¿Cómo queda España tras los últimos nombramientos episcopales?

|

El cardenal Carlos Osoro estrena su cuenta de Twitter

Mal.

Y con la última omellada, peor.

<

Aquí lo mejor sería dejar hacer al nuncio.  Y a Omella en Barcelona, qué bastante tiene.

Hoy tenemos cuatro diócesis en sede vacante.  Lo que no es mucho. Y más cuando la cuarta lleva en esa situación dos días.

Son San Sebastián, Menorca, Gerona y Ávila. Una de ellas, San Sebastián, de notable importancia tanto por el peso demográfico, más de 700.000 habitantes, como por lo que significó el catolicismo vasco en la penúltima España. Liquidado ese catolicismo por unos obispos nefastos, hasta extremos de hundimiento estrepitoso, parecía que los penúltimos nombramientos tenían  un aspecto restauracionista pero los peores restos de aquel desastre consiguieron que Roma desalojara a Iceta y Munilla de Bilbao y San Sebastián y lo están intentando con Elizalde en Vitoria. Parece que les da vergüenza nombrar a quien entierre definitivamente el poco  catolicismo que aun queda en San Sebastián y el obispo se demora.

Menorca, una vez que el Vaticano se cargó a Jaca y Ciudad Rodrigo, es la diócesis más pequeña de España. No llega a los 100.000 habitantes y los católicos, de nombre , superan con p0co los 80.000. Practicantes ni 20.000. ¿Cabe mantener ese obispado que no pasa de estación de aprendizaje episcopal para otras diócesis? El último obispo que falleció como obispo de Menorca fue Bartolomé Pascual en 1967. Después Moncadas (1968-1977) pasó a Solsona; Deig (1977-1990) a la misma diócesis; Ciuraneta (1991-1999) a Lérida; Piris (2001-2008) a Lérida y Giménez Valls (2009- ) a Lérida. Todos pésimos. Y desde Ciuraneta ladrones, si ladrones son quienes pretenden apoderarse de lo ajeno.

En Gerona, otra diócesis  agonizante, se murió el obispo, ya pasado de fecha, el 31 de marzo de este año. Es obispado importante por su población, casi 900.000 habitantes, pero también el más secularizado de Cataluña. El problema será encontrar a alguien que acepte encargarse de ese marrón.

De Ávila no cabe  decir nada pues apenas lleva dos días sin obispo. Ojalá el nuncio acierte con otro García Burillo.  En el dúo dinámico de Arana Omella no cabe acierto alguno. Para muestra, Brotons.

Muy elevada, en cambio, la cifra de las diócesis que tienen a sus obispos pasados de fecha. Que presentaron la renuncia de sus diócesis el día en que cumplieron los 75 años. Y que el Papa unas veces acepta inmediatamente, incluso precipitadamente: Cipriani, Chaput, Aguer… Mientras que en otros casos las demora, saltándose incluso los 80 años. Blázquez. Ravasi, Maradiaga.

Son Madrid, Valencia, Barcelona, Santiago, Sigüenza-Guadalajara, Pamplona, Palencia, Santander, Tuy-Vigo y Alcalá de Henares.

Caducados tenemos a Osoro, 77 años desde el 26 de mayo; Cañizares, 76 desde el 15 de octubre; Omella, 76 desde el 21 de abril; Barrio, 75 desde el 15 de agosto; Atilano Rodríguez. 75 desde el 25 de octubre, Francisco Pérez, 75 desde el 13 de enero; Manuel Herrero, 75, desde el 17 de enero; Sánchez Monge, 75, desde el 18 de abril; Quinteiro  75   desde el 26 de junio y Reig Pla 75 desde anteayer.

Este año todavía cumplirán los 75 el obispo de San Feliú de  Llobregat, Cortés, otro valenciano más corto que las mangas de un chaleco; el conquense Yanguas, buena persona y el arzobispo de Granada.  Martínez.

Y en 2023  Taltavull, Morga, Giménez Valls, Melgar y Franco. ¿Les van a echar de menos en sus diócesis? Creo que es  algo que se deberían preguntar ellos y quienes les nombraron.

 

 

Comentarios
13 comentarios en “¿Cómo queda España tras los últimos nombramientos episcopales?
  1. Hay que conseguir más vocaciones. cada diócesis su seminario, pero, ya que no tienen profesorado, esto no se soluciona con mandarlos a la metrópoli, sino estudiando Teología Online en el propio Seminario. Y dar opción a que tantos jóvenes nini y no nini puedan realizar un año sabático en un Seminario sin compromiso. Luego se van o se quedan.

    1. Hay que estar con los tiempos y se debe fomentar la posibilidad de estudiar on line Teología. A mi me da pena ver en Madrid seminaristas de diócesis sin seminario. Un buen programa on line como pasó en la pandemia y los seminaristas a vivir en comunidad con el obispo o una casa de formación en su diócesis respectiva. Así no se pierde el contacto con la diócesis y se anima a más jóvenes.

  2. D Carlos Escribano no es un mal obispo, pero dicen ques muy parado. Eso sí que es cierto que nadie es profeta en su tierra y donde los conocidos, el pasado y tal pues influye. En lo poco que le conocieron en Calahorra parece que sin dar ruido hizo más que Omella con sus simpatiquerías, sus zalamerías y sin embargo nada de fondo. Que Zaragoza es regalo que le dieron está claro y que el plan estaba antes de ser nombrado también.
    Tanto presumir ante el Papa de ser el obispo del vino y parece ser que poco ha influido en el reciente nombramiento de obispo en esa Diócesis, bien porque no le interesa y pasa de la que fue su Diócesis o porque por listo que se crea hay otros igual o más listos que él.

  3. Como los nuevos obispos no cuiden sus seminarios el futuro es muy negro porque faltan muchos sacerdotes y veremos cerrar muchas iglesias.

  4. Pues con Brotons mal lo tienen en Plasencia porque es muy parado y torpecico… Podrían llevarse a Carlos Manuel Escribano de Zaragoza, para lo que hace…: está vendido en esta diócesis porque antes fue clero de la misma y está enrocado y atascado. Sería mejor alejarlo del Ebro!! De todas formas aún sorprende como alguien así puede llegar a ser mitrado…: INEXPLICABLE!!!! Qué pobreza humana hay en la Iglesia del S. XXI!

  5. Mi opinión personal: que se cubran Gerona y San Sebastián antes de acabar el año; que se nombren los tres auxiliares pedidos (Oviedo, Getafe y Barcelona); que se preparen las ternas para Menorca y Ávila hacia final de año. Con esto, tendríamos siete prelados en seis meses. Luego, a partir de enero, cubrir las menos complicadas (Sigüenza, Palencia, Santander y Tuy) antes de junio del 2023. Evidentemente, es más que probable que no acierte ni una (por eso no pongo candidatos: no quiero ir de «listillo» sin serlo).

  6. Cómo está el episcopado español? En términos generales MAL, MUY MAL… que hay sanas excepciones? EVIDENTEMENTE. Que están condenadas al más absoluto ostracismo? EXACTAMENTE. Que, probablemente, callarán y estarán paralizados por el miedo ante unos jerarcas que sólo creen -como buenos mediocres acomplejados- en el poder y que están dispuestos a hundir en la ignominia a quien demuestre justicia, libertad, fidelidad al Evangelio y valentía? LÓGICAMENTE…
    El futuro? PENOSO… pero, en última instancia, buscado por acción o permitido por omisión por todos!!!

  7. ¿Y luego os extraña el auge de la Fraternidad de San Pío X? Un sacerdote de la Fraternidad que conocí en México estaba muy disgustado por las pocas vocaciones que tenían. En cierto modo, es cierto, porque no cubren todas las peticiones de Misa que tienen. Aquí dentro de no mucho a a tenerse que empezar a cerrar iglesias. Es el contraste de la Iglesia de Dios y otra inventada por hombres. Seguro que con muy buenas intenciones, que Dios les juzgue, pero inventada por hombres.

    1. Ay que lio tienen los lefebvristas? Se ha de leer bien lo que el Concilio Vaticano II escribió en sus constituciones y lo que ignorantes teólogos quisieron interpretar, ídem obispos y sacerdotes… Y así nos va… Pero no aceptar el Magisterio de los últimos papas! No incluyo a Francisco que ni es Magisterio ni es nada lo que dice, escribe (o manda escribir) promueve y hace.

  8. Y en las próximas fechas habrá más vacantes como puede ser Getafe, según he leído. Puede parecer banal tener tantos obispos pasados de fecha pero influye en la vida diocesana. El de Palencia, que presentó la renuncia incluso antes de tiempo, no ha realizado ni nombramientos este año y tiene a gran parte de los sacerdotes entre los 75 y 80. Quien llegue después va a tener un marrón importante.

    1. Claro que influye en la vida de la Diócesis, tanto tenerlos pasados de fecha como tenerlos deseando que la fecha se les pase. El caso del Obispado-Priorato es muestra de ello: Melgar quiere irse cuanto antes de una Diócesis que lo esperaba con gran esperanza y que se ha llevado una profunda decepción con su inacción, sus nefastos nombramientos (sobre todo el del Canciller) y él no haber sabido enderezar el timón de una Diócesis que lleva a la deriva desde su creación «in persona Torija».
      Contestando a FdC: nadie en Ciudad Real lo va a echar de menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *