PUBLICIDAD

Bis in idem

|

Ver las imágenes de origen

Acababa de escribir la anterior entrada cuando leí la dura interpelación de Wanderer a Francisco:

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2021/02/el-marques-del-grillo.html

Repetiré la fotografía.

7 comentarios en “Bis in idem
    1. bergoglio es, en si mismo, un papa degenerado desde el punto de vista intelectual, moral y espiritual. por ende, no es nada extraño que el vaticano este degenerado por completo.

  1. Es el pontificado grotesco y burdo, zafio en sus afirmaciones haciéndose el simpático, repitiendo hasta la saciedad algunas ideas fijas: el confesionario como lugar de tortura o cómo los sacerdotes no debemos estar con el látigo en el confesionario (-¿y quién lo está, Sua Santità?-), o que se debe bautizar a los hijos de madres solteras (-de nuevo, Sua Santità: ¿de verdad algún diácono o sacerdote ha negado el bautismo en esa situación?), y cómo esas unas cuántas ideas fijas y repetitivas.
    Es el de la misericordia por vía rectal / letal, como un monarca déspota que aniquila fulminantemente y se venga, o prorroga hasta casi los 80 a sus electores o afectos.
    Ayer, en ejercicio de papolatría buenista, e ígnaro en eclesiología, escuché a un sacerdote en su homilía afirmar cómo es el Espíritu Santo quien eligió a Francisco (tal cual, ya sin cónclave ni votos ni negociaciones ni mafia de Sant-Gall), el Espíritu Santo directamente y cómo nadie debe criticar al Papa -¿Quiénes somos nosotros?- aunque haya movimientos que critican al Papa. Y ya pegó una patada a la eclesiología cuando afirmó que los Obispos son los «colaboradores» del Papa y los sacerdotes -aquí sí es cierto- los colaboradores del Obispo. Deberían algunos leer con paz la Lumen Gentium y la Christus Dominus, y entender bien el episcopado universal con una Cabeza, y que esto es muy distinto de ser súbditos y siervos colaboradores del Papa. El episcopado es sacramento y por tanto de derecho divino.
    Pero así estamos: ¡papolatría!

  2. El marqués del Grillo deja momentos impagables protagonizados por Sordi, sin embargo, el lastre de la procacidad y sal gorda está presente y pesa.
    Muy superior y divertida con la genialidad mordaz de Manfredi, aun no exenta del mismo defecto en menor medida y sesgo progre, quizá tara de la época de realización, es En nombre del papa rey, sobre los últimos días de Roma antes de la entrada de los bersaglieri.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *