PUBLICIDAD

De Mallorca y Taltavull

|

El obispo está sin duda gafado. O él se lo busca permanentemente

Me dicen que el Seminario está en una situación tal que hasta puede desaparecer pues la estela marcada lleva a la ruina y al escándalo. Y eso sería responsabilidad directísima del obispo.

El descontento entre parte notable del clero es manifiesto y parece ser que son varios, en número importante, los que han amenazado al obispo con la dejación de sus responsabilidades parroquiales.

Un expárroco que vino a ampliar estudios en Madrid, ante la situación de la isla comunicó al Tià que no volvía y que se incardinaba en Madrid. Me dan hasta el nombrede la persona.

Continúa el escándalo por la fotografía del pastor y la pastora, del cura y la pastora. Intentaré copiarla pero estoy seguro que tomada del correo no lo voy a conseguir

Y hay bastante gente indignada por el cierre de parroquias decretado por Taltavull.

Crónica mallorquina agitada. Y que podrá titularse El error Taltavull. Sumado a otros errores: El error Pujol, El error Herrero, El error Novell, El error Cobo, El error Zornoza…

18 comentarios en “De Mallorca y Taltavull
  1. ¡Cuánta razón tiene nuestra amiga Carina!

    Guillem Feliu es un párroco muy rumboso, tanto que hasta celebra funerales el día de la Epifanía. Lo suyo es servir a los fieles, aunque apenas se abran las puertas del templo entre semana. No pasa nada… él es seguidor del consabido Doctor de la Iglesia, Joaquín Sabina, a quien citó en una homilía para soltar que por primera vez tenemos un Papa que cree en Dios… y se quedó tan ancho. ¿Alguna autoridad de la diócesis le llamó la atención? Parece que no, pues ahí sigue, tan salao, ese pastor de Santa María del Camí que acoge a la comunidad luterana sueca para que los feligreses se habitúen a la presencia de pastoras en el presbiterio. Dice Feliu que ya es hora de ordenar sacerdotisas. Tenemos un cura que está en la vanguardia de la innovación, con la turbo siempre a toda máquina para llevarnos por cañadas seguras.

  2. A propósito del entorno catalán. Accedo con cierta frecuencia la blog “Germinans germinabit”, más que por las noticias sobre Cataluña, por las noticias y comentarios religiosos que me parecen interesantes y de calidad. He visto con cierta sorpresa, y alegría, que han superado ampliamente los seis millones de visitas, lo que me parece un éxito en un blog religioso dedicado a un pequeño territorio escasamente cristiano en la actualidad; se ve que mi percepción era demasiado pesimista.

  3. Frente a todo lo que se esta viviendo en Mallorca sólo quisiera recordar lo que se nos dice en la carta a Timoteo. Basta obviar cualquier otro comentario.
    Epístola a Timoteo :
    Es muy cierta esta afirmación: «El que aspira a presidir la comunidad, desea ejercer una noble función». Por eso, el que preside debe ser un hombre irreprochable, que se haya casado una sola vez, sobrio, equilibrado, ordenado, hospitalario y apto para la enseñanza. Que no sea afecto a la bebida ni pendenciero, sino indulgente, enemigo de las querellas y desinteresado. Que sepa gobernar su propia casa y mantener a sus hijos en la obediencia con toda dignidad. Porque si no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar la Iglesia de Dios? Y no debe ser un hombre recientemente convertido, para que el orgullo no le haga perder la cabeza y no incurra en la misma condenación que el demonio. También es necesario que goce de buena fama entre los no creyentes, para no exponerse a la maledicencia y a las redes del demonio.

  4. Yo creo que me voy a dedicar a hacer apuestas, a ver quien dura más, si Francisco I de Roma o Sebastián I de Mallorca. En cualquiera de los supuestos la derrota está servida, si cae Bergoglio al menorquín se le va a agriar el cuajo, y siendo él de tierra de quesos es esto materia delicada. Si por el contrario fina el de Ciudadela lo hará acompañando a sus coetáneos que son multitud y dejará la isla como para alicatarla. No, esto no da más de sí, es un final en toda regla. Se comenta por las sacristías que tras Taltavull vendrá Monseñor Antonio Vadell, se comenta a gritos, la mayoría de curas, muy viejitos están sordos como tapias y cuando quieren decir algo en secreto se les escucha desde la plaza del pueblo. Pues nada, ya sabemos que todo puede empeorar, si no en línea, sí en duración. Vadell es joven. Vale, no llamemos al mal tiempo. Yo creo que al final me voy a quedar en casa y tan ricamente, lo de ir a la iglesia ya me está dando mucha pereza, un frío que pela; unos altavoces del año catapún que no permiten entender ni una palabra; bombillas de las de filamento made in Edison; y todo oscuro, polvoriento y, sobre todo, sin nadie. Y mira que es un misterio y de los gordos, porque los del año de los micros (70) dicen que ellos todo lo han hecho bien. Vaya, vaya, o sea que todo está perfecto, pero no hay nadie. Algo no encaja, verdad? Quiá, no me hagan caso, me hago vieja y voy teniendo cada vez más mala leche, ya me lo dice mi nuera. Al final me apuntaré al curso de Zen y entre eso, el yin y el yan y una copita de anís del mono igual lo veo con mejores ojos, aunque no me engaño. Esto no tiene remedio ni mis nietos bautizo, pa qué!

      1. Oye Ivan, y tu ¿quien eres para juzgarme? ¿crees que no tengo una gran pena por tener a los nietos sin bautizar?. Te aseguro que no es plato de gusto. Yo dí a mis hijos una educación católica, acorde a lo que en nuestra familia habíamos vivido desde siempre. Poco a poco se fueron alejando, y ahora no quieren saber nada. No creo que debas ni puedas juzgarme por eso sin pecar gravemente. Y lo del anís del Mono, creo que ni se fabrica, deberías ser capaz de entender que hay cosas que se escriben con cierto humor.

  5. En Santa Maria estamos hartos de éste rector que se dedica a inventar tonterias en cada misa. El otro día en un funeral regañando al personal porque habian llevado flores a un difunto, y venga con la matraca de que las flores hay que llevarlas en vida y venga tonterias. Por favor, que se lo lleven ya. Y quiero añadir que todo esto no sería posible sin monseñor Taltavull quien, conociendo al pájaro, lo trajo a nuestra parroquia vendiéndolo por bueno. Me dicen que el convento del pueblo está definitivamente cerrado y que no se puede celebrar nada en él, ni siquiera un acto de piedad ni sacar nada en procesión. Por el amor de Dios Sr. Obispo, si hasta en la cocina de mi casa hago actos de piedad rezando mientras pelo patatas, ¿como no puedo hacerlos en un convento? pero bueno, yo creo que lo del convento responde a la cada vez mayor ausencia de clero. Los viejos se mueren, y los jóvenes de 60 años como el nuestro… pues estarían mejor callados. Y dicen que vine de tierra de alcaparras, igual es verdad, ya ve usted.

    1. Solamente una reflexión, Carina, acerca del tema de la regañina de las flores al difunto. No conozco el asunto, ni a nadie de los que intervinieron en el mismo, ni al sacerdote, pero quizás dicho sacerdote era conocedor de la situación del fallecido y dijo una cosa de sentido común: como dicen los mayores en el pueblo donde nací, en Teruel, ” muerto Pascual le daban el caldo”, un dicho que pasa de generación en generación; pero no es cosa nueva, porque hay unos versos del poeta Propercio, del siglo I antes de Cristo, que traducido del latín dice: “… muerto y le dan la medicina”. En resumidas cuentas, las flores o la medicina, lo que eso significa naturalmente, en vida, como Dios manda. Y menos paripé.

      1. Caesar, conozco la cita a la que te refieres y que aparece en multitud de refranes. De cualquier modo de lo que estoy harta, y no sólo en el caso del rector Feliu, es de que se me riña desde el altar. Si llevo flores porque las llevo o porque no debería llevarlas, si el niño hace la comunión me riñen por los fotografos y por el traje que le hemos hecho, y si me caso me advierten que nada de flores, ni fotografo, ni video, ni traje de novia… y sabes que? pues que mando a hacer puñetas a todos esos curas regañones. Por Dios, que salgan un poco a que les dé el aire, que cosa mas rancia, no quiero imaginarme cómo será este pollo cuando cumpla 10 más y se clave en los 70.

  6. Nihil novum sub sole. Todo es un poco lo mismo desde que hace dos años, primero como aspirante y después como titular, aterrizó este menorquín injertado de sardana en la sede mallorquina. Bueno, exactamente lo mismo no, a que engañarnos. Todos estamos un poquito mayores, en mi caso la edad ya me juega malas pasadas. Observo también que el paso del tiempo afecta a todos, sacerdotes y obispo incluídos. Ay, me hace mucha gracia cuando el Sr. Cigoña pone la foto de D. Sebastián con lentes de sol y cara de anuncio de Martini, pobre, la verdad es que visto de cerca se va arrugando a la vez que engorda, y cada vez más. Y sí, me dicen que el carácter también se le va agriando, aunque la verdad, no creo que eso sea por la edad ni los kilos, sino porque las cosas no van como él había previsto. Y es que una cosa es desear ser obispo titular, y otra muy distinta desear dejar de serlo. En fin, no tengo ni idea de si D. Sebastián quiere jubilarse, yo en su caso lo desearía con toda el alma, sobre todo después de perlas tan hermosas como la de decir que para la diócesis de Mallorca bastaban treinta sacerdotes. Claro, al paso que vamos lo va a experimentar, y no sé, incluso resulta creíble que de tener los treinta se dé con un canto en los piños ¡Ay Señor!
    A mí del seminario me llegan poquitas cosas, ya se sabe que los jóvenes informan a los jóvenes, y yo ando ya muy desfasada. A D. Jaime Augusto Estela sí lo conocí en La Vileta, inlcuso un poco antes, lo recuerdo muy entrado en carnes, y éste, al contrario de lo que le pasa al obispo, ha ido perdiendo grasita hasta quedar con cara de pepinillo en vinagre. En lo que sí se parecen es en la acritud de carácter, no sé, tal vez sea que la oveja imita a su pastor hasta en el carácter. Y hablando del pastor y la pastora, en mi niñez saltábamos a la comba con alguna cancioncilla sobre pastores y pastoras. Eramos niñas y no había mucho más para entretenerse. Tal vez la situación sea idéntica en Santa María… la de niñas aburridas saltando y cantando, aunque seguramente el estribillo elegido sea el de la muñeca vestida de azul, con su camisita y su canesú.

  7. Se dice que un cura muy “Felino” de la Iglesia “católica” está de los nervios. Está soltando por todas partes que va a denunciar a la mitad de su diócesis. Claro, se ha abierto el “baúl de los recuerdos”, y ya se sabe… cuando los recuerdos son malos… Pues más le valdría estar quietecito y calladito, no vaya a ser que le salga el tiro por la culata… nunca mejor dicho. De todas maneras, sería muy divertido que denunciase, pero mucho, porque empezarían a salir a la luz muchas cositas. No son pocos los que conocen su glorioso pasado (y presente), hoy hipercomentado en ágapes presbiterales. Hace poco, llegó a criticar públicamente en misa a los que osaban criticarlo, como si no fuera legítimo estar en desacuerdo con un cura tan esperpéntico. Su defensa fue que Dios le había perdonado los pecados del pasado. Pues me alegro, enhorabuena. Aaaaah, por cierto, puede que él aún no lo sepa… pero, según me han dicho, parece que en Roma ya han activado la alarma con este tema. Es que Roma se entera de todo, y seguramente pedirá al obispo informes suyos, si no se los ha pedido ya. Algunos estaremos encantados de colaborar si no deja de hacer el estúpido.

  8. La vida en la isla es muy divertida. Es una “party” continua. Pero es mejor que no se sepan muchas cosas, la verdad. Porque si se supiese la historia de una fiestecilla que se celebró hace unos añitos en un piso de Palma… saltaría todo por los aires. Solo daré tres pistas: el piso está en una calle que tiene el mismo nombre de una de las obras de Raimundo Lulio, se hizo una redada policial y hubo vestido de novia incluido. Aquí tenéis una imagen del momento

    https://www.youtube.com/watch?v=miHLzIk7cDc

  9. Una característica de nuestros actuales mitrados es por una parte su escasísima preparación teológica (lo que les hace cometer y decir auténticas barbaridades) y su distorsionada visión de la realidad. Don Sebastián es un buen ejemplo de las dos patologías anteriores a la que añade una tercera: Su enorme afán de protagonismo y enfermizo egocentrismo que le hace protagonista de más de una anécdota que buena parte del clero comenta y ríe por lo grotesco y ridículo. Su apoyo a un determinado sector del clero es más que evidente, sector que se convierte en auténtico lobby (me ahorro el adjetivo) y que detenta todos los sectores de poder diocesano.
    Pero vayamos por partes. Bombas que le van a explotar al mitrado:
    a) EL Seminario: ciertamente en estado casi terminal. Ya se ha comentado otras veces pero es una auténtica realidad lo que hace que nadie se atreva a animar a ningún joven a que ingrese en él. ¿Que le puede esperar al posible candidato?. Un Seminario con un rector que cuida de su anciana madre : vive, duerme y come en su casa (todo ello con la conciencia del deber cumplido por cierto) y…un todopoderoso Superior al que le sobra todo seminarista salvo uno y que ha creado un ambiente irrespirable. Reacción del Obispo: “Todo va bien”..”todo es mentira”!!!! dicho en un tono que yo calificaría de agresivo y con poco dominio de sí (¿no le convendría repasar alguna carta neo-testamentaria sobre el perfil de un buen pastor?)
    b) La situación de un determinado párroco que con gran sentido común se ha dedicado a ventilar sus dificultades actuales y pasadas desde el púlpito. Nuestro mitrado se ha vanagloriado de haber salvado a dicho individuo y haberlo recuperado para la Diócesis (también lo ha hecho con otros como con él de algún arcipreste actual caracterizado por su insoportable pedanteria y amor a todo lo sudamericano). Pero el pasado siempre vuelve y desde la nueva política vaticana convendría recordar al mitrado lo de la tolerancia cero y la no prescripción de algunas conductas. O se corrige o se es cómplice. No existen medias tintas.
    c) El mundo cofrare al que el obispo desprecia. La religiosidad popular diríase en un lastre que hay que soportar pero no reeducar o aprovechar. Su actitud hacia el colectivo ha creado en más de uno auténtica irritación.
    Y ¿quienes son los artificieros en los que congia Tià?: gente con escasísima preparación cuya presencia y ascendencia entre el clero y el abandonado pueblo de Dios es insignificante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *