El cardenal Müller se une a los cinco cardenales de las dubia

|

Burke y Müller

Que sobre todo tienen razón

El Trucho no le llega a la suela de los zapatos de ninguno.

<

Y lo que él cree contestaciones solo llegan a estupideces. Que no solo le dejan en mal lugar a él.

Porque cada vez que rebuzna más que un solo es un dúo. Por tanto el emparejado debería tomar nota.

https://infovaticana.com/2023/10/03/el-cardenal-muller-apoya-las-dubia-presentadas-por-los-cinco-cardenales/

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=47619

 

 

Comentarios
12 comentarios en “El cardenal Müller se une a los cinco cardenales de las dubia
  1. Cuánta Maricarmen en la corte del ordinario de Roma; quiero decir, cuánta persona complaciente… y Maricarmen.

    De Maria Fernanda ni mención, para caprichosa ya la tengo a mí tía la Jorgelina, que con el agua, tira por la ventana el niño y la tina…

    Yo estoy tramitando el carné del «club Lot» para seguir a los buenos pastores sin mirar atrás. Estáis invitados.

  2. Los demás cardenales y obispos están encantados con la que se avecina, por lo que parece. Es decir, 4+1 frente a más de 200. Parece que la descripción del cardenal Ratzinger en el Via Crucis de 2005, hasta se queda corta: «¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia!».

  3. A REBUFO DE LA IDIOTEZ
    DE LOS DENOMINADORES COMUNES
    (Homenaje a nuestra impagable Specola)
    Sobre un denominador
    común,mas perecedero,
    sólo Hay Alguien Duradero;
    que no es otro que El Señor.
    «¿Y quién es el tal Señor?»,
    dirá el mundo,displicente.
    «Nadie es tan omnipotente,
    para adorar con temblor».
    Así,el agnóstico «sabio»;
    el ateo petulante;
    y el engreído ignorante,
    blasfemarán por su labio.
    Pues sabed,fatuas lumbreras,
    -a las que aventa el orgullo-,
    que todo cuanto hay es Suyo,
    y que Él Es El Ser de veras.
    Y si en Francia,perspicaces,
    alaban la diferencia…,
    la más Grande Es la Existencia
    del Ser que a todos nos Hace…
    ¿Y Quién es tal?…¡Jesucristo!
    Ayer y hoy,por Siempre Eterno.
    Luz que Vence nuestro invierno;
    y al que los Santos ya han visto…
    Poned denominadores
    comunes….;pero sabiendo
    que sólo Dios,Existiendo,
    Puede Volvernos mejores.
    Él Es el Cordón que Anuda
    nuestras vidas;de tal modo,
    que sólo si Es «Todo en todos»
    -hermanándonos- , nos Muda…

  4. Desde luego párroco indignado que podrían cambiar las vestimentas rojas por algo muy rosita porque vamos ya no es que el loby gay exista y haya estado infiltrado en la Iglesia para socavarla como plan masónico bien trazado si no que parece no quedar ni un rastro de virilidad mínima ni de dignidad. Muchos cardenales le han reído las gracias a Bergoglio, populista de tercera, unos por pelotillerismo, otros por trepismo y los más por cobardía; lo que no ha impedido que los haya echado con cajas destempladas, les haya relevado de su función dejándoles vacíos de labores o haciendo que pintara más el segundo de la Congregación que el primero. El caso paradigmático es Osoro a quien llamó peregrino y miren como ha terminado el peregrino supuesto hombre del Papa en España, o Becciu.
    De que sinodalidad se va a hablar si Bergoglio es incapaz de delegar en su Diócesis de Roma donde quiere husmear en todo y controlarlo todo cosa que es imposible. Todo está parado, todo intervenido, nadie asume funciones ni responsabilidades y tonto el último en cerrar la puerta.

  5. Es logico pensar que los cardenales firmantes buscaron apoyos antes de llegar publicar. No parece razonable que Muller no estuviera entre los contactados. Por que Muller no quiso formar parte de los firmantes?

  6. El pontificado actual está matando a la Iglesia. El siguiente papa, si se sigue este camino, enterrará lo que quede.

  7. En total seis cardenales, los cinco firmantes más Müller. Seis de un colegio cardenalicio de cuantos? ciertamente uno se percata de que el sentimiento martirial no es precisamente abundante en quienes deberían ser custodios, guardianes y defensores de la Iglesia. En la mayoría de los casos podrían cambiar las vestimentas rojas, evocadoras de la sangre derramada por Cristo, por otros colorines más acordes a su cobardía y necedad. Las respuestas del papa son vacuas e inducen a la torsión y hasta la distorsión imposible de la Doctrina. La pregunta, a un día del inicio del sínodo de los sínodos, es sobre la actitud que tendrá el papa Francisco si el resultado no concuerda con su muy particular forma de entender la Iglesia. Habrá más misericordiados? ciertamente ese el el temor de los mojigatos y aflautados cardenales del silencio. Unos no quieren molestias ni sobresaltos en su codiciada paz, otros temen que un dedito inquisitorial los señale como «no afectos», y la mayoría creo que ni siquiera se enteran o no se quieren enterar. Hemos convertido el colegio cardenalicio en una reunión de miedicas acomplejados o, lo que es peor, en un congreso de aplaudidores e interpretadores de cualquier chorrada pronuciada con acento argentino. Esto es el fin de la Iglesia tal como la conocemos, me temo que el futuro no será mejor en modo alguno. Gracias papa Francisco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *