PUBLICIDAD

Durísima reconvención al cardenal Maradiaga de los que en teoría eran suyos

|

Resultado de imagen de cardenal maradiaga

No necesito manifestar mi escasísimo aprecio por el cardenal Maradiaga por haberlo manifestado repetidas veces en el Blog. Creo que con ello no  me distancio de no pocos otros católicos que consideran a este purpurado periférico. No sólo por la ubicación geográfica sino sobre todo por la intelectual y eclesial. De notable indigencia.

A los “tradis” no les gusta. Pero es que a los otros tampoco. El artículo que hoy publica ATRIO , nada sospechosa, es demoledor.

http://www.atrio.org/2018/02/carta-abierta-al-cardenal-oscar-andres-rodriguez-maradiaga/

Pues claro lo lleva si a unos y otros les parece impresentable aunque los motivos sea diferentes.  Y de rebote queda también comprometido su gran valedor. También ante unos y otros. ¿Valedor de qué? Porque hay otras cuestiones en las que parece muy comprometido y ante las que sólo uno parece avalarle.

Está más chamuscado que un asado argentino en el que su hacedor se distrajo en otras periferias. Pero que no justifican el asado que se quemó.

Yo, por supuesto, no me voy a sumar a las críticas se ATRIO. Simplemente las constato. Y las hay mucho más duras de las que he dejado sobrada constancia en el  Blog. Que hay “pobres” notablemente ricos. Hasta en países pobrísimos. Y tocando el saxofón. Que una cosa es predicar y otra dar trigo. Pues que vea Maradiaga lo que le quieren los otros. Yo, nada. Y si alguien en las alturas toma nota bueno sería para él. Porque la involucración no es buena.

Estamos hablando de periferias maradiaguanas. Su enorme catástrofe es el hundimiento del catolicismo hondureño. Que pesa cual losa sobre sus espaldas. Sea presidente del G9, del 119 o de la nada.

 

 

 

 

PUBLICIDAD

6 comentarios en “Durísima reconvención al cardenal Maradiaga de los que en teoría eran suyos
  1. A menudo don Francisco, lo que consideramos fobia es una suerte de elaboración en el subconsciente de una serie de ideas fundadas. Con Maradiaga me pasa lo mismo que a usted: hay algo en él que empapa cuanto interpreto de lo que afirme. Me explico. Sea el ejemplo del vituperio del hondureño contra los cardenales de los Dubbia. Aquellas palabras, infundadas y no razonadas, reflejaban cierto servilismo y ganas de agradar a Francisco. Favor que éste le devolvió en el affaire de los dólares ad usum privatum detraídos a la Universidad Católica. En ambos casos había datos objetivos: la alocada –de falta de razonamiento– defensa del papa y la rareza de ser la primera universidad del mundo –que yo conozca– a la que le sobra el dinero. Me parece que esas y otras razones ponen en cuestión una fracción (la novena) de los cardenales asesores. Otros eminentísimos del grupo selecto no le andan a la zaga, pero eso es salirse del post.

  2. Si al tal Óscar Fortín –chavista desmañado y fanático confortablemente radicado en la opulenta Canadá– le publican lo que sea los Vidales y Atrio, es porque todos son a una forofos del comunismo genocida del burro de Maduro (y que me perdonen los benditos asnos). No tiene más intríngulis la cosa, se lo aseguro.

  3. Independientemente de quién sea Óscar Fortín, que ATRIO haya publicado a toda página su carta al Cardenal Maradiaga resulta muy significativo.

  4. Álvaro Aguilar: Puede tener usted parte de razón. Alguien dijo que del cerdo le gustaban hasta los andares. Y es muy posible que de Maradiaga a mí no me guste ni el saxofón. Y todos somos rehenes de nuestras filias y fobias. Pero en este caso me limité a señalar que “los otros”, que todavía me gustan menos que el cardenal, le atizan hasta en el forro del solideo. Pues crudo lo lleva si los unos no y los otros tampoco. Cierto que de momento tiene el apoyo máximo pero a no pocos ese apoyo les trae sin cuidado y hasta le puede ser adverso.

  5. Sr. de la Cigoña
    Lo que usted ha escrito se denomina demagogia.
    El artículo que usted “constata” no lo escribe el equipo de ATRIO , que si firma como equipo otros artículos, sino Oscar Fortín, que será o no de ATRIO pero es muy conocido como sicario de Maduro y el régimen Bolivariano, régimen contra el que Francisco ha hablado ya en varias ocasiones y Maradiaga también.
    “Los suyos” no han criticado a Maradiaga. Lo ha hecho un articulista concreto que cada vez que ha escrioto algo en, por ejemplo, Religión Digital, ha sido fuertemente contestado por todos los comentaristas, de uno u otro signo.
    No aprovecha usted la situación para pensar:” si este imbécil le critica algo bueno tendrá el cardenal” sino para darle cera incluso cuando hace algo que usted suscribiría sin ninguna duda, como es rechazar el régimen bolivariano y la dictadura chavista.
    No se como una persona supuestamente inteligente y cultivada como usted que escribe para lectores no precisamente ignorantes puede pretender que comulguemos con esa rueda de molino. En cualquier caso y para esa comunión, yo no me encuentro en gracia, ni me parece gracioso.
    Y es que lo malo de querer levantar mucho polvo es que a veces a uno se le ve el plumero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *