PUBLICIDAD

Bien por los Jóvenes de San José y por el cardenal Sistach

|

san José El próximo 22 de marzo se celebrará una procesión en Barcelona. En honor de San José. Las procesiones se extinguían en Cataluña porque unos cuantos cantamañanas, ignorantes de su pasado pero que se habían hecho con el poder religioso, decidieron que esos actos eran ajenos al tarannà catalán. Lograron casi acabar con las procesiones y con el catolicismo de aquella que fue Tierra de Santos. Seguramente la tierra de España que ha dado más santos al cielo. Y todavía quedan unos cuantos que antes o después llegarán a los altares. Los Jóvenes de San José me parecen heroicos en estos días. En poquísimo tiempo han pasado de no existir a ser una de las más vivas realidades del catolicismo catalán. Desde la nada, sin medios, sin apoyos, verdaderamente contracorriente, movidos sólo por el amor a Dios, a su Iglesia y a los pobres han conseguido resultados verdaderamente espectaculares. Los mendigos de Barcelona no tienen mejores amigos. Y nadie como ellos les manifiestan la amistad. Con un bocadillo y un café, ciertamente, pero también con la presencia, la  conversación, la escucha, hasta el llorar con ellos su miseria. Incluso le llevan de excursión. Aunque no dan puntada sin hilo. Un día al año van con ellos a la Mare de Deu de Montserrat. Y pienso que es el gran día de la Virgen, ese en el que es particularmente feliz. Viendo como acuden a Ella, para mirarla, para rezarle, los más desvalidos de sus hijos. Y hasta es posible que muchas de esas miradas de amor lleven más cariño hacia la Moreneta que la de tantos turistas e incluso que la de no pocos de sus monjes. Dicen algunos que el arzobispo de Barcelona tiene un corazón de hielo que sólo se mueve por su propio cálculo. Que no tiene amigos pues no sabe llegar a nadie. Tal vez sea verdad en bastantes casos. A mí me consta que tiene por lo menos unos amigos. Los Jóvenes de San José. Con los que siempre se mostró como un padre. Y digo que me consta porque ellos me lo han dicho. El arzobispo va a recibir la procesión en el final de su trayecto. Y no es la primera vez que lo hace. Y en ese momento se producirá, se volverá a producir, lo que sería deseable en todo encuentro de un pastor con sus ovejas, de un obispo con sus fieles. No va a ser un acto protocolario, con corrección formal. Que pasa y se olvida. Va a ser un nuevo encuentro de amor. En el que el arzobispo gozará del cariño de sus hijos y estos del de su padre. Bendita procesión, y ojalá hubiera muchas más en nuestras calles, pero, sobre todo, bendito encuentro eclesial entre el arzobispo y unos jóvenes admirables que le reconocen por padre y le quieren como tal. Es importantísimo, en buenas obras, no ya la autorización benévola del obispo sino el compromiso cordial con la iniciativa. Seguro que el cardenal podría alegar mil ocupaciones que justificarían su ausencia. Y hasta quedaría muy bien enviando allí a su obispo auxiliar o a algún vicario, que hasta es posible que les repatearía asistir por mandato arzobispal. Pues en esta ocasión, una vez más, el cardenal arzobispo de Barcelona, Luis Martínez Sistach, quiere estar allí. Con los Jóvenes de San José  y con San José. He dicho muchas veces que el Blog no puede ser la agenda de actos piadosos, seguramente que buenísimos todos. Hoy no estoy haciendo una excepción sino manifestando otra cosa. Aunque con los Jóvenes de San José, mis admirados Jóvenes de San José, estoy dispuesto siempre a saltarme mis propias reglas. De lo que estoy dando cuenta es de una espléndida actuación eclesial y de una espléndida acogida de un arzobispo a unos hijos suyos. De un encuentro de amor. Gracias queridos Jóvenes por todo lo que estáis haciendo. Gracias Señor Cardenal Arzobispo por su acogida. Hace no mucho una nieta mía, la mayor de mi nietos, salió por iniciativa de su parroquia a repartir bocadillos y afecto a los mendigos de Madrid. No me cabe duda de que la iniciativa de los Jóvenes de San José estaba en el pensamiento del sacerdote que quiso que sus jóvenes tomaran contacto con esa triste realidad de nuestras calles en la noche. Eso es ir a la periferias. A las más distantes y abandonadas. En las que el olor a oveja, siempre desagradable, seguramente lindaba con lo insoportable. Al mal olor de oveja llevaban, querían llevar, el buen olor de Cristo. Pues que en estos días de duro invierno los más periféricos, los más abandonados, puedan encontrar una limosna de amor. Por caridad. Aunque las palabras limosna y caridad, por la dureza de nuestros corazones y de nuestras inteligencias, tengan tan mal cartel.

Comentarios
0 comentarios en “Bien por los Jóvenes de San José y por el cardenal Sistach
  1. Al señor purpurado le llega tarde la conversión, ahora que acabó con la iglesia en su diócesis nos viene con procesiones. Supongo que abrirá la procesión la Señera en lugar del correspondiente estandarte religioso.

  2. El anterior comentario lo publique con un error, disculpen.

    Estimado Paco Pepe:
    Muchas gracias por tus palabras, quiero agradecerte el enorme gesto que has hecho con nosotros al publicar esta noticia. Los pobres serán los que saquen a San José en hombres por las calles de Barcelona, ellos serán sus portantes, estamos seguros que este gesto servirá para encontrarse con el Señor.

    Muchas gracias Paco Pepe por haber publicado esto en tu blog, has acertado totalmente con tus palabras. Espero que nos podamos saludar nuevamente en Madrid lo antes posible.

    Un abrazo y muchas felicidades por el éxito de tu blog, te encomendamos en nuestras oraciones a ti a y toda tu familia. Dios te bendiga.

  3. Estimado Paco Pepe:
    Muchas gracias por tus palabras, quiero agradecerte el enorme gesto que has hecho con nosotros al publicar esta noticia. Los pobres serán los que saquen a San José en hombres por las calles de Barcelona, ellos serán sus portantes, estamos seguros que este gesto servirá para encontrarse con el Señor.

    Muchas gracias Paco Pepe por a ver publicado esto en tu blog, has acertado totalmente con tus palabras. Espero que nos podamos saludar nuevamente en Madrid lo antes posible.

    Un abrazo y muchas felicidades por el éxito de tu blog, te encomendamos en nuestras oraciones a ti a y toda tu familia. Dios te bendiga.

    VIVA SAN JOSÉ!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *