obispo..nuestro señor no creo que tenga demasiada misericordia con el.

  3. Es descarado, ya no se esconden. Los masones, tiempo ha, han decidido dar la cara, con apariencias de fraternidad, solidaridad. No quieren hacernos creer que son sociedades secretas que actúan con muuuuuucho poder en la sombra… Y los clérigos masones o filomasones, allí, hacen acto de presencia. El obispo SODDU, nombrado el año pasado por Francisco… Acudiría a la inauguración de un… «puticlub» o algo contra dogma y moral, contra la IGLESIA y sus enseñanzas? habría que oír y leer homilías escritos… «por sus frutos los conoceréis», es que ni unos ni otros se esconden… Con el porteño ya salen y ojo! pronto con mandil…

  4. Don Francisco, se pasan por el arco del triumfo la doctina, el derecho canonico etc.

    Me da RABIA todo esto. Que impotencia y ver que no hay nadie que cuide y ponga ORDEN en la casa.

  5. En numerosas ocasiones he aludido a la desgracia de este Ponrificado, de este Pontifice. Disparates en teología sacramentaria, es decir, en dogma –de aurora boreal su dislate sobre la Eucaristía apelando al texto paulino de una sola fe, como si la fe protestante que niega la presencia fuera la misma que la del católico. Disparates en moral –las famosas dubbia no sólo no contestadas sino ridiculizadas ante los estudiantes jesuitas de Bogotá diciendo que los cardenales objetantes no habían leído el texto. Un Pontificado nefando e impresentable. Pero hay más. Sus manifestaciones externas humillan a la Iglesia, por ejemplo cuando la equipara a una confesión más en reuniones de jefes religiosos. O cuando cae en la abyección de p`resentar sus respetos a un símbolo fálico y a la Pacha Mama.

    Con ese referente, que el obispo se codee con los masones parece casi obligado. Cuán lejos queda esa conducta francisquita del Evangelio y de la historia de la Iglesia que ha sufrido la persecu´ción tenaz –doctrinal y martirial– de la Logia. Siendo niño leía la historia de la masonería en España en artículos a ella dedicada en la revista Razón y Fe. Más tarde, conocía a Juan Tusquets, catedrático de Pedagogía en la Univetsidad de Barcelona y autor de un librito maravilloso en las vísperas de la guerra civil sobre las logias masónicas de Barcelona. Luego fue detallando cómo de sus tenidas dimanaban las órdenes de acabar –nominatim– con miembros de la Iglesia. Lo o´í de sus labios mientras comentábamos sobre su más reciente afición a Balmes y a la filosofía escocesa del sentido común.
    Ese amancebamiento con quienes han matado a tus hermanos que han podido es una vergüenza. A veces lo que empieza como una ocurrencia, y Bergoglio tiene demasiadas, acaba así.

  6. Tomen nota del nombre del prelado. En cualquier momento, le cae encima un capelo cardenalicio. No sé de qué nos extrañamos. Aquí tenemos a un señor (no diré el nombre) que ha agotado en los supermercados las existencias de Ariel, Skip, Colón, Luzil y otros muchos detergentes para contarnos una versión rigurosamente falsa de la masonería y, atención, es cura, muy notable, profesor universitario y nadie le ha puesto fuera de la Iglesia «ipso facto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *