PUBLICIDAD

Continúa el lío de Mar del Plata

|

Papa Francisco: Con Dios todo es posible y sin Él no nos curamos del pecado  | ACI Prensa

No la tiene fácil el administrador apostólico de Mar del Plata, Mons. Enrique Giobando, jesuita, e íntimo del Papa Francisco; quien, lo recibió, en su hora, en la Compañía de Jesús. En la reunión que mantuvo con el clero local debió apelar a la obediencia al Papa, tras reclamos airados de «injusticia» por los exponentes más «progres». Como informamos, en su momento, buena parte de los curas de la diócesis, hacen alarde de su «pironionismo» (por el ex obispo, hoy beato Eduardo Pironio), para justificar sus posiciones de avanzada -y, en ocasiones, de abierta confrontación con el Magisterio-, y de su localismo a ultranza.

      La furia progre alcanzó su máximo nivel cuando Giobando les explicó sobre la investigación canónica al ex administrador diocesano, el sacerdote marplatense -a quien quería como nuevo obispo dicho curerío-, Luis Albóniga. Y su consecuente traslado a Jujuy, en el extremo norte argentino, «para que no haya ningún tipo de interferencia en el proceso».
       Un sacerdote cercano a Albóniga dijo que «lamentablemente, Luis quedó en medio de una disputa de poder. Querían imponerlo como sucesor natural de Mestre, al frente del Obispado. Pero se creyeron, ilusamente, que el Papa les iba a hacer caso. Deberá investigarse, como correponde, qué papel jugó en todo esto el padre Héctor «Choby» Díaz; conocido por su izquierdismo».
 
 
 
 
Comentarios
2 comentarios en “Continúa el lío de Mar del Plata
  1. El Padre Luis Albóndiga exelente en su servicio como vicario general de la diosecis de mar del plata
    Expreso mi disconformidad con el traslado de forma abrupta a jujuy

  2. La familia de Nuestra Señora de la Asuncion reza por el regreso del Padre Luis ya q hizo de la parroquia una hermosa familia basada en la oración y gran trabajo comunitario. No me quiero olvidar la gran obra realizada de la Casa Betania. Es nuestro pastor, nosotras sus ovejas y necesitamos cosas claras y a nuestro pastor en nuestra Casa Parroquial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *