PUBLICIDAD

Del catalán, el euskera y el gallego

|

No viene aquí por sus condiciones lingüísticas sino por el uso eclesial de esos idiomas. El gallego no es mi lengua madre porque en mi casa se hablaba castellano. Pero me parece maravilloso. Y si teño que falarlo fálolo sen problema algún aunque sexa moito mais castrapo que galego.

En Galicia nunca fue cuestión relevante salvo para un número reducidísimo de cregos hoxe xa a maioría non en iste mondo. En mi aldea, corazón profundo de Galicia, el párroco dice la misa en castellano y la homilía en gallego. E na vila, donde escoitei misa en duas ocasións todo foi en castelán. Hasta os avisos.

Pienso que en las Vascongadas, con lo complicado que es el euskera, la situación debe ser parecida. En las ecasas ocasiones que asistí a misa allí todo fue en castellano salvo en una en la que el padrenuestro se dijo en euskera.

Cataluña fue diferente. Allí muchos curas se empeñaron en el catalán y con pésimos resultados. Me parece normalísimo que en Sant Joan de les Abedessas. o como se escriba, o en Berga, donde el catalán es la lengua del 99% de los asistentes sea en esa lengua la misa. Aunque todos ya pudieran entenderla en castellano. Pero la exclusividad en Barcelona, Sabadell, Tarrasa, Tarragona, Badalona, Hospitalet, Reus… sólo ha conseguido alejar a los castellanohablantes, murcianos, extremeños, andaluces, sudamericanos , gallegos sin atraer a nadie. Muchos se han quedado en sus casas y algunos se han pasado a sectas protestantes, perdón, a hermanos evangélicos, donde nadie les hablaba en catalán.

Pues ese es el éxito de la inmersión lingüística eclesial en catalán. Han logrado tantos prosélitos como con los musulmanes. Ninguno.

Esas lenguas locales, herencia de la historia y muy dignas de conservar, de logros literarios escasos aunque algunos sean importantes, en la globalización sirven para muy poco. Apenas nada más que para el entendimiento local con quienes también las hablan. Ya me dirán lo que sirve en un curriculum del que quiera buscar un empleo en Madrid, Sevilla, Gijón o Burgos que añada que sabe catalán. gallego o euskera. Nada. Y no digamos en Nueva York, Londres, París o Roma. Y si esa fuera su única lengua le entrevista de trabajo habría concluido con el saludo.

Hoy leo un artículo sobre el declive del catalán en las Baleares. No lo tomo como dogma de fe pero de ser cierto debería hacer recapacitar a algunos. Las inmersiones, imposiciones y multas no pueden con la realidad. Y esas pequeñas lenguas, hermosísimas, dignísimas, merecedoras de nuestros apoyos, tampoco. ¿Tantos millones de hombres hablaremos inglés? Me temo que sí. Aunque yo ya no vaya a estar entre ellos. Pero catalán, euskera o gallego es clarísimo que no. Castellano todavía sí. Al menos por bastantes años.

http://www.elmundo.es/baleares/2017/08/22/599bd34e46163ff04f8b4581.html

 

 

Comentarios
18 comentarios en “Del catalán, el euskera y el gallego
  1. Sr. de la Cigoña, tuvo vd. mucha suerte de que la misa en las Vascongadas la dijeran en español, personalmente ni en Loyola tuve ese consuelo. Si me permite un poco de información técnica, le apunto algunas cosas. Creo que hace lo correcto hablando de las «Vascongadas» y no del País Vasco pero, en la lengua española, la lengua de esas provincias es el vascuence, «euskera» es término de ellos como lo es London para los ingleses pero Londres en español.
    Lo he comentado otras veces, pero si va vd. a una oficina de turismo y pide catálogo turístico, sobre lo que sea, en Provenzal, en Alsaciano o en Toscano le dicen que no lo tienen porque, siendo sus lugares de origen esas regiones son ahora el Francés, el Alemán o el Italiano. En España -desde lo técnico linguistico, no desde lo político- se habla español, no castellano (entre otras cosas porque hasta puede que no empezara exactamente ahí, ¿recuerda a Berceo con sus versos: «tengo fer un poema en román paladino en el cual suele el poblo hablar con su vecino// bien valdrá, según creo , un vaso de buen vino»). Que los políticos en la Constitución, para consensos izquierdistas y separatistas, hablaran así, de castellano, no es la realidad, sino la política; el idioma de España es el español. Y la Iglesia bien haría en que en cualquier lugar del pais se pudiera oir misa en la lengua común, o en latín, más común a todos los católicos y «una sola lengua». «No volverá» que dice alguno por ahí, pues «qui lo sá». A ver si pasa como la «reforma litúrgica que sera irreversible», pues lo mismo de lo «sa».

  2. El problema de la lengua usada en la liturgia y en otros ámbitos públicos es mucho más complejo que unas cuantas aneécdotas. En relación con el gallego creo que vale la pena repasar lo que se dijjo en el Comcilio Pastoral de Galicia, así como paatorales individuales y conjuntas de nuedtros obispos y otras reflexiones y praxis, pero no es este el lugar, sobre todo cuando muchos comentaristas parten de sus ideas peconcebidas.

  3. Tengo excelentes amigos valencianos que por supuesto son católicos y me aseguran que valenciano y catalán don el mismo idioma y el mallorquín un dialecto del catalán.

    Cierto que la constitución española otorga al valenciano categoría de lengua cooficial pero también dice que el idioma oficial es el Castellano.

    En todos los países hispanoparlantes su idiona oficial es el Español, menos en Rspaña.
    Lo gracioso es que se pensó así para no minusvalorar a las ptras lenguas y se ha producido el efecto contrario.

    El latín fue el idioma universal y volverá a serlo, aunque es posible que ninguno de nostros vovamos lo suficiente para verlo.

  4. Hablar del catalán en las Baleares, aunque sea para decir que disminuye, es como hablar del extremeño en Madrid o del mejicano en España. Si los catalanes están tan convencidos del idioma común en toda esa zona mediterránea (Cataluña, Valencia y Baleares), lo correcto es decir que los catalanes hablan valenciano, no que los valencianos hablan catalán porque, como he dicho antes, es como decir que en Madrid se habla el extremeño o que en España se habla el mejicano.

  5. Dicen que retrocede el uso de las lenguas regionales.Creo que sí.En mi instituto hay inmersión lingüística en gallego y los alumnos son del rural.Oírlos hablar entre ellos en gallego es muy raro.Pienso que detrás de esto hay dos cosas: que la gente ve más práctico usar el español y que se provoca un efecto rebote cuando algo se impone.En la península se hablaban docenas de idiomas en época prerromana; tras la conquista, desaparecieron, supongo que porque la gente vio que hablar latín era un modo de progreso económico y ya se sabe que el bolsillo tiene más fuerza que los sentimientos.

  6. En cuanto a la noticia que da origen a esta entrada, creo que a nadie le puede sorprender que un joven balear que no tenga el cerebro lavado por el nacionalismo prefiera hablar en el segundo idioma con más hablantes maternos del mundo después del chino, y segunda lengua de comunicación internacional tras el inglés, frente a una lengua localista sin apenas valor para comunicarse.

  7. Y, ahora, los de de Asia, donde también el apoyo al Motu Proprio es «nulo». Qué casualidad que en el país asiático con mayor porcentaje de católicos, Filipinas, hasta diez obispos han celebrado la Misa tradicional:

    CHINA: Cardenal Tong Hon (Obispo emérito de Hong-Kong), Cardenal Zen (Obispo Emérito de Hong-Kong).

    FILIPINAS: Arzobispos Aniceto (Arzobispo Emérito de San Fernando), Argüelles (Arzobispo de Lipa), Lagdameo (Arzobispo de Jaro), Lavarias (Arzobispo de San Fernando), y Palma (Arzobispo de Cebú). Obispos Escaler (Obispo Emérito de Ipil), De Gregorio (Administrador de la Prelatura de Batanes), Hobayan (Obispo Emérito de Cazarman), Tobias (Obispo de Novaliches), y Vergara (Obispo de Pasig).

    KAZAJSTAN: Obispo Schneider (Obispo Auxiliar de Astana).

    SINGAPUR: Arzobispo Goh Seng Chye (Arzobispo de Singapur).

    SRI LANKA: Cardenal Ranjith (Arzobispo de Colombo).

    TAIWAN: Obispo Liu Tan-Kuei (Obispo Emérito de Hsinchu).

  8. Aparte de que el latín no es privativo de la forma extraordinaria del Rito Romano, éste es el apoyo «nulo» al Motu Proprio de la iglesia africana. Cardenales y obispos africanos que han celebrado la Misa tradicional tras la entrada en vigor de «Summorum Pontificum» (datos tomados de la página «Acción Litúrgica»):

    GABÓN: Arzobispo Mvé Engone (Arzobispo de Libreville). Obispo Madega Lebouankenham (Obispo de Mouila).

    GUINEA CONAKRI: Cardenal Sarah (Prefecto para el Culto Divino).

    GUINEA ECUATORIAL: Arzobispo Nsué Edjang (Arzobispo de Malabo y Presidente de la Conferencia Episcopal de Guinea Ecuatorial).

    MAURICIO: Obispo Piat (Obispo de Port-Louis; nombrado cardenal en 2016).

    NIGERIA: Cardenal Arinze (Prefecto Emérito de la Congregación para el Culto Divino). Obispos Ochiagha (Obispo Emérito de Orlu), y Tochukwu Ukwuoma (Obispo de Orlu).

    Precisamente, hace unos días se ordenó en Nigeria un sacerdote de la FSSP:

    http://accionliturgica.blogspot.com.es/2017/08/ordenacion-en-nigeria.html

  9. No insistáis. El latín, como lengua litúrgica de uso común, NO VOLVERÁ. Menos aún cuando en África y Asia, que es donde están las iglesias más florecientes, el apoyo al Motu Proprio es prácticamente nulo. Véase como en las enumeraciones de obispos que han celebrado la misa tradicional, la presencia africana y asiática es casi inexistente. Es más, llegará el día en que en Roma se rindan a la evidencia y allí dejen de usar también el latín. La idea no me gusta, debo decirlo, pero la realidad es la realidad. Y la realidad es que hoy día nadie sabe hablar o escribir en latín. Entenderlo, quizá, pero usarlo, no.

  10. En mi pueblo, Diócesis de Solsona, había misales novísimos trilingües, latín, catalán y castellano. Un buen día, de la noche a la mañana desaparecen y en su lugar aparecen solo en latín y catalán. Ningún problema: con patatas se lo coman. En Cataluña, señores, el catolicismo ha desaparecido. Lo que hay es un pseudo protestantismo. Denles todas las vueltas que quieran y agárrense a cuantos clavos ardiendo quieran, pero la realidad es la que es.

  11. A veces pienso si no nos hemos equivocado cuando dejamos de oír Misa en latín, al menos las partes comunes. Tampoco era tanto esfuerzo, de lo que dan buen ejemplo nuestros hermanos mayores en la Fe los judíos. En mi caso, en que por razones profesionales he viajado mucho, me he visto impedido de seguir la Liturgia con mis hermanos cuando con ocasión de distintas estancias he acudido a Misa en idiomas que me eran desconocidos. Menos mal que una vez, en Rusia, pude oír Misa… en latín.

  12. Lo suyo sería que la lengua de las Misas fuese solicitada por los propios feligreses, ya fuera en castellano, catalán o provenzal. La experiencia catalana nos demuestra que somos los laicos los que debemos pedir a los sacerdotes la lengua en que se celebre la liturgia, y no tragar con lo que nos vengan ellos.

    Y por otro lado lo de las misas multilingües es una chorrada. Como cuando fui a Galicia y la Misa fue en castellano menos la homilía, en gallego. En vez de enterarme de todo, cogí la mitad de lo que decía. Como si fuese muy difícil poner la Misa de 18:30 en castellano y la de 20 en gallego. O cuando fui a la Catedral de Barcelona, donde la Misa a la que asistí se repartía en catalán y español, y algunas partes se decían en esos idiomas e inglés y francés. Ridículo. «No me enteré de la Misa la media». Literalmente.

  13. ¡Ah! Pues yo hace unos años fui a pedir trabajo cambiando de destino en mi mis empresa a París. Tuve una entrevista con un señor encantador que me puso múltiples condiciones, por ejemplo que me supiese el Code de Commerce, que hablase francés con fluidez… Pues bien, las cumplía todas. Al acabar la entrevista me dijo nuestro Director en París. Pues muy bien, Sr. Chivani; creo que hará usted un buen papel de director de nuestra oficina de Rungis. Cumple usted con todo lo que necesitamos, porque Vd., naturalmente, hablará portugués o gallego, ¿no?

    Pues mire no, yo hablo francés y algo peor inglés; pero en gallego solamente sé decir lacon con grelos y pulpo a feira.

    Pues es una pena, porque muchos de nuestros clientes hablan solamente gallego y francés y prefieren el gallego.

    Y allí me quedé, en mi África natal por no saber gallego en París.

  14. Esta torre de Babel apareció en la Iglesia cuando, en contra de la Tradición, de la Cultura y del sentido común, el latín fue abolido de la Sagrada Liturgia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.