PUBLICIDAD

Conjeturas sobre el ¿encuentro?, ¿desencuentro? de dos personajes: Bergoglio y Marx

|

Ver las imágenes de origen

Dada la complejidad mental de los mismos caben esas y cien más. Os dejo las de Santiago Martín y Wanderer. ¿Habrá acertado alguno? ¿Es posible el acierto?

https://www.religionenlibertad.com/video/132058/marx-renuncia.html

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2021/06/preso-o-muerto-la-renuncia-frustrada.html

 

Ayúdanos a seguir informando

12 comentarios en “Conjeturas sobre el ¿encuentro?, ¿desencuentro? de dos personajes: Bergoglio y Marx
  1. Todo esto son especulaciones sin ton ni son. No creo que haya ningún plan, simplemente Francisco gana tiempo diciendo una cosa y la contraria y intentando contentar a todos para continuar siendo Papa. Lo cual es muy grave dada la situación pero poco podemos esperar.

    1. «Francisco gana tiempo diciendo una cosa y la contraria y intentando contentar a todos para continuar siendo Papa»;
      no estaria tan seguro, los progres ya perdieron la paciencia con bergoglio y en cualquier momento le dan una zancadilla tal como hicieron con benedicto xvi. y en cuanto a los conservadores ya no sienten ni entusiamo ni simpatia por bergoglio. por ende intentar mantener a todos contentos ya resulta imposible.

  2. En los años setenta y ochenta apetecía visitar las librerías de Munich que hay en torno a la catedral. Duró mucho tiempo en las vitrinas del escaparate la biografía y las textos del cardenal Dophner. Como Wendel, como Ratzinger, eran eminencias en el pleno sentido de la palabra. Pero llegó Marx y la doctrina hizo agua. Aquel bastión del catolicismo, que era Baviera, se resquebrajó. Lo dominicos llenaron sus vacantes en el convento de lo teatinos con frailes polacos. Los jesuitas de san Miguel se hundieron también. Poco a poco la vida espiritual de la población fue desapareciendo. Algo se trasluce de la biografía de Razinger. La puntilla la dio Marx. Sin el conocimiento teológico de los mencionados, le sobraba a éste arrojo para embestir. Y fue uno de los muñidores de la elección de Bergoglio. Este, que no terminó la tesis sobre Romano Guardini, mantuvo siempre especial embeleso por el clero alemán. No tuvo, pues, ningún reparo en confundir la doctrina con la amistad. Y de ahí su admiración pública hacia Marx y hacia el otro cardenal que decía que escribía teología de rodillas. Un teólogo arrodillado cuyos disparates los dice muy altos y de pie. Lastiomoso es el vídeo donde se observa a Bergoglio disparatar sobre el misterio eucarístico en presencia de dicho cardenal al que le pide su anuencia.
    Dicen que Marx tiene miedo a la justicia de su país por el caso Treveris. No parece coherente que quien se muestra riguroso, justamente riguroso, con sacerdotes pederastas y quienes los amparan, haga acepción de personas con quienes lo elevaron al solio pontificio.

  3. Yo no veo nada claro que, como dice Ludovicus en el blog de Wanthere, el Papa haya desarmado a Marx y lo haya forzado a alinearse con Roma frente al Sínodo.

  4. Lo que dice D. Santiago Martin, de que si Marx iba a Roma, tendría la inmuunidad, no parece que quede claro, pues El cardenal Pell, estaba en Roma y tuvo que ir a Australia a declarar, y a la carcel.
    En lo que dice Wanderer, tiene razón con que en esta ocasión el Papa ha actuado con astucia, pero no me parece nada maquiavelico, sino la mejor táctica contra los que siendo culpables, van de victimas, le echan la culpa sobre todo a la Iglesia, por lo que piden una reforma con el fin de poder llevar a cabo sus herejias.
    Y si, teniendole en el cargo, le tiene más sujeto a él.

    L

  5. Yo me adhiero a la hipótesis de Serrano Oceja: que Marx quería comenzar su campaña electoral para llegar a la cátedra de San Pedro y su renuncia a la archidiócesis de Múnich era el segundo paso (el primero fue su renuncia a la presidencia de la Conferencia Episcopal germana). Su idea era salir corriendo de Alemania donde no le esperaban más que dolores de cabeza pero mantenerse a salvo en Roma (fíjese cómo no renunció a ninguno de sus puestos curiales ni desde luego al capelo cardenalicio) desde donde podría mangonear a gusto y hacer campaña disimuladamente. ¿Puede ser que el Papa haya visto su juego y le haya dicho en un estilo muy jesuítico simplemente esto: «nein»? Porque el haber consentido que publicara su carta (dando así a entender que iba a aceptarle la dimisión) y luego rechazarle la dimisión deja a Marx colgado de la brocha. Algunos lo interpretan como un «respaldo», pero francamente, ¿quién querría un «respaldo» así?

    1. porky marx tiene cero posiblidades de ser elegido papa por ser un hereje confeso, un prohomosexual, y un impresentable obispo que ha sido parte del hundimiento del catolicismo aleman. por ende su hipotetica campaña para llegar a la catedra de san pedro seria un chiste y tiempo perdido.

  6. Pues manda narices (con perdón) porque lo que dice Wanderer lo acabo de insinuar yo en un comentario de hace un par de horas, es decir, que Roma le ha dicho a Marx: «Arréglate como puedas, búscate la vida y no me intentes pasar la patata caliente». ¿Y no es eso dejarlo a los pies de los caballos sin que parezca que se le da pasaporte?

  7. Cada vez veo más claro que nos preocupamos demasiado por lo que hacen esos dos apóstatas y el resto que les acompañan.

    Deberíamos empezar a vivir como si no existieran y, si acaso, ayudar a los seres queridos para que no caigan infectados por la confusión de esos tipos.

    Por salud mental y espiritual, es mejor ignorarles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *