Concluimos Specola con el gran cardenal Müller

|

Papa Francisco define a Cardenal Müller maestro de fe y doctrina católica | ACI Prensa

«Y terminamos con una entrevista a Müller en su casa de Roma, que fue la de Benedicto XVI, muy recomendable: «Fue él mismo quien me lo mostró, acompañándome por las habitaciones». «Siento su presencia, aquí, siento su protección, me muevo donde ha escrito cosas importantes y me gusta pensar que me ha considerado apto para llevar su casa…». Müller es autor de 40 libros y otras 800 publicaciones científicas sobre teología y filosofía.  “La antropología, que es también el origen de la moral, no tiene nada que ver con el tiempo, ni con conservadores ni con progresistas, la moral católica tiene que ver con la naturaleza que no se mide ni en lo antiguo ni en lo moderno…”.  En su casa hoy se habla más polaco que alemán, menos italiano que nunca, pero también mucho latín. El secretario privado del cardenal Müller es un teólogo muy conocido, profesor en Cracovia, don Slawek, sus monjas asistentes también son polacas.

Sobre Polonia:  “Estoy preocupado, voy allí a menudo, es un país que tiene una historia especial, dividido desde hace 133 años entre Rusia y Prusia, y el pueblo polaco sobrevive sólo gracias a la Iglesia católica, incluso después de la llegada de Hitler, que provocó seis millones de muertos, luego del comunismo… Sólo gracias a Juan Pablo II y a Solidarność   se sacudió el Bloque del Este, de la Unión Soviética, el oscuro imperio del comunismo. Pero ahora la oscuridad vuelve a caer sobre Polonia, también debido a la UE, que quiere destruir Polonia como bastión del cristianismo, con un gobierno socialista que lucha contra los símbolos del cristianismo, la cruz, las fiestas, los símbolos: quieren eliminar a los católicos, como lo hizo el nazismo, el ambiente es muy malo. No como en Hungría, que es el país donde actualmente los valores cristianos están mejor representados y defendidos».

¿Qué influencia tuvo en usted Juan Pablo II? “Era la persona más importante, no sólo en la historia de Polonia, sino del mundo. Fui ordenado sacerdote cuando él fue Papa, en 1978, el año de los tres Papas, luego él me ordenó obispo: lo conocí, era tal como parecía, no sólo un hombre de relaciones sino también una figura de altísimo nivel espiritual. A nivel , su reflexión fue muy refinada, fue un gran filósofo de la antropología, de la justicia social, de la doctrina social de la Iglesia, contra el colectivismo, el individualismo de ciertas políticas». ¿La política una amenaza para el mundo católico? “Sí, cuando quiere interferir con la libertad religiosa. Nuestra idea es que los políticos deben servir al pueblo y no ser dominus, nadie es un jerarca, pero esto también se aplica a los sacerdotes con el Pueblo de Dios, aquí tampoco deben existir dictadores”.

<

¿Qué opina de las últimas declaraciones del Papa, sobre los gays y sus definiciones muy explícitas, desde «hay lugar para todos» hasta » hay demasiado mariconeo»? “En primer lugar, creo que en cuestiones relativas a la antropología, el derecho natural, la moral católica, los políticos deben abstenerse y no hacer propaganda y la Iglesia no debe dejarse explotar. Esto se aplica a la cuestión de la homosexualidad, el aborto, la eutanasia y la liberalización de las drogas, que nadie en la naturaleza necesita. La Iglesia está aquí para llevar a las personas a la vida eterna, a la felicidad, al amor de Dios, debemos presentar la doctrina, no dar opiniones personales, los que profesamos la Fe no podemos aceptar la falsa antropología, la afirmación de los derechos naturales de los homosexuales en la naturaleza: somos la Iglesia y Dios habló sólo de hombres y mujeres. El Papa lo sabe bien, no puede dar saltos que luego sean aprovechados por una determinada política LGBT: por un lado presenta la Doctrina de la Iglesia y la hace suya, en ambientes institucionales, por otro, en público, cree que Puede ser párroco del mundo, pero no es posible. El párroco conoce personalmente a los feligreses, los problemas individuales, es decir, los escucha, uno a uno, les brinda consuelo, soluciones, pero a nivel general el obispo debe indicar la Doctrina, la atención pastoral es otra cosa. El Papa es un maestro de fe y debe explicarla públicamente, no dar respuestas convenientes en público que luego son utilizadas por quienes están involucrados en política para decir, dijo el Papa, el Papa nos bendijo… eso es política, la Iglesia no buscar el consenso, no legitima comportamientos fuera de la Doctrina sino que marca el camino que considera correcto, luego cada uno es libre de seguirlo o no».

Sobre Benedicto XVI:  “Lo conocí como profesor, era el típico profesor alemán, estudioso, muy bien preparado, ciertamente no era un animador pero sí muy humano, cercano a San Agustín, a San Buenaventura, no sólo era un intelectual sino un existencialista sobre la vida, cercano a los grandes interrogantes del hombre: era consciente de que la Palabra de Dios no basta, hay que explicarla, la fe hay que explicarla a la gente sencilla, es compleja pero sencilla de explicar a quien quiere escucharla. La verdad es una y las preguntas son siempre las mismas: ¿existe una alternativa a Dios? ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Estamos perdidos para siempre al morir o Dios nos recibirá? La simplicidad está en la respuesta: ¿sí o no? Pero si no tienes alma, si no la has cultivado, si no crees que la tienes, ni siquiera puedes plantearte la pregunta.»

Sobre su renuncia: “No, en absoluto, no estuve de acuerdo, en mi opinión el Papa tuvo que ir hasta el final: no se lo dije, respeté su decisión, pero si me hubiera pedido una opinión, le habría dicho que esperara. Sé que estaba cansado, que tenía dificultades para manejar la máquina del Vaticano, pero podía hacerlo. Lo vi antes de morir, en los jardines del Vaticano, había un grupo de fieles conectados de una parroquia polaca, querían una bendición de mi parte frente a la cueva de Fátima: él vino y bendijo a las personas que estaban en Cracovia a través del móvil. Tres semanas después murió».

Sobre su relación con el Papa Francisco: “Nunca he criticado públicamente al Papa, sólo respondí preguntas de fieles y periodistas: siempre he explicado una cosa sencilla: que la doctrina católica, la cuestión de la fe y la moral son más importantes que la política vaticana. Debemos ayudar a todas las personas necesitadas, pero no podemos dar recetas o soluciones sobre cuestiones que son sólo políticas, desde la emigración hasta el Covid, pasando por la ciencia y las reformas estatales. En cuestiones políticas somos ciudadanos como los demás, no tenemos más poder de opinión que ellos. Los fieles aquí quieren escuchar el Evangelio, no nuestras opiniones personales»»

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *