PUBLICIDAD

De vírgenes necias

|

Ignoro si la de la fotografía es la de la custodia robada en la iglesia de las bernardas de Jaén. Que creo, además, que no son bernardas. Pero ni lo uno ni lo otro tiene mayor importancia sobre el hecho. La custodia parece que ha aparecido aunque sin la Sagrada Forma y con desaparición de las perlas y otras piedras preciosas que estaban engarzadas en ella. El metal no debería valer gran cosa pues en otro caso no lo habrían devuelto. Seguro que las monjas están desoladas por el robo y el sacrilegio pero qué inteligencia la suya: exponer al robo un objeto valiosísimo, caso de que lo fuera, sin ninguna protección. ¿O alguien les dijo que todo el mundo era bueno y se lo creyeron? No podemos seguir en manos de irresponsables. Sean políticos, obispos, curas o monjas. A los irresponsables hay que incapacitarlos. Y cuanto antes, mejor.  

Comentarios
0 comentarios en “De vírgenes necias
  1. Una curiosidad; ¿por qué llaman a este convento de las bernardas si se trata de clarisas descalzas y nunca lo han habitado monjas del Císter?

  2. Sr. bloguer: sobra el último párrafo, porque hace sufrir, ¡seguro!; y, además, recuerde que estamos en pleno año santo de la misericordia. Rezo por que se tranquilicen las monjas. Junestella.

  3. Si es sensatísimo que las monjas dejen un objeto muy valioso al alcance de cualquiera. ¿Cómo iban a pensar ellas que existen ladrones? A algunos se les ve demasiado la patita pues ni se toman la molestia de enharinarla. No se trata de defender a unos monjas, verdaderamente necias, que les traen sin cuidado. De lo que se trata es de aprovechar lo que sea para criticar al Blog. Seguro que ellos no dejan abierta la puerta de su casa y con cien mil euros a la vista de todo el que pase.

  4. ¿Y el ministro Fernández Díaz que es el responsable de la seguridad? Desde noviembre se ha producido una oleada súbita de profanaciones y asaltos a Iglesias y Fernández Díaz no sólo no ha resuelto ni un caso ni detenido a nadie, tampoco ha dicho ni una sola palabra para perseguir a estos delincuentes ¿organizados? Don Silverio Nieto, responsable de asuntos legales de la Conferencia Episcopal, y muy bien relacionado con Fernández Díaz, ¿no tiene nada que decir y hacer?

    ¿Este no es necio? ¿es mucho peor?

  5. «Pobres monjas«, «qué comentario más cruel«, dicen. Demasiados comentaristas rasgándose las vestiduras, temiendo que las monjas tengan un trauma por esta entrada del blog -como si no tuvieran nada mejor que hacer que leer blogs en Internet-. Sí, pobres monjas… y pobre Nuestro Señor sacramentado, que a saber qué han hecho o hacen con Él. Seguramente es menos importante que las monjas, ¿no? ¿Les parece normal que se deje el Santísimo en la custodia sin nadie que vigile? ¿O acaso había alguien y el robo ha sido a punta de pistola, sin poder evitarlo ni dar la voz de alarma? En fin, espero que se hagan los actos de desagravio correspondientes y que aparezca pronto. Pero, si no se pone remedio a ésto, no va ser el único ni el último caso. Desgraciadamente, el temor a Dios brilla por su ausencia hoy en día.

  6. Confiáis poco en Dios. No hace mucho en una localidad española cuyo nombre me reservo, tras una profanación en una iglesia, no pasaron ni dos días hasta que el autor vino a disculparse por los destrozos causados y el dinero robado. De todos modos, no quisiera estar en el pellejo de alguien que haya profanado el Cuerpo Eucarístico apropiándose del viril y de esas piedras y perlas. Sin mayor problema podría haber abandonado la Sagrada Forma sobre el altar y huir con su botín. Si el ladrón fuese mínimamente inteligente haría lo imposible por devolver la Hostia consagrada a un sacerdote.

  7. Pues a mí me parece muy bien este post. ¡Si no se corrige el mal seguirá avanzando!
    Me he enterado que en varios conventos es fácil robar o, lo que es peor, atacar sacrílegamente al Santísimo expuesto. Las monjas (un poco bobas o buenistas) dejan la Custodia con el Santísimo expuesto en la iglesia o capilla y ellas se van arriba, al coro, tras la reja… ¡y SIN MÁS TURNOS DE VELA!
    No me digan que no debemos corregir esto!!

  8. Cuando el Santísimo está públicamente expuesto debe tener siempre adoradores, por eso en las capillas de adoración perpetua se organizan turnos de forma que siempre hay dos personas adorando, y de paso controlando que no ocurra nada. Al menos, así ocurre en mi Diócesis.

  9. Que comentario tan vergonzoso. Basntante horror tendrán las pobres monjas con el sacrilegio como para que desde la Iglesia las llamen tontas e irresponsables.

    Vergüenza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *