De genuflexiones

|

Ver las imágenes de origen

Totalmente de acuerdo con Sánchez Saus.

https://www.religionenlibertad.com/opinion/605491014/Genuflexos.html

<

Al menos con mi rodilla derecha que solo la resrvo para Dios.

¿Y el Papa? Pues él verá.

Ni Trento ni el Vaticano I  han dicho que su rodilla fuera la mía. Ni el Vaticano II. Pues yo, tan conciliar como siempre. Pero la rodilla sigue siendo mía.  Y espero que la artrítica,o lo que sea, de Francisco siga artrítica. O lo que sea.

P.D.: Otro que piensa como yo. Norteamericano, policía y negro:

https://www.religionenlibertad.com/video/124089/arrodillo-dios.html

 

Comentarios
23 comentarios en “De genuflexiones
  1. Bergoglio estaba en gran forma cuando se arrodillaba ante los pastores anglicanos y carismáticos o cuando lavaba los pies a los árabes los Jueves Santos , sin embargo le duele las rodillas siempre que celebra la Santa Misa impidiendo cualquier gesto en la Transubstanciación .

      1. nb 91
        ¿En serio? ¿esa macarrada pueril le parece magnífico? se esta retratando usted. Solo alguien con muy pocas luces podria pergeñar un engendro así, y solo alguien con muy poca sensatez podría difundirlo. Ese cura necesita un año o dos de formación, humana general, y de educación y de saber estar. De teología ya ni hablamos.

        1. A ver, Juan, que este es el nivel que dan ya nuestros curas (y, por ende, nuestros seminarios y nuestros obispos), no pidamos más porque no lo dan. Ni humana ni teológicamente. Son guays, son del mundo. Y el tipo de público que forman, si éste no se forma por su cuenta, si éste no busca en la doctrina milenaria de la Iglesia fuera de su inanidad, es el que los jalea. En sus manos consagradas, cada día se violará más y más el sacramento del altar hasta que no tengamos pan del cielo, y no por imposición gubernativa como en estos meses. HAbrá que aprender a vivir, a sobrevivir sin él en este mundo hostil a Dios, creyendo que puede con Él, soberbio.

          1. SCINTILLA
            Lo siento pero no. No podemos conformarnos. Los ordenados tienen la obligación de conocer suficientemente, y si no tienen conocimientos entonces siempre queda la santidad, como el Santo Cura de Ars. Lo que no cabe de ningun modo en la Iglesia en un ordenado es la macarrada, la ordinariez y la falta de educación. Me temo que eso se coge fundamentalmente, con la verguenza en la familia y ese cura no ha debido de tener una buena educación a tenor de sus actuaciones. Solo que tuviese un poco de sensibilidad y de pudor y de decoro no se le ocurría difundir semejante majadería. Se creera el tio un nuevo San Pablo.

  2. Mi madre siempre me decia: «SI NO NOS ARRODILLAMOS ANTE DIOS, ante quién si no»… Muy bueno el articulista. SU FRASE FINAL ES FIRME Y CONTUNDENTE. No hay más..No sé quién d8jo»nunca el hombre es más grande cuando se ARRODILLA ANTE DIOS «. Amén

  3. ¿Por qué la gran mayoría de nuestros sacerdotes y obispos no quieren hablar de la crisis de la Iglesia? ¿Qué deben hacer los fieles?
    Este es el tema a tratar hoy: ¿Por qué los obispos y sacerdotes desean más que todo tener la razón con respecto a que la crisis de la Iglesia no es tan grave?
    Hay que decir que aquellos hombres que se aman a sí mismo más que a Dios y si fuera necesario despreciarían a la realidad, las verdades humanas y divinas molestas y a Dios antes que despreciarse a sí mismos, construyen siempre para sí mismos una muy bella visión de su persona, tienen una gran fe en sí mismo y un gran amor por sí mismos.
    No estamos pretendiendo que este clero introduzca en el examen de conciencia la duda metódica de Descartes pero tampoco somos partidarios del libre examen o de la ausencia de todo examen que se refiera a la actual crisis de la Iglesia y a su actuación o mejor omisión personal y comunitaria en obras y palabras meritorias para hacer frente a la misma.
    Trataremos de ver cómo ese amor a sí mismos obstaculiza la percepción, en realidad, la percepción no solamente se modifica para amarse más que a Dios con una memoria debidamente retocada y modificada de los verdaderos hechos, acciones y omisiones que llevaron a fracasos y pecados sino en incorporar al presente todas las fantasías que se tienen con respecto al futuro como si ya las mismas formaran parte de su patrimonio y de lo que son.
    Es lo que se llama el no conocerse a sí mismo, el no respetar el imperativo de Sócrates de “conócete a ti mismo” y ello hace que tengan una visión muy distorsionada de quienes son, de lo que han hecho y de lo que pueden lograr y también una visión muy distorsionada de la realidad que les toca vivir porque al amarse a sí mismos más que la verdad con toda arbitrariedad e injusticia puede uno puede retocar y creer sobre su persona usando mal de su libre albedrío todas las mentiras que quiere y terminar formando de su persona un ídolo al que rinde culto y al que se defiende a muerte de toda verdad o realidad que pueda dañarlo.
    Por ello son ciegos que guían otros ciegos porque al no querer verse como son, ello necesariamente los lleva a no querer ver la realidad humana y creatural que los rodea. Para mentirse el necio necesita despreciar la realidad y la verdad.
    ¿Pero no es que san Agustín dijo que no hay nadie que quiera ser engañado? No, si uno se lo plantea desde la lógica no existe nadie que quiera ser engañado pero el mal amor o la mala voluntad lleva necesariamente a querer retocar aquí y allá la realidad y la verdad, para mentir el hombre debe mentirse a sí mismo primero, debe considerar a la mentira como algo bueno en alguna medida para su persona aunque más no sea para cometer injusticias con el prójimo y sacar cierto beneficio temporal sin tener en cuenta el perjuicio que genera a su persona y a su salvación.
    Sócrates decía que por las injusticias cometidas las almas de los muertos presentan heridas como de latigazos y que él prefería ser objeto de una injusticia que cometerla. Ante estas afirmaciones de Socrates ¡Vaya necio! dice el necio.
    Y así se piensan y se ven como fantásticos obispos y sacerdotes, por supuesto, que ciertas críticas a sí mismos se hacen y reconocen sus pecados en un muy ligth examen de conciencia pero hay muchos pecados que no quieren ver y son los que se relacionan con la realidad y la verdad que les molesta, los fracasos terribles, los grandes errores cometidos personalmente o en comunidad dentro de la Iglesia no quieren verlos porque piensan que si pierden esa fe en sí mismos y ese amor a sí mismos no serán capaces de creer en Dios (esa mentira les dice el demonio) cuando es totalmente lo contrario pues todavía no han empezado a creen en Dios y amarlo como debieran.
    ¿No han estudiado ellos durante años filosofía, teología, latín, griego, etc.? ¿no se han preocupado y ocupado por su Iglesia y por los fieles? ¿no han amado a estos fieles y han cuidado sus almas? ¿no han dedicado íntegramente la vida a Dios? ¿Qué más puede pedirse?
    Y, sin embargo, cuando uno les toca ciertas verdades molestas que han generado la presente crisis de la Iglesia católica estos sacerdotes y obispos se enojan, se molestan, ¿por qué? Porque hay algo que no han hecho, hay un error que han cometido y de gravísimas proporciones, hay un pecado gravísimo y mortal que llevan en la conciencia y que al recordarle uno el mismo, se vuelven ellos como Caín contra Abel, se vuelven contra sus hermanos con ira y con deseo de que callen para siempre esa verdad.
    Pensaron que bastaba con dejarle la dirección de la Iglesia a Dios y al papa y ellos podían descansar y dormir sus sueños de una primavera de la Iglesia, solamente bastaba con obedecer al papa y olvidar o hacer la vista gorda a todo lo que pasaba alrededor y que se refería a la corrupción dentro de la Iglesia, al Partido del Mundo dentro de la Iglesia sobre el cuál era mejor no hablar, de la contraIglesia dentro de la Iglesia era mejor ocultarla a los fieles y no pensar en ello, no había afirmado Jesús que las puertas del infierno no prevalecerán, mejor dejar hacer al NOM y no combatirlo dentro de la Iglesia, ellos pensaron que debían evitar lo que pudiera dañar su propia persona cueste lo que cueste.
    ¿Cómo correr el riesgo de ser odiado por los hombres y menos por los hombres de la Iglesia por sacar a luz una verdad molesta y sus propios pecados? ¿Por qué no evitar con buenos argumentos cualquier buen combate y cualquier martirio? Ellos estaban allí para administrar los sacramentos y dar la santa Misa, esa era su principal función y, luego, obedecer y tratar de no pensar ciertos temas o pensarlos de manera tal que no se vean impulsados a correr el menor riesgo en su prestigio y en su persona.
    “Milicia de Dios”, sí, pero para las misiones con los infieles pero nunca para combatir el buen combate dentro de la Iglesia, allí mejor dedicarse a lo suyo y a hacer el bien y con ello todo iría correctamente. Si había que comer los sapos del CVII y decir a diestra y siniestra que no pasaba nada con el CVII o con la Iglesia y que era el mejor concilio de la historia y negar toda verdad y toda realidad incómoda mejor, ellos serían los más fieles ejecutores del silencio, del arte de ocultar y omitir.
    El problema es que la crisis de la Iglesia se hace presente HOY con tanta claridad y con tanta fuerza que estos ciegos que no quieren ver ni oír empiezan a escuchar sobre la necesidad de dar batalla por la fe de Cristo en la Iglesia y combatir la herejía dentro de la Iglesia y les molesta esa realidad y les molesta esa verdad porque choca con lo que siempre durante décadas y décadas han sostenido sobre ese tema: a saber, que en esos temas era mejor callar y dejar hacer y dejar pasar y que Dios y el papa se ocuparían de resolverlos sin necesidad de la colaboración de la creatura humana en la obra de salvación.
    Cuando creían llegaba la época de cosechar lo que sembraron se encuentran que deben cosechar tempestades que ellos no sembraron pero que sembró el enemigo en la Iglesia mientras ellos dormían.
    Y ahora tendría que empezar a hacer un examen de conciencia con cierta ascética de su persona y de la realidad para poder cambiar de estrategia, para poder organizar una milicia contra la antiIglesia para defender a Cristo y a la santa Iglesia de los ataques que recibe desde dentro.
    Y es allí donde necesitan esos sacerdotes y obispos una cuota más elevada de necedad y cobardía, el diablo quiere torcer más el árbol que ya creció torcido hasta derribarlo y muy pocos aceptan que se les ponga un tutor, que se les de algún consejo y es allí el momento en que deben decidir si están con Cristo o contra Él, hay evidentes herejías que se hacen presentes en todos lados y que de manera clara demuestran que el CVII iba a desencadenar esto: la revolución que nombró Lefebvre, la protestantización de la cual muchos hablaron y con la protestantización la pérdida de la unidad y la desintegración de la Iglesia católica primero en distintas Iglesia reformistas católicas nacionales separadas de acuerdo con el gusto de cada Conferencia Episcopal Nacional, de la masonería y del NOM.
    Ahí están los cismas de Alemania y China y de muchos países prontos a seguir el camino sinodal de Francisco y de Alemania. Y así como la reforma protestante generó 30.000 Iglesias y religiones separadas así la reforma del CVII y de Francisco generó primero el cisma de Lefebvre y, luego, está por generar dos cismas más, uno alemán y el otro chino.
    Es más estos dormilones obispos y sacerdotes han pecado tan fuerte por omisión que no han elevado sus quejas al Vaticano por el asesinato evidente de la Iglesia católica en China según palabras del cardenal Zen. Son cómplices de los asesinos y de la injusticia que grita al Cielo por venganza por ser sacerdotes y obispos mudos.
    ¿No son ya estos necios y cobardes obispos y sacerdotes enemigos de Cristo? ¿No hay en esta omisión deshonrosa de sus mínimos deberes católicos de defender la Iglesia y a sus fieles un acto de cobardía y de necedad supremos que se emparenta con el deicidio de Cristo?
    Ellos, no lo ven así, ellos NO consideran que si vence el mal en algún lugar es porque se negó la creatura humana (obispos y sacerdotes) a colaborar con Dios en la obra de salvación y, por lo tanto, porque ha habido un grave pecado cometido y que se comete en la Iglesia terrenal sino porque Dios lo quiso o porque Dios lo permitió y si lo permitió es porque es la voluntad de Dios y, en definitiva, porque lo quiso.
    Y así se justifican en la cobardía y en la necedad y de muchas otras maneras porque son rápidos para esquivar la estocada y los daños por ese amor interminable y profundo a lo que no son pero que creen erróneamente y con malicia que son, o sea, justos, o sea, santos, o sea, buenos, pero bueno sólo es Dios.
    Y en vez de iniciar una nueva Contrareforma dentro de la Iglesia, en lugar de restaurar la fe de la Iglesia y su santidad, estos sujetos aceptan la decadencia y están prontos a caer en apostasía.
    La decadencia de la Iglesia católica es similar a la que existía antes de la Contrareforma porque el CVII destruyó al Concilio de Trento y como lo destruyó ello no significó ruptura con la Iglesia anterior sino continuidad pero con decadencia, una decadencia en la moral y en la doctrina similares a la anterior a la Contrareforma y como esa decadencia hizo surgir el protestantismo, ahora, un clero en gran medida decadente ve en el protestantismo una solución para sus problemas.
    En vez de restaurar Trento y en vez de buscar la Contrareforma lo que aspiran es a decir y decirse que hay que pecar fuerte, que hay que aceptar la decadencia moral y hacer de ella una nueva moral de la situación, que hay que olvidar la teología y los teólogos, olvidarse de la doctrina, no seguir a Santo Tomás de Aquino, no evangelizar, etc.
    Cuando el agua les llega al cuello, en vez de buscar la batalla por Cristo Rey y su Iglesia, este clero ha decidido rebajar su moral y su santidad y la de sus fieles y reformar la Iglesia para que se adapte al Mundo y sea lo más mundana posible, han preferido a Lutero sobre Cristo y han preferido lo fácil, lo cómodo y lo que no implica ningún riesgo.
    Nada de volver a exigir una santidad y moral en los sacerdotes y obispos como lo hicieron San Pío V y San Borromeo en la Contrareforma. Nada de exigirse en una ascética y mística y nada de obligarse a sí mismos a algo que pudiera parecerse al padecimiento y esfuerzo de los santos del siglo XVI por embellecer de santidad la Iglesia, no están a su nivel y no por falta de talentos que Dios les ha dado en demasía sino porque no quieren arriesgar esos grandes talentos con su gran persona en nada que pueda ser peligroso y lo sepultan en la tierra junto con sus cabezas y para eso pueden poner todas las objeciones posibles y, luego, bien debilitados moralmente y en la gracia verán si llevarán o no adelante la apostasía universal, ya han tragado suficientes sapos con el CVII saben que tienen un estómago importante y que pueden tragar varios sapos más en el futuro que les de a comer el Vaticano y si se llega a la desintegración de la Iglesia será porque Dios lo quiso o lo permitió pero si lo permitió era su voluntad el permitirlo y se hizo la voluntad de Dios y, por lo tanto, lo quiso y estupideces y necedades asi vagan por sus grandes cabezas de santos.
    Las guerras no se ganan sin ejército y sin bandera no basta con simular que uno envía algunos soldados sin armas ni víveres al frente de batalla contra la antiIglesia para que este clero pueda decir que tiene celo por la Iglesia y su Dios y para que pueda decir que ama a Dios, ha habido demasiada mala prudencia en ellos, esa prudencia que decía Pieper que es más bien astusia para no tener que pasar por el trance de tener que ser valiente, los pecados de omisión gravísimos se acumulan en muchos obispos y sacerdotes porque no es imposible vencer, si fuera imposible vencer estarían disculpados pero no es así, así que estos sacerdotes y obispos cada vez que comen la Eucaristía por estos pecados mortales de omisión no rectificados comen su propia condenación.
    Organizar un Partido de la Iglesia dentro de la Iglesia para enfrentar el Partido del Mundo en la Iglesia o contraIglesia ¿para qué? Ellos ya han hecho todo lo que estaba a su alcance sin mover ni siquiera un dedo y no moverán un dedo porque significaría que han estado equivocados antes, significaría también tener que rever la hermosa visión que tienen de sí mismos, significaría sacrificios, persecución y martirio y ellos ya son mundanos y quieren serlo, les hubiera convenido ser pastores de alguna de las otras religiones o masones porque no tienen pasta para católicos porque no quieren a Dios, tienen pasta de mundanos.
    Y no es imposible vencer a la suma de todas las herejías del progresismo y sus planes democráticos y masónicos de desintegración de la Iglesia católica (dando muerte a la mala mujer del apocalipsis y distribuyéndose los vestidos en distintas Iglesias reformistas católicas nacionales o adulterando y prostituyendo la religión con herejías) no es imposible vencer porque ya se venció en el pasado, en el siglo XVI y muchas veces más en distintas tempestades de la Iglesia, pero se venció a la reforma falsa y herética por una reforma verdadera y dogmática que se llamó Contrareforma y por medio de santos, sacerdotes santos, obispos santos y papas santos. No es imposible porque no hay que convocar un nuevo concilio de Trento sino que ya lo tenemos, no es imposible porque lo que hay que hacer es corregir ciertas afirmaciones del CVII y para eso no es necesario que se haga con un concilio, ni con un sínodo, ni una orden del papa basta con organizar y armar el Partido de la Iglesia dentro de la Iglesia para combatir el Partido del Mundo dentro de la Iglesia. No es imposible porque el Partido del Mundo nos ha mostrado cómo organizar un Partido y, por lo tanto, al darse a conocer nos debería obligar a formar un Partido de la Iglesia para defender la Iglesia.
    La Iglesia terrenal siempre va a estar partida entre la ciudad de Dios y la ciudad de Satanás como en todo hombre se da esa lucha, lo que es necesario es una pizca de valor y una pizca de voluntad. No es tan difícil como para servirle de excusa a nadie y para que no sea un gravísimo pecado de omisión evitar la batalla contra Satanás y los hijos de la oscuridad que en estos momentos y por todos los medios lleva adelante la antiIglesia contra la Iglesia contra los dormilones obispos y sacerdotes, contra los fieles y contra Dios.
    Y como consideramos válida las siguientes frases: “La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero” es frase que nos dice un ignoto sabio y que, al escucharla, Agamenón dice: “Conforme”, mientras que el porquero replica: “No me convence”.” (Infovaticana, blog de Specola artículo Quis ut Deus? Miguel, Mija – El, la deed church, la eterna lucha entre la luz y las tienieblas, ¡No tengais miedo!) Y “Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis” y eso intentamos y porque rogamos tanto por la conversión y arrepentimiento de esos obispos y sacerdotes a los que tanto amamos y que, sin duda, nos consideran entre sus enemigos y los enemigos de la Iglesia porque ven en nosotros algo del Socrates que era como un abejorro sobre Atenas y nosotros lo somos sobre esta Iglesia dormilona, les dejamos la verdad divina para que las mediten y de la máxima autoridad para que le obedezcan:
    Mensaje a la Iglesia de Laodicea: «Al Angel de la Iglesia de Laodicea escribe: Así habla el Amén, el Testigo fiel y veraz, el Principio de la creación de Dios. 15. Conozco tu conducta: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! 16. Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca. 17. Tú dices: «Soy rico; me he enriquecido; nada me falta». Y no te das cuenta de que eres un desgraciado, digno de compasión, pobre, ciego y desnudo. 18. Te aconsejo que me compres oro acrisolado al fuego para que te enriquezcas, vestidos blancos para que te cubras, y no quede al descubierto la vergüenza de tu desnudez, y un colirio para que te des en los ojos y recobres la vista. 19.” (Le está exigiendo a la Iglesia del fin del Mundo que es lo que significa Laodicea que se embellezca en santidad y en dedicación a Dios) “Yo a los que amo, los reprendo y corrijo.” (Se han olvidado estos partidarios del ecumenismo con Buda y con Mahoma que nuestro Dios es celoso) “Sé, pues, ferviente y arrepiéntete. 20. Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo. 21. Al vencedor le concederé sentarse conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté con mi Padre en su trono. 22. El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.»
    Esto es lo que les dice a nuestros obispos y sacerdotes nuestro Dios, he ahí la Verdad y la máxima Autoridad a la que deben obedecer por la salvación de las almas y para el bien de la Iglesia. Sea para la salvación o para la condenación de esta generación dormilona está escrito.
    Ahí tienen a Viganó sigan su ejemplo y escuchen sus palabras sobre el CVII y la actual crisis de la Iglesia.
    ¿Qué deben hacer los fieles? Aceptar la verdad sobre la actual crisis de la Iglesia, decirla y difundirla y no luchar contra ella ni matar a los mensajeros, porque quienes luchan contra las verdades humanas y divinas molestas e incómodas son en realidad enemigos de Cristo. Buen fin de semana. Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  4. En realidad no se arrodillan por adoración o veneración, sino para recordar cómo murió asesinado G. Floyd…

    Nancy Pelosi y otros estuvieron arrodillados 8’48», que es el tiempo estimado que duró la agonía del desgraciado Floyd:
    https://youtu.be/Kpe9sEnidog

    Y pensar que toda esta devastación fue provocada por un billete falso, o aparentemente falso de 20$. ¡Qué desmesura! ¡Cuánta hibris!

    1. Es puro postureo barato en epoca electoral. A la PELOSI le importan las vidas de los negros lo mismo que a mi la vida del tardígrado.
      Ha muerto el pobre desgraciado de Floyd, pero en las protestas, han muerto muchos mas negros.

  5. A los católicos- cristianos – se nos prohíbe arrodillarnos, ADORAR- a CRISTO , el ÚNICO DIOS- DIOS UNO Y TRINO- nos obstaculizan y ridiculizan- y el mundo aplaude la reflexión ante las criaturas – Entre ellas el.ser humano y los Ángeles caídos.

    Esa es la PERVERSION ABSOLUTA. que nos lleva a UN MUNDO EN SDESESPERACION .

    1. Pues a mi no me han prohibido nada, tal vez porque a prohibiciones tontas, hago lo que me da la gana.

      Pero sí es cierto que ahora se lleva mucho la mar***dita de inclinar la cabeza ante el Sagrario.

      Según contaba el Padre Pío, un cura se le apareció para pedirle que rezara por él porque estaba en el purgatorio por no hacer la genuflexión ante el Sagrario y era un buen cura.

      De modo que arrodillarse ante Dios es algo que le gusta, si no, el cura aquel no hubiera estado en el Purgatorio.

      Y por supuesto no me voy a arrodillar ante ningún soplagaitas que decida lo que está bien.

  6. Parece mentira que ese humilde policía tenga más sentido común que muchos Obispos (entre ellos el Gregory) y aún más arriba.

  7. Pues la rodilla del devastador no estaba nada artítrica cuando se postró rodillas en suelo para besar los pies de aquellos líderes de facciones africanas rivales con más crimenes en las espaldas que vergüenza.
    Que cada vez que lo recuerdo aún me pongo malo.

    1. Yo , recordar ante quien E arrodilla Francis en actitud rastrera y servil.y escandolosa, me espero, me indigno; no puedo soportarlo.

      Bergoglio o LA MENTIRA personificada.

      1. A los católicos- cristianos – se nos prohíbe arrodillarnos, ADORAR- a CRISTO , el ÚNICO DIOS- DIOS UNO Y TRINO- nos obstaculizan y ridiculizan- y el mundo aplaude la reflexión ante las criaturas – Entre ellas el.ser humano y los Ángeles caídos.

        Esa es la PERVERSION ABSOLUTA. que nos lleva a UN MUNDO EN SDESESPERACION .

    1. No conozco al señor arzobispo de Lila.Si lo que dice usted es cierto (y no tengo por qué dudarlo), ese señor es idiota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *