Desafiando las críticas tradicionalistas al fundador del Opus Dei

|

San Josemaría Misa Tradicional

Me parece un artículo interesante cuyas tesis comparto.

https://infovaticana.com/2022/12/16/desafiando-las-criticas-tradicionalistas-a-san-josemaria/

<

 

 

Comentarios
12 comentarios en “Desafiando las críticas tradicionalistas al fundador del Opus Dei
  1. El artículo carece de objetividad cuando llama «guerra litúrgica» a la reclamación del derecho que tenemos los fieles a la Misa tradicional, reconocido por Benedicto XVI.

  2. «No hay duda de que san Josemaría apoyaba firmemente un seguimiento casi ciego del papa. Esta obediencia incuestionable, que hoy practica el Opus Dei, incomoda a muchos católicos tradicionales».

    Pues eso. Convirtieron la Iglesia en una secta. Si el día en que cierto Papa dijo «La Tradición soy yo», pasándose por el forro la propia Tradición, le hubieran tirado de cabeza al Tíber, no habríamos llegado a la aberración actual, cuyas consecuencias hemos podido ver, providencialmente, gracias a Francisco. La autoridad del Papa sobre toda la Iglesia es incuestionable. El absolutismo monárquico del papado es una aberración.

  3. Los sacerdotes de la obra, todos, dan verdadero ejemplo de devoción al celebrar la S Misa, da gusto asistir a los centros o en los cursos de retiro; desde la vestimenta al trato con el Señor Eucaristía (Y sea esta en latín o en el idioma del país).
    Hay que ser justos y reconocerlo.
    Por lo demás, Bergoglio les ha hecho explotar un misil en el corazón del OD, Dios quiera se sostenga su Obra

  4. Muy buen articulo y creo que se acerca a la realidad actual del Opus Dei. Yo añadiría que, desde que asumió el pontificado BERGOGLIO con el nombre de Francisco I, y, con el actual prelado de la Prelatura hay en el O. Dei un antes y un después. San Josemaria Escrivá de Balaguer, un gran Santo español y muy necesario para la época en que vivió, pidió ese gran amor y obediencia al Papa, siiii, pero los papas de su tiempo, JAMÁS SE ALEJARON DEL MAGISTERIO DE LA IGLESIA! Podrá hacer ciertas controversias entorno a Pablo VI, a mí juicio sobre cambios litúrgicos… Sin derogar celebración Misa «vetus ordo». No confundamos.
    *perdón, HABER, NO HACER)
    El celo que yo he vivido por la liturgia y por la Santa Misa y los Sacramentos… Cuántos quisieran para ayer y hoy… Sin lugar a dudas, con este Pontífice, tengo plena seguridad de que esa obediencia no sería «tan ciega» y no hace falta pormenorizar lo que BERGOGLIO ha hecho, escrito y dicho… Lo del cierre iglesias y comunión obligatoria en la mano y su adhesión a los postulados de las élites mundiales, su politiqueo marxista y un largo etcétera, ya ni contar… San Josemaría colaboró estrechamente en el CONCILIO VATICANO II y, como bien dice este artículo, promovió un camino nuevo que fue el de impulsar la idea de los primeros tiempos del cristianismo de la LLAMADA DE TODOS A LA SANTIDAD CON EL QUEHACER DIARIO. «sed perfectos como lo es mi Padre» nos dice Jesús en los evangelios… En cuanto a Mn. Marcel LEFEBVRE, nada que ver. Este obispo no aceptó JAMÁS EL CONCILIO VATICANO II… Y deseo recalcar aquí que una cosa es lo escrito y publicado por el Concilio, suscrito por PAULO VI y otra muy diferente es LA INTERPRETACION del mismo. Decía San Josemaría con frecuencia que muchos teólogos no sabían ni el catecismo de los niños de primera comunión.Ah! por cierto, San Josemaría era un sacerdote que hablaba muy, pero que muy claro :»al pan, pan y al vino, vino». Solía decir mucho «el infierno está lleno de bocas cerradas»… a buen entendedor…

  5. Me parece que el artículo está montado sobre una falacia, que es la falacia del hombre de paja. No conozco ningún «tradicionalista» que critique a monseñor Escrivá de Balaguer por las cuestiones que dice el artículo. Hasta donde yo sé, a quien critican los tradis es a los hijos espirituales del fundador. De este último si acaso critican la rapidez extrema del proceso de canonización y las supuestas irregularidades que se cometieron en él. También suelen lamentar que el Opus Dei sirviera de dique de contención a la reacción tradicionalista en el mundo hispánico, a diferencia de lo que sucedió en Francia o en Inglaterra.
    Solo un jovencito desinformado puede criticar al santo aragonés por falta de apego a la Misa antigua, porque lo cierto es que la siguió celebrando hasta el día de su muerte. Las comparaciones con Lefebvre son ridículas. Ni san José María fue obispo ni ordenó obispos sin mandato pontificio. Y llevaba casi veinte años muerto cuando Juan Pablo II y el cardenal Ratzinger excomulgaron a monseñor Lefebvre.

    1. PINCHO tiene Vd toda la razón, comparar a Mons. Escrivá con Mons. Lefebvre es ridículo. Y también tiene Vd. razón en esto: «suelen lamentar que el Opus Dei sirviera de dique de contención a la reacción tradicionalista en el mundo hispánico, a diferencia de lo que sucedió en Francia o en Inglaterra».

  6. El hecho de que se celebre la Misa Tradicional no le convierte a uno en tradicionalista. Sólo se es tradicionalista si se rechaza la interpretación de la libertad religiosa del Vaticano II basada en el indiferentismo y el ecumenismo que pone a todas las religiones en igualdad y anula las misiones convirtiéndolas en una mera cooperación humanitaria sin referencia a Dios.

  7. Bueno.
    Pues parece que el autor del artículo dice algo muy parecido a lo que yo sostuve un día aquí,y que sacó literalmente de quicio a Aberasturi.Me limité a constatar que determinadas afirmaciones de mi queridísimo S.Josemaría referentes al papado eran bombas de relojería.Lo cual es perfectamente comprensible dado que hasta el Aquinatense se pasó de frenada más de una vez.¿Hombre de su tiempo?…Pues sí.Cuatrocientos años de polémica antiprotestante condicionan y predisponen mucho a la comisión de determinados excesos.
    No obstante hoy quiero aportar una pincelada antipapólatra de S.Josemaría,probablemente poco conocida por haber sucedido «ad intra».Un día le contaron que Paulo VI había recibido en audiencia a una representación de indios norteamericanos,y que se habían presentado de tal jaez que-al finalizar la misma-algunos monsignorini jovencitos habían tenido que corrrer a «jarapo» sacado en busca de «ambientadores olfativos».S. Josemaría,al comentar el episodio muerto de risa,y con su inmensa retranca,musitó con gran sarcasmo:¡Qué humilde es nuestro Santo Padre!.(La carga de crítica del comentario,adobada por la cara de picardía de nuestro Padre al decirlo,era más que evidente).
    Otro episodio que va en la misma línea de nadar contracorriente:Cuando se abolió el famoso «Índice»,más de una vez(mientra mostraba el dedo índice de su mano derecha),le oímos decir:¡Aquí está el mío!
    Pudo ser un hombre de su tiempo.¿Quién puede esacapar de serlo en mayor o menor medida?.Pero como indubitablemente fue sobretodo un «hombre-para-la-Eternidad»,sabía muy bien dónde le apretaba el zapato.Sus tres campanadas dan perfecta cuenta de ello.

  8. Hay un hecho incuestionable. San José María celebró la Misa Tradicional hasta el último día de su vida, años después de implantarse el Novus Ordo. El mensaje del santo es claro, clarísimo. Hoy sus hijos pasan del tema. Ellos verán pero esto resquebraja la confianza en la Obra de miles de católicos fieles a la Misa Eterna.

      1. Tururú.
        Sus «hijos» no se pringan.
        Y a más de uno y de dos, nuestro Padre les daría un contundente puntapié.
        Reseñables varias cosas de sus actitudes y decisiones:
        1.Siempre,siempre,siempre,Celebró la Santa Misa Tridentina.¡Y cómo Celebraba!
        A diferencia de otro gigante cotemporáneo de la santidad-Padre Pío-,»sus» Misas eran breves.No hay dos santos iguales…¡Pero qué brevedad más intensa!
        2.Se negó en redondo a participar en el vaticanazo segundo.Puso para ello una disculpa tan hilarante como la que da Benedicto XVI da para seguir vistiendo de blanco:Que no cuadraba sentarse entre los superiores religiosos,dado que la Obra no es una orden religiosa.El que tenga entendederas…
        Dicho sea de paso,se llevó un inmenso disgusto cuando la tenida de marras descartó dedicar una Constitución propia a María Sántisima.Probablemente tal cosa le acabó de confirmar sus temores y recelos.
        3.Como he reseñado antes,se apresuró a imponer su propio índice cuando la Iglesia abolió el suyo.Velaba por la Salud de sus hijas e hijos.Recuerdo con qué gracia escenificaba las razones que le movían a ello.Explicaba que leer cualquier cosa era como entrar en un laboratorio un profano,y que se dedicara a dar tragos de los líquidos más atrayentes que viera en erlenmeyeres ,probetas y matraces…,con las consiguiente intoxicación y envenenamiento irreversibles.
        Se podrían dar más pinceladas al respecto;y si la ocasión lo requiere,se darán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *