Dos cuestiones en el sollevamento del obispo de Tyler

|

Joseph Edward Strickland, obispo de Tyler

¿El Papa puede cesar a un obispo?: Sí.

Monseñor Strickland ya no es el obispo de Tyler. Él lo sabe perfectamente y lo acepta.

<

¿El cese pontificio puede ser una marranada? También.

El dogma de que todo Papa es ajeno a marranadas no es católico y además es estúpido.

Otra cuestión, esa ya discutible, es la de si la actuación de Francisco fue una marranada, una chulería pontificia, un error. un acierto…

En eso caben distintas opiniones católicas.

¿La mía?

No tengo ninguna obligación de manifestarla porque para eso es mía. Pero, por si alguien tuviera curiosidad en conocerla tampoco tengo yo ningun empeño en ocultarla. Creo que como poco ha sido un error. Y tampoco pretendo imponer mi opinión a nadie. Si hay quien quiere seguir pensando que este es el Papa de todos, todos, todos ya ve que de algunos. no. Salvo que tenga urgencia de oculista.

 

 

Comentarios
5 comentarios en “Dos cuestiones en el sollevamento del obispo de Tyler
  1. Es mucho más que un error. Es un acto de autoritarismo y de sectarismo, ya que Francisco tiene sobrados motivos para destituir a los obispos herejes alemanes y no los destituye.

  2. Con todos mis respetos don Francisco, lo que dice no es verdad. El Papa puede cesar a un obispo sí y solo si ha cometido un crimen. dado que se trata de un acto público la demostración de que ese crimen ha existido tiene que ser público. Si tal cosa no existe dicho juicio es nulo pues una ley injusta no obliga. El obispo Strickland sigue siendo ante Dios el obispo de esa sede, y si se va es porque quiere abandonarla y no se atreve a resistir al tirano. Puede ser que prevea que habrá daños mayores de esa resistencia que en caso contrario, pero un mandato injusto es completamente nulo.

  3. Cigoña, espero que Roma provea razones que expliquen la remoción de Strickland. Quizá sea un error De Francisco, como usted dice.
    Desde luego un gran error de Strickland fue acusar al Papa por escrito de enseñar herejía en el magisterio de “Desiderio Desideravi”, gravísimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *