PUBLICIDAD

Consagración de García Cadiñanos, nuevo obispo de Mondoñedo-Ferrol

|

Fernando García Cadiñanos

Pocos obispos asistentes: 18. Un solo cardenal: Blázquez.

Consagrantes principales: el metropolitano, el nuncio y el arzobispo emérito de Burgos, de quien el nuevo obispo fue vicario general. Trío notablemente conservador.

https://www.religiondigital.org/diocesis/burgales-Fernando-Garcia-Cadinanos-Mondonedo-Ferro-Burgos-Obispo_0_2374862498.html

 

Comentarios
13 comentarios en “Consagración de García Cadiñanos, nuevo obispo de Mondoñedo-Ferrol
  1. Bienvenido al nuevo obispo y ojalá haga olvidar al anterior rápidamente más preocupado por entrar en la bochornosa comisión de nombramiento de obispos que en su propia diócesis y fíese de usted, no ande bailando a dos aguas.

  2. Para mí, y aunque me censuren el comentario, un pésimo nombramiento. Y hablo con conocimiento de causa, sobre todo de la persona. Don Fidel puede sentirse glorioso de la escoria que deja en el colegio episcopal gracias a su suplicadísima insistencia.

  3. ¿El Presidente de la Conferencia Episcopal no debería asistir a estos actos de ordenación y toma de posesión de un nuevo obispo? Incluso el Vicepresidente… Porque, a parte de conspirar y meterse donde no les llama nadie, por ejemplo en las diócesis de otros obispos, ¿ qué otra cosa tienen que hacer?

  4. Antes del Concilio V. II, simplemente acudían tres obispos que eran los necesarios para la consagración, no había esas peregrinaciones actuales de obispos de un lado a otro para participar en los folclores, comidas, viajes etc., que ahora se organizan, peor todavía, cuando parece una competición para ver quién reúne a más obispos para su ordenación o toma de posesión. Cada ordenación o toma de posesión cuesta ahora un pastón, entre comidas, organización, hospedaje de obispos y sus secretarios e incluso sus chóferes, siempre lo he considerado una vergüenza y un acto triunfalista y tirando el dinero que podría tener otros fines. Por eso, D. Francisco, me parece que no debe entrar en esos comentarios cuando van pocos obispos.

    1. Y da vergüenza. En vez de vestir todos de saco y poner el orden sus diócesis, se ponen a ir de viaje y pierden el susodicho por salir de ellas y andar de cachondeo. Escandalizan a los más sencillos. Y he hablado con unos cuantos. ¿Cuándo se había visto esto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *