PUBLICIDAD

Día de luto en Mondoñedo

|

Leo en ABC que ayer falleció en Mondoñedo, a los 93 años, Don Enrique Cal Pardo, figura insigne de aquella Iglesia que tantos sacerdotes excelentes dio. La ciudad de Mondoñedo tiene muy pocos habitantes y se conocen todos. En ella Don Enrique no era una institución sino la institución. Él, tras la marcha de los obispos a Ferrol, en la cabecera de la diócesis paran apenas dos o tres días al mes, representaba a la vieja Iglesia diocesana que se resistía a morir. Fue deán de la catedral y, sobre todo, su canónigo archivero que era lo que en realidad le gustaba. Y él era la historia de la vieja ciudad. De la que sabía todo y amaba todo. Su figura pequeña, ensotanada, era un reloj. Su marcha de Santa Catalina a la catedral y de ésta a aquella marcaba en silencio las horas de una ciudad silenciosa. Y si un día faltaba a la cita todo Mondoñedo se preguntaba si le habría pasado algo a Don Enrique. Con preocupación porque todos le querían.

Muchos años tuve el gozo de encontrarle, en su pequeña oficina de trabajo a la que se accedía desde el claustro de la catedral, desojándose tras unos artefactos que le permitían leer documentos medievales que luego transmitía a todos los interesados en conocer la historia de aquella vieja diócesis. Fueron momentos inolvidables que me hicieron conocer a un gran sacerdote. Su episcopologio de la diócesis es obra acabada e imprescindible para saber de aquel obispado.

Era sabio y, en lo que uno puede opinar, sin prejuzgar ninguna declaración de la Iglesia, también santo. Irradiaba bondad y acogida. Para mí Mondoñedo no va a ser igual sin Don Enrique. Y hasta es posible que dilate mis visitas pues ya no tienen el aliciente de encontrarle.

Esas viejas ciudades episcopales tenían en el obispos y el cabildo catedralicio un marchamo de dignidad. Ahora Mondoñedo ya casi ni tiene obispo y casi tampoco cabildo. Con lo que han perdido muchísimo. Y hasta ni sotanas. Tras la desaparición de la de Don Enrique queda, o quedaba hace un par de años, otra. Bastante más joven. Que dure. Porque Mondoñedo sin sotanas es otro Mondoñedo. Mucho más cutre. Se seguirá comiendo muy bien en O Valeco o en Montero y la Virgen de los Ingleses seguirá siendo maravillosa. Pero sin Don Enrique a Mondoñedo le va a faltar algo seguramente de imposible sustitución. Porque curas como él  no se dan muchos en un siglo.

Se ha ido Don Enrique Cal Pardo al encuentro con el Señor al que entregó su larga y fecunda vida. No tengo la menor duda de que le habrá abrazado ya como siervo bueno y fiel.

Descanse en la paz de Dios.

4 comentarios en “Día de luto en Mondoñedo
  1. En la Diócesis de Barbastro-Monzón, por ejemplo, el Obispo reside en Barbastro, como también estaba el Seminario, y está la resiencia sacerdotal, la Curia Diocesana, etc.
    Y le confiere dignidad a la ciudad, igual que sucede con Jaca, la pequeña capital del Alto Aragón.
    ¡Lástima que sea casi milagroso ver a un Sacerdote por sus calles con sotana! Parece que les da vergüenza.
    Descanse en paz este gran Canónigo y Deán, y espero que a Mondoñedo no le pase como a Albarracín, en Teruel, que al juntarles con la Diócesis de Teruel, y ubicarse el Obispo en la capital de la provincia, poco a poco ew fue desmoronando la vida religiosa de la pequeña ciudad medieval…

  2. Acabo de llegar de acompañar a D. Enrique en su último viaje. Le debía eso y mucho más. Pues desde que yo tenía 12 años (hoy cumplo 72) él me acompañó siempre, como rector del seminario, como profesor de teología dogmática, como compañero un curso en Madrid y como amigo admirado siempre. En su último viaje se vio, en una catedal repleta, como fructificó una larga vida de acompañamientos desde la lúcida clarividencia, fruto de sus talentos y de su trabajo para hacerlos rendir y de la radical humildad rayana en la timidez. Ciertamente sin el la ciudad de Mondoñedo no será lo mismo. No lo será la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol. No lo será la Iglesia ni el mundo, pero el bien que sembró a manos llenas dará sus frutos aquí y está siendo recompensando allá. En cuanto a la sotana, Paco Pepe, yo también le conocí sin ella y era exactamente la misma buena persona que con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *