PUBLICIDAD

«Un colegio de jesuitas casi sin jesuitas»

|

El de San Ignacio de Oviedo.

http://www.elcomercio.es/oviedo/marcelino-fernandez-llaneza-20170902000322-ntvo.html

Ya lo reconocen ellos mismos. Y en no pocos de los de España los pocos que quedan son muy mayores.

¿Cómo no van a perder su identidad si apenas queda ya nadie para mantenerla? Lo están comprobando por la práctica ausencia de vocaciones que antes procedían en su casi totalidad de sus colegios. En el mío, del que salí hace sesenta años, había un rector, un prefecto, un socio, dos espirituales, uno de mayores y otro de pequeños, dos maestrillos por curso y prácticamente todos los profesores salvo uno de matemáticas, otro de gimnasia y el de Formación de Espíritu Nacional eran jesuitas.

Por fin empiezan a reconocer su angustiosa situación. Tiempo, y un monumental descalabro, ha costado. Ya es algo. Pero de corregir esa deriva hacia la muerte, los jesuitas y la gran mayoría de órdenes y congregaciones religiosas, nada de nada. Quizá ya sea imposible.

 

Comentarios
12 comentarios en “«Un colegio de jesuitas casi sin jesuitas»
  1. ¿Y qué si desaparecen cien o doscientas desórdenes que no evangelizan?Tanto mejor para la Iglesia.Si no cumplen su misión, mejor es su liquidación pura y simple.

  2. Miguel AC: acabo de consultarlo. San Rafael Arnaiz OCSO estudió en un colegio que la Compañía tenía en Oviedo, pero fueron expulsados en la II República y la propiedad nunca fue recuperada. El germen del actual colegio fue fundado ya a finales de los 50.

  3. Yo viví ese proceso en mi colegio de jesuitas en Málaga. Cuando entré, todavía el rector y el director de EGB al menos eran jesuitas. Cuando salí ya no lo era ninguno de los dos. Profesores jesuitas no tuve más que dos, un padre y un hermano. Ahora, por lo que sé, ya es enteramente laico.

  4. los progre-jesuitas están en la situación desastrosa en la que están, porque se la han buscado y merecido.

    la una vez gloriosa compañía de jesus, hoy en día se ha convertido en una grotesca y diabólica caricatura de sí misma ocupada o mas bien okupada por comunistas, anticapitalistas, revolucionarios, maricones, abortistas, herejes, apostatas y hasta por marvin el marciano. y mientras que la una vez gloriosa compañía de jesus se hunde cada día más en el estiercol, bergoglio, el bigotillo sosa, antonio spadaro y compañía solo se les ocurre tocar la lira y cantar sus bufonadas como neron. qué bárbaro son estos tíos jesuitas!

  5. «¿Cómo no van a perder su identidad si apenas queda ya nadie para mantenerla?»
    Interrogante asombroso para los días que corren. ¿Pero es que a partir del nefasto arrupismo la identidad de los anteriormente jesuitas ignacianos Orden Sacerdotal no desapareció en cuanto ta Orden Sacerdotal? ¿Es que los jesuitas ignacianos no quisieron separarse en bloque de los que han llevado a la Compañia de Jesús a Jesús qué compañía?
    ¿Son de identidad jesuística ignaciana los Masiá, Nicolás, Ladaria, Aldunate, Scannone, Martin, Sosa y tantos más incluido Francisco? ¿Podrían identificarse con los Ejercicios Espirituales de San Ignacio y su ascética tal como los redactó y él mismo los impartió en vida? ¿Pero es que acaso San Ignacio tenía algo de interconfesional, luterano o erasmiano o anglicano, igual que los jesuitas ignacianos del Concilio de Trento ?
    No estamos en los tiempos prevaticanistas con aquellos santos y sabios y ecuánimes y sensatos varones que conocimos, admiramos, quisimos y fueron nuestros maestros, benditos sean. Católicos, Apostólicos y Romanos a machamartillo aun en medio de persecuciones sin fin erradicados hasta por papas-obispos de Roma . Lo de ahora es un relajo y una erudición mundana. Hasta cuando se ponen en plan exegético de una religiosidad sicologista globalizada. No quejarse en vano. Quien no es fiel en lo poco tampoco en lo mucho, aunque pueda haber hasta quien piense que es un aserto jansenista y no del propio Jesucristo al que mucha gente deja sistemáticamente en Jesús y a lo más «el de Nazaret».

  6. Simplemente no quedan jesuitas para estar en los colegios. No son ya colegios de jesuitas porque casi no tienen jesuitas. En Madrid pasa igual. La Compañía se está convirtiendo en un asilo de ancianos.

  7. Respecto a este colegio de Oviedo, nunca olvidaré el comentario que me hizo un familiar que vive allí. Él, católico practicante, estaba sorprendido al constatar que, de los 5 o 6 hijos de amigos católicos que asistieron a ese colegio jesuita, ninguno se había vuelto a acercar a una iglesia ni por asomo. Más aún, mostraban un rechazo visceral a la religión. Esto fue hace 15 años y no me quiero ni imaginar lo que será ahora.

  8. Tal vez el Señor en su infinita sabiduría haya decidido cegarlos para que no vean la solución a sus males, pero como nadie es capaz de entender los designios del Señor, esto no pasa de una mera suposición, para tratar de explicar algo evidente para todos excepto para el clero, que insiste en su hundimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *