PUBLICIDAD

Cuando el arte, la religión y la verdad van unidos

|

Resultado de imagen de monasterio de sijena

Hay un abogado aragonés, o de origen aragonés, al que no conozco pero llevo muchos años admirándole. Desde una profesionalidad más que notable, y un afecto a aquella tierra y a su Iglesia si cabe superiores, tras años como abogado de causas que parecían perdidas él ha conseguido que hoy sean constante presencia en los medios y clamor de un Aragón tantas veces olvidado. Porque era el pariente pobre. Me parece admirable en todo lo que ha hecho y en lo que sigue haciendo por devolver a aquella maravillosa región lo que hoy sigue siendo un impresentable latrocinio.

Se llama Jorge Español, apellido muy glorioso, pero él merece llamarse, hasta con más mérito que los Azlor o los Pignatelli, Español de Aragón. Que no suena nada mal. Su lucha para que vuelvan a su región los bienes que son de ella, hoy objeto de una impresentable apropiación indebida, que reprueba hasta el Vaticano, ha sido de laureada. Al principio más solo que la una. Luego ya ha tenido más sostenes. Posiblemente el de la Iglesia el más cicatero.

Uno de los logros ya tangibles es la recuperación de parte de los bienes del monasterio de Sijena que están ya en la localidad aragonesa. Y dando vida a la misma. El arte religioso, parte fundamentalísima del patrimonio cultural español es un tesoro inexplotado. Catequético, turístico, cultural, económico… En Sijena han comenzado a notarlo como se ve por el artículo que reproduzco:

<<EXPOSICIÓN DE LAS OBRAS DE ARTE RECUPERADAS (EL PERIÓDICO DE ARAGON).

El museo convierte a Sijena en un nuevo foco de atracción turística

El monasterio empezó con 200 visitas al mes y ahora ronda ya las mi

F. V.
26/06/2017

Villanueva de Sijena cada vez tiene un mayor atractivo turístico. Sin dejar de ser un pueblo agrícola y ganadero, la inauguración el pasado enero del museo del monasterio, donde se exponen piezas recuperadas a Cataluña, ha supuesto un fuerte incremento de los visitantes.

Las cifras revelan que se trata de un fenómeno creciente. Así, el pasado mes de enero la exposición fue vista por 203 personas, un número que parece bajo si se compara con las 912 de mayo y las mil o más que se registrarán este mes de junio. Y en verano, época de vacaciones, es muy probable que se supere con creces este registro.

Entre el principio y el final del semestre, el resto de meses reflejan una acusada tendencia al alza. Por ejemplo, en febrero hubo 558 visitantes, por 754 de marzo y 737 de abril.

No se trata de una tendencia nueva. El cenobio siempre ha sido un monumento con cierto tirón, especialmente entre los aficionados al arte románico. Pero hasta enero pasado el complejo monástico recibía solo un goteo de visitas (por debajo de las 200 al mes), en gran parte debido a las restricciones de horario establecidas por la comunidad religiosa, que además solo muestra una parte de las dependencias que ocupa.

AUMENTO DEL 200% // «El aumento de visitantes es más que notable», certifica María Jesús, que regenta el restaurante La Bodega. «Si hubiera que poner una cifra, diría que el incremento de clientes ha sido del 200%», asegura la hostelera, que explica que la mayoría de quienes entran en su local son zaragozanos.

«La gente viene sobre todo por la novedad que ha supuesto el museo, pues antes solo se podían ver algunas dependencias del monasterio un día a la semana, el sábado», añade María Jesús.

Villanueva de Sijena, que no llega a medio millar de habitantes, cuenta además con bares y dos panaderías. Y estos negocios también han notado el empujón de la apertura del museo.

Hay que tener en cuenta que, hasta la inauguración de la exposición con 51 piezas devueltas por la Generalitat, el complejo monástico solo podía visitarse los sábados.

OBJETIVO: VISITA ÚNICA // En cambio, desde la apertura de la muestra, se abre al público los viernes, sábados y domingos. La visita del sábado resulta la más completa porque, además de las obras de arte que obraban en poder de la Generalitat, se puede acceder también a la parte visitable del cenobio. El museo es competencia del Departamento de Cultura de la DGA, pero el resto del espacio monacal depende enteramente de las monjas.

«Lo que nos proponemos es que se realice una visita única al conjunto que incluya tanto el monasterio como el museo», subraya Alfonso Salillas, alcalde de Villanueva de Sijena.

De hecho, explica, eso es lo que sucede los sábados, cuando coincide la apertura de ambas ofertas. «Las personas que han entrado el sábado y han visto las dependencias monacales salen encantadas, pues a veces pueden ver a las monjas y oír sus cánticos y oraciones», informa el regidor.

En su opinión, se trata de que el monasterio «vaya a más y no a menos», una vez recuperada una parte de sus bienes, pues Cataluña sigue reteniendo más de 40 objetos de arte sacro, además de las pinturas murales de la sala capitular, consideradas una joya del románico. La cuestión es que los fines de semana el cenobio se anima y, de rebote, también lo hace el pueblo. Llegan vehículos particulares y también autobuses que trasladan a grupos de escolares y personas mayores.

cartuja de las fuentes / María Jesús, la responsable de La Bodega, también conocida bajo el nombre de Hostería Sabariste, cree que ha llegado el momento de que la Diputación General de Aragón y la comarca de Monegros «hagan algo» por potenciar el pueblo. «Sin salir de Villanueva se puede visitar también la casa natal de Miguel Servet, y en Sena, muy cerca de aquí, hay un museo dedicado a los antiguos oficios», explica la hostelera. Ella piensa que hay que ofrecer a los visitantes alternativas para que completen la jornada y se lleven una idea más real de los tesoros que esconde Monegros.

No lejos de Sariñena, la capital comarcal, se halla la cartuja de Las Fuentes, con frescos de Manuel Bayeu, cuñado de Goya. «Esto hay que venderlo», insiste la dueña del restaurante local, que subraya que «todo el pueblo» se beneficia de la llegada de más turistas.

 Pues muchísimo de ello se debe al trabajo de muchos años del excelente abogado que es Jorge Español.

Comentarios
3 comentarios en “Cuando el arte, la religión y la verdad van unidos
  1. Ya puestos a visitar, que no se olviden de Alcubierre, en cuya sierra se yergue el monumento a los héroes falangistas que defendieron la posición de San Simón muriendo hasta el último. Está el monumento, una gran Cruz con Altar y una plataforma ante ellos. Un poco más abajo, pueden visitarse las trincheras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.