PUBLICIDAD

Atracón de Gil Tamayo

|

Hoy me he dado un atracón de Gil Tamayo. Por la mañana estuve en la conferencia de prensa que daba cuenta de la CV Plenaria de la Conferencia Episcopal y sobre todo presentó la Instrucción pastoral Iglesia, servidora de los pobres. Presentación que estuvo a cargo de monseñor Omella, obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño. Tanto el obispo como el secretario portavoz estuvieron muy bien, en la presentación y en las respuestas y he notado un cambio notable respecto a actos similares anteriores. Era la primera vez que oía directamente a Gil Tamayo y en esta ocasión no hubo prisas, no se echaron balones fuera y se contestó a todas las intervenciones a las que hubo lugar. Acostumbrado a que en dos o tres ocasiones en las que pedí la palabra no se me concediera, esta vez fue inmediato que se me pasara el micrófono y naturalmente ni tembló el misterio, ni se fue la luz ni nadie sufrió el menor vahído. Por la tarde vi una larga intervención del mismo Gil Tamayo en el programa El cascabel y también estuvo brillante en su exposición que no dudo en calificar de excelente. Por supuesto que a tan extenso parlamento matizaría algún punto pero sería sobre cosas secundarias y de muy escasa importancia. Sus primeras intervenciones como secretario portavoz de la CEE me parecieron, es posible que por mala interpretación mía, que más que portavoz de los obispos lo era de Gil Tamayo. Hoy, en todo momento, por la mañana y por la tarde, no había la menor duda de que era portavoz del episcopado. Y, como digo, brillante portavoz. Pues me alegra mucho haber mejorado notablemente el concepto que tenía de ese sacerdote que no es un cura cualquiera sino que ocupa un lugar destacado en la Iglesia española. También era la primera vez que oía, con presencia física, al obispo Omella. Tiene buena voz y parece simpático y próximo. Entre los asistentes nadie se atrevió a hacerle la pregunta del millón: ¿Y de lo suyo, qué? Pienso que todos nos quedamos con ganas.

Comentarios
0 comentarios en “Atracón de Gil Tamayo
  1. Morimos cambiando y éso es bueno, tanto para nosotros mismo como para la percepción de los demás, y si es para bien, miel sobre hojuelas.
    A mi también me gustaría saber la pregunta que le hizo al secretario-portavoz, y la respuesta que le dio.

  2. Por si no la tienen a mano los obispos españoles y por eso ni la citan ni la tienen presente en su documento, la inexcusable para las crisis y ninguneada encíclica Quadragesimo anno:

    “Dominio ejercido de la manera más tiránica por aquellos que, teniendo en sus manos el dinero y dominando sobre él, se apoderan también de las finanzas y señorean sobre el crédito, y por esta razón administran, diríase, la sangre de que vive toda la economía y tienen en sus manos así como el alma de la misma, de tal modo que nadie puede ni aun respirar contra su voluntad.

    107. Esta acumulación de poder y de recursos, nota casi característica de la economía contemporánea, es el fruto natural de la limitada libertad de los competidores, de la que han sobrevivido sólo los más poderosos, lo que con frecuencia es tanto como decir los más violentos y los más desprovistos de conciencia.”

  3. Si nombran arzobispo de Barcelona al copríncipe del paraíso fiscal de Andorra no se ve por ningún lado que la Iglesia sea “servidora de los pobres”, como afirma el documento de los obispos.

  4. Del documento de los obispos sobre la situación social en España:

    “Tanto el diagnóstico explicativo de la crisis como las propuestas de solución provenientes de la política económica se nos han presentado en un marco de funcionamiento económico inevitable, cuando, en realidad, ha sido el comportamiento irracional o inmoral de los individuos o las instituciones la causa principal de la situación económica actual

    «Un enfrentamiento lúcido y eficaz contra la pobreza exige indagar cuáles son las causas y los mecanismos que la originan y de alguna manera la consolidan

    La crisis no ha sido igual para todos. De hecho, para algunos, apenas han cambiado las cosas”

    Como dicen:

    “No podemos callar cuando no se reconocen ni respetan los derechos de las personas, cuando se permite que los seres humanos no vivan con la dignidad que merecen.”

    La causa de la crisis, y la pobreza de tantos, es muy clara. Ha sido el endeudamiento masivo de la economía española con el exterior. Y ha sido deliberado, hecho a conciencia, por quienes dirigen la política económica. Han provocado y agudizado la crisis deliberadamente, sabiendo que a los poderosos no les afecta, con el fin de desestabilizar para ofrecer como solución lo que son sus oscuros intereses. Con dos objetivos. El primero una concentración de poder, agrandando el poder de los mayores bancos. Y el segundo, sólo posterior en el tiempo, para destrozar España como nación, en beneficio del separatismo. En esta fase estamos.

    Y los autores de este plan inmoral son los tecnócratas del Opus, que tienen todo el poder.

    El documento me parece bastante vago, acogiéndose casi siempre a normas morales intemporales, y a buenos deseos, que están bien pero que hay que aplicar en el aquí y ahora, y esto apenas lo hace. Habla de la doctrina social de la Iglesia, pero como todo el mundo –salvo el Papa Francisco- se olvida de la encíclica Quadragesimo Anno, que es la que expone la realidad, entre otras cosas de quienes organizan las crisis. Encíclica férreamente ninguneada.

    En esto se les ha ido la olla:

    “Es de justicia reconocer que la mayoría de nuestros políticos ejerce con dedicación y honradez sus funciones públicas”

    Como no incluyan a los concejales de pueblo no se entiende esa mayoría que perciben. Es de justicia reconocer que la inmensa mayoría de los políticos importantes son corruptos e inmorales, y más aún los corruptores que les manejan y controlan, y que exponen sus casos de corrupción como medio de presionarles para que nos hagan aún más daño.

  5. ¡Ah! Sobre el documento, con tal título, mejor no hablar. No me incita nada a leerlo. Creo que es un brindis al sol francisquista. Otro brindis más… Ya habrá otro documento sobre misericordia relativista y en el cielo nos veremos «todos, todos, todos», para asumir la apocatástasis francisquista. ¡Más de lo mismo! ¡Qué aburrimiento!

  6. Pese a tu apreciación positiva sobre el portavoz, no me gusta nada nada nada Gil Tamayo ni su patrocinador.

    Por cierto: ¡fuiste mi cauto y prudente en tu pregunta! ¡Qué pena! ¡Me gusta más cuando te muestras irónico o «deslenguado»! Un abrazo, Paco Pepe

  7. Ese documento,de indiscutible olor a oveja bergogliana, no viene ser otra cosa que un nuevo brindis al sol sociaista. Un «exprópiese» en vesión eclesial, cambiando el rojo de la guerrera del comandante Chávez por el negro del clergyman. Es decir, que eso de ser rico -siempre hablo, claro está, de los ricos que consiguieron su fortuna por medios legales- está muy feo.
    Me pregunto por qué los obispos y sacerdotes sienten esa fascinación por el socialismo, el msmo socialsmo que allí donde triunfó ha mandado a la fosa común a los obispos y sacerdotes, así como miríadas y miríadas de cristianos.
    Y habría que preguntarse a partir de qué renta anual la Iglesia ya no me sirve porque se me considera rico. Apañados van los pobres como esperen que los cristianos les sirvamos. ¡Lo llevan claro!
    Los desgarramantas de la CEE se posicionan en dos vías: la primera, intraecesial, para pelotear a Francisco y ver si al obispo con mala diócesis le pone en una mejor, al obispo de buena diocesis le hace arzobispo y al arzobispo le hace cardenal, la segunda respecto de la política, para que Pablito Iglesias, el que nunca se ducha, porque hay que oler a oveja, como dice su admirado Fracisco, no nos destroce demasiado. Como el guarro de Podemos llegue al poder, hará lo posible por que de Nuestro Señor sólo quede el recuerdo en la sociedad española. Abandonad toda esperanza en Añastro a ese respecto. ¡Panda de memos!

  8. Sobre si las raíces de la crisis política y moral que describe el documento no estarán en el abandono de la predicación de los valores y virtudes cristianas en homilías, ejercicios, reuniones… Y en tono modosito. La respuesta del obispo fue acertada en mi opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *