PUBLICIDAD

Conspiración de silencio contra Burke, Schneider, Viganò, Valli…

|

Estas conspiraciones de silencio suelen dar muy mal resultado pues terminan hablando hasta las piedras y dejando en muy mal lugar a los conspiradores. Al tiempo que dan mucho más eco y simpatía a los censurados. Por mi parte ya tienen toda. Y los censores me parecen eso: unos hijos de ídem.

La Iglesia somos todos, o eso dicen, pero hay diferencias. A unos se les puede hacer callar, rodearles del silencio institucional, privarles de acceso a órganos oficiales… y hasta suprimirles el sueldo.  Pero somos muchísimos, y cada vez más,  a los que no se nos puede imponer silencio  y menuda propaganda si lo intentaran, no se  nos puede aislar institucionalmente  porque no tenemos el más mínimo reconocimiento institucional ni se nos acoge ni siquiera gratuitamente en esos medios que por otra parte nadie lee y ya si hablamos de sueldo como para carcajearnos. Porque las subvenciones, si las hay, que las hay, requieren ser antiIglesia. En mi caso jamás ni un duro. Y he vivido feliz y libérrimamente sin ellos.  Pero para que me reclamen que sea un lameculos. Lo que me parece que debo decir por mi Santa Madre Iglesia lo digo y si a alguien le pica, que se rasque. Y hasta reconozco que me encantan los picores ajenos.

Pues eso es lo que hay. Convendría que lo supieran. Aunque ya lo saben. Y se escuecen.

https://infovaticana.com/2018/11/07/restricciones-para-schneider-veto-a-burke-presiones-en-torno-a-vigano/

Y observen los rostros de ancianidad que hay en la fotografía que ilustra la entrada. Inexistentes. Vean después las fotografías de los otros. ¿Quién tiene perdida la batalla?

¿Tiene algo que ver lo que mostramos con esta otra patética imagen que es lo que pueden exhibir ellos?

 

 

24 comentarios en “Conspiración de silencio contra Burke, Schneider, Viganò, Valli…
  1. Paz litúrgica: Cardenal Zen: “De la liturgia de ayer recibimos la fe, que nos dio nuestra vocación, que tantos mártires han conocido.”
    FUENTE – Paz litúrgica – carta n ° 667 – 7 de noviembre de 2018
    ________________________________________
    Hoy, ofrecemos el texto del mensaje en forma de una entrevista que el Cardenal Zen envió a los participantes en las Reuniones Summorum Pontificum, celebradas en Roma el viernes 26 de octubre en el gran anfiteatro del Augustinianum , el Pontificio Instituto para el Estudio de los Padres de la Iglesia.

    El Cardenal Joseph Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, es un defensor muy valiente de la fe católica en China y, en general, de la libertad del pueblo chino contra la opresión comunista.
    Fue nombrado cardenal in pectore, en secreto, por Juan Pablo II. En cualquier caso, Benedicto XVI lo invistió oficialmente con la púrpura romana en 2006.

    En los últimos años, ha expresado su firme oposición a los preparativos para un acuerdo entre la Santa Sede y el régimen comunista chino, advirtiendo: “En nuestra aceptación de las disposiciones de Roma, hay un límite, el de la conciencia. No podemos seguir este acuerdo eventual en lo que atañe a la conciencia y se manifiesta como contrario a la auténtica fe católica.”
    Y cuando se firmó el acuerdo el 22 de septiembre de 2018, acuerdo cuyo contenido exacto aún no conocemos, pero del cual todo sugiere que se sacrifica a los Obispos, de la llamada Iglesia “clandestina”, que nunca han querido integrarse en la Iglesia controlada por los comunistas, conocida como “Iglesia patriótica de China,” o “Asociación patriótica de católicos chinos,” el Cardenal exigió la renuncia del Cardenal Parolin, Secretario de Estado.
    Eminencia, ¿Qué recuerdos tiene de la misa tridentina durante su infancia en Shanghai?
    No pensábamos entonces que podría haber otra forma de asistir a Misa. La misa era ésta … Cuando era niño, todos los días iba a misa y ayudaba como acólito hasta que cumplí los 12 años. Los domingos mi padre me llevaba con él a cinco misas y nunca me aburrí. Al final, sabíamos lo que estaba pasando. Incluso si se celebraba en latín, entendíamos lo que era.

    Para nosotros, los chinos, la atmósfera mística que encontrábamos allí era muy apreciada y nunca encontré dificultades para seguir la misa.

    Luego, cuando crecí un poco más, me di cuenta del movimiento litúrgico para el uso de la lengua vernácula en la liturgia, y pensé que era algo razonable.
    Logré conocer mejor la misa latina gracias a las traducciones. También se podían ver las lecturas, que, además, eran las mismas durante toda la semana, mientras que ahora hay mucha variedad.

    Es cierto que el Concilio aceptó la lengua vernácula, pero no es una razón para despreciar los usos anteriores.

    Recuerdo que siendo docente en el Seminario de Shanghai, celebré mi primera Misa según el rito postconciliar. Mi homilía se resumió en estas palabras que digo más abajo: Era el día de San Jerónimo, y el evangelio decía que todo escriba docto en el Reino de los Cielos, es semejante al “padre de familia que saca de su tesoro lo nuevo y lo añejo.”
    Les dije a los seminaristas: “Hoy comenzamos a practicar esta nueva forma litúrgica: Mirad de aprenderla. Llegará un día en el que vosotros seréis celebrantes principales y un poco más tarde dependerá de vosotros pronunciar el sermón, ¡pero no penséis que el pasado es malo! De la liturgia de ayer recibimos la fe, la que nos dio nuestra vocación, es la que conocieron tantos mártires: Por caridad. Aprended lo nuevo pero no desprecies el pasado! ”

    No tolero que cuando alguien enseña novedades, se burla del pasado. No se trata de cosas ridículas sino de tesoros.
    ¿Cuál es su memoria del Papa Benedicto, el Papa de Summorum Pontificum?
    Es fantástico. Benedicto es un gran hombre. Por encima de todo es un gran teólogo y yo añado, además que incluso es un místico. Cuando habla o escribe, hay maravillosos acentos en su enseñanza. Por ejemplo, en la carta a China, hubo varios borradores y pudimos dar previamente nuestra opinión, y así sucesivamente. Y también añadió una nota personal. En un momento dado, él presentó el libro de Revelación, el Apocalipsis, donde se habla de un libro sellado. Hay siete sellos y nadie puede abrirlo. Este es el libro de la historia. Durante esta visión, San Juan gritó: “¿Quién logrará abrir este libro? Este es el cordero inmolado el que viene y sólo él puede abrir el libro. Lo que significa que sólo podemos entender la historia desde y en Jesús crucificado.”

    Yo digo que es un Papa que solo tiene un fallo: Es demasiado bueno, demasiado humilde, demasiado paciente, tiene demasiada renuencia a ejercer su autoridad, pero puede ser excusado por todo su trabajo. Cualidades extraordinarias, podemos perdonarle este defecto. Desafortunadamente, algunos han abusado de tanta amabilidad.
    Este mensaje está dirigido a los participantes de la peregrinación a la Roma del Summorum Pontificum: ¿Tendría algún consejo para ellos?
    Me alegro de que en la Iglesia haya tanta gente y muchos jóvenes que aprecien los tesoros de la antigua liturgia de la Iglesia. Me alegro porque es verdaderamente un tesoro que al menos parte de la Iglesia aprecia y busca mantener para el bien de todos. La antigua liturgia puede ser beneficiosa incluso para aquéllos que no asisten regularmente, porque es el alimento del alma.

  2. El Cardenal Burke a pesar de sus tiquismiquis jurídicos, tiene un planteamiento muy claro: O jugamos todos, o rompo la baraja. Monseñor Schneider, sobre la residencia, a quien da cuentas es al Arzobispo de Astana con quien se lleva muy bie. Y para todos los temas asignados siempre está allí, pues además es Secretario de la Conferencia Episcopal de su país. El Cardenal, salvo ser vocal en la Signatura, de la que fue Prefecto, no tiene otro quehacer en Roma. Sobre idas y venidas puede preguntar a quienes les invitan, que sufragan los desplazamientos, la estancia y quizás les den alguna limosna. Cuando todo va en Roma manga por hombro, no se precisan tantos remilgos.

    1. Eso que leo sobre presiones para que no se publique un libro, ese arresto domiciliario a Schneider y las recomendaciones de Parolin y el Nuncio a los obispis americanos para que no inviten a Burke, nos retrotraen a la época de la inquisición, que procedía con mayor justicia que el actual Soviet de Santa Marta.

  3. El Papólatra dice lo que dice en consonancia con el despotismo que les caracteriza a estos individuos que para colmo se prsentan como misericordiosísimos implacables.
    Se gozan de la deacralización y e la interconfesionalizacio en la que está trasvasándoe a la Religión Católica por quienes ostentan y retienen títulos de católicos habiéndose convertido a cristianos gnósticos puesto que interconfesionalizados en el ecumenismo interreligioso deísta, animista o nihilista pues todo vale, tan contentos de su invasión y de haberse alzado con los poderes legales de mando e imposición que dicen reforma.
    Para estos papólatras el martirio les causa risa y regodeo. Inclementes y despiadodos que mantienen en el tormento de la Cama de Procusto ya 1946 días cuando el Papa ha prohibido ilegalmente la Misa a los Frailes de la Inmaculada.
    ¿Satisfechos por la hazaña de la prepotencia inapelable?. Así son los papólatras bocazas de conciencia lapsa. Se regodean en ver sufrir y hacer sufrir. Los muy humanizados en salida por las periferias. Tambores de puerta ajena.

  4. ¿Y la obligación de la residencia?. El Cardenal Burke tiene obligación de residir en Roma, y Mons. Schneider en la diócesis de la que es auxiliar. Más estar físicamente donde tienen que estar en vez de dar vueltas por ahí con la excusa de Misas según el modo extraordinario y conferencias. Que las Misas las puede celebrar cualquier presbítero, y no necesitan para su validez y dignidad ni de Cardenales ni obispos extradiocesanos.
    Luego, seguro que si un párroco no guarda la residencia, estos obispos le montan un pollo; y ellosluego están revoloteando por ahí.

  5. Aceptada la renuncia del cardenal Quevedo, a cuatro meses de cumplir los ochenta.Nuevo arzobispo de Cotabato, que no sabemos si llegará a cardenal, monseñor Angelito Rendon Lampon, OMI, de cerca de 69 años.Como se ve, Su Boludismo sigue escogiendo prelados muy mayores para puestos importantes.

    1. Que, por escrito, Mons. Schneider solicite al nuncio le ponga por escrito los alcances y significado de la instrucción verbal x (diciendo, por ejemplo, que lo solicita para evitar malentendidos), y que en esa su carta describa lo que le dijo el nuncio en forma oral.
      Así, obligaría al nuncio o a responderle por escrito reafirmándose en su orden o negando los hechos.
      Si le responde por escrito reafirmando su orden (muy poco probable que lo haga), mons. Schneider aún podría recurrirla canónicamente.

  6. Paco Pepe: durante una temporada tuvo usted el buen tino de eliminar los comentarios de El Papólatra, que son verdaderos insultos a la inteligencia. Le ruego que vuelva a borrarlos.

  7. NO hagáis mucho caso al babólatra. Solo leer su comentario disparatado, evidencia lo que un buen amigo mío decía sobre ciertas personas: “padece una psico-neurosis-obsesivo-compulsiva propia de una persona que nunca pudo adaptarse a la realidad y, como ya tiene cierta edad, no existe ninguna posibilidad de que podamos recuperarlo”.
    Yo me reía con estas ocurrencia de mi buen amigo, pero la verdad es que, el paso del tiempo me fue confirmando que, no dejaba de tener mucha razón en este tipo criterio que hacía.

  8. bergoglio, el tirano banderas del vaticano, y sus lacayos aduladores, deberían saber que en pleno siglo xxi con la globalización y el internet imperantes la censura ya no funciona.

  9. Pues hasta ahora esta conspiración de silencio está dando muy buen resultado. Véase como ya ni EWTN ni los medios asociados le conceden mucho espacio a los personajes mentados aquí. Y atentos, que pronto saldrá un libro de Andrea Tornielli, con la evidente aprobación del Papa, que hundirá en la miseria un poco más a estos personajes (y que además explicará por qué se nombró a McCarrick obispo de Washington de un modo que dejará a salvo el honor de Juan Pablo II). Mi consejo es: estimado bloguero, editores de Infovaticana, dejadlo ya. Habéis perdido, y habéis perdido por haber intentado atacar con diez mil a un ejército de veinte mil, por emplear un símil bíblico. Sois cuatro gatos protestones que no vais a conseguir nada porque nadie os hace caso salvo un puñado de entusiastas (En este sentido no sois tan distintos de los “progres”). Lo que parecía una bomba de relojería ha resultado ser un petardo sin pólvora. Y ningún obispo se ha sumado a Burke y Schneider, que si siguen en este plan corren el riesgo de acabar reducidos al estado laical y quizá hasta excomulgados por cismáticos. Ni siquiera el episcopado americano se ha querido unir a Burke y eso que muchos le deben su mitra a él.

    1. “Todo lo que manda el Rey, pero va contra lo que Dios manda, no tiene valor de Ley, ni es Rey quien así se desmanda.” (Lope de Vega)

      La Iglesia es de Dios, no de Bergloglio y adláteres. Y por mucho que reduzca de estado o pretenda excomulgar, si es injusto (y en estos casos lo es), no es válido. y seguiremos defendiendo a Jesucristo aunque nos echen de la sinagoga…los nuestros. No es la primera vez.

      Cierto, parecerá, repito, parecerá que nos ganan batallas. Pero no la guerra. Y la derrota será la de los actuales mandamases.

      Porque, no lo olvidemos, Dios es el que va a vencer, con María Santísima, con la Iglesia (la de verdad, la de siempre).

    2. las ridiculeces que suelta el bobolatra solo existen en su extravagante imaginación.
      por cierto un libro escrito por andrea tronielli, farsante de la información, tiene tanta credibilidad como la tesis doctoral de pedro sanchez.

  10. Pues de la misma manera que, al no estar por escrito, no puede apelar, también podría darse por no informado y seguir actuando con libertad Otra cosa es el caso de los que han recibido la consigna de hacerles el vacío, muchos de los cuales actuarán con indigno servilismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *