El camelo de la tolerancia cero

|

Ver las imágenes de origen

Que ya no se traga nadie.

Antoninus Pius lo desmonta en Germinans:

<

https://germinansgerminabit.blogspot.com/2019/10/medidas-ejemplares-contra-religiosos.html

Con toda razón.

 

Comentarios
9 comentarios en “El camelo de la tolerancia cero
  1. El artículo de Antoninus Pius, en Germinans, contiene un error, porque en el colegio Bell-lloc del Pla, en Girona, nunca ha habido ninguna denuncia ni sospecha contra mossèn Tomás Pons. Las quisquillosas denuncias proceden de la parroquia que la diócesis tenia asignada a mossèn Tomàs Pons.– En ese caso jurídico concreto parece que todo está desorbitado.

  2. Los arrupitas, tolerancia cero con quien fue su mayor benefactor. Sencillamente, porque ni son católicos, ni creen en Dios:

    «Los jesuitas niegan un funeral por Francisco Franco»

    «Ahora que la historia y la verdad parecen y perecen en cuanto desafían al pensamiento único dominante, pocos recuerdan que la Compañía de Jesús fue disuelta en enero de 1932 por el Gobierno presidido por Manuel Azaña, en aplicación del artículo 26 de la Constitución republicana, que declaraba disueltas aquellas órdenes religiosas que impusieran un voto especial de obediencia a autoridad distinta de la legítima del Estado. La disolución afectó a los 3.622 jesuitas españoles y, de la noche a la mañana, se clausuraron y nacionalizaron ochenta casas en España, dos universidades, tres seminarios, veintiún colegios de enseñanza secundaria, 163 de enseñanza elemental y profesional, conventos y casas de ejercicios, diecinueve templos, 47 residencias, 33 locales de enseñanza, 79 fincas urbanas y 120 rústicas. Se incautaron también saldos de cuentas bancarias y valores mobiliarios y todos sus bienes pasaron a manos del Estado.

    »En mayo de 1938, en plena guerra, Franco derogó el decreto de 1932, devolvió a la Compañía todas las propiedades incautadas por la República y parte del patrimonio incautado por Carlos III en 1772. En señal de agradecimiento, el entonces general de la Compañía, el P. Ledochowski, añadió el nombre del Generalísimo al de los fundadores y grandes benefactores de la Compañía y, posteriormente, en 1943, el P.Magni, vicario general, hizo llegar al Generalísimo un documento por el que la Compañía le agradecía el inmenso beneficio de la devolución de todos los bienes que la revolución le había arrebatado. En dicho documento –conocido como «Carta de hermandad»– se le comunica que se le hacía «participante de todas las misas, oraciones, penitencias y obras de celo que por la gracia de Dios se hacen y en adelante se harán en nuestras provincias de España». Con tan alta y excepcionalísima distinción, la Compañía cumplía con lo previsto en el capítulo I de la IV Parte de sus Constituciones, «De la memoria a los fundadores y bienhechores», afirmando que «es muy debido corresponder de nuestra parte a la devoción y beneficencia que usan con la Compañía».

    https://www.larazon.es/espana/los-jesuitas-niegan-un-funeral-por-francisco-franco-OG25239447

  3. La iglesia funciona así, con este tema y todos. Todo es tapar, encubrir, proteger al depravado y caztigas duramente al inocente. Desde el Vaticano sólo hay podredumbre:cardenales mafiosos de lobbys gays, arribistas sin escrúpulos y absoluta decadencia moral y espiritual. Pero las Iglesias locales no van a la zaga, llenas de sacerdotes que se saltan a la torera sus compromisos y de obispos que les encubren para tapar también sus miserias.

    La única solución es mantenerse firmes en la fé y rogar a Dios que nos dé fuerza y valentía para acabar con toda esa panda de farsantes

  4. Lo han descrito perfectamente en el artículo. Así es.
    Dejo para quien le interese, una carta dirigida recientemente al socio del provincial de los jesuitas (Juan Pablo Rodríguez sj) y al provincial (Antonio España sj) por el encubrimiento de un caso. Aprovecho también para difundirlo públicamente.

    Estimado Juan Pablo:

    Me dirijo sólo a ti ya que para mí Susana Pradera queda totalmente excluida en lo concerniente a este asunto. Primero porque ella no tiene ninguna responsabilidad en nada de lo que a mí me ha ocurrido y segundo porque me parece que forma parte de una farsa en la que no estoy dispuesta a entrar. Entiendo que la SJ, al igual que otras instituciones religiosas, se haya visto obligada en los últimos tiempos a guardar las apariencias formando comisiones de “expertos” para afrontar la vergüenza de los abusos y dar la cara especialmente en los centros educativos. Y pongo expertos entre comillas porque cuando busqué información sobre ella en internet, me sorprendió que para causa tan seria como es esta y con toda la gente brillante que pasa por Comillas, hubiérais puesto al frente a una persona que, a juzgar por el contenido de su web profesional y redes sociales, ejerce una psicología simple y facilona. Pero ahora, puedo entender que no os interesa tener cerca a nadie que os cuestione y que necesitáis esbirros fieles que pasen por el aro.

    Este fin de semana y con intención de aclarar las dudas que os planteé la semana pasada, he estado escuchando con calma la conversación de la reunión que mantuvimos y como ya os anticipaba el jueves, no quiero continuar “colaborando” con vosotros.

    No veo y por supuesto ya no espero, ninguna transparencia en este proceso. Pues me parece que esa investigación interna y previa al proceso canónico, de la que me hablábais, es excesivamente lenta y sobre todo arbitraria, por mucho notario que esté presente. Es decir, que mencionáis el proceso canónico como algo serio, externo e importante, al que en realidad no tenéis ninguna intención de llegar, porque para eso podéis conlcuir con lo que más convenga a vuestros intereses (probablemente lo tengáis ya decidido) sin necesidad de que yo tenga que ir a hacer el paripé y a pasar el mal trago. Dejando aparte que no os hace falta organizar ningún teatro para tomar determinadas decisiones dentro de la Compañía. Es precisamente esta falta de acción la que os resta cualquier tipo de credibilidad.

    Tampoco es que yo tenga especial interés en el proceso canónico, ni es lo que he buscado en ningún momento, pues como es bien sabido, la Iglesia está podrida desde el Vaticano y desde ahí pierde todo su valor para mí.

    Es muy curioso, porque todas las sospechas de opacidad que he tenido en estos últimos días, las pude confirmar ayer al ver el documental de Netflix (Examen de Conciencia) que mencionásteis Susana y tú. Y que casualmente coincide exhaustivamente con todo lo que pienso y lo que he podido comprobar desde mi propia experiencia: que vais a seguir mirando hacia otro lado sin importaros las víctimas que habéis ido dejando tiradas en las cunetas. Exactamente como ya hiciérais en abril de 2015, cuando tuvísteis información sobre los comportamientos que Herme tuvo conmigo (y con otras alumnas) en el colegio y que sólo os interesó tapar.

    Como bien dicen en el documental, las palabras “tolerancia cero” no son más que palabras y con eso queda dicho todo.

    Es deplorable la forma en la que seguís engañando a los padres de vuestros alumnos (ahora en concreto a los de SMM) y a las familias que van a misa de 12,30 los domingos en vuestra parroquia de La Coruña (entre otros). Pero como ya os he dicho, no os va a llegar la lejía para limpiar su nombre y ocultar vuestro continuo fraude a toda la gente que confía en vosotros. Y digo fraude porque estoy segura de que no albergáis dudas a cerca de la veracidad y la gravedad de lo que os he contado y enviado y aún sabiéndolo, estáis tardando en hacer los cambios pertinentes.

    Cabeza y voluntad no me faltan para poneros más que en evidencia de la manera y a través de los medios que sean necesarios. Este último punto os lo puede confirmar el mismo Herme. Al fin y al cabo se tiene que notar que soy fruto de vuestra educación (escolar y universitaria).

    Os aclaro que aquí los únicos que habéis jugado y jugáis sucio sois vosotros con vuestro proceder cutre y torticero.

    Me parece admirable la grandeza del alma de una de las víctimas de Astorga al reencontrarse con su abusador y dirigirse a él con esa paz, en vez de meterle una ensalada de hostias, cuando le dijo que no recordaba haberle dañado en el pasado. Ciertamente yo todavía no estoy en ese punto (en el de la paz).

    Decirte Juan Pablo, que os voy a reenviar los últimos documentos que os hice llegar, en pdf con partes del texto original de whatsapp, no me fío en absoluto de que no los vayáis a manipular.

    Por último, respecto a la acogida y al reconocimiento del que os hablé como posible reparación, si esto es la SJ, ni los necesito, ni los quiero.

  5. Dimite por edad el cardenal Porras.A diferencia de Urosa, al que se le aceptó la renuncia por ser un cuentarrosarios, a este, que es progre, lo dejarán en su puesto hasta aburrirnos.Creo que el tal Porras debería irse a la porra.Lo «cardenalizaron» para neutralizar el voto de Urosa, como hicieron en Perú con Barreto el que Barrita.

  6. Paco Pepe.
    Para empezar,ya la expresión «tolerancia cero» es un camelo.Un eufemismo.
    Todo por no reconocer que,ante determinadas realidades,hay que mostrar SANTA INTOLERANCIA.
    Se dejaron colar el palabro masónico,y ahora no saben meter el coche a reculas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *