PUBLICIDAD

División en la archidiócesis madrileña

|

Ver las imágenes de origen

Uno no pertenece al presbiterio madrileño. Por la poderosísima razón de que no soy sacerdote. Hablo pues de lo que oigo o de lo que me dicen. Y sólo puedo asegurar que lo he oído o me lo han dicho. No la verdad de ello. Seguramente no pocos lectores madrileños estarán en condiciones de saber si es cierto todo o sólo parte.

La división es consustancial a la sociedad. Nunca hay unanimidades.  No tiene importancia cuando los disidentes son muy pocos y la mayoría está con la situación. Lo grave es cuando esta se apoya en una minoría y  más si es ínfima. Yo no tengo datos cuantificadores. Me limito pues a la consideración general.

Desde hacía bastante tiempo el presbiterio de Madrid parecía bastante unido con diferencias normales y asumibles entre sus miembros. Existía aquella entelequia del los trescientos curas de la oposición pero todos éramos conocedores de que se trataba de una inmensa mentira y que apenas serían dos o tres docenas  entre unos tres mil sacerdotes seculares y religiosos.

Recientemente  parece que se han ahondado las diferencias y se dice que un número importante de sacerdotes, no falta quien dice que mayoritario y hasta muy mayoritario, no ocultan su descontento.

Ya este año se suscitó un problema de vicarías que recibió un rechazo total, hasta el punto de desecharse. Inmediatamente después vino, dicen, una instrucción de Roma de separar inmediatamente a un miembro de la curia con muestras de extrañeza por su nombramiento. Ello, dicen también, ha provocado una remodelación de la curia en la que se van a llevar el gato al agua, según manifiestan algunos,  Josito y Cobo, que también dicen, representan una escasa minoría del presbiterio. No falta quien atribuye a Cobo el cargo de moderador de la Curia ni quien habla de los añadidos que le pueden caer a Josito. Del poder de Cobo puede dar fe el vicario que le sustituyó, hechura del obispo auxiliar y cuyo nombramiento causó asombro general.

Hemos visto también el número montado por el vicario Ángel Camino cuyos desmentidos no convencieron a nadie y que ahora, también dicen algunos,  va despotricando contra el arzobispo por no hacer lo que a él le gustaría y asegurando que está ya acabado.

Si a eso se une algún caso de aparentemente clara homosexualidad de algunos, afortunadamente escasos, ceses o dimisiones provocados por el descontento, fondos discutidos, pasotismo de no pocos curas ante sus vicarios, caídas espectaculares en el seminario, negación masiva de órdenes en el Redemptoris Mater, Arana con mucho poder… pues la situación sería, de ser todo o mucho cierto, muy preocupante.

Lo digo todo en condicional por no tener constancia fehaciente de los hechos pero me parece grave que esto circule abundantemente por la diócesis. Si es falso, malo y si fuera verdadero mucho peor.

 

15 comentarios en “División en la archidiócesis madrileña
  1. Aunque no se haya publicado, ha sido cesado el vicario episcopal de asuntos económicos y ecónomo. Se ha nombrado como ecónomo a un laico. En la nueva estructura de la Curia desaparece esa vicaría.

    1. No ha sido cesado como tal. En la nueva estructura se barajaba un economo diocesano y no un Vicario de Economía y así se ha hecho nombrando a un laico q conoce perfectamente los entresijos de la economía diocesana y q lleva años trabajando en la diócesis, y el nombramiento es de Delegado Episcopal, no se puede decir q lo hayan echado, sino q se ha cambiado en la reforma de la curia. La diferencia es total

      1. Yo no escribí que le hubieran echado, sino cesado, que por sí no tiene carga peyorativa alguna.
        Por otra parte, el ecómono no es un delegado episcopal, es un oficio con un estatuto propio recogido por el Código de Derecho Canónico.

        1. Aún así no veo lo de “cesado”, aunq reconozco q el derecho canónico le da al economo un hacer de 5 años… (art 494). En este caso se podría decir q ante la estructuración de la Curia, se ha aprovechado para renovar y cambiar. Es cierto q no hay comunicación oficial y por tanto no sabemos si el nombramiento del laico escogido es como economo o como otra figura canónica. Lo q si se es q deseo al nuevo equipo un buen hacer en su nuevo cometido y q sea para el bien de las almas y de la Iglesia. Un saludo.

  2. “Y sólo puedo asegurar que lo he oído o me lo han dicho”, preocupante esta afirmación en un periodista que se precie, pues es síntoma claro de que no se han cotejado las cosas, y por tanto una caída en el chismorreo. Es una pena que Usted caiga en esta infamia. Dentro de la Diócesis de Madrid es normal que haya distintas sensibilidades en su presbiterio, distintas formas de encarar las cosas, hasta podríamos decir que diferentes modos de encontrar solución a los problemas que surgen en el camino. Esto no significa “división”, que tal como Usted lo plantea da la impresión que pretende hacer ver un deterioro en las relaciones entre los presbíteros y éstos con su Arzobispo, me va Usted a perdonar, pero niego la mayor. El presbiterio de Madrid esta unido en toda su diversidad, diferencias y sensibilidades. Es mentira la forma en que da a conocer la “posibilidad” de la unión de dos Vicarias territoriales y el rechazo unánime de la misma, no fue así y si fue discutida, hablada, reflexionada, la realidad no tiene nada que ver con lo que Usted expone; lo mismo tendría que decir de la reforma de la Curia diocesana y como se está llevando a cabo. Usted habla de dimisiones, no se si se estará confundiendo con algún partido político o algo así, sinceramente se equivoca y dice “de separar inmediatamente a un miembro de la curia” perdone Usted, sería esto algo que todos sabríamos y se hubiera hecho oficial. No confunda usted los cambios normales que al cabo de los años pueden realizarse en cualquier estructura, también en la Diócesis de Madrid, y “venganzas” para eliminar al “enemigo”. Lo que Usted afirma de D. Ángel Camino es claramente una mentira y una injuria, tendrá su estilo, como lo tienen todos los otros 7 vicarios episcopales, dan su servicio a la Diócesis, siguiendo las pautas -lógicamente- de quien les nombra para dicho cargo, que hay algunos descontentos, nadie lo puede negar, somos muchos, y no siempre todos están de acuerdo con cambios que se realizan, eso no implica DIVISIÓN O ENFRENTAMIENTO. El nuevo Vicario Episcopal de la II ha sido nombrado por el Arzobispo, que es quien nombra, y no cabe duda que para ello se asesore especialmente con sus obispos auxiliares, todos muy queridos por la mayoría del Clero de Madrid. Y decirle que el tiempo que d. Carlos este dando este servicio a nuestra Diócesis de Madrid es algo que solo sabremos cuando decida jubilarse y pasar a otra forma de servicio, y esto no significa que tenga ya que dejar de Pastorear y Gobernar esta Diócesis. En definitiva podría decir que después de leer su articulo he visto claramente la necesidad que Usted tenía con ello que inventar una nueva Pipirana, llena de todo tipo de ingredientes, mezclados y entremezclados. Por favor, espero que las noticias que de no sean chismoreo y si hechos claros que no dejen duda de lo que ocurre y no solo cizañar. Suyo afectisimo

  3. Gracias D Cigoña por el buen servicio que hace usted a la dioceses de Madrid. Una noticia clara, fundada, que lo aclara todo, que no deja margen para dudas sobre lo que sea… Asi se hace periodismo y asi se contribuy para la edificacion de la Iglesia y santidade del Pueblo. Esta usted en el buen camino. Muchas gracias por por su aportación…

  4. Que no cunda el pánico: el actual arzobispo tiene hasta mayo de 2020, en que dimite.Los curas de Madrid son, en general, más jóvenes que él y lo sobrevivirán décadas.Independientemente de la prórroga que se le dé, a partir de su renuncia será lo que en los EEUU denominan “un pato cojo”.Pasará con más pena que gloria.La huella de su predecesor no es de las que se borran en cinco ni diez años.Quizá en 2020 haya incluso un nuevo pontífice y está por ver aún de qué pie cojea; quizá no lo haya y, en ese caso, el relevo será desesperantemente lento, como casi todos.Lo considero un hombre amortizado o casi (y parece que los demás prelados españoles no lo tienen entre sus favoritos).

  5. Ciertamente la noticia del nombramiento del Vicario zona 2 de Madrid que publicó en su día la diócesis de Madrid es exactamente igual en forma que cuando esa misma página publica las defunciones de los curas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *