El monasterio de Poblet se acoge a un ERE

|

Imagen del Monasterio de Poblet, en Tarragona / CG

Que no va a ser el único que veremos en instituciones eclesiales que se van a ver incapaces de mantener los empleados que hasta ahora ocupaban.

La caída en picado de las vocaciones ha obligado a tener que encargar a asalariados tareas que antes asumía la propia comunidad sin coste económico.  Profesores de colegios, encargados de la limpieza, la cocina, personal de atención a los ancianos… La desaparición de los hermanos legos o coadjutores ha sido también determinante. La amenaza sobre la enseñanza concertada es otra espada de Damocles sobre la Iglesia. Más la pérdida de fieles y de testamentarías con su consiguiente repercusión en la disminución de ingresos. No tardaremos en ver ERES en los obispados. Además de una notable reducción en la benemérita actividad de Caritas y cuando más se necesita.

<

Pues ese es, lamentablemente, el futuro inmediato de la Iglesia española.

https://cronicaglobal.elespanol.com/business/monasterio-poblet-ere_476647_102.html

 

Comentarios
7 comentarios en “El monasterio de Poblet se acoge a un ERE
  1. prescindirán de trabajadores, pero de la gente que limpia, cocina y demás trabajos del estilo no pueden prescindir pues sino lo tendrían que hacer ellos… y los clérigos y similares hace tiempo que tienen alergia a la escoba

  2. Se habla es de la disminución de las vocaciones que es muy cierto, pero no se tiene en cuenta la disminución de los fieles. A medida que disminuye el número de fieles lo hacen los ingresos de las parroquias. Esta es una realidad que se viene dando antes de la Pandemia.

  3. Es un milagro que todavía exista vida religiosa en Cataluña. La principal fuente de ingresos es el turismo, por lo que está justificado que prescindan de sus empleados. Cuando la situación mejore volverán. Quizás habrían sobredimensionado la contratación de empleados. El monasterio de la Trapa de Dueñas, donde está enterrado San Rafael Arnaiz, lleva cerrado a cal y canto desde que comenzó la pandemia. Posiblemente aquellos no se han creído que eran una empresa turística.

  4. ¿No tardaremos en ver ERES?

    Don Fco José, va ud. con mucho atraso, de un año. Ya ha habido instituciones eclesiales con ERTE, ERE y demás: curias diocesanas y catedrales, por ejemplo. El año pasado, en la primera ola empezó todo. ¿O se cree ud. que los canónigos, con el turismo paralizado, van a mantener a los guías de la catedral sin hacer nada y cobrando? ¿O a los empleados de tiendas de recuerdos de los monumentos eclesiales o a los de librerías y residencias diocesanas? Eso sí, a ningún sacerdote le faltó sueldo aunque estuvieron en su casa muchos.

    ¡Y luego no nos hablan de sinodalidad, de que la Iglesia somos todos, de hacer manifiestos contra la precariedad del trabajo, de la doctrina social de la Iglesia, etc!

  5. Estos grandes y monumentales monasterios, con la idea de sus ocupantes en ofrecer y compartir con la gente una acogida «espiritual», (que no siempre se cumple este propósito), se meten, queriendo o sin querer, en lo que es una realidad importante de hostelería en sus monasterios; además se hacen también reformas agrícolas importantes, se abren tiendas, atención a visitantes, se realizan importantes obras de acondicionamiento y todo lo que esto conlleva… Desde lejos observamos esta realidad y vemos qué quizás queda bien lejos todo esto de lo que debía ser una abadía cisterciense. Lamentablemente y sin darse cuenta con la falta de vocaciones, puede convertirse todo en un circo con unos cuantos monjes que viven para mantenerlo. No digo esto como una crítica es lo que ha pasado en los últimos años en muchos lugares semejantes en detrimento de la vida monacal.

    1. Hace años pasé varios días en la Hospedería del Valle de los Caídos, y debo decir, en honor a la verdad, que las estancias eran frugales, la comida sana y abundante, el ambiente de general recogimiento, en fin, un lugar ideal para meditar y rezar.
      Rezo a Dios para que no desaparezca, y pueda seguir prestando su ayuda e instalaciones a fieles que necesitan un descanso, para continuar su labor con más celo o, simplemente, buscar su camino.

  6. «No tardaremos en ver ERES en los obispados». En el arzobispado de Toledo llevan un año en ERE y en Córdoba, y en muchos otros lugares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *