PUBLICIDAD

De María nunquam satis

|

Velázquez - Coronación de la Virgen (Museo del Prado, h. 1645).jpg Seré cavernícola, integrista, poco ecuménico… Pero a mis 75 años no voy a dejar lo que recé toda mi vida. Lo que la Iglesia me enseñó a rezar. Y sigo pensando que de María, la Santísima Madre de Dios, todo lo que pueda decirse nunca es bastante. ¿Qué se molestan los luteranos? Pues que se jo…roben los luteranos. Me trae sin cuidado. V. Sancta María. R. Ora pro nobis V. Sancta Dei Génetrix. R. Ora pro nobis V. Sancta Virgo vírginum. R. Ora pro nobis Mater Christi. Mater Ecclésiæ. Mater divínæ grátiæ. Mater puríssima. Mater castíssima. Mater invioláta. Mater intemeráta. Mater immaculáta. Mater amábilis. Mater admirábilis. Mater boni consílii. Mater Creatóris. Mater Salvatóris. Virgo prudentíssima. Virgo veneranda. Virgo prædicánda. Virgo potens. Virgo clemens. Virgo fidélis. Speculum iustitiæ. Sedes sapiéntiæ. Causa nostræ laetítiæ. Vas spirituále. Vas honorábile. Vas insígne devotiónis. Rosa mystica. Turris davídica. Turris ebúrnea. Domus áurea. Fœderis arca. Iánua cæli. Stella matutína. Salus infirmórum. Refúgium peccatórum. Consolátrix afflictórum. Auxílium christianórum. Regína angelórum. Regína patriarchárum. Regína prophetárum Regína apostolórum. Regína mártyrum. Regína confessórum. Regína vírginum. Regína sanctórum ómnium. Regína sine labe originali concépta. Regína in cælum assúmpta. Regína sacratíssimi rosárii. Regína famíliæ. Regína pacis. Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo, Esposa de Dios Espíritu Santo, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad. Esa es mi fe. ¿También la de Catalamessa? Pues bendito sea Dios. No tengo nada que disimular, moleste a quien moleste. Y de algunos, por ejemplo de los luteranos, no es que me traigan sin cuidado sus molestias, es que hasta me agradan. ¿No interpreté bien lo que dijo el capuchino? ¿No dijo exactamente lo que algunos dicen que dijo? Pues vale. Mejor para él. Después de leer traducciones, exégesis, defensas, ataques a mi persona que me traen sin cuidado y lo que se quiera, sigo pensando que Cantalamessa es partidario de que no exageremos con la Virgen porque molestamos a los pobres luteranos. Pues yo pienso que con la Virgen todas las exageraciones son pocas siempre que no caigamos en el error teológico de adorarla. Moleste a quien moleste. Y en eso soy irreductible. Y me sublevan los irenismos. Por muy ecuménicos que se pretendan. Puede ser que mi sublevación desate mi lengua y me haga decir inconveniencias. Retiro lo de Cantaelcretino. Desafortunado. Pero el Papa Francisco si me leyera, que evidentemente no lo hace, me comprenderá. Porque, ahora no voy a buscar el texto exacto, él mismo dijo que si alguien le mencionaba mal a su madre se ganaba un puñetazo. Más o menos. Pues en eso yo totalmente franciscanista. De María numquam satis. Más que Tú, sólo Dios, sólo Dios.  

Comentarios
0 comentarios en “De María nunquam satis
  1. Acabo de ver el vídeo del Papa llamando a la oración por el diálogo interreligioso.
    ¡ Se me ha revuelto el estómago!
    Ver una imagen del niño Jesús al lado de un buda, un rosario musulmán y una menorah, como si todos tuvieran el mismo valor…
    Escuchar al Papa ya… sin calificativos; sobre todo lo de que en el abanico de religiones sólo tenemos una certeza… (yo viéndole a él tengo muchas dudas).
    No faltarán quienes salgan a justificar semejantes barbaridades aludiendo a la necesidad de paz en el mundo. Por mi parte, ahorrense el esfuerzo. Con el Bergoglio español del diálogo de civilizaciones ya salí empachado.
    Además, como dice el sabio refrán español: «Puta me ha de hacer esta burra que me lleva a los pastores; y guiábala ella».

  2. Rebuzna Aarvend cuanto quiere
    y hace «vientos» Sebastiano;
    éste por ser un marrano,
    y aquél porque es lo que suele…
    lo de Sebastiano,huele;
    lo de Aarvend,no es nada humano;
    lo de entrambos,es pagano,
    y uno y otro son peleles…
    Uno pinta en Salamanca,
    que hace a los hombres sin seso
    mucho más tontos e idiotas…
    El otro,trabaja en banca;
    y es su pensar tan espeso
    pues su neurona anda rota..

  3. Las afirmaciones de Bergoglio son mucho peores que las dichas por canallasca, rayan directamente en la
    blasfemia, usa a la santísima Virgen para hablar de la Iglesia como pecadora e imperfecta, por lo tanto la
    Virgen seria imperfecta y pecadora. Una burla para la llena de gracia, para su inmaculada concepción.
    Hay muchas revelaciones privadas aprobadas por la Iglesia que profetizan una intervención divina, y lo que
    desencadenara la ira de Dios no serán los millones de asesinatos de los niños antes de nacer, ni el pecado
    contra la naturaleza, los cuales son pecados que claman venganza al cielo, ni tampoco el escándalo contra
    los niños, actualmente institucionalizado a nivel educativo. Lo que desencadenara la ira de Dios será cuando
    dentro de la Iglesia se quiera separar a Cristo de María.
    Beata Isabel Canori Mora 29 de junio de 1820
    Vi a María Santísima “triste y dolorosa”. Le preguntó entonces la razón de su dolor. “La Madre de Dios se
    volvió hacia mí y dijo: «Contempla, oh hija, contempla la gran impiedad». Oyendo estas palabras, vi que unos
    apóstatas osadamente intentaban arrancar temerariamente a su Santísimo Hijo de su purísimo seno y de
    sus santísimos brazos. Ante este gran atentado, la Madre de Dios no pedía más misericordia para el mundo,
    sino justicia al Divino Padre Eterno; el cual, revestido de su inexorable justicia y lleno de indignación, se volvió
    hacia el mundo. En aquel momento toda la naturaleza entró en convulsión, y el mundo perdió su recto orden,
    y se formó sobre la tierra la mayor infelicidad que se pueda contar o imaginar. Una cosa tan deplorable y
    aflictiva que dejará al mundo reducido a la última desolación”.

  4. Lo que ya es para llorar, si no fuera por lo que tiene de cómico, es que siendo opinión de la Santa Iglesia defendida por eminentes Santos, teólogos y papas, que la Santísima Virgen padeció su propia cruz a los pies de la Cristo, y colaboró en la redención ofreciendo al Padre como víctima a su propio hijo; hecho señalado incluso en la “Lumen Gentium” (“Así avanzó también la Santísima Virgen en la peregrinación de la fe, y mantuvo fielmente su unión con el Hijo hasta la cruz, junto a la cual, no sin designio divino, se mantuvo erguida (cf. Jn 19, 25), sufriendo profundamente con su Unigénito y asociándose con entrañas de madre a su sacrificio, consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima que ella misma había engendrado”), venga el architeólogo de la Pampa y nos ilustre con lo que según él es su magisterio: “El Evangelio no nos dice nada: si ha dicho una palabra o no… Era silenciosa, pero dentro de su corazón, ¡cuántas cosas le decía al Señor! ‘Tú, ese día – esto y aquello que hemos leído – me has dicho que sería grande; tú me has dicho que le darías el Trono de David, su padre, que reinaría para siempre y ahora ¡lo veo ahí [en la Cruz, ndr]!’. ¡LA VIRGEN ERA HUMANA! Y TAL VEZ ELLA TENÍA EL DESEO DE DECIR: ‘MENTIRAS! ¡HE SIDO ENGAÑADA!”.
    ¡A tomar por saco el dogma de la corredención!
    ¡Lutero a su lado, un serafín!
    Decía lo de cómico, porque me recuerda la escena de “la vida de Brian”, cuando la madre de Brian le explica a su hijo que en realidad su padre es un centurión romano llamado “Traviesus Máximus”: “Me prometió el oro y el moro. Que me llevaría a Roma. Una casa en el foro. Esclavos. Leche de burra. Todo el oro que quisiera. Luego hizo de mi lo que le pareció y… ¡PUM! Se las piró como una rata”.

  5. Estimado padre Canali.
    Desde mi sincero aprecio.
    Las afirmaciones simplistas que usted me atribuye sobre el tema de la maternidad de María en el Concilio no las hago yo. Si se fija bien, verá que la cita es de Romano Amerio, en su libro “Iota Unum”.
    Romano Amerio sabía bien de lo que hablaba pues, además de su formación, el cardenal Giuseppe Siri se lo llevó con él al Concilio como perito y consultor.
    Pero no es sólo Romano Amerio quien afirma, LO QUE TANTAS AMPOLLAS HA LEVANTADO AL CONOCERSE AHORA POR BOCA DE CANTALAMESSA, que la doctrina sobre la Santísima Virgen se vio constreñida por la necesidad de dorar la bola a los hermanitos separados. Eso, padre Canali, lo ve cualquiera que sin prejuicios mire atentamente.
    A modo de ejemplo, le pondré las declaraciones de monseñor Ángel Rubio Castro (Obispo de Segovia), en “segoviaaldía.es”, el viernes, 3 de mayo de 2013: “En la clausura de la sesión tercera del Concilio, decía el Papa pablo VI: `Es la primera vez que un Concilio ecuménico presenta una síntesis tan extensa de la doctrina católica sobre el puesto que María Santísima ocupa en el misterio de Cristo y de la Iglesia´.
    En este capítulo se pone de relieve el papel incomparable de María en la historia salvadora siempre con relación a Cristo y a la Iglesia. Y esto no para disminuir los privilegios de María ni la expresión de la fe católica, sino más bien PARA EVITAR LOS EXCESOS DE UNA MARIOLOGÍA QUE SIGUIENDO SUS CAMINOS HABITUALES, SE HABÍA ALEJADO DE LAS BASES BÍBLICAS Y TRADICIONALES. TAMBIÉN INFLUYÓ LA ATENCIÓN A NUESTROS HERMANOS SEPARADOS PARA TRATAR LA DOCTRINA SOBRE MARÍA EN RELACIÓN CON LA IGLESIA.
    El Concilio al intentar exponer la doctrina relativa de la Iglesia, desea esclarecer cuidadosamente el lugar que en ella ocupa la Madre del Salvador, o mejor la función que desempeña en la misma… MARÍA ES PRESENTADA COMO LA ESCLAVA DE CRISTO y de su designio redentor y como figura de la Iglesia. Evita tratar cuestiones discutidas. Así el texto no contiene el título de «Madre de la Iglesia», aunque Pablo VI dio a entender que sería posible este título. LA ÚNICA CUESTIÓN DISCUTIDA QUE QUEDA REFLEJADA ES LA DE MARÍA COMO «MEDIANERA». Y NO ES QUE HUBIERA DIFICULTADES ACERCA DE LA ACCIÓN MEDIANERA, ESPECIALMENTE INTERCESORA DE MARÍA; ERA EL TÉRMINO EL QUE PREOCUPABA, PORQUE PODÍA PRESENTARSE A EQUÍVOCOS POR PARTE DE LOS HERMANOS SEPARADOS”.
    En cuanto a la dignidad de los padres conciliares, yo no he abierto la boca.
    Dije, y mantengo, que si los protestantes presionan un poco más la Santísima Virgen en vez de aparecer como sierva (entró como reina), sale como chacha.
    Mire padre, todavía estaban calientes los cuerpos de los miles de mártires que los comunistas masacraron en España y el “Papa bueno”, en su sueño (o desvarío) ecuménico, pactaba con la Iglesia Ortodoxa un acuerdo en virtud del cual el Patriarcado de Moscú aceptaba la invitación papal de enviar observadores al Concilio a cambio de no condenar el comunismo. Ello, pasándose por la mitra el mensaje de la Señora en Fátima y teniendo que recurrir a la práctica mafiosa de archivar en formato trizas más de 300 firmas de padres conciliares (se perdieron), que presentaron una propuesta expresa de condena.

  6. En la creación no existe la igualdad, no hay dos personas que sean iguales, todo esta ordenado según la cercanía a Dios, aceptar el orden jerárquico es aceptar la absoluta soberanía de Dios. Se trata de las mediaciones queridas por Dios, cuando el Estado, la Iglesia, o los padres de familia la emplean para la mayor gloria de Dios, es razón de bendición.
    El poder ordenado, es un poder real, y es por eso que Cristo le pidió al rey de Francia Luis XIV que se consagrara a ÉL, es por eso que Cristo les pidió al Papa Pío XI y a los obispos del mundo que consagraran Rusia.
    La santísima Virgen no es una diosa, sino la criatura mas llena de Dios que existe, ella fue un tabernáculo viviente, es la llena de gracia, la madre de Dios, reina del Cielo, es quien aplasta la cabeza al padre de la mentira.
    Como es lógico, la Iglesia cree en lo que ora, y aun que aun no haiga sido declarado el quinto dogma mariano, María como Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada, desde siempre la cristiandad en la oración la ha reconocido, basta con analizar el ave María y las letanías.
    El mandamiento de la ley de Dios de honrar al padre y a la madre es una preparación, un Tipo bíblico, una imagen profética de nuestra madre María: «Todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi maravillas el Poderoso».
    Incluso la naturaleza angelical le rinde tributo: «Salve llena eres de Gracia, el Señor es contigo; bendita tú entre todas las mujeres».

  7. En algo si tienen razón quienes defienden a Cantalamessa.
    El se remite a la “Lumen Gentium” y lleva a cabo una “interpretación declarativa” de la misma, en el más puro sentido jurídico (se da cuando el resultado de la interpretación se identifica plenamente con el pensamiento del legislador, plasmado en el texto legal; siendo entonces la interpretación una mera declaración o repetición de la intención del legislador).
    Que un concilio de la Iglesia Católica que se declara así mismo pastoral (no dogmático), en una constitución dogmática (¿?), “Lumen Gentium”, que tiene que ir precedida por una aclaración papal para que quienes la lean no caigan en la herejía conciliarista, apunte sobre el culto a la Santísima Virgen: “En las expresiones o en las palabras eviten cuidadosamente todo aquello que pueda inducir a error a los hermanos separados o a cualesquiera otras personas acerca de la verdadera doctrina de la Iglesia”, es para levantarse de las sesiones y, previa patada en las criadillas a alguien, sacudirse el polvo de las sandalias.

    “Como peculiarísimo de la religión católica, el culto mariano tenía que ser tratado de pasada por un Concilio que había hecho preponderar la causa unionis sobre todas las demás: bastaría un capítulo sobre la Virgen, y no un esquema propio, como había previsto la comisión preparatoria. Desde sus inicios el Sínodo se había encontrado bajo la influencia de la escuela teológica alemana, influida a su vez por la mariología protestante, a la cual no se quería contradecir.
    Esta, como por otra parte el Islam, reserva a la Virgen una observancia de pura veneración, pero rechaza el culto verdadero y propio prestado por la Iglesia en grado especialísimo a la Madre de Jesús… De entre tantos títulos, quería Pablo VI que el de Madre de la Iglesia fuese consagrado en el esquema sobre la Santísima Virgen, o por los menos en el capítulo del esquema de Ecclesia a que aquél fue reducido. Pero la asamblea no lo deseaba. Dicha dignidad se funda sobre razones teológicas y antropológicas… Pero LA MAYORÍA CONCILIAR SOSTUVO QUE ESE TÍTULO NO ERA ESENCIALMENTE DISTINTO DE OTROS QUE, O BASCULAN ENTRE LO POÉTICO Y LO ESPECULATIVO, O SON DE INCIERTO SIGNIFICADO, O CARECEN DE BASE TEOLÓGICA, obstaculizando así la causa unionis, por lo cual se opuso a su proclamación.
    Entonces el Santo Padre, con un acto de autónoma autoridad, procedió a su proclamación solemne en el discurso de clausura de la tercera sesión, el 21 de noviembre de 1964, siendo acogido en silencio por una asamblea que en tantos otros se mostró fácil para el aplauso…
    Puesto que el título había sido expulsado del esquema por la Comisión teológica (pese a una imponente recogida de sufragios en su favor), y el obispo de Cuernavaca la había impugnado en el aula, el acto del Papa suscitó vivos rechazos”. ” (Iota Unum, Romano Amerio, página 74 y 75, 4.8).
    Esto ha sido una constante en el postconcilio, a la que no escapó el propio Juan Pablo II, quien al serle presentada una propuesta de declaración del dogma de María corredentora y medianera de todas las gracias creó, en junio de 1997, una comisión teológica compuesta por quince teólogos Católicos, además de otros no Católicos, INCLUYENDO UN ANGLICANO, UN LUTERANO Y TRES ORTODOXOS (¡Manda cojones!). Si bien varias de las conclusiones de la comisión fueron corregidas por Juan Pablo II, en las audiencias de los miércoles del 24 de Septiembre y 1 de octubre de 1997, EL MOTIVO ALEGADO PARA EL RECHAZO FUE EL GRAVE DAÑO QUE SE CAUSARÍA A LOS AVANCES EN MATERIA ECUMÉNICA (¡chupa del frasco Carrasco!).
    Ahora entenderán, como explica el padre Gérard Mura en su obra “Fátima, Roma, Moscú”, por qué ningún Papa ha querido consagrar Rusia al Inmaculado Corazón de María, en los exactos términos solicitados por Nuestra Señora. Hacerlo, en la confianza de que bastaría para conseguir la unidad en la fe y la verdadera paz mundial, llevaría implícita la aceptación de que María es la medianera de todas las gracias, cosa que repugna a los herejes.
    Como dijo alguien: “María entró en el Concilio como reina y salió como sierva”. Si presionan un poco más los protestantes presentes, como chacha.
    A cambio, vean, si no tienen ustedes facilidad para el vómito, las aberraciones que publica de vez en cuando “La catapulta”, con fotos de las liturgias concelebradas con pastores,as, obispos,as, etc.

  8. Otro Santo, enamorado de la Virgen fue el Franciscano San Bernardino de Sina de que dice quien no le va a la zaga en amores, el Papa San Juan Pablo: «Tema fundamental de la predicación de nuestro Santo fue también la devoción a la Virgen María, considerada sobre todo como Madre de Dios y Mediadora de perdón y de gracia. San Bernardino medita y saborea las páginas del Evangelio que hablan de la Virgen, conmemora sus fiestas, comenta sus títulos, ilustra sus misterios, comenzando por el de su Inmaculada Concepción, hasta el de su gloriosa Asunción al cielo.

    Los ejemplos de su vida le ofrecen el punto de partida para siempre nuevas aplicaciones morales, que propone a las varias clases de personas, pero en particular a los jóvenes y a las muchachas, con tal fervor de sentimientos y con tal vivacidad de palabras y de imágenes, que suscita la adhesión entusiasta del auditorio. A todos pide con insistencia que recurran confiadamente a la materna intercesión de María, cuya palabra puede tanto sobre el corazón de Dios: «Pidámosle, pues, a Ella que ruegue a su dulce Hijo Jesús para que, por sus méritos, nos dé la gracia en este mundo, para que después en el otro nos dé la gloria infinita» (Prediche volgari, cit. vol. II, pág. 420).»

  9. MATER DOLOROSA

    15 de septiembre 2015

    Fray Hyacinth Grubb, O.P.

    “ Y mientras tanto, su Madre, y la hermana de su Madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena, estaban de pie junto junto a la cruz de Jesús. Y Jesús, viendo a su madre, y al discípulo a quien amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: He aquí a tu Madre. «(Jn 19: 25-27)

    Colgado en la cruz, en la culminación de su Pasión, Jesús mira a su Madre. Crucificada en su corazón, de pie debajo de su hijo crucificado, Ella es constituida Madre de todos los vivientes, y Madre de todos los creyente. En el momento en que perdía a su Hijo, Dios a Quien Ella había dado un cuerpo, nos convierte en Sus hijos adoptivos. ¡Qué admirable intercambio! Dios mismo, asume como hijos a aquéllos cuyos pecados le crucificaron.

    Cada año, el día del Viernes Santo se cantan los improperios, dando voz tanto a las injusticias que infligimos a Cristo, como al abismo de la misericordia, con la que nos redime:

    Pueblo mío, ¿qué te he hecho? ¿En qué te he ofendido? ¡Respóndeme!

    Yo te saqué de Egipto, de la esclavitud del Faraón y tú preparaste una cruz a tu Salvador.

    En este día, de la memoria de la Virgen de los Dolores, podríamos parafrasear los improperios del Viernes Santo en la propia voz de María: «¿Qué ha hecho? ¿En qué te ha ofendido? ¡Respóndeme! Él te sacó de Egipto, de la esclavitud del Faraón, y tú has clavado a mi Hijo en la cruz.»

    Y sin embargo, Cristo eligió precisamente este momento, el de la cruz, para manifestar la adopción espiritual, a nosotros, los injustos pecadores, responsables de su crucifixión.

    Esto puede parecer demasiado difícil de sobrellevar a cualquier ser humano, incluso a Ella, a Quien veneramos en el Oficio Divino, como «el honor más hermoso de nuestra raza.» Pero ella no está sola. Su amor no es meramente humano: Ella, la llena de gracia puede decir, como más tarde el Apóstol Pablo: «Con Cristo estoy clavada en la cruz. Y vivo yo, pero no soy Yo: es Cristo Quien vive en Mí «(Gal. 2: 19-20).

    María se dirigió con su Hijo al Calvario, y se puso junto a Él, mientras lloraba de angustia. Ella, más que cualquier otra criatura, fue clavada con Cristo en la cruz. Ella, más que cualquier otro, ya no vive para Sí misma, sino que Cristo vive en Ella.

    En la Pasión, María se unió al amor redentor de Cristo. Y el amor, al igual que todas las formas de entrega auténtica, dio sus frutos. Fue, y sigue siendo, generativo. Y así la participación de María en la Pasión podría ser comparado con los dolores del parto. Para llegar a ser la Madre espiritual de todos los cristianos, Ella trabajó y sufrió enormemente en Su espíritu. Y ciertamente, sus sufrimientos no fueron en vano.

    María, Madre y Señora Nuestra, Madre Dolorosa, ruega por nosotros que recurrimos a Tí.

  10. De la Abadesa Capuchina de Città di Castello, Santa Verónica Giuliani, dicen sus biógrafos: » La devoción a María Santísima, que, como podrá notar el lector, es una especie de distintivo familiar de nuestros santos capuchinos, tenía en Verónica Giuliani un sello especial de poesía y de apasionamiento. Desde muy niña tuvo largos y afectuosos coloquios con su madre del cielo, sobre todo después que perdió a su madre de la tierra. En su vida religiosa, la santísima Virgen fue su confidente y amiga inseparable, la consolaba visiblemente en las penas, la conducía de la mano por las altas cumbres de la perfección, era su maestra y, como tal, le dictaba las páginas inmortales de sus confidencias místicas y de su diario autobiográfico. La mística capuchina gozaba casi diariamente de la visión y regalos de María, unas veces contemplando su gloria o sus perfecciones, otras veces participando de sus dolores y llorando con ella. Nada hacía Verónica sin consultarlo antes con su madre celestial, exponiéndole familiarmente sus dudas y obligándola con ternuras de hija a que le sirviera de guía y de maestra.

    Cuando fue elegida abadesa, mandó que colocaran en el sillón abacial una imagen de la Dolorosa, y puso en sus manos las llaves, la regla y el sello del monasterio, rogándole que fuese ella la verdadera y única superiora de la casa; y dícese que todas las noches, antes de acostarse, repetía la misma ceremonia.

    Cuando se acercaba alguna de las festividades de la Virgen, llovían sobre el monasterio regalos y limosnas en tal abundancia, que las religiosas lo atribuían a la devoción filial de la madre Verónica, y solían decir, a la vista de aquellas abundantes provisiones: «Hoy, la divina Abadesa nos paga la fiesta». Y Verónica llamaba a su querida Virgen «la superiora y la procuradora del convento». A veces, en graves apuros económicos, muy frecuentes en los conventos de capuchinas, la sierva del Señor acudía con especial confianza a la Virgen, le manifestaba sus necesidades y añadía con un mohín de niña mimada: «Madre mía, no tenéis más remedio que escucharme». Y, en efecto, ante tal confianza e ingenuidad, la Madre de Dios no tenía más remedio que favorecer a manos llenas a su hija, consolarla, ayudarla y santificarla.»
    Como el cantamañanas del presunto predicador que quiere hacer lo que no se le habría ocurrido con el Papa Juan Pablo o con Benedicto XVI. Que lo jubilen y descanse de sus fatigas y a la vez aprenda algo sobre las tradiciones de su Orden y sobre todo, la Tradición de la Iglesia.

  11. Del Capuchino San Lorenzo de Brindis, canonizado por León XIII y declarado Doctor de la Iglesia por San Juan XXIII, nos dicen la actas de su canonización que: » Se preparaba para la Predicación con prolongadas oraciones y penitencias. Cada sermón iba precedido de «tres horas seguidas de oración, con llantos y suspiros, de modo que empapaba hasta tres pañuelos». Meditaba en el evangelio de la fiesta del día que tenía que predicar. «Nunca estudiaba otro libro que la Sagrada Escritura, arrodillado siempre ante una imagen de la Virgen bienaventurada, con lágrimas, sollozos y suspiros…; y a medida que Dios le inspiraba, mientras estaba de rodillas, escribía las ideas que luego predicaba, sin estudiar otro libro. Y levantándose de la oración, hacía una profundísima reverencia a la bienaventurada Virgen. Y su comida de cuaresma se reducía a hierbas cocidas, y ensalada con algún rábano y, a veces, un poco de pescado». Éste es el testimonio de uno que vivió cerca de él durante muchos años. Hoy tenemos la suerte de poder leer las «anotaciones» que el santo escribía durante su oración, y constituyen la parte más notable de sus escritos. Son reflexiones riquísimas y muy atinadas sobre los evangelios de cuaresma, del adviento, de los domingos, de las fiestas de los santos y de la Virgen.

    Después de todo lo dicho, no nos maravilla que las gentes corriesen en masa a escucharle y que las iglesias fuesen insuficientes para tanta multitud. Las conversiones, clamorosas, se multiplicaban a su paso.»
    Como el cantamañanas del presunto predicador Pontificio..

  12. Se. De la Cigoña, creo que se equivoca usted en la comprensión de lo que dice el P. Cantalamessa.

    Pienso que va más en la línea de aquellos que sobrepasan la hiperdulía que se le debe dar culto a la Virgen y la ponen a la altura de Dios.

    Llama la atención a aquellos que pretenden llamarla con nuevos títulos, que no han estado en la tradición.

    «Denuncia» a aquellos en los que su fe se basa en la revelación de turno en un pueblecito más o menos pequeño…

    ¿Donde encontrar el equilibrio? MARIALIS CULTUS. Preciosa exhortación apostólica de Pablo VI doble el culto cristiano y catolico a la Virgen María.

  13. Nunquam satis de Maria
    proclamamos con firmeza;
    y es infamante simpleza
    decir que sobra porfía…
    Y,si el hereje no entiende
    tanto amor a nuestra Madre,
    será porque anda sin padre
    que tal infamia le entiende…
    Rabien Lutero y Calvino;
    rabie Zwiglio y sus secuaces:
    Abdico de tener paces
    con ganado tan ovino…
    Pues,si la Virgen,i tan Santa !,
    les provoca tal alergia,
    no es posible haber sinergia
    con esa gente que espanta…
    Y así,desprecio al hereje
    que ofende a tan Gran Señora.
    i Bendita la dulce hora
    en que dio,Jesse,Ese Esqueje !

  14. Quinocho:
    Es un hecho que el culto a la Virgen María, es una de las cuatro o cinco cosas fundamentales que nos separan de los protestantes, y eso hay que subrayarlo una y mil veces. Lo que creo que no es incompatible con subrayar lo que nos une tanto con estas sectas como con el judaísmo, el Islam, el hinduismo o cualquier religión que pretenda acercarnos a Dios: está muy bien resaltar las coincidencias, siempre que quede claro que no somos lo mismo y que hay aspectos fundamentales que son erróneos y que uno de los peores errores es le sincretismo.

  15. No tiene nada de lo que arrepentirse. Cantalamessa siempre fue un cantamañanas, aparte de uno de la cofradía del ojete en remojo. En el blog «Cristo era sabio» reproducen el párrafo del capuchino del culete desencapuchado sobre la Virgen y es repugnante. Cigoña, tiene usted más razón que un santo.
    Y el pichurrín que me copió el nick. haga el favor de buscarse otro, porque Pitusa solo hay una.

  16. Imposible creer que Bergoglio diera un puñetazo a nadie por meterse con la esposa de Bergoglio padre. Tramar , urdir con otros en la oscuridad para organizar algún tipo de venganza y pareciera un «accidente» , es lo que se puede creer.
    Respecto a la Madre de Dios, Bergoglio no va a hacer nada sobre lo que Cantalamessa ha dicho , entre otras cosas porque el Padre Jorge , de la Virgen afirma :

    «La Virgen no es la jefa de una Oficina de Correos.»

    «Era silenciosa, pero dentro su corazón, ¡cuántas cosas decía al Señor! “Tú, aquel día —esto es lo que hemos leído— me has dicho que serás grande; tú me has dicho que le habrías dado el Trono de David, su padre, que habría reinado por siempre ¡y ahora lo veo allí!” ¡La Virgen era humana! Y quizás tenía ganas de decir: “¡Mentira! ¡He sido engañada!”

    » La Iglesia y la Virgen María son madres, ambas; lo que se dice de la Iglesia se puede decir también de la Virgen, y lo que se dice de la Virgen se puede decir también de la Iglesia (…) Todas las madres tienen defectos, todos tenemos defectos, pero cuando se habla de los defectos de la mamá nosotros los tapamos, los queremos así. Y la Iglesia tiene también sus defectos»

  17. Totalmente de acuerdo. Pego más abajo el enlace al comentario del padre Gabriele Amorth, exorcista de la diócesis de Roma, en el que refiere como el diablo, obligado a decir la verdad en los exorcismos, reconoce a Santa María como la criatura más poderosa frente al Maligno por ser la criatura más humilde, más pura, más obediente y sin haber sido nunca rozada por la sombra de pecado y como debemos en las tentaciones y en las pruebas de la vida confiar en el poder de intercesión de la Virgen Inmaculada. Todo ello deja claro como de «María nunquam satis»,, como bien recoge el blogger.

    http://gloria.tv/album/821PiYq1s84/media/DWhG4VgNabP

  18. DIOS te salve MARÍA
    llena eres de gracia
    EL SEÑOR es contigo
    BENDITA tu eres entre todas la mujeres
    y BENDITO es el fruto de tu vientre, JESUS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.