PUBLICIDAD

Desde mi admiración por Iesu Communio

|

Ver las imágenes de origen

Me parecen admirables.

He escrito un comentario a un comentario en la entrada correspondiente pero creo que debo traerlo a la página principal. Y como es mía, pues sin problemas.

Si es que los hay… como Observador. Sin que se sepan los motivos les ha tomado manía y erre que erre. Un querido amigo, de notable cultura eclesial y sólidas convicciones, tampoco las puede ver. Le molesta hasta la tela vaquera del hábito. Como si las telas fueran pecaminosas. Bueno, salvo las transparentes. Pero la vaquera es lo más contrario a las transparencias.
Pues Observador tampoco las traga. Y se hace un mundo, falso, para autoconvencerse. Por ejemplo ahora.
A las 10.33 pm de hoy:
“Todas las congregaciones recién fundadas crecen exponencialmente. Lo raro es que “Iesu Communio” haya empezado a disminuir a los pocos años de su fundación”.
Falsísimo. Aquí exponencialmente sólo crece Iesu Communio y poquísimas mas. Algunas crecen algo, poquito. Y la mayoría disminuyen, las afortunadas, y se precipitan, la mayoría.
A las 7,01 pm de hoy:
“Qué realidad habla por sí sola? Si nos atenemos a los datos del Anuario Pontificio, no paran de retroceder desde 2015. De hecho, a 1 de enero de 2017 habían bajado de doscientas. Y eso que cuentan con el apoyo de buena parte de la jerarquía y de los nuevos movimientos”
“No paran de retroceder desde 2015”, ¡Toma ciribicundia! ¡No paran de retroceder! Como las del Sagrado Corazón, las vedrunas, las de la Enseñanza… Pues este no parar de retroceder es pasar de 203 en 2015 a 197 en 2017. ¿Ganas de tocar las narices? ¿Autocomplacerse con pajas mentales? ¡No paran de retroceder…!¡Manda cataplines!
Y ya la última que me parece absolutamente mendaz:
“Aquí se habla de los ingresos y me parece muy bien, pero ¿qué hay de los abandonos? Sería bueno conocerlos también para poder hacerse una idea global”.
Pues no Observador, que no observas nada y pretendes que observemos tus absurdos resentimientos. Aquí se habla de todo. Cada año doy cuenta del número de miembros de cada instituto que señala la diferencia entre los que se han ido, por fallecimiento o abandono, y los que han ingresado. Pues en I.C., en tres años el saldo negativo es de seis. A dos por año. En los jesuitas españoles, por contar un ejemplo de nuestra patria, es de más de sesenta por año. ¿Cree usted que le vale la pena insistir sobre ello? ¿Con lo que sólo muestra sus propios e incomprensibles resentimientos?
Iesu Communio es la repera en estos tiempos en los que apenas queda nada. Si usted lo quiere combatir desde el odio a la Iglesia está en su derecho y yo en el mío a contestarle. Pero es posible, yo no lo sé, que su resentimiento nazca de ideas eclesiales tan puras que igual la Santísima Virgen no le parece suficientemente Inmaculada. Qué hay gentes así. Pues para eso están los profesionales de la medicina. Que a veces, con unas simples pastillas, lo curan.

Eso es lo que puse en un comentario que creí  debía decir. Pues ahí queda. Desde mi afecto eclesial. Desde mi reconocimiento agradecido por su testimonio. Por todo lo que me dan de Iglesia y de Dios cuando las encuentro.

Hoy como ilustración no voy a poner a toda la comunidad. Viene Sor Verónica. El alma de todo ese vergel. Con todo nuestro afecto. A a ti, a Andrea, a Benedicta, a Edén, a… A todas. Qué el Niño Dios que nos acaba de nacer os siga sonriendo y que vosotras nos devolváis esa sonrisa como hacéis siempre. Porque vuestra sonrisa es verdaderamente el reflejo de la que recibís de Dios.

8 comentarios en “Desde mi admiración por Iesu Communio
  1. Mi opinión es que cualquier congregación o movimiento que se sitúe en la línea de la tradición de la Iglesia es un don del Espíritu Santo. Después algunas nos entusiasmarán más o menos, legítimo es. Pero que. No sea obstáculo para animarlas y apoyarlas con nuestras oraciones. En estos tiempos que corren, donde la enseñanza de la Iglesia es puesta en cuestión por los subjetivismo de siempre, debemos estar unidos. Las divisiones vienen del diablo.

  2. Comparto también la admiración y la opinión, más que positiva, de este artículo respecto a IC.
    Una alegría y un bien inmenso para la Iglesia, sin duda, pese a que pueda chocar a algunos el hábito vaquero, por ej.
    No sé bien si surgió de alguna especie de «inquietud» (escisión quizá no sería adecuado aquí, creo) de alguna clarisa.
    Corregidme ahí si me equivoco.
    Pero vamos, muy cierto que atrae muchas vocaciones para la vida consagrada como bien dice el autor.
    Yo tengo la suerte de tener conocidas postulando en las Clarisas y en IC, y doy fe de lo que dice el artículo. Hoy sí.

  3. El problema de todo esto es quién critica sin conocer. Hace mas de 13 años que conozco esta orden… Es lo que es, sin buscar sombras ocultas y, como en todas partes hay quien prueba y no le va, no se… tampoco creo que sea algo taaaaan extraño.
    La iglesia tiene muchos movimientos, órdenes e institutos religiosos y siempre cualquier cambio se ha criticado…. Pero lo que está claro es que cuando el Espíritu Santo habita en un lugar, la alegría brota y la vida fluye, como en Iesu Communio

  4. Esta congregación es una perla en el muladar en el que se han convertido las demás desórdenes religiosas.Por cierto, lo de «ciribicundia» me encanta, pero no sé qué es.

  5. Ya he expuesto mi opinión y no tengo nada más que añadir. Que cada cual saque sus propias conclusiones después de leer a unos y otros.

    Sólo quiero hacer una matización a lo expuesto en este artículo. El retroceso no ha sido de 203 en 2015 a 197 en 2017, sino de 209 en 2014 a 197 en 2017. Y faltan por conocer los datos de 2018.

    Tampoco admito que se me adjudique ningún resentimiento que no tengo hacia estas religiosas. Simplemente, no comparto el entusiasmo de algunos.

    1. Me pregunto, después de leer los artículos de la cigüeña sobre jesuitas, salesianos, claretianos y demás órdenes religiosas, ¿Quién es el resentido aquí?
      Iesu Communio, con apenas 200 «miembras» en su haber no es más que una anécdota en el mundo de la vida religiosa.
      Una anécdota que gusta mucho a algunos, pero una anécdota a fin de cuentas.
      Y todo por no querer plantarse el verdadero dilema que es: «¿Tiene sentido la «vida religiosa» en el siglo XXI?»
      En mi opinión no. Absolutamente no.
      Hay que plantearse la vida de la fe de cada uno sin extraños carismas conventuales.
      Cristo no inventó los frailes/monjas
      Es un invento medieval y sin ningún sentido.
      Las órdenes religiosas no hacen nada que no se haga mejor con grupos de laicos comprometidos.
      Y ahí es hacia donde nos dirigimos.
      Aunque la cigüeña se quede sin conventos donde construir su nido (y sus chismes)

      1. El Cardenal Ratzinger lo definió muy bien, creo, diciendo que los monjes de vida contemplativa son como «las puertas y ventanas del mundo». La realidad más palmaria que demuestra que creemos en algo más. Y que «un mundo sin puertas ni ventanas sería sofocante».
        La afirmación que usted hace de que «las órdenes religiosas no hacen nada que no hagan mejor los laicos comprometidos» es sencillamente falsa.

  6. Muy buen artículo como todos los que usted escribe sobre Iesu Communio. Tengo varias amigas en esa congregación y prácticamente las conozco a todas pq tengo mucho trato con ellas y son religiosas ejemplares.
    No entiendo pq hay gente que les tiene manía cuando ni siquiera la conocen.
    Pues por esa gente que les tiene manía también rezan ellas pq rezan por toda la humanidad.
    Muy orgulloso de la gran labor que hacen y sobre todo de Madre Verónica.
    Que dios las bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *