PUBLICIDAD

¡Caballos en una iglesia!

|

La diócesis de Asidonia-Jerez lamenta el uso de uno de sus templos para promocionar el caballo cartujano

Como en Jerez hay un excelente obispo, el párroco fue inmediatamente desautorizado.

Con lo que supongo que no tendrá imitadores y que él se lo pensará mucho antes de repetir impresentabilidades semejantes.

Por lo  menos retiró el Santísimo antes de la entrada de los caballos.

https://www.youtube.com/watch?v=ERgBVfJ9N7k

https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=43889

Desde luego fue una imagen única en el mundo.

Que esperemos no se repita.

Comentarios
13 comentarios en “¡Caballos en una iglesia!
  1. Nada extraño en una Iglesia abarrotada de burros (=ignorantes), gallinas (=cobardes), pavos (=soberbios), zorros (=intrigantes), avestruces (=eluden los problemas) y otras especies animales.

  2. Una profanación más en un templo, en toda regla. Ahora son con caballos paseándose y trotando por el espacio sagrado como si estuvieran en una pradera, y haciendo sus deposiciones como es lo más natural en estos animales. ¿Es que no hay más sitios y bellos parajes en Jerez? ¿A quien se le debe tan descabellada idea? Con autorización del párroco y ahora desacreditado por el obispado. Me cuesta creer que el párroco haya actuado solo por su cuenta y riesgo, y sin el placet de ningún superior, aunque ahora lo dejen a los pies de dichos caballos y como si fuera ocurrencia solo suya. Me temo que también ha debido haber dinero por medio, como lo hubo en la profanación de la catedral de Toledo con el vídeo musical. Pero sea como sea, el obispo «merenguito’ tiene que prohibir el vídeo a toda costa y reclamar daños y perjuicios al no estar debidamente autorizado, como lo asegura. El vídeo y las fotos no pueden seguir promocionandose. No crea que con unas palabritas no pueden callar la boca. ¡¡¡¡ Y una mierd….!!!!
    Esta iglesia no está en salida, sino a la deriva, y lo peor es que quienes pueden pararlo miran a otro lado y se hacen cómplices con su silencio e ineptitud demostrada. ¡Señor ten piedad por tantas ofensas e indiferencias!

  3. Porque su graciosa majestad – tan graciosa que cada vez que la recuerdo me muero de risa- se portó como un caballo al hacer semejante caballada.

  4. El cura sigue de párroco y el pobre obispo se ha limitado a “ desautorizarlo” en un tibio comunicado. Penoso

  5. El Obispo se ha quedado a medias porque no ha tomado ninguna medida canónica respecto del párroco ni parece que la vaya a tomar.

  6. ¿Pero no se decía que el rey católico de España obtuvo el privilegio de entrar a caballo en la basílica romana de Santa María la Mayor…?

    1. Ciertamente sea así, al igual que algunas antiguas órdenes ecuestres ostentaban también ese privilegio en el pasado, así se comenta en la nota del Obispado de Jerez sobre este asunto. Pero que personas sin fundamento pretendan invocar este privilegio raya lo absurdo.

      1. Pero eso resta gravedad al efecto profanador del caballo. Y acrecienta, en cambio, la hipocresía y nula fe del estamento eclesiástico y los fieles abotargados, que a la vez contemplan con total indiferencia el escándalo cotidiano de las colas de comulgar repletas de gente sin confesar y en perpetuo pecado mortal.

        1. Pero no podemos saber si alguien que comulga ha confesado o no. Nadie se pone un cartel al respecto.

          Debemos pensar que cada uno que se acerca a comulgar cumple los requisitos.

          1. Ya, ya, filtrar el mosquito. Bueno, aunque ya está hecho todo un caballo, con sus aderezos y todo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.