PUBLICIDAD

De la mirada torva al gesto hosco

|

El Papa Francisco ha insistido en el perfil de cardenales que necesita la Iglesia

Hace ya unos cuantos años, estaba la Iglesia en sede vacante, que iba a concluir ese mismo día, tuve el inmenso columpiazo de vaticinar que una persona de mirada torva, que la tenía, no iba a llegar a la sede de Pedro.  Pues esa mismísima tarde.

Hoy, tras tres o cuatro días de ausencia del Blog por problemas técnicos, visitando entradas en las que no podía entrar y que visitaba diariamente, me he encontrado con esta imagen del Papa Francisco y en un medio que no es hostil  al pontífice reinante. Me hizo  recordar lo de la mirada torva, que mantiene, a la que cabría añadir un gesto hosco, que también parece que se le advierte. Me limito a constatarlo sin aventurar pronósticos de futuro  que se ve no es lo mío. Así que, del futuro, Dios dirá. Mirada y gesto, torva y hosco. En no pocos testimonios gráficos. No me tienten a reproducirlos.

Y por supuesto que hay otros más favorables.  Pero ni los unos ni los otros son cosa mía. No me dedico a la fotografía. Recojo lo que está en los medios.

 

Comentarios
8 comentarios en “De la mirada torva al gesto hosco
  1. Nuestro querido Papa, papito Francisco será recordado como el Jerónimo del siglo XXI por su adusta pero bondadosa sabiduría, que lideró y aceleró la sanación de todo el orbe de la terrible pandemia del COVID 19 y de la rigidez farisaica de muchos. Ad multos annos!

  2. No olvidemos con que gesto de cariño de misericordia le dio varios manotazos a una señora china. Todo amor y sonrisas.
    Es mas falso que un billete de 7 euros.

  3. Por desgracia para nosotros, los que usted llamó en su día «propósitos inconfesables» ya no son inconfesables sino horrendos, horribles y horrorosos: cargarse a la Iglesia como sea.

  4. Es algo patente. Hay que buscar para encontrar gestos dulcificados. La verdad es que si uno se tropieza se cruza con una persona con ese geste y mirada, cruza a la otra acera, y no por desagradable, sino simplemente por miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *