PUBLICIDAD

Asamblea, o reunioncita, de Crentes Galegos 2017

|

IMG-20170422-WA0003

https://irimegos.wordpress.com/2017/05/03/cronica-asemblea-de-crentes-2017/

Parece que vienen reuniéndose todos los años. Y les ocurre como a los Foros de Curas. Por las fotografías que publica una página de la casa, de la casa de ellos, cuatro gatos.

Si son esos los crentes será que en Galicia no cree nadie. O que los creyentes no creen en ellos.

Reconozco el derecho de un grupo de amigos, gallegos, andaluces o riojanos, a reunirse cuantas veces quieran, en el número que quieran y para celebrar lo que quieran. Tampoco hago mayor problema del nombre: Creyentes. No tendría nada que objetar a que un grupo que se titulara Católicos aficionados a la Petanca o Creyentes Motoristas se reuniera, comiera y se divirtiera. Faltaría más.

Pero me pareció reconocer, entre los escasísimos asistentes a un sacerdote casado y a una que se autotitula «presbítera».  En torno a una mesa que podría ser un altar. Como tampoco tengo gran conocimiento de sus caras puedo equivocarme y que esas personas no estuvieran allí. Insisto en que un sacerdote casado y una señora que se autodenomina «presbítera» se pueden reunir con quien quieran y celebrar lo que quieran. Pero como en estos días confusos hasta los dedos se nos pueden antojar huéspedes, lamentaría, desde mi fe, que aquello hubiera concluido en una misa.

Un grupo de laicos, raro sería pero pudiera darse, podían celebrar un simulacro de misa y hasta sería posible que con buenísima intención oracional por extraña que pudiera parecer. Todos sabrían, ellos los primeros, que eso no era una misa y que no pasaba de un acto para ellos devoto aunque extravagante. La presencia en el mismo de una «presbítera» no añadía nada al acto. Aquello tampoco sería una misa. Aunque todos la «concelebraran». Pero si ya participara un sacerdote, aunque casado, la cosa sería distinta. Porque él, ilícitamente pero posiblemente válidamente, podía consagrar.

No sé lo que ocurrió. Y hasta prefiero no enterarme. Pero si el sacerdote celebró misa, solo o con algún otro cura que pudiera estar presente o «concelebró» con la «presbítera» y los laicos aquello tendría más gravedad.

https://irimegos.wordpress.com/2017/05/03/cronica-asemblea-de-crentes-2017/

Reconoceréis que la fotografía da como para pensar.

 

Comentarios
5 comentarios en “Asamblea, o reunioncita, de Crentes Galegos 2017
  1. Vaya akelarre galego de vetustos crentes e vellas (viejas, que no bellas) meigas pantaloneiras: patético e chusco!! El macho cabrío debe ser el cura casado y la presbítera la que echa la sal al fuego. Meigas pa dentro, meigas pa fora!!

  2. Otros que se apuntan al Dios Padre-Madre. Pâi-Nai. Lógico que la señora que se propone como labriega quiera que la nombren con sus dos apellidos y recuperar a fala.
    En la celebración a la rueda rueda pan de canela se cuentan dieciséis personas, seis de ellas varones que es de suponer sean seis curas pastores con pinta de abducido alguno. Las señoras o señoritas son compañeiras crentes.
    ¿Pero creyentes en qué si en la celebración de cierre de la rodeira dicen lo que dicen de la presencia del Señor? Estos son los IRIMIA. ¿Pero no eran los encrucillados de la revista de» pensamiento cristiano» de los romanxeiros de los Romaxes enxebres ?
    ¡Qué manera de complicarse la vida!. Cuando el diablo se aburre mata moscas con el rabo. Un lección magistral de un profesor de economía de la ¡Universidad de Santiago! y unas señoras de buena voluntad. Lo malo de las cooperativas sin ánimo de lucro es que no dan para nóminas seguras de funcionario, ni como en la Universidad de Santiago ni tampoco como en las nóminas más escurridas de los curas pastores diocesanos. Funcionario pobre todos quisiéramos ser, por poco que fuera la nómina de cada mes es segura.
    Boas noites donas compañeiras e paisanos. Jesucristo onte, hoxe e mañán. A Deus.

  3. Si, a la izquierda, a mi parecer, se encuentra «monseñora» Cristina Moreira. Excomulgada por el Vaticano y denunciada públicamente por el Arzobispado compostelano. Osoro no le dejó hablar en una parroquia madrileña.

  4. En efecto, es para pensar: pan, una copa y un señor que, si es el que creo, debería ser puesto en evidencia por el obispo correspondiente, desautorizado públicamente y con advertencia muy seria de excomunión.Ya vale de tolerar majaderías.A este paso, acabarán consagrando la cabeza de un cerdo y se quedarán tan anchos.Qué asco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *