PUBLICIDAD

El obispado calla ante lo de las drags queens canarias

|

Un sacerdote canario que me merece mucha confianza y al que creo muy bien informado de la situación eclesial de la diócesis me llama para puntualizarme un artículo de Carlos Esteban sobre la desdichada acogida de un colectivo de drags queens en un templo canario.

Me dice que comparte indignado, como muchos canarios, la  protesta por lo ocurrido y que agradece la publicidad de unos hechos lamentables protagonizados por un extravagante sacerdote que periódicamente aparece en los medios con actuaciones o declaraciones provocativas y escandalizadoras pero que cree que lo del silencio del obispado no es afortunado y que la misma literalidad del artículo lo contradice al afirmar que el cura Báez ha sido reprendido en numerosas ocasiones por sus superiores. Y que es evidente que no tiene más superior que el obispo. Del que le consta que está de Báez hasta la misma coronilla.

Y me añade que lo del silencio ante esto último no  quiere decir pasividad porque está seguro de que, conociendo al obispo como dice conocerle, o ha actuado ya con Báez o está ultimando su actuación y que piensa que hasta es posible que esto último sea la gota que ha colmado el vaso del caso Báez.

https://infovaticana.com/2018/07/13/el-obispado-calla-ante-la-utilizacion-de-una-iglesia-como-camerino-de-drag-queens/

 

Comentarios
5 comentarios en “El obispado calla ante lo de las drags queens canarias
  1. Muy aficionado a los medios de comunicación desde hace décadas, al cura Báez -yo lo conozco desde finales de los 80- aún protagonizaba no hace tanto, apenas un par de lustros, debates televisivos locales canarios en que defendía la moral tradicional de la Iglesia frente a la agresión dialéctica de progres, sociatas y comunistas. Entonces Fernando Báez llegaba a ser muy expresivo en su defensa de la moral católica contra la homosexualidad precisamente, con comentarios del tipo «coño [«el bendito coño canario» que dijera el recordado obispo Pildain, «con que a menudo el canario evita la blasfemia sí más propia de otros lugares de la España peninsular»], que no puede ser, que la homosexualidad es contranatura, que un ano no es una vagina y que esa penetración es animalesca, etcétera». Y claro, la progresía contertulia, bien burguesa, sin duda, saltaba a su yugular.

    El cura Báez me parece «friki» y autoritario, déspota incluso. Sin embargo tiene carisma: a cientos de jóvenes durante décadas consiguió engancharnos con acampadas en una playa semivirgen del litoral grancanario, en la que muchos «hippies» acampan y practican nudismo, y en la que con el cura Báez se practicaba yoga, senderismo, se hacían excursiones, se hacían amistades… Interesantes esas acampadas, me parece. Y ciertamente yo siempre he creído que detrás de sus payasadas y de sus innegables talentos o cualidades de comunicador y de orador, se escondía un hombre de talante respetuoso con la ortodoxia católica. Como en aquellos no tan antiguos debates televisivos a que me refiero en que defendía la inmoralidad de la práctica de la homosexualidad.

    De todas formas, no sé si el padre Báez ha cambiado, ha perdido la fe, es totalmente apóstata ahora, o en el fondo sigue siendo el Fernando Báez ortodoxamente católico de siempre pero hoy día un poco más cachondo que de costumbre. En todo caso, debemos reconocer que sus gracias y salidas de madre a no pocos católicos de a pie molestan o desconciertan.

  2. este cura como mínimo sera nombrado consultor en en vaticano y organiza desfiles de drags queens en la plaza de san pedro, y todo ello con la aprobación de bergoglio, aquel quien dijo con un cinismo sin igual, quién soy yo para juzgar?

  3. Báez fue ordenado por el Obispo Infantes Florido, quien lo mandó como Párroco a una feligresía muy fervorosa del centro de la isla de Gran Canaria: Tejeda. En un año acumuló un sinfín de despropósitos que causaron una división profunda en la Parroquia. Para quitarlo de en medio Infantes lo mandó a Roma a estudiar. Sacó con buena nota la licenciatura en Historia de la Iglesia. Volvió con Echarren y con unos pelos y pintas que daba grima. Lo pusieron en la Parroquia de Zárate, pero, como volviese a las andadas lo mandaron al cementerio donde estuvo casi todo el Pontificado de Monseñor Echarren. Allí poco pudo hacer. Ya al final de Monseñor Echarren, habiéndose muerto el Párroco, lo mandaron a una pequeña Parroquia, donde se dedicó a hacer las mil barbaridades. Se puso en contacto con los grupos insularistas, donde encontró buena acogida. El actual obispo intentó llamarle al orden pero le Dijo: Paco, si te pones así te va a dar un infarto. Le hizo una gracieta y el obispo se quedó pensando qué se podía hacer. Pero, es un caso muy difícil salvo, que seprocediese con el Código Canónico ex officio. Mientras esté encargado de alguna Parroquia va a armar saraos. El tiempo más pacífico fueron los años en el cementerio. Pero, doctores tiene la Iglesia.

  4. El cura este, a la puta calle, y con el consejo de que se meta a «drag queen» si tanto le gusta, a cabaretera, a chica de alterne o a tráfico de influencias, pero que nos deje en paz ya.Sacerdotes como este están hundiéndonos el «chiringuito».Que se vaya directamente al estercolero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *