Diario de Sevilla hace también un balance muy positivo del pontificado de Asenjo

Comentarios
18 comentarios en “Diario de Sevilla hace también un balance muy positivo del pontificado de Asenjo
  1. Me escandaliza que en 2021 algunos, con pretensiones «buenistas» o «moralistas» pretendan hacer callar a los demás. No he visto insultos aquí, tan solo opiniones. Y quien está prestando una función pública está expuesto a esas opiniones.
    Se ha hablado por ahí de que Asenjo vino a Andalucía, a Córdoba, a arreglar el asunto Cajasur… El que fue premiado con ser su obispo auxiliar, ahora titular de Huelva fue condenado a pagar 180000€ por causa de la gestión de aquella entidad. ¿Todavía quieren ponerles medallas?

  2. No podemos entrar a comentar los rasgos personales de Asenjo, pues no le hemos conocido personalmente. No sé si es humilde o soberbio,, pero sí podemos juzgar sus realizaciones, que Arcangélico expone perfectamente: le mejora del seminario, los centros de orientación familiar, la independencia del poder político… Simplemente, creo que deja una diócesis mejor que la que recibió, y el mérito es suyo.

  3. Lo de no hay nada más parecido a un tonto de izquierdas que un tonto de derechas se podría extrapolar a la Iglesia. No se preocupen opinen lo que quieran de mi. No pienso molestarme en contestar. He escrito lo que mi conciencia me pedía. Y no se preocupe que Asenjo no tiene sobrinas de mi edad. A mi me pueden decir lo que quieran, no molestan.
    Domini magni et sapientis release mihi domine

  4. El maniqueísmo, amén de ser una herejía, es una estupidez y un pecado. Uno es bueno o malo ¿según qué? ¿cual es el patrón de medida? Alguno habla de canas, que deberían ayudarle a justificar y a no descalificar. Otros de la relación con las Cofradías, que tuvo la tensión justa, para que ambas partes pudieran desarrollar su trabajo. Otros de la misa tradicional, donde deberían revisar la actitud del grupo solicitante en virtud de controlar todo lo relacionado con el motu proprio además del templo. Además si es poco sociable, falto de empatía, ajeno a la pastoral, lejano de su presbiterio… Y mil cosas más.
    Se ha ido un obispo, que nunca deseó ser obispo. Su mayor afán dirigir su vida tan recta mente, como su padre, que ni sabía leer, hacia los surcos en los campos de Siguenza. Y por esa razón lo que hizo fue obedecer a lo que le pedía la Iglesia. Llegó de la Conferencia Episcopal a Cordoba para arreglar el desaguisado de Cajasur. Y lo resolvió, sin que los enemigos de la iglesia apalearan al Clero y al Cabildo. Mientras lo hacía subió los números de seminaristas, dotó a la iglesia diocesana de presbíteros más preparados y surgieron nuevos patronatos de centros catolicos. Lo mandan a Sevilla a recoger el “ maravilloso legado” del cardenal poeta. ¿Hay que recordar cómo estaba el seminario, el servilismo político, la situación de abulia del presbiterio, la escandalosa realidad sexual de tantos consagrados, la ingobernabilidad de tantas parroquias, los pulsos de poder del Cabildo frente al obispado…? Y tantas cosas más que mejor no tocar. Y ahora todos los obispos eméritos que escriben aquí a volcar sus filias y sus fobias. ¿Han gobernado alguna diócesis alguno de tan destacadas y preclaras mentes? ¿Ah que por es por hacer luz o por corrección fraterna?? Pues escribanselo al hermano Asenjo, que seguro lo aceptará. Me parecen los comentarios de una injusticia tal que me resultan algunos vomitivos. ¿Que hizo cosas mal? Oño pues claro, eso se le supone como el valor en la mili. Pero calificativos como inválido , inane,nefasto… pues como que no es ecuanimidad. Y para puntos de vista, colores. Alguno se preguntará por qué siempre defiendo a Asenjo. Pues porque desde que lo conocí, y conocí su espiritualidad, me di cuenta de que era mucho más santo, más humilde y más sencillo que yo.

    1. Como Asenjo resolvió el problema de Cajasur lo habría resuelto cualquiera: la Iglesia renunció a su titularidad.

      Y si nunca quiso ser obispos que no hubiera aceptado, como hacen tantos sacerdotes.

    2. Por los c*j*nes la acepta (la corrección fraterna). Y sé de lo que hablo.
      Un blog está, entre otras cosas, para aportar el propio conocimiento experiencia o parecer sobre el tema del post. Y si éste es el balance que algunos periódicos está haciendo del interfecto ¿de qué c*ño vamos a hablar? Tan ecuánime que eres, tendrás que aceptar y respetar que haya gente que tenga experiencias y pareceres diversos sobre tu santo. Y que lo comparta. Faltaría más! Como tú has hecho una apología hagiográfica. Vamos, que la verdad no es solamente la tuya. Si ni nuestro Señor Jesucristo ni los más acreditados santos obtuvieron el consenso de todos, faltaría que con un tipo común no pudiera ser así.
      Si lo consideras tan santo, dedícate a promover su causa y a encomendarte a él; no a arremeter contra quien no tiene tu experiencia y visión beatífica.

    3. Yo no conozco en profundidad toda la realidad de la archidiócesis como para hacer un balance fiable de cómo de positivo o negativo ha sido el balance del gobierno de D. Juan José estos años (muchas sólo de oídas, o de experiencia indirecta o superficial), pero hay una realidad de las que menciona Arcangelico en su mensaje que conozco bien, y en esa le aseguro que se equivoca en su balance. De modo que pongo en cuarentena este mensaje suyo.

      No creo que existan en nada humano el bien ni el mal absoluto, pero en esta que digo Mons. Asenjo se ha equivocado mucho.

      1. No había leído esa entrevista en su momento. La acabo de leer y hay un momento CUMBRE, digno de un estudio freudiano. Es cuando Asenjo contesta: » Yo no busco popularidad NI TENER UNA CALLE EN SEVILLA» No he podido reprimir la carcajada, sobre todo viendo la fecha de la entrevista, ni seis meses después de que le pusieran una calle a su antecesor. No lo ha podido evitar , se le ha escapado. Jajajajaja.Con esa simple respuesta se entiende todo, pero todo,sobre la relación entre estos dos personajes.

    1. Pues lo he leído y es otro artículo «ojanesco». El muchacho va de independiente y cae en lo mismo que critica.
      Además ,se le olvida al periodista que Asenjo fue tal man recibido por la manera tan bochornosa en que fue puesto en Sevilla por Rouco.Porque por más que aquí se le critique ,Amigo era muy querido en Sevilla y la maniobra fue muy burda. Añádase que, a poco de llegar, se metió en aquel fregado de la jornada mundial de la juventud , evento Ad Maiorem Rouci Gloriam, del que , por intentar agradar a su mentor , salió trasquilado. Recuérdese que El Cachorro y el Señor de las Tres Caídas de Triana se negaron a ir a Madrid y que se provocó una fuerte división interna en Los Panaderos, la hermandad que finalmente accedió a llevar su Virgen, según las malas lenguas por obra del lobby de los costaleros frente a la oposición de muchos otros miembros de la hermandad. Todo esto sin contar que, según parece, otras importantes hermandades de la ciudad fueron » tocadas» y también dijeron que nones.

  5. Debe ser que me hago mayor y me embargan añoranzas de un tiempo mejor, lo cierto es que las canas me permiten afirmar cosas que he visto, no me las han contado. Que he vivido, no vienen fuentes secundarias. Y haciendo balance me permite afirmar que Asenjo no ha sido un buen arzobispo para Sevilla. Y también afirmar que ni siquiera ha sido un buen obispo.
    Entró fuerte, con la determinación de erradicar el «amigato» un sistema diocesano abiertamente adscrito al PSOE de González con curas funcionarios del la Junta que habían participado en la invención del aparato autonómico y otros, los del aparato diocesano, que estimaban más importante el día en que conocieron a Felipe que el de su propia ordenación. Pero aquellos curas sociatas convivían pacíficamente con sus hermanos sacerdotes que no solo no lo eran, sino que abiertamente lo manifestaban con la palabra y los hechos. Y unos y otros convivían ejecutando el postconcilio pero con un elemento común: corazón sacerdotal. Era la de Amigo Vallejo una Iglesia abierta a fieles e infieles, siempre en acogida, siempre dispuesta a integrar en la diversidad de pareceres, pero una y la misma para todos.
    Llegó Asenjo el gestor, sin corazón pastoral, dispuesto a dar encargos (carguitos) a los hijos espirituales de aquellos curas del «amigato». En su mayoría neocones con lustroso clérigman que ostentan el privilegio de haber realizado estudios civiles o eclesiásticos que los convierte en buenos funcionarios, cumplidores del mandato episcopal. En una archidiócesis fría en la ciudad que pronto se aproxima a los 50º. Gente seria, formada y cumplidora, sin corazón sacerdotal y dispuesta a cumplir escrupulosamente con la gestión…
    Los socialistas no han desaparecido, entre los laicos hay algunos con responsabilidad ¿renovable?. Lo que si ha desaparecido es la acogida de una Iglesia con las puertas de par en par. Y la Iglesia no es el templo, sino la comunidad fundada por Cristo y regida por su pastor.
    Pero aquí… ya no ha pastores, solo lobos y asalariados. Es el legado de Asenjo.

  6. Ni Asenjo es un San Atanasio ni un monstruo comeniños. Me parece que su labor ha sido positiva, sin llegar al notable, lo cual, comparado con la «no labor» de quien lo precedió, es mucho.

  7. Resulta extraña de repente esta adulación, cuando las hermandades, no precisamente es que hayan sido apoyadas por él sino en muchos momentos ninguneadas. Recordemos el suceso del Gran Poder. Pero bueno; Dios te libre del día de las alabanzas. O te vas o estás muerto. Hay mucha hipocresía y exceso de verbo

  8. El nivel de peloteo y la falta de capacidad crítica de la prensa sevillana en todos los ámbitos, no sólo en éste, y con escasísimas excepciones de periodistas que tienen criterio propio, no se sabe si es para reír o para llorar. Si Asenjo tiene dos dedos de frente se dará cuenta que toda esta melaza no es más que ojana sevillana.

    1. ¿Podríamos considerar a Asenjo como «el Rouco Varela» de Sevilla? Yo creo que sí. Animadversión por la forma extraordinaria del rito romano, preferencia por los Nuevos Movimientos, formación «neocon» en el Seminario, reconocimiento eclesiástico y civil de los estudios teológicos, relación de jerarquía con las Hermandades y Cofradías, gran formación intelectual, gran diplomacia con los políticos, recuperación de las cifras vocacionales de seminaristas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *