El de Vitoria me parece un buen obispo pero…

|

Ver las imágenes de origen

Pues… dejémoslo en el pero y el enlace.

https://www.religiondigital.org/diocesis/Obispado-Vitoria-manual-practicas-ecologicas_0_2183181686.html

<

 

Comentarios
11 comentarios en “El de Vitoria me parece un buen obispo pero…
  1. D. Juan Carlos… promete.
    A ver: Yo, desde Álava -no le deseaba mal a Mons. Azurmendi (personalmente, me caía bien. Tengo entendido que era un buen jotero)-.
    Cuando fue sustituido; primero, me alegré -por esto de esperar mejora-, luego, me documenté un poco. Lo peor del clero alavés -desde el seminario-: no le admitió… -había que suponer, que era bueno…- ¡porque no era vasco! Y eso que era de Mezkiriz, con esos apellidos (Ni pensar quiero, en lo que pensarán los abertzales navarros; pero entre progres zurdos, no se pisan la manguera).
    En la misa de entronización (¿Se dice así…?), me llamaron la atención dos cosas: a) Abandonó el Altar -a Cristo Dios-, para saludar a la gente… en la Paz.
    b) Cuando daba la Sagrada Comunión: Todo eran sonrisas y «cucamonas», para los receptores -; lo hacía de aquella manera… (gravedad y adoración a lo que daba, yo no vi -Se puede localizar en internet; por si acaso, se supone que exagero)
    Después, ha «adoptado» a los KIKOS, para tener seminaristas .. lo dejo aquí. (Hoy el Evangelio trata de pedir al Señor; dado que la mies es mucha…)
    Se nos ha hecho del «Cambio del Clima Climático» (Moratinos dixit). -Iva a decir algo, de la Greta, que en el casting (como se diga) de la «niña del exorcista», hubiera ganado… Mejor, lo dejo.
    En fín. Convencido de que el grumete del Titanic, lo veía más claro…. «… Cerca de Tí Señor…»
    Los Sagrados Corazones de Jesús y de María, triunfarán; a pesar de tanta idiotez (por llamarlo de alguna manera)

  2. El tema de la contaminación y la ecología resulta bastante triste por ser un problema grave que se trata con ligereza mezclado con una buena dosis de manipulación incluida la utilización de la joven Greta. Para empezar, se oculta que más del 50% de la contaminación de la Tierra la genera mensos de la décima parte de la población que forma el mundo desarrollado, en especial EEUU. Por ejemplo se oculta que, el bien intencionado esfuerzo de Greta Thunberg en evitar la contaminación, no impide que el cumulo de materiales compuestos para fabricar el catamarán, generaron toneladas de contaminación, al igual que su móvil, su ropa y calzado, sus útiles de aseo, el coche eléctrico que usó y que genera todavía más contaminación que un diesel, etc. Los únicos que no generan contaminación son los africanos o hispanos, que apenas consumen y que son los que generosamente quieren eliminar los países desarrollados.
    Esta situación real no quiere decir que haya que tirar la toalla, sino que hay que evitar embestir al primer trapo que nos ponen y tratar de tener un sentido de la medida de lo que es más importante, en especial para los cristianos, que si son coherentes serán también buenos ecologistas.

  3. ¿Por qué les molesta que la Iglesia también hable de preservar la Creación?
    Al margen de modas y correcciones políticas, los efectos del progreso descontrolado generan problemas que nos afectan a todos y también tiene que ver con la Fe (precisamente por tratarse de la Creación de Dios). El preocuparse por algo no excluye preocuparse por otras cosas. Negar que tenemos que hacer las cosas de otra forma es un suicidio.

    1. De lo que tiene que preocuparse la Iglesia es de la salvación de las almas, que es de lo que no se preocupa mucho últimamente. El planeta es finito; las almas no lo son.

      1. Si. De acuerdo Hermenegildo, lo importante es el alma. Pero en esta vida tenemos cuerpo. Los cristianos también nos preocupamos de la salud de los demás (y nuestra), de que los demás tengan que comer … ¿esto no tiene que ver?

        1. Bien dicho nb-91!
          El planeta no es un clomplemento, es la base de nuestro hogar. Los negacionistas niegan todo porque sí, sin leerse ningún estudio científico contradtado mundialmente.

    2. A ningún cristiano le puede molestar que la Iglesia preserve la Creación. Siempre lo ha hecho y perseguido. Pero como un fin secundario, derivado de la salvación de las almas. Lo que molesta y se critica es que hoy se use la predicación de esa preservación para no hablar de la doctrina cristiana que afecta directamente a la salvación de las almas, detrás de la cual vendría la de los bienes de la creación. Que se sustituya, de hecho, la búsqueda de la salvación de las almas por la salvación del planeta, lo que supone un cambio de fin de la Iglesia tal como fue constituida («apacienta a mis ovejas»). De ese modo, al seguir la corrección política, ni ayuda a la salvación de la Creación ni a la salvación de las almas. No sólo se vuelve improductiva, sino diabólica, se desvía del mandato de Cristo.
      Un ejemplo de predicación holandés de finales del siglo XV que ahora tengo entre manos. Traduzco: «Pues porque el hombre obra con libertad, con razón y voluntad, cosa que no hacen de suyo las cosas que le son inferiores, sus obras le honran y ennoblecen o le infaman y mancillan, haciendo que no responda a su nobleza creada. Y es que a la vista está que todas las cosas obran sus obras a honra de su Criador y provecho del hombre con toda la bondad y perfección que les pertenece, mientras que el hombre, como parte muy perfecta del universo está obligado a obrar bien y loablemente, pues de lo contrario él solo destruye el orden de las criaturas y se daña y destruye a sí mismo y perturba la armonía y dulce consonancia del universo.» Es el hombre que se separa de Dios el que destruye el universo. PRetender salvar la vida sin predicar (a todos) la conversión a Dios que se hizo hombre en Jesucristo, es como querer pescar a martillazos. Y fuimos excelentes pescadores. No los hubo ni habrá mejores.

  4. Specola lo describía ayer muy bien: «El Papa Francisco se ha sumando con entusiasmo al club de gretinos y manda a Parolin con sus amigos de Bilderberg avergonzando a buen número de católicos que ven cómo sus autoridades más relevantes, a las que se le presupone una cierta inteligencia, hacen el ridículo bailando al ritmo les imponen, y ya no son edades.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *