PUBLICIDAD

Cesa un arzobispo mozambiqueño por el 401.2

|

Resultado de imagen de makhweliha

Tomé Makhweliha, arzobispo de Nampula, de 71 años, pasa hoy anticipadamente  a ser emérito.

¿Motivos de salud? ¿Otra causa grave? Chi lo sa.

Creo que no es mucho pedir que la Iglesia sepa si está enfermo. Con lo que podría encomendar a Dios su salud. Y si esa fuera la causa tampoco hay derecho a que se pueda pensar en la existencia de otros motivos graves inexistentes. El honor sacerdotal es cosa importantísima como para ponerla en duda. Y en ocasiones se pone.

Y si fuera un obispo impresentable esa incógnita tampoco sirve de nada porque todo se termina descubriendo. Por mucho que se pretenda ocultar. Y en una política absurda que sólo trae pésimos resultados. Nadie se escandaliza hoy si un obispo sale rana. Sí en cambio si se pretenden encubrir sus ranerías.

Vuelvo a reclamar, aunque ya se ve que sin resultado alguno, la especificación clara delos tres supuestos de renuncia. El cumplimiento de la edad prescrita, en lo que no tiene ningún problema el 401 de CIC. La falta de salud que impida seguir desempeñando el ministerio episcopal, que podría ser el 401.2. Y otras causas graves que quedarían englobadas en el 401.3. Los católicos ya sabemos que los Reyes Magos son los padres y que a los niños no los trae la cigüeña. Y no nos escandalizamos por la inutilidad o el pecado. ¿No habremos visto casos de la una o del otro?

Pero también es necesario que la Iglesia no sea mentirosa, que en algunos casos lo es, saltándose a la torera un mandamiento de la Ley de Dios. Y no vale achacar a falta de salud lo que es otra cosa. Que se ha hecho. Incluso en España.  ¿San Sebastián?

Hay casos en los que uno hasta desea la enfermedad de los obispos. Dignísima por otra parte y que todos los católicos deberíamos encomendar a Dios. Mucho mejor el obispo enfermo que el indigno. La enfermedad incluso le puede acercar al cielo. La indignidad, no.

2 comentarios en “Cesa un arzobispo mozambiqueño por el 401.2
  1. No den vueltas pensando en cosas raras. Lo de piensa mal y acertarás no creo que sea muy cristiano. Dom Tomé tiene una grave enfermedad que le obliga a estar fuera de su diócesis con frecuencia.

  2. Ahí le da. En efecto, no hay nada tan oculto que no se publique desde las azoteas, así que cuando se sabe de un obispo rana, quien queda mal, no es la diócesis, ni siquiera el obispo y además seguramente le de igual, a quién se censura es a Roma.

    Pues ellos sabrán, que son mayorcitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *