PUBLICIDAD

Así no se puede ir a una misa y menos a comulgar

|

El recuerdo a los difuntos se mantiene vivo en Logroño.

La culpa la tienen los que lo permiten.

Y si por la advertencia gente así deja de pisar la iglesia eso ganaríamos todos.

https://www.larioja.com/la-rioja/santos-vuelve-llenar-20221101132826-ga.html

 

Comentarios
15 comentarios en “Así no se puede ir a una misa y menos a comulgar
  1. ¿Ni siquiera unas palabras del sacerdote oficiante recomendando, encarecidamente, una vestimenta mínimamente digna para recibir al Señor de cuerpo presente? Nada, para qué, acá todo cabe, incluso afrentar a Jesucristo Sacramentado.

  2. Se acuerdan del famoso video de marras bailando en un altar con una estética feista y cuasi satánica que promovió el desgobierno de La Rioja. Pues parece parte del plan que nada es casual.
    Es de comentar que el que reparte la comunión es el propio Obispo y da la sensación de que en una foto se la acaba de dar a esta tipeja que por el gesto, la forma y todo en ella ha ido a la provocación. Podría ser que fuera una persona perturbada.

  3. Reparten la comunión como si fueran rosquillas. Ni en la boca saben comulgar y aún no he visto a ningún sacerdote que de una pequeña catequesis a los que desgraciadamente comulgan en la mano o con la mano; para que no exhiban al Señor Sacramentado como si fuera un trofeo de caza. De la indumentaria, para que hablar. Vamos, que yo soy sacerdote y esa, o entra por la vereda o lo tendría muy claro. De la comunión no prefiero hablar, pero como me encanta ver comulgar a los polacos. Que lección al mundo. Pero cada vez esto es ya ofensivo por demasía.
    Se ha suprimido la bandeja, para que todos comulguen en la mano y por ese mismo motivo, se han retirado de la circulación, para que nadie comulguen como se debe. Nada. A mí me pagaron la comunión un capuchino por la cara y, aunque entre a presentar mi queja me dijo que ni me daba la comunión en la tabla porque no. ¿Adelante algo con mis alegatos y duro hablar? No. Impávido

  4. Si el sacerdote tuviera un poco de escrúpulo, al ir a recibir la comunión, con toda tranquilidad la hubiera dicho: «esta usted en la Casa de Dios y a ella se va con decencia» y posteriormente la hubiera rematado diciendo: «va usted a recibir a Jesús Sacramentado y esto no es un botellón». Posteriormente desde el púlpito me hubiera despachado a gusto, enseñando las normas de humildad, castidad y decencia, con las que se debe entrar en un templo. Que se pasee así, delante de su padre o de su madre.

  5. La interfecta pasaba por allí y decidió repetir la primera comunión, y tan feliz. ¿Y los obispos? Pues publicando cartas semanales insulsas, llenas de conceptos de la razón y la humanidad….

  6. Cierto, eso indica que la adminitración de la comunión es un acto administrativo y maquinal, donde el oficiante sólo va repartiendo impersonalmente a cualquiera que viene a comulgar.

    También indica una falta de previsión por parte del obispo del lugar, al no dar un decreto prohibiendo dar la comunión a quien vista inadecuadamente.

    De otro lugar, otro hecho más que prueba que la administración de la comunión en las manos y de pie tiene sus inconvenientes: el comulgante toca con sus dedos el Cuerpo de Cristo, y como se ve en la fotografía, se sigue administrando mal, pues se observa cómo la «bruja» toma con los dedos de la mano derecha el Sagrado Cuerpo de Cristo desplazándose hacia un lado, cuando la norma dice que se debe de tomar quieto y dando la cara al oficiante.

    Además, la norma litúrgica obliga a que el comulgante esté en rite dispositus, es decir, que sea un católico no excomulgado ni sometido a entredicho de prohibición de comulgar, y haya confesado sus pecados graves… de la vestimenta deducimos que la comulgante aparentaba no ser católica, y si lo era, se le debía de preguntar, pues además va vestida indignamente, y se le debía de haber prohibido la comunión física y que hubiera hecho la comunión espiritual.

    Una foto que prueba otra vez más el absoluto desastre sin paliativos de la Nueva Misa de Pablo VI postconciliar de 1970… y llevamos 52 años sin todavía haber previsto nada… y los consagrados son unos verdaderos insensibles ante aquel a quien administran, que es el Cuerpo, la Sangra, el Alma y la Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo: la Eucaristía no es una cosa, es una persona, y es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad.

    Otro detalle: otra prueba más de que todos aquellos que quieren comulgar de rodillas en la boca no tienen los medios efectivos para realizarlo de manera adecuada y apropiada, no hay un reclinatorio. Esto es un verdadero desprecio al católico fiel que quiere ejercer su derecho fundamental a comulgar de rodillas y en la boca, y ya llevamos 52 años así, menospreciados…

    En resumen:

    1. La administración de la comunión EN LA MANO del fiel por el oficiante y la posterior AUTOADMINISTRACIÓN DEL FIEL EN SU BOCA, la cual se realiza en la Misa Nueva Postconciliar de 1970 de Pablo VI, se realiza de pie SIN NISIQUIERA SEGUIR LAS REGLAS de administración: la colocación de las manos, las palabras del oficiante y del comulgante, la toma de la Sagrada Forma (de pie y de cara al oficiante)…

    2. La administración de la comunión de RODILLAS y en la BOCA en dicha Misa Nueva TAMPOCO TIENE LOS MEDIOS PARA SU REALIZACIÓN EFECTIVA, pues o no hay reclinatorio, o el oficiante se niega a hacerlo.

    La foto señala las masivas deficiencias en miles de iglesias y durante estos 52 años, pues mucho oficiantes no siguen siquiera las normas de la Misa Nueva, ya de por sí muy cuestionable ella misma:

    Instrucciones sobre cómo administrar la comunión en la Misa Nueva de 1970 de Pablo VI en Memoriale Domini e Inmense Caritatis (29-V-1068 y 29-I-1973), y Ritual De sacra Communione (21-VI-1973):

    1. Una u otra forma de comulgar (de rodillas y en la boca o bien de pie y en la mano) debe manifestar «el respeto a la presencia real de Cristo en la Eucaristía»… cosa que no se da con la «bruja» que se observa, sobre todo en sus atuendos e indumentaria…

    2. De acuerdo con la Tradición, «se insistirá en el Amén que pronuncia el fiel, como respuesta a la fórmula del ministro: “El Cuerpo de Cristo”»…

    3. «El fiel que ha recibido la Eucaristía en su mano, la llevará a la boa antes de regresar a su lugar, retirándose lo suficiente para dejar pasar a quien le sigue, permenciendo siempre de cara al altar»… la «bruja» no está de cara al altar, es evidente…

    4. Es tradición constante de la Iglesia que «no se ha de de tomar el pan consagrado directamente de la patena o de un cesto, sino que se extienden las manos para recibirlo del ministro de la comunión».

    5. «Se recomienda a todos, y en particular a los niños, la limpieza de las manos»… ¿la tiene esta «bruja»? Pues parece haber salido de un acto de fiesta…

    6. «Conviene ofrecer a los fieles una catequesis del rito, insistiendo sobre los sentimientos de adoración y de respeto que merece el Sacramento (Dominicae Cenae, 11). Se recomendará vigilar para que posibles fragmentos del pan consagrado no se pierdan»… no parece que se haya hecho, y si se ha hecho, no se ejercen medidas efectivas de policía litúrgica… para eso tienen el oficio y cobran…

    7. «No se obligará jamás a los fieles a adoptar la práctica de la comunión en la mano, dejando a cada persona la necesaria libertad para recibir la comunión o en la mano o en la boca»… no parece que haya libertad, no hay reclinatorios para los que quieren hacer la comunión de rodillas, se han de arrodillar en el suelo, adoptando una postura muy difícil, al no poder contar con un reclinatorio, ni poder expresar su respeto por el Rey de reyes…

    8. «Los pastores de almas han de insistir no solamente sobre las disposiciones necesarias para una recepción fructuosa de la Comunión –que, en algunos casos exige el recurso al Sacramento de la Penitencia–, sino también sobre la actitud exterior de respeto, que, bien considerado, ha de expresar la fe del cristiano en la Eucaristía»…. esto queda claro que no se ha hecho, o si se ha hecho se ha omitido culpablemente las funciones de vigilancia y ejecución de las normas.

    Finalmente, han sido lo suficientemente imprudentes como para permitir que se hiciera esta foto y todos los enemigos de la Iglesia se estén riendo a mandíbula batiente… otra consecuencia nefasta de esta absurda teología de «todos somos hijos de Dios y Dios nos quiere tal como somos», sin considerar que el Amor necesita estar acompañada de la Verdad y la Justicia.

  7. Hubo un tiempo en que los sacerdotes no tenían miedo a los escraches, ni a los funcionarios eclesiásticos y negaban la comunión por vestimenta indecorosa o pecados públicos. Hoy sería impensado algo así.

    1. En las fotos se ve a una alucinada, vestida al estilo hortera y cutre de «halloween». No sería de extrañar que hay sido para robar el Santísimo y profanarlo, ante las narices de los mismísimos eclesiásticos y mofándose de todos, con esa pinta de fulana ridícula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *