PUBLICIDAD

Creo que el titular de Religión Confidencial no es acertado

|

Ver las imágenes de origen

O elusivo. Porque la preocupación no está en el nuevo rector de San Dámaso o la repetición del actual sino en algo mucho más grave. Que sería el odio que, según bastantes, tiene el arzobispo a su Universidad. Y ese es  el verdadero problema de San Dámaso. Todo lo demás, consecuencia de eso. Y llegamos al verdadero problema de Don Carlos Osoro que ha enturbiado, vale también arruinado, su pontificado madrileño que ahora toca a su fin pues dentro de cuatro meses y una semana presentará al Papa la renuncia de la archidiócesis madrileña pues el 16 de mayo de 2020 cumple 75 años. Renuncia que el Papa le puede aceptar ese mismo día o dentro de cinco años. Pero, para los cinco años, Francisco ya ha cumplido 83.

Don Carlos Osoro era un obispo conservador, deudor en su carrera episcopal del cardenal Rouco, dotado de  excelentes cualidades personales, simpatía, extroversión, enorme facilidad relacional…, y que llegaba a una archidiócesis excelente, perfectamente asentada, con clero abundante y poco problemático salvo escasísimas excepciones, con vocaciones sacerdotales, el seminario más lleno de España… Un verdadero premio gordo de la lotería. Para llegar agradecido a Dios, al Papa y a Rouco. Pues el emérito le dejaba un bombón. Llegaba, además, con buena historia a sus espaldas. Excelente, y recordado, obispo de Orense, llevó dignamente el dificilísimo Oviedo y en Valencia lo estaba haciendo muy bien. Pues todos encantados con su llegada.  Y el primero él.

Pues… el gozo en un pozo. Y muy profundo. Mal aconsejado, y embarcado en el mal consejo, llegó con una obsesión absurda: acabar con el rouquismo. Y solo consiguió acabar con el osorismo. Haciendo a su antecesor un favor inmenso: poner al clero a añorarle. En una proporción inverosímil. Que igual supera el 80%. En Madrid apenas hay sacerdotes osoristas y además los que hay son lo peor de la diócesis.  Pues menudo éxito.

Le vendieron la burra de que era el hombre del Papa y compró sin reparar en todas las mataduras que tenía el animal. Con lo que se hizo un flaquísimo favor a sí mismo y al Papa porque si el hombre del Papa era tan poco popular, ni el Papa le aportaba nada a él ni él se lo aportaba al Papa.

Y respecto a su antecesor logró todo lo contrario de lo que se proponía hasta el extremo de que la popularidad de quien se quería borrar hasta la sombra es ahora incluso superior de la no poca que tenía cuando estaba en activo y ahora sí que absolutamente desinteresada.

De lo que ha logrado el antirrouquismo puede dar idea el éxito de una convocatoria de un cura que  debió creer había llegado la hora de su ajuste de cuentas y que montó una manifestación de protesta ante el nuevo domicilio del arzobispo emérito de Madrid. Asistieron el convocante y cuatro más. No llegaban a veinte los movidos por la manía al cardenal Rouco.

Lo del hombre del Papa también le toca las narices a sus hermanos en el episcopado que le han dado en las últimas elecciones de la CEE un revolcón tal que no se recuerda otro parecido entre obispos. Había que votar la vicepresidencia en la que normalmente sería reelegido Osoro, pues ni a media docena llegaron los votos que obtuvo.

Todos los arzobispos de Madrid fueron presidentes de la CEE hasta Osoro. Morcillo falleció en su primer mandato, Tarancón fue elegido tres veces, Suquía, dos y Rouco, cuatro. Pues Osoro es hoy miembro del Ejecutivo y de la Permanente no por elección sino porque el arzobispo de Madrid lo es. La sombra de Rouco sigue siendo alargada. Y todo hace supones que en las elecciones de marzo no va a ser elegido Osoro presidente.

El Seminario, los dos, en horas bajas, las Fundaciones diocesanas titulares de los medios, el descontento del clero, masticable, las iniciativas de la Diócesis acogidas con «ostentórea» indiferencia… y ahora no el rector de San Dámaso sino San Dámaso mismo que siendo la Universidad del arzobispo parece que este se inclina por una ajena y terminal en lo eclesiástico, vía Arana.  Algo así como si alguien que tiene un pura sangre joven y campeón apuesta por un caballo con más años que Matusalén y desahuciado por los veterinarios.

El problema verdadero no son las filias y fobias de Osoro sino el que sean fobias las que deberían ser filias y filias las que tendrían que ser fobias. Y eso, en puertas de los 75 años parece imposible de reconducir a un buen camino.

https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/diocesis/preocupacion-universidad-eclesiastica-san-damaso-nombramiento-nuevo-rector/20200109192109029295.html

PUBLICIDAD

 

 

 

 

 

22 comentarios en “Creo que el titular de Religión Confidencial no es acertado
  1. Tremenda radiografia del osorato. Pero claro no podemos extrañarnos de un obispo que empieza mintiendo en el currículum. luego dice las chorradas que dice, y que luego se dedica a congraciarse con el trilero patagónico pensando que le van a hacer Califa en lugar del Califa. (El Trolas de la Pampa es mas califa que papa).
    Si todo esto que se comenta y otras cosas que no se comentan, pero se saben, son ciertas, y todo parece indicar que lo son, es imposible no preguntarse, ¿De verdad cree en Dios Osoro? ¿Es consciende de la inmensa responsabilidad que ha asumido al aceptar el cargo de Obispo y de Cardenal? Lo digo sin la mas mínima ironía.

    1. Juan Nadie:

      Como he escrito en otros comentario a esta entrada y en anteriores ocasiones, el patán, perdón, papa Francisco I no cree en Dios. Y a las pruebas me remito. ¿Osoro? Tampoco. Al igual que todos los enemigos internos de la Iglesia de Cristo, como por ejemplo los del libelo difamatorio al que Osoro tan a gusto presta su imagen a se le adula, mientras crucifican a sus hermanos obispos…

      Una pena. Porque aunque no crean en Dios, por lo menos podrían disimularlo un poco mejor. Sucede, empero, que la incalculable maldad que llevan dentro les impide, siquiera, hacer como que respetan al Altísimo, ante quien tendrán que rendir cuentas más pronto que tarde. Y, como no me canso de repetir, será entonces cuando se percatarán que Dios existe, sino además que DE DIOS NADIE SE BURLA.

      Hace mucho que, para ellos, empezó la cuenta atrás… Bon voyage ! En Enfer ! Tic-tac, tic-tac…

  2. En mi opinión la Universidad San Dámaso es la joya de la corona de la Iglesia de Madrid. Su fundador, el cardenal Rouco, merece por lo menos el Premio Princesa de Asturias por esa aportación a la Cultura española. Conozco por su obra y por su gobierno al rector Padre Prades y no sabía que iba a ser sustituido. Es verdad que nadie somos imprescindibles, pero necesitaremos Dios y ayuda para encontrar un sustituto digno de este admirable rector. Solo fuerzas indignas y oscuras pueden atentar contra la magnífica institución que hoy es la Universidad San Dámaso. Felicidades y agradecimiento, Sr. Cardenal Rouco, por su inmenso regalo a Madrid y a todo el mundo cristiano.

  3. Cometió el error de escuchar los cantos de sirena de JM Vidal y de ahí derivó lo demás. Espero que su sucesor escarmiente en cabeza ajena y evite repetir el lamentable espectáculo de un arzobispo entregado a la antiiglesia amarillista de religiondigital. Y que directamente prescinda de los luciferitas (vulgo jesuitas).

  4. De acuerdo con Paco Pepe. San Dámaso siempre ha estado enfocada a clérigos y consagrados, por más que nos vendan que es una Universidad más. Su título («Eclesiástica») solo lo tienen 2 más en el mundo. IU (los rojos siempre tocando las narices en complacencia con los politizados jueces) fastidió el plan de Rouco de amortizar los miles de metros inutilizados tras el Seminario (buscad en Google «Vaticano de Madrid») que hubieran hecho de la UESD única, terminando de una vez con las facultades eclesiásticas de Comillas. San Dámaso sobrevivirá a Osoro pero su futuro depende del rector que salga ahora elegido.

    1. Por cierto. Gran acierto de los estudios de Literatura Antigua y Cristiana de San Justino, ahora que sus homólogos en la UPSA (en extinción) y la UCM (extinguidos), la Filología Bíblica Trilingüe, ya están káput.

  5. Pilar Gutierrez lo describió bien en su artículo semblanza de Osoro. Empezó por montar la primera huelga mundial en un seminario en los años 70 junto con CCOO al final lo que consiguió fue quitar las asignaturas tomistas.
    Osoro nunca fue conservador. Yo creo que no es nada ni cree en Dios, solo tiene una ambición desmedida y se presenta conservador o progre según crea que convenga a su astucia que no inteligencia.
    Osoro ahora es ya de verdadera vergüenza ajena, le ha faltado tiempo para mandar tuit peloteando al nuevo gibierno para no caer en extremismos y seguir las leyes que todos nos hemos dado, y paridas rastreras de este calibre. Con el nuevo gobierno le vamos a ver todavía sacar lo mejor de sí mismo. No lo echaron a su debido tiempo del seminario, y ahora aquí lo tenemos, con varias carreras y echo un fitipaldi, sueña con el papado.

  6. Osoro no es progresista ni conservador; simplemente, se ha arrimado siempre al sol que más calentaba, como tantos otros obispos. Es doloroso pero es así.

  7. Vamos a ver: en primer lugar, tengo claro que Osoro no cree en Dios. Y no hace falta dar muchas explicaciones, pues sus «obras» le delatan. Asimismo, el pasiego no cuenta con la simpatía de sus hermanos obispos por la sencilla razón de que Osoro avala, con su constante presencia en dicho medio, los injustos ataques que la manada liderada por José Manuel López Vidal dirige -desde el libelo difamatorio que es el órgano oficial de los enemigos internos de la Iglesia de Cristo- contra sus allegados en el episcopado. Por no hablar de que se jactaba de sus falsas licenciaturas, entre otros muchos desbarres. Quizás, el que más desapercibido ha pasado es que Osoro se postulaba, en «petit comité», como el sucesor ideal de Francisco I, aunque parece que ya ha desistido de esta delirante ilusión…

  8. El error es promocionar como obispo, arzobispo y cardenal a un hombre simpático que carece del nivel intelectual adecuado.
    La simpatía es una cualidad muy importante para un relaciones públicas, pero intranscendente para un arzobispo de Madrid.
    Más hubiera valido que le pusieran en el puesto del Padre Ángel a ver si convertía alguno de sus simpatizantes.

  9. Lamentablemente el Cardenal Osoro ha demostrado desde su llegada a Madrid, ser un verdadero oportunista y carrerista, un hombre veleta cuyo proceder cambia en funcion del viento que sople desde Roma. Sus buenas dotes sociales, que las tiene, han demostrado esconder a un hombre sin otro pensamiento propio que no sea el de agradar al que manda. Quienes conozcan algo del Osoro de Orense por ejemplo, y conozcan ahora de los haceres del Osoro de Madrid, simplemente no lo reconocen, es como si fuese otra persona. Hombre Marxista (de Groucho Marx, no del otro) ha pasado de ser un obispo conservador a ser uno de los obispos mas progresistas de España. Recuerden ustedes, por ejemplo, las palabras de Osoro el pasado mes de marzo diciendo que la Virgen María iría a la manifestacion del 8M. Lindezas de este tipo ha tenido unas cuantas.

  10. Sólo por mentir en su currículum ( y de qué manera!!) inventando nada menos que 3 carreras que no tiene, ya debiera haber dimitido.
    Don Carlos en un vendido al poder, un estratega de la complacencia, camaleónico como nadie, «haciéndose –al decir de San Pablo– todo a todos» para ganarse a «sí mismo». A mí no me extraña nada que no sea querido por sus hermanos obispos… El P. Angel, Vidal, el Josito, el Pachamama pega tortas… son sus mejores valedores.

  11. La verdad es que los que conocen a Osoro desde Santander saben que es un oportunista y un trepa. Y por si fuera poco se cubrió de gloria durante el proceso de profanación del cadáver de Franco ya que, si no me equivoco, era él el ordinario del lugar. Y ya sabemos lo que hizo. Tiene lo que se merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *