Crisis en Vida Nueva, 21RS y Ecclesia

|

O eso cuenta Religión Confidencial:

«Cambios en las revistas Vida Nueva, 21RS y Ecclesia«

Creo que no es preocupante porque ya no representan nada o casi nada.

<

Se han matado solas y hoy apenas interesan su es que alguna interesa algo.

Las ediciones impresas desaparecerán en breve y las digitales como si ya hubieran desaparecido. Con lo que fueron las tres.

Comentarios
12 comentarios en “Crisis en Vida Nueva, 21RS y Ecclesia
    1. Es la mejor solución y no sólo para Almería.Debería usarse por sistema para todas las archidiócesis y para todas las diócesis con problemas graves, pues aseguraría una transición sin traumas, dando tiempo al nuevo obispo a familiarizarse con su destino.Debió hacerse eso con Toledo y debe hacerse con Zaragoza, Burgos y alguna otra.Cuando un obispo presente problemas de salud serios y tenga setenta años o más, coadjutor al canto y asunto arreglado.

  1. La revista ni siquiera se llama 21RS, sino sólo «21». Su éxito arrollador fue antes del Concilio cuando se llamaba «Reinado Social del Sagrado Corazón» y extendía a mansalva la devoción por el heroico Damián de Veuster (hoy supremacista blanco…). Ya con la ‘Primavera’, no sabían como sacudirse al Sagrado Corazón y la redujeron a «Reinado Social», pero viviendo a lo pavo de los miles de hogares que se habían suscrito en la etapa del Padre Damián. Como seguían muertos de vergüenza, la volvieron a rebautizar como «21RS» y sacaron al dudosamente ejemplar José Bono como Superman en la portada. Al final se han librado hasta del RS. Y mientras quede un viejecito suscriptor de Molokai, que ni tenga dientes ni pueda ya leer… toma 21.

  2. En el periodismo, existen periódicos de derechas y de izquierdas, existen revistas especializadas (religión, motor, moda, tv…) y existen los panfletos del corazón. Infovaticana, es al periodismo religioso, lo mismo que el «hola», a los medios de información.

  3. La edición impresa de «21RS» se mantenía en buena medida gracias a señoras piadosas que estaban suscritas por devoción al P. Damián de Molokai, cuando la revista se llamaba «Reinado Social del Sagrado Corazón de Jesús». Estas señoras ni siquiera la leían; mantenían la suscripción por rutina, pero muchas de ellas han fallecido o se han hecho muy mayores y han cancelado la suscripción.

  4. El futuro está en internet; por lo tanto, la edición en papel sobra.Además, ahorramos en papel, contaminamos menos y es más barata una página en internet que una en papel.Y si dan pérdidas porque nadie compra revistas de esas, más a favor de mis argumentos.Yo fui lector fervoroso de Ecclesia y de Vida Nueva, pero hace décadas que no las leo.

  5. A lo que imagino que habrá que sumar la caída en picado y decadencia de «Alfa y Omega», en su momento de gran calidad y ahora panfleto publicitario del francisquismo más rancio, del buenismo moral y de lo políticamente correcto, desde que Osoroglio cambió la dirección del semanario y su orientación. Y de ésta sí que me da pena, como en otras ocasiones he dicho aquí.
    De «Vida Nueva», pena ninguna. Siempre izquierdosa, muy socialista en sus planteamientos…, ahora es otro espejo vulgarísimo del francisquismo. Pues que los muertos entierren a sus muertos.

  6. Normal. No hace falta recurrir a esas revistas para informarse de la actualidad religiosa. Uno puede venir y consultar pàginas web como esta.

    Ademàs los catòlicos cada vez somos menos. Y el resto de la gente no le interesa este tipo de contenido religioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *